El autismo, los golpes en la cabeza y otros comportamientos autodestructivos




POR KATHERINE G. HOBBS

Fuente: Autism Parenting Magazine / autism behavioral solutions

Fotografía: Autism Parenting



En un estudio reciente se encontró que hasta un 30% de los niños en el espectro del autismo tienen comportamientos auto-lesionantes, como golpes en la cabeza o rascarse la piel. Éste es un tema alarmante para las familias con niños en el espectro del autismo.

En esta guía discutiremos las causas y estrategias para ayudar a su hijo a reducir el comportamiento auto-dañino.






¿Por qué los niños autistas se golpean a sí mismos?


Para los niños con autismo, golpearse la cabeza es una manera de auto calmarse y comunicar sus necesidades como resultado de alguna forma de ansiedad. Los bebés y los niños pequeños se calman y quieren sentirse igual que en el útero de su madre. Esto se conoce como estimulación vestibular. Otros hábitos que alimentan la estimulación vestibular de un niño incluyen rotar la cabeza, mecer el cuerpo, morder y chuparse el dedo.


El deseo de tranquilizarse de esta manera puede ser por cualquiera de las siguientes razones:


  • Dolor físico

  • Buscando atención

  • Cuestiones de procesamiento sensorial

  • Intentando comunicar


De acuerdo con el Dr. Harvey Karp, MD, los hábitos rítmicos desencadenan el reflejo calmante en los bebés y niños pequeños. Muchos bebés con autismo se golpean la cabeza alrededor de los seis meses de edad, pero sus compañeros neurotípicos dejan de hacerlo a los tres años de edad.


Noha F. Minshawi, Ph.D., profesora asistente de psicología clínica en el Hospital Riley para Niños, dice que los niños con trastornos del espectro autista muestran comportamientos auto-lesionantes en altas tasas de dicha población.



¿Qué es lo que provoca el golpeteo de cabeza?


Minshawi también hace la distinción de que los comportamientos auto-lesionantes, como el golpearse la cabeza en aquéllos con autismo, se clasifica generalmente como un "comportamiento altamente repetitivo (que ocurre en frecuencias de hasta docenas de instancias por minuto)".


También señala que los golpes en la cabeza pueden ser episódicos y desencadenados por los mismos estímulos o parecer que empiezan de la nada. Monitorear a su hijo y tomar nota de lo que sucedió justo antes de los golpes en la cabeza, puede ayudar a identificar los desencadenantes.


Cuando un niño diagnosticado con autismo se golpea la cabeza después de los dos y medio o tres años, es probable que ocurra una de cuatro cosas:


  1. El niño tiene dolor

  2. El niño está intentando comunicarse

  3. El niño está buscando atención, o

  4. El niño está experimentando una sobrecarga o un déficit sensorial.



El comportamiento autodestructivo como respuesta al dolor


Muchos padres están confundidos acerca de por qué un niño infligiría más dolor por medio de golpes en la cabeza si ya está experimentando molestias. No entienden el significado del autismo y el daño autoinfligido. Es importante que los padres reconozcan que golpear la cabeza es una distracción del dolor.


Si usted descubre que su hijo se golpea la cabeza con regularidad para controlar el dolor, un pediatra puede sugerirle maneras de aliviar su malestar. Esto puede incluir revisar el cuerpo de su hijo para ver si tiene cortes, moretones, enrojecimiento, hinchazón u otros signos físicos de lesión. Trabajar con un especialista en comunicación para ayudar a su hijo a desarrollar nuevas formas de mostrarle dónde experimenta dolor también puede ser útil. Algunos niños pueden señalar dónde sienten dolor, hacer un dibujo de lo que les duele o comunicarse verbalmente con frases cortas. Es posible que los niños verbales necesiten que se les indique dónde sienten dolor, ya que golpear la cabeza puede ser su primer instinto.



Golpear la cabeza en un intento de comunicarse


En algunos casos, el autismo y los golpes en la cabeza van juntos para que el niño se sienta en control. Una razón secundaria puede ser que el niño esté tratando de comunicarse. Los niños no verbales buscarán formas de comunicarse, a menudo a través del movimiento. Si un niño sabe que los golpes en la cabeza harán que el cuidador se precipite e intervenga, es probable que lo utilice a su favor para ayudar a satisfacer sus necesidades. Esto va de la mano con la búsqueda de atención.



Golpear la cabeza para buscar atención



VER EL VIDEO AQUÍ



Los niños que golpean la cabeza para llamar la atención pueden estar experimentando una sobrecarga o déficit sensorial. En el momento, pueden ser incapaces de comunicar sus necesidades de otra manera.


Cuando los niños con autismo experimentan una sobrecarga sensorial, sus neurotransmisores no pueden procesar la sensación. El ruido, las imágenes, los olores y los sabores pueden ser incómodos y abrumadores para los niños con autismo. La sensación de golpear la cabeza es una que pueden controlar y en la que pueden concentrarse.



