Comorbilidades asociadas al autismo (I)

Actualizado: hace 4 días




POR JOSE FERNANDEZ

Fuente: Autismo en vivo / 05/12/2020, Barcelona

Fotografía: Rocío Manzanera Lidón



El autismo suele venir acompañado de algunas comorbilidades como trastornos, patologías de distintos tipos. Estas circunstancias hacen que la variabilidad de síntomas de las personas autistas sea aún más amplia, y que se pueda simplificar menos sobre la condición.

La complejidad de síntomas del Síndrome de Asperger se mezcla pues con otros síndromes o trastornos, con los que comparte algunos síntomas, a la vez que el Síndrome de Asperger también dificulta el diagnóstico de otros trastornos.


Por ejemplo, el Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) comparte muchos síntomas con el Asperger: la falta de habilidades sociales, problemas de la gestión de emociones, dificultades de atención, tendencia a actitudes desafiantes y de oposición a los demás, hipersensibilidad sensorial, etc.


A continuación, se listan las comorbilidades más frecuentes en las personas con autismo:


  • Trastornos de ansiedad. Son frecuentes en personas con autismo de todas las edades. Los síntomas pueden estar condicionados por factores como la edad, grado de deterioro social, nivel de funcionamiento cognitivo y otras complicaciones. Se ha estudiado que la prevalencia de trastornos de ansiedad en niños con TEA esta entre el 11 y el 84%, siendo esta gran diferencia debida a las distintas metodologías de los estudios. Algunos tipos como el trastorno de ansiedad social se consideran prácticamente como parte del Trastorno del espectro autista, por lo que no se consideran como comorbilidad, mientras que síntomas como el control compulsivo se duda entre considerarlos comorbilidad o parte del trastorno autista.


  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Los síntomas clínicamente significativos de estas dos condiciones coexisten comúnmente, pudiendo ser el diagnóstico de TDAH con los modificadores de tipo inatento, hiperactivo, de tipo combinado o sin especificar. Los niños con ambos conjuntos de síntomas pueden responder mal a los tratamientos estándar de TDAH. Las personas con TDAH y TEA pueden beneficiarse de otros medicamentos o terapias conductuales, como el análisis conductual aplicado y la neuro-retroalimentación.


  • Trastorno bipolar. También llamado manía-depresión, es un diagnostico muy controvertido y se considera comórbido a varias condiciones, entre ellas el autismo, que de hecho incluye algunos síntomas propios del trastorno bipolar.


  • Enfermedad gastrointestinal. Los problemas gastrointestinales también parecen frecuentes entre el colectivo autista, si bien no está demostrado que los niños autistas tengan más o diferentes síntomas que los neuro-típicos. Problemas como el restreñimiento se asocia con trastornos del desarrollo en niños, si bien es difícil de resolver a causa de los problemas conductuales y de comunicación.


  • Dispraxia. Consiste en un trastorno de la coordinación del desarrollo, que a la práctica resulta en retrasos en la adquisición de habilidades motoras que requieren destreza motriz, como montar en bici o abrir un frasco, y pueden parecer torpes, mal coordinados, tener mala escritura, problemas de integración visual-motora o de habilidades perceptivas visuales y aprendizaje conceptual. Pueden mostrar problemas con la propiocepción –sensación de posición corporal- sobre las medidas del trastorno del desarrollo de la coordinación, el equilibrio, la marcha en tándem y la posición del dedo pulgar.


Fuente: Wikipedia


Entradas Recientes

Ver todo