El problema de los medicamentos en el autismo




POR LAUREN GRAVITZ

Fuente: Spectrum / 19/04/2017

Ilustraciones: Spectrum



Muchas personas con espectro autista toman varios medicamentos, lo que puede provocar graves efectos secundarios e incluso puede no ser eficaz.


A Connor se le diagnosticó el autismo muy pronto, cuando sólo tenía 18 meses. Su condición ya era evidente para entonces. "Alineaba las cosas, encendía y apagaba las luces, las encendía y las apagaba", dice su madre, Melissa. Era brillante, pero no habló mucho hasta los 3 años, y se frustraba con facilidad. Una vez que empezó a ir al colegio, no podía quedarse quieto en clase, gritaba las respuestas sin levantar la mano y se enfadaba visiblemente cuando no podía dominar un concepto matemático o una tarea de caligrafía con la suficiente rapidez. "Una vez, se enrolló en la alfombra como un burrito y no salió hasta que yo llegué", recuerda Melissa. (Todas las familias de esta historia se identifican sólo por su nombre de pila, para proteger su privacidad).


A Connor le recetaron su primer medicamento psiquiátrico, el metilfenidato (Ritalin), a los 6 años. No duró mucho, pero cuando tenía 7 años, sus padres volvieron a intentarlo. Un psiquiatra les sugirió una dosis baja de anfetamina y dextroanfetamina (Adderall), un estimulante utilizado habitualmente para tratar el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). El fármaco pareció mejorar su rendimiento en la escuela: Podía permanecer sentado durante más tiempo y concentrarse en lo que decían sus profesores. Su letra de gallina se volvió legible. Luego, se volvió prolija. Luego, perfecta. Y entonces se convirtió en algo con lo que Connor empezó a obsesionarse.


"Nos dijeron que esto es un toma y daca; si le ayuda lo suficiente para pasar la escuela, tienes que decidir si vale la pena", dice Melissa. Valió la pena, durante un tiempo.

Pero cuando el efecto del Adderall desaparecía cada día, Connor lo pasaba peor que nunca. Se pasaba las tardes llorando y negándose a hacer casi nada. El estimulante le hacía difícil conciliar el sueño por la noche. Así que, al cabo de uno o dos meses, su psiquiatra le añadió un segundo medicamento: la guanfacina (Intuniv), que suele recetarse para el TDAH, la ansiedad y la hipertensión, pero que también puede ayudar a combatir el insomnio. El psiquiatra esperaba que pudiera aliviar las tardes de Connor y ayudarle a dormir.


En cierto modo, tuvo el efecto contrario. Sus tardes mejoraron ligeramente, pero Connor desarrolló intensos cambios de humor y estaba tan irritable que cada noche era una lucha. En lugar de simplemente dar vueltas en la cama, se negaba incluso a meterse bajo las sábanas.


"No se iba a la cama porque siempre estaba enfadado por algo", dice Melissa. "Se ponía nervioso, se desgañitaba, se enfadaba por la noche y lloraba".

Después de siete meses, sus padres declararon que la combinación era insostenible. Cambiaron la guanfacina por la melatonina de venta libre, que ayudó a Connor a conciliar el sueño sin efectos secundarios apreciables. Pero al cabo de un año, había adquirido tolerancia al Adderall. El psiquiatra de Connor le aumentó la dosis y eso, a su vez, desencadenó tics: Connor empezó a mover la cabeza y a resoplar. Finalmente, en su examen físico de 9 años, su médico descubrió que sólo había crecido unos centímetros desde los 7 años. Tampoco había ganado peso en dos años; había bajado del percentil 50 de peso al 5.


Ese fue el fin de todos los experimentos. Sus padres le retiraron todos los medicamentos recetados y hoy, a sus casi 13 años, Connor sigue sin medicación. Sus tics han desaparecido en su mayor parte. Aunque le cuesta mantener la concentración en clase, su madre dice que la relación riesgo-beneficio de probar otro medicamento no parece merecer la pena. "Ahora mismo somos capaces de manejar la vida sin él, así que lo hacemos".


Connor es sólo uno de los muchísimos niños con autismo a los que se les recetan varias cosas. Phoenix sólo tenía 4 años cuando empezó a tomar risperidona (Risperdal), un medicamento aprobado para la irritabilidad