El narcisismo y el TEActivismo




POR JUAN FRANCISCO RODRÍGUEZ PÉREZ

Fuente: Autismo en vivo / 19/01/2021, Madrid, España

Fotografía: Pixabay



Incluso en las filas de los TEActivistas, pueden surgir narcisistas que, estando ahí como TEActivista, puede aprovechar al máximo su posición para tratar de monopolizar el autismo, y… por ende, tener el control del autismo en general…


Introducción


Tal vez esto pueda resultar muy inquietante. Tanto puede resultarlo que, si se ha informado estos días sobre narcisistas, sociópatas y psicópatas en Internet, una persona con algo de conocimientos puede tener la perfecta conclusión de que los depredadores emocionales pueden estar en todas partes.


Tanto pueden estarlo que, sería demasiado insensato pensar que todos los TEActivistas que hay en el mundo son autistas que se apuntan al TEActivismo para poder defender sus derechos, cosa de la que, aunque es perfectamente comprensible por la fobia social que tienen muchísimos de los TEAs que se apuntan a ese movimiento político al creer que la sociedad les rechaza o no les interesa comprender, pensar que el TEActivismo es sinónimo de seguridad absoluta de que todos los TEActivistas van a entender la situación del mismo TEA es algo completamente falso. Tan falso puede ser que, de una forma u otra, el objetivo de este artículo reside en mostrar los motivos por los que, perversos narcisistas que miran los posts de TEAs expresando sus más íntimos sentimientos y emociones, cosa de la que, por supuesto, están completamente devastados, invalidados y depredados por cuestiones de estos depredadores, se dedican a analizar de la forma más perversa y cruel que puedan imaginar para llevar a cabo una de las técnicas favoritas que estos mismos seres pueden llevar a cabo, la “almagelización”. Tan peligroso es esto que, si un psicópata integrado, narcisista perverso o sociópata se topa en las mismas redes sociales con esa clase de posts por parte de TEAs que buscan en ellos la aceptación y la aprobación por parte de los demás, el destrozo que puede hacer un vampiro emocional a esos mismos TEAs puede ser verdaderamente devastador.


Así pues, el objetivo de todo esto es, que los mismos TEActivistas, se anden con mucho ojo, y que no muestren tan abiertamente sus sentimientos de cara al público, pese a que sea comprensible esa necesidad de buscar la sanación en los demás, principalmente por cuestiones de tener una sorpresa extremadamente traumática que puede abrir mucho más las heridas emocionales hasta el punto de poder llegar a dar la puñalada del siglo a sus víctimas, pudiendo ser el golpe final para sus propias vidas.



Explicando la importancia de saber de narcisistas en el TEActivismo

El TEActivismo, guste o no, es un movimiento político que tiene como propósito defender los derechos de los autistas, no solo para evitar que queden excluídos; también se defienden las necesidades de los mismos autistas para que puedan adaptarse a las necesidades de la sociedad con el propósito de que no queden descolgados de los demás, algo de lo que, por supuesto, también se puede incluir el hecho de que ellos puedan tener, cosa de la que esto último ya es más a nivel personal que otra cosa, el derecho a poder conocerse a sí mismo y a poder tener acceso al amor propio.


Esto es, por supuesto, la definición del TEActivismo, un movimiento político que tiene como propósito la comprensión del autismo por parte de la sociedad para que se pueda normalizar también la presencia de los TEAs.


Ahora, la relación que hay en el TEActivismo y el narcisismo, en un principio, no tienen absolutamente nada que ver ya que el TEActivismo defiende los derechos de los autistas mientras que el narcisismo implica un tipo de perfil que consiste en un incremento considerable del ego. Sin embargo, ¿cuál es el problema del narcisismo con el TEActivismo?


El problema del narcisismo con el TEActivismo reside en que, de una forma u otra, existen verdaderos depredadores emocionales que, si se topan con los mensajes típicos de autistas que buscan que la sociedad les entienda y que tengan empatía con ellos mismos, estos vampiros emocionales, guste o no, pueden crearse una máscara que haga de espejo a las otras personas para así hacerlas de salvadores de todos esos autistas que se meten en el TEActivismo por cuestiones personales que tienen en respecto a ser abusados por la sociedad por cuestiones de manipulación de los seres perversos que van destruyendo a todos los que se topan en su camino.