El daño a sí mismo debido a problemas de procesamiento sensorial (sobrecarga o déficit)


Los niños que están sobrecargados debido a problemas de procesamiento sensorial a menudo se auto estimulan, un término que se conoce comúnmente como stimming. Los niños que están poco estimulados, solos o aburridos pueden golpear la cabeza para estimular sus sistemas vestibulares. Se estimulan a sí mismos de una manera que les hace sentir bien. Los niños subestimulados a menudo pueden buscar la atención de los golpes en la cabeza, incluso si saben que no recibirán un refuerzo positivo.


Los padres pueden proporcionar una distracción de los golpes en la cabeza. Una almohada vibradora, una manta con peso, un toque suave o una silla mecedora bien asegurada, una silla con pelota de yoga o una mecedora son algunos ejemplos. Proporcionarle a su hijo atención, incluyendo refuerzo positivo, actividades apropiadas y opciones sobre cómo pasar su tiempo, puede ayudar a redirigir a un niño que se golpea la cabeza.


Además, algunos niños se golpean la cabeza como parte de una rutina que han desarrollado para prepararse para el sueño. Los niños autistas a menudo encuentran que los movimientos repetitivos los cansan y los calman. Usar historias sociales a la hora de dormir o establecer una rutina con su hijo que incluya algún tipo de ejercicio o movimientos quinesiológicos puede ayudar a prepararlo para el sueño. Los estiramientos, las posturas de yoga, los aleteos de piernas o el equilibrio sobre las piernas alternas son opciones populares.



Razones fisiológicas para golpear la cabeza en niños autistas


También hay algunos aspectos fisiológicos del autismo y el daño autoinfligido. El doctor Stephen M. Edelson tiene algunas teorías sobre el autismo y los golpes en la cabeza. Sugirió razones fisiológicas para que los niños autistas se golpeen la cabeza, incluyendo factores bioquímicos y genéticos. Dice que la investigación ha encontrado que los niveles de neurotransmisores pueden tener una relación con el headbanging y otros comportamientos auto-lesionantes.


Edelson escribe, "Las beta-endorfinas son sustancias endógenas similares a los opiáceos en el cerebro, y la auto-lesión puede aumentar la producción y/o la liberación de endorfinas. Como resultado, el individuo experimenta un efecto similar a la anestesia y, ostensiblemente, no siente ningún dolor mientras se involucra en el comportamiento (Sandman et al., 1983). Además, la liberación de endorfinas puede proporcionar al individuo una sensación de euforia.


"Se pueden implementar intervenciones nutricionales y médicas para normalizar la bioquímica de la persona; esto, a su vez, puede reducir el comportamiento severo. Aunque a menudo se utilizan fármacos para aumentar los niveles de serotonina o para disminuir los niveles de dopamina, el Instituto de Investigación del Autismo en San Diego ha recibido informes de miles de padres que han dado a su hijo/hija vitamina B6, calcio y/o DMG. Estos padres a menudo observaron reducciones bastante dramáticas en, y en algunos casos, la eliminación del comportamiento auto-dañino. Los padres también han reportado reducciones en los problemas de comportamiento severos poco después de poner a su hijo en una dieta restringida, como una dieta libre de gluten/caseína, o la eliminación de alimentos específicos a los cuales su hijo mostró signos de una reacción alérgica".

Aunque Edelson admite que los investigadores y los profesionales médicos no han llegado a un consenso claro sobre si las intervenciones dietéticas o incluso farmacéuticas pueden abordar el autismo y los golpes en la cabeza, recomienda explorar estas opciones con el pediatra de su hijo.



¿Pueden los golpes en la cabeza causar daño cerebral?


Para los padres de niños con autismo, el daño cerebral es una preocupación común si un niño comienza a golpear la cabeza. Los niños menores de tres años raramente causarán daños a largo plazo por los golpes en la cabeza. Sus cabezas están diseñadas para soportar el impacto de aprender a caminar, y los golpes con la cabeza rara vez causarán más trauma que un accidente por resbalón y caída a esta edad. Sin embargo, a medida que los niños crecen, corren un mayor riesgo de causar daños duraderos.


Los niños que son lo suficientemente fuertes como para causar lesiones deben recibir una intervención de comportamiento funcional para elaborar un plan que reemplace los golpes en la cabeza con estrategias saludables de afrontamiento y comunicación.


"[Los comportamientos auto-lesionantes] pueden ser físicamente peligrosos para el individuo que se golpea la cabeza...; y el comportamiento auto-lesionante es muy preocupante para sus cuidadores que quieren mantener a estos niños seguros. Para implementar un plan de tratamiento de conductas auto-lesionantes, se debe realizar una evaluación de la conducta funcional para ayudar a determinar los factores ambientales y/o internos que mantienen las conductas. Esta información se utiliza luego para informar las intervenciones conductuales con el fin de adelantarse a las causas o reemplazar las conductas no deseadas por otras más aceptables", escribe Minshawi.


