El desgaste de las familias de personas con autismo disminuye poco a poco tras la pandemia