Entonces claro, los depredadores emocionales, aunque odien en extremo a lo diferente por considerarlos como una amenaza a su yo grandioso, esto no significa que sean tan estúpidos ni tan ciegos de no saber que, detrás de abusar del TEActivismo en general, se puede obtener un beneficio específico, ya sea emocional, para así poder usar a la otra persona para poder provocar en ella reacciones emocionales que tienen como propósito tener un sentimiento perverso de placer para poder apaciguar las necesidades que ellos tienen de destruir a los demás, especialmente cuando estos seres perversos se mueven por ego, puro ego, o económicas, como por ejemplo estar en una asociación de autistas para poder lucrarse con las donaciones que se pueden hacer a ellas para así parasitar tanto la ingenuidad de los mismos autistas como de las otras personas que apoyan el autismo.


También hay que tener en consideración una cosa, y es lo siguiente.


El autismo, a pesar de ser un trastorno del especto que implica que el cerebro actúe de distinta forma y/o pueda tener déficits en las habilidades sociales, esto no implica que el mismo autismo, a pesar de la insistencia de ciertos profesionales, sea completamente inmune a las tendencias narcisistas y a las pulgas narcisistas que estos puedan tener al estar en relaciones de abuso. Y esto es muy importante porqué, aunque pueda ser verdad que un autista no puede ser completamente un narcisista perverso o un psicópata integrado por cuestiones del déficit que los mismos autistas tienen la sociedad, perfectamente pueden existir autistas con una personalidad verdaderamente cruel y perversa. Claro, ahí, en ese último caso, se estaría hablando de un autista que, para poder llegar a tener una personalidad tan destructiva con los demás, incluyendo a otros autistas, se ha hablado de alguien que ha debido pasar por momentos tan traumáticos que, muy posiblemente, se esté hablando de una persona increíblemente vengativa en el buen sentido de que la venganza y el odio son sus motores principales de vida, cosa de la que, por supuesto, la venganza y el odio es típico de narcisistas, sociópatas y psicópatas al tratarse de personalidades completamente vacías, y… aunque, en ese mismo se está hablando de un autista, aquello no deja secuelas del abuso que, en ese caso, lo han convertido en un verdadero maltratador.


En cambio, también han existido de TEAs que, por cuestiones del Síndrome del Emperador u otros similares que impliquen una carencia de límites, que estos hayan obtenido una naturaleza verdaderamente manipuladora. Algo de lo que, por supuesto, el que un TEA se tope con otro TEA, pero que, en el caso de ese último TEA, sea un verdadero acosador y/o maltratador, si ese TEA fue abusado por la sociedad por cuestiones de manipulación de los depredadores emocionales, el toparse con un TEA que abusa de otro TEA, si antes tenía una fobia social a los mismos neurotípicos, ese mismo TEA tendrá una fobia social de carácter universal. Una fobia social en el cual, le hará mucho más difícil su proceso de la recuperación, y… por ende, podría incluso llegar al suicidio por cuestiones del otro TEA en cuestión, con independencia absoluta de que él sea consciente o no de lo que hace con la otra persona.


Siguiendo con el tema del TEActivismo, existen de verdaderos depredadores emocionales que, analizando y estudiando de forma perversa a sus víctimas, pueden llevar a cabo un personaje que refleje los traumas y los abusos sufridos por esos mismos autistas para que, de una forma u otra, pueda infiltrarse en las filas de los mismos TEActivistas para así poder causar el caos y la destrucción para así alimentar su ego en base a la devastación que este causa tanto en los TEActivistas que son sus víctimas como en los que confían en ellos, pudiendo ser un verdadero festín de reacciones emocionales que les permita poder sostenerse psíquicamente en el mundo.


