Comorbilidades asociadas al autismo (III)

Actualizado: jun 13





POR JOSE FERNANDEZ

Fuente: Autismo en vivo / 06/12/2020, Barcelona

Fotografía: apaev.org



El autismo suele venir acompañado de algunas comorbilidades como trastornos, patologías de distintos tipos. Estas circunstancias hacen que la variabilidad de síntomas de las personas autistas sea aún más amplia, y que se pueda simplificar menos sobre la condición.


Problemas sensoriales. Es relativamente común a las personas con autismo tener hipersensibilidad sensorial, con lo que sienten gran molestia por los sonidos muy agudos o estridentes, si bien no está demostrado que estos problemas sean más frecuentes en las personas con autismo que en personas con otros trastornos del desarrollo.


Esclerosis tuberosa. Es un trastorno genético poco frecuente que hace que tumores benignos crezcan en el cerebro, así como en otros órganos vitales. Se ha demostrado que entre el 1 y el 4% de las personas con autismo tienen también esclerosis tuberosa, a la vez que entre el 25% y el 61% de las personas con esclerosis tuberosa tienen autismo.


Trastornos del sueño. Incluyen el inicio del sueño tardío, el despertar temprano en la mañana y el mal mantenimiento del sueño. Se estima que este tipo de trastornos están presentes en las personas con autismo entre un 53 y un 78%. A diferencia del insomnio pediátrico general, que tiene sus raíces en el comportamiento, los trastornos del sueño en los individuos con autismo son comórbidos con otros problemas neurológicos, médicos y psiquiátricos. A pesar de la falta de estudios suficientemente consistentes y conclusivos que lo corroboren, los suplementos de melatonina pueden mejorar los patrones del sueño.


Depresión. Como ya se ha explicado el mes anterior en los artículos “El Asperger y la depresión”, existe una correlación importante entre ambos fenómenos, que se puede explicar por muchas causas distintas. En este caso se puede decir que las dificultades y sufrimientos propios del Síndrome de Asperger es la causa de la depresión, si bien existe una tendencia natural o vulnerabilidad mayor a la depresión por el hecho de padecer este Síndrome. Se cree que la depresión es más común en las personas con autismo de alto funcionamiento, en la medida que toman más conciencia de su diferencia y que tienen más frustración por el contraste entre la ambición que les causa el alto funcionamiento, y el fracaso que les causa las dificultades propias del autismo.


Fobias. Existe un amplio abanico de fobias posibles, si bien una de las más comunes es la fobia social, que viene a ser una consecuencia patológica de la introversión y la falta de habilidades sociales. La hipersensibilidad en todas sus variantes puede ser también una causa de distintas fobias, si bien no está bien estudiado.



Fuente: Wikipedia


Entradas Recientes

Ver todo

Mamá azul