El círculo vicioso de la negatividad