No obstante, si una de las cosas más inquietantes reside en ver a un narcisista hacerse pasar por un TEActivista, una cosa mucho más inquietante reside en un autista que, siendo de verdad un autista, empiece a tomar tendencias narcisistas por cuestiones de que todo el mundo está detrás de él y tal para así poder obtener de ellos la sanación. Lógicamente, y… en ese caso, aunque ya ahí el mismo autista no se vuelve automáticamente un narcisista, el haberse acostumbrado a tener todo lo que esa misma persona deseaba desde hace años, pero que luego, por mostrar su mensaje de víctima a todo el mundo (Cosa de la que, por supuesto, aquí no se viene a juzgar ni a señalar de lo que hace un autista en las redes sociales sea falso), empieza a tener unas tendencias megatóxicas en el sentido de empezar a llegar a pensar que la sociedad debe estar siempre arrodillándose a los autistas por los abusos que llevan a cabo a los autistas por ser autistas.


Miren, es completamente cierto que los depredadores emocionales, abusan de los autistas por ser autistas porqué ellos consideran las vulnerabilidades y las debilidades de los autistas como elementos exquisitos para así poder abusar de ellos con el propósito de alimentarse emocionalmente de ellos. Esto es cierto, cosa de la que no hay nada que objetar ahí.

Sin embargo, mi gran pero en ese aspecto reside en que, un autista, si se acostumbra a que todos estén detrás de él sin que el mismo autista tenga que esforzarse para, al menos, recuperarse del abuso emocional al que fue sometido en su debido momento, ya sea en una situación casual o de forma persistente por los mismos metaprogramas del abuso, esto, por mucho placer y mucho alivio que le vaya a ocasionar, esto mismo, ni de lejos, le va a hacer feliz. Y es que, la felicidad de uno mismo, con independencia absoluta de si la otra persona es autista o no, reside en quererse y aceptarse a sí mismo, pese a la sensibilidad de los mismos autistas a criticarlo, juzgarlo, señalarle el dedo de forma arrogante o incluso rechazarlo, y no buscarlo a través de los otros, a pesar de que algunas imágenes vienen a incitar a la sociedad con frases en el sentido de “La felicidad de un autista reside en ser aprobado o aceptado por la sociedad”, siendo esto muy indignante ya que, aunque es muy comprensible que una misma persona pueda sentirse aceptada por ser comprendida, los autistas no son dependientes emocionales en el buen sentido de que ellos no pueden valerse completamente por sí solos por cuestiones de manipulación de los mismos depredadores para excluir a los mismos autistas por razones de una forma de pensar mucho más rígida y dicotómica de lo que uno mismo pueda imaginarse.


Si hago mención a esto es porqué yo, en algunos casos, al menos en Internet, he visto de autistas que, de aferrarse tanto al teactivismo por cuestiones de pensar que el mismo teactivismo les va a traer la sanación de sus heridas emocionales causadas por el abuso cuando, el teactivismo no es más que un movimiento político que tiene como propósito visibilizar a los TEA por cuestiones de manipulación y maquinación que han tergiversado los mismos vampiros emocionales para excluirlos por cuestiones de un pensamiento excesivamente rígido, dicotómico y dominante. Y ojo, esto no quiere decir que el teactivismo no sirva para nada. Al revés, con la influencia de ciertos autistas que son TEActivistas, el autismo es algo que cada vez tiene más visibilidad, ayudando cada vez más a los mismos autistas gracias a la visibilización del autismo en cuestión. Sin embargo, nunca se debe tomar el teactivismo como una forma de buscar la sanación en los demás porqué esto mismo, además de ser una clara demostración de dependencia emocional, también puede surgir varias cosas que, todas ellas son de carácter desagradable para el mismo teactivista que se apega de forma extremista y excesiva al mismo teactivismo. Entre ellas es lo siguiente:


  • En primer lugar, un autista teactivista que se aferra al extremo al teactivismo, si no consigue apaciguar sus heridas emocionales, por mucho que intente extender la visibilidad del autismo, va a haber de un punto en el cual, su único punto de vista viable reside en el teactivismo, lo que lo convierte en un blanco perfecto para los mismos depredadores emocionjales.

  • En segundo lugar, un autista teactivista que se crea el centro del universo por cuestiones del teactivismo puede llegar a desarrollar conductas nocivas o abusivas hasta el punto de llegar a pensar que los otros autistas no son nada dignos de tomar el control del mismo, creyendo que el teactivismo le pertenece a esa misma persona a la que lo dedica en extremo, lo que lo convierte, una vez más, en un blanco extremo para los mismos depredadores que se pueden aprovechar de su fanatismo para luego ellos echar una patada al mismo autista teactivista para que esos narcisistas perversos o psicópatas integrados tomen su control para aparentar ser un TEA cuando realmente no es así.

  • En tercer lugar, un autista teactivista que mira con arrogancia, prepotencia y soberbia a los otros hasta el punto de llegar a abusar, maltratar, amenazar e insultar a las otras personas, lo que sucede es que ese autista, además de poder llegar a considerarse un maltratador hasta el punto de poder tacharlo de ser narcisista, pese a que su realidad sea distinta, eso implica una grandísima inseguridad y un gran miedo a querer salirse de ahí por cuestiones de una impotencia y unas heridas emocionales no resueltas.


Por supuesto, todo esto que le puede pasar al TEA que es teactivista es algo que le puede pasar a cualquiera que se aferra a algo de forma fanática para así poder cubrir sus grandes inseguridades personales.


Saber todos estos elementos es muy importante ya que, de una forma u otra, un narcisista, generalmente, tiene una gran habilidad en conocer los puntos débiles de los demás para, si con ello obtiene un beneficio, engatusarlo mediante técnicas de seducción, pese a que, normalmente, no suela ser su objetivo atraerlo sexualmente, para así poder adentrarse en el círculo íntimo del TEA que es autista con el fin de poder detectar otros beneficios de los que poder aprovecharse ya que el interés del narcisista no está en el teactivismo en sí, sino en parasitar de las personas más vulnerables y con mayor cantidad de debilidades para así poder sostenerse psíquicamente en el mundo.


También hay que tener en cuenta que, un supuesto TEA, aunque tenga oficialmente el diagnóstico de tener autismo, Asperger o cualquier otra variación del mismo autismo, puede ser perfectamente una personalidad abusiva de la que sustentarse de quien sea y como sea, y… si el perverso narcisista considera el teactivismo como algo de lo que potenciar su ego, ahí no tendrá ningún inconveniente en explotar a quien sea y como sea con el propósito de poder alimentarse emocionalmente de los demás.


Por todos estos mismos motivos, un teactivista debe saber de narcisistas, sociópatas y psicópatas, aunque sea lo más básico que se pueda topar, principalmente porqué en las mismas redes sociales hay una gran cantidad de depredadores en el acecho de ir cazando víctimas por doquier para así poder sostenerse psíquicamente en el mundo. Ser un teactivista no es solamente defender los derechos de los autistas; también equivale a conocer los mismos peligros a los que se puede enfrentar un TEA en la red, especialmente si ha sido abusado y emplea la misma red como megáfono para poder obtener lo que no ha conseguido de su entorno, tales como la empatía, la comprensión y la aceptación, pudiendo tener unas secuelas del abuso mucho más devastadoras de lo que uno mismo pueda imaginarse.


Así pues, si el objetivo del teactivista en cuestión es simplemente exigir a la sociedad que defiendan al autismo de verlos como seres completamente indefensos, aunque bien es cierto que existen grados que requieren realmente de una atención por parte de la misma sociedad, junto de ciertas discapacidades que le puedan impedir moverse por sí solo, lamentablemente… no es así, o no al menos desde mi prisma personal.


Un defensor de un colectivo, aunque puede hacer grandes esfuerzos en visibilizar al autismo para darles derechos relacionados con mejorar su calidad de vida en base a hacerles comprender a los demás lo que implica el autismo, de poco sirve si el mismo teactivista es lo bastante ingenuo como para creer que, dentro de las filas de los mismos teactivistas, no haya de personalidades perversas y malignas dispuestas a causar el caos absoluto en ellas, algo de lo que le puede costar muy caro ese optimismo ingenuo, un optimismo que está basado en idealizaciones procedentes de experiencias no vividas, y que… por ende cree que no va a pasar nada dentro de los miembros del teactivismo cuando, primero… todas las personas, incluso entre los mismos autistas, tienen intereses propios. Esto no es nada malo la verdad. Al revés, si no hubiera de gente que tuviera un interés propio, la gente, más que ser personas, serían esclavos, algo de lo que muchos TEAs que han sido abusados que se meten al teactivismo van con la mentalidad de que todos deben dejar de lado sus intereses personales cuando, dejar de lado los intereses personales (Y, no se habla, ojo, de intereses meramente egoístas producto de un egocentrismo o una egolatría enfermizas, sino de objetivos que son sanos y que están dentro de una persona que sea medianamente sana) es convertirse en un esclavo de los intereses de los otros. Esto último no solo beneficia en extremo a los mismos vampiros emocionales, seres que quieren someter y controlar al prójimo para así poder saciar su sed de poder y control; también les permite poder obtener una gran cantidad de beneficios en base a despersonalizar a los demás para incitarlos al fanatismo a costa de destruir su integridad, dignidad y pensamiento propio en base a una supuesta causa que, es divina, definitiva… algo de lo que es más típico de los mismos fanáticos políticos que de las personas normales y corrientes.


Saber de depredadores emocionales no solo ayudará a los mismos teactivistas a evitar llevarse desagradables sorpresas, sino que también les sirve a estos mismos poder reflexionar sobre sí mismos para evitar caer en el fanatismo, pese a que, detrás de muchos de esos TEAs que son teactivistas, haya de unas heridas emocionales y traumas no resueltos las cuales, intenten sanarlas mediante el mismo teactivismo para poder sentirse mejor.


En una era donde la sociedad es clasificada como narcisista en el sentido de tener como pseudo-virtudes el hedonismo, el perfeccionismo y la impulsividad, junto a los grandes defectos de la debilidad, la fragilidad y, siendo el elemento más preocupante de todos, la decadencia absoluta, no cualquiera debe fiarse tan fácilmente del que tiene al lado, sin importar si la otra persona es un teactivista o no. Y, algo mucho más importante que dedicarse en extremo al teactivismo, reside, si se trata de un teactivista TEA que ha sido abusado, en recuperarse del abuso emocional, se tarde lo que se tarde.



En conclusión

No por ser un teactivista, el sujeto en cuestión tiene que ser alguien que precise de la atención de los demás, especialmente si se siente identificado de buena gana en apoyar a colectivos vulnerables, como lo es el colectivo autista. Sin embargo, no hay que olvidar que, siendo este elemento el más importante de todos, es que, de poco sirve salvar y ayudar a los demás si antes no se salva uno mismo, algo de lo que le puede costar muy cara la cosa al ser esos elementos muy imprescindibles para poder conocer la felicidad interna que hay en uno mismo.


Si un TEA que es teactivista empieza a replantear su vida hasta el punto de no querer convertirse en el salvador de los otros, pese a que pueda identificarse con ayudar a los demás, siendo eso un elemento muy respetable, el mismo teactivista en cuestión no solo sabrá poner límites a los demás; también sabrá diferenciar de los otros teactivistas de buen corazón de aquéllos que quieren estar por encima de los demás para tratar de ser el centro de atención, y… por ende, poder identificar a otros depredadores emocionales que no van a hacer otra cosa que no sea destruir, devastar y depredar a los demás con una malignidad inhumana.


Y por último, si el TEA que lee esto desea llevar a cabo el teactivismo al verse identificado con ello, debe recordar que, primero va él, luego va su círculo íntimo y sus problemas personales y luego, como es evidente, el mismo teactivismo, y no al revés como he visto en algunas personas autistas en la propia red.


Entradas Recientes

Ver todo