¿Cómo evitar que un niño autista se pegue a sí mismo?


Es importante determinar por qué un niño con necesidades especiales se pega antes de poder remediarlo. Primero, debe asegurarse de que su hijo no tenga ningún otro problema médico que lo lleve a infligir daño. Las infecciones de oído, las dolencias estomacales y otros dolores en el cuerpo también podrían ser los culpables.


También es posible que el niño utilice este comportamiento como una forma de comunicarse. La ansiedad y la hiperactividad son otros dos factores a considerar.


Puede trabajar con un médico o un especialista en análisis del comportamiento aplicado para obtener la respuesta correcta una vez que la razón sea clara. Luego puede trabajar en estrategias sensoriales para golpear la cabeza que tengan sentido para su hijo.



¿Cómo puedo proteger a mi hijo de las autolesiones?


Puede ser aterrador presenciar cuando un niño pequeño se golpea en la cabeza, pero se pueden tomar medidas de protección para remediar el autismo y el daño autoinfligido. Algunos niños responden bien a los ejercicios de resistencia, como los ejercicios de levantamiento de la barbilla o el levantamiento de pesos ligeros. El seguimiento de cuándo se golpea la cabeza su hijo y en qué medida ayudará a determinar el nivel de dolor que podría experimentar después del episodio.


El pediatra debería ser su principal fuente de información sobre cómo ayudar mejor a un niño que se golpea la cabeza. Podrá evaluar la probabilidad de que se haga daño a sí mismo, ayudarle a identificar por qué su hijo se golpea la cabeza y ofrecerle soluciones y alternativas.


La Clínica Cleveland recomienda consultar a un médico inmediatamente si su hijo se hace daño a sí mismo, deja golpes o moretones, o si usted cree que el niño tiene convulsiones.


Si no está seguro de si su hijo se está golpeando la cabeza debido a un diagnóstico de autismo o si su desarrollo es normal en este momento, consulte con su pediatra. Él o ella puede referirlo a otros profesionales y tratamientos que pueden ayudar. Esto incluye terapia ocupacional para el autismo, intervencionistas del comportamiento o grupos de apoyo para padres con autismo.



¿Puede un casco para el autismo proteger a mi hijo?


Proporcionarle a su hijo un casco para el autismo según lo prescrito por el pediatra debería ayudar a prevenir lesiones. También puede agregar almohadillas en las áreas de su casa en las que su hijo normalmente se golpea la cabeza, especialmente en las esquinas o en las superficies irregulares.






Estrategias de tratamiento del comportamiento autodestructivo


El tratamiento para el comportamiento auto-lesionado en el autismo puede tomar muchas formas y lo más probable es que sea un proceso de prueba y error. Se pueden hacer ajustes en el hogar para ayudar a un niño sobre estimulado. Algunos ejemplos son:


  • Tapones para los oídos o auriculares con cancelación de ruido

  • Crear un dormitorio o espacio especial para su hijo

  • Usando ropa sensorial

  • Jugando con juguetes/">juguetes sensoriales

  • Desarrollar las habilidades de comunicación

  • Jugar a actividades que pueden ayudar a aliviar la sobre o la subestimulación


Es vital que un padre o cuidador busque ayuda profesional para resolver correctamente el autismo y los golpes en la cabeza. Un terapeuta ocupacional (OT) puede ayudarle a usted y a su hijo a aprender alternativas para los golpes en la cabeza. Muchos niños consideran que la terapia sensorial con un OT es útil. En el caso de los niños con autismo, las estrategias para golpear la cabeza también pueden incluir el yoga y la terapia rítmica, junto con una rutina de entrada sensorial bajo la guía de un terapeuta ocupacional.


Su pediatra o su compañía de seguros pueden ayudarle a identificar un terapeuta ocupacional en su área.



Referencias


Prevalence of Self-injurious Behaviors among Children with Autism https://link.springer.com/article/10.1007/s10803-016-2879-1




Katherine G. Hobbs


Katherine G. Hobbs es investigadora y periodista de la revista Autism Parenting, dedicada a dar a conocer los recursos a las familias afectadas por el trastorno del espectro autista. Vive en Florida, donde enseña a niños de preescolar y primaria de todas las capacidades. Su pasión por la concienciación sobre el autismo comenzó cuando era una niña en la escuela primaria con un querido amigo. Puede encontrarla en línea en katherineghobbs.com y en Instagram.



https://www.autismparentingmagazine.com/autism-self-harm/?utm_source=ActiveCampaign&utm_medium=email&utm_content=%F0%9F%A4%95+How+to+Protect+Autism+Child+from+Self+Harm&utm_campaign=AC+Autism+Self-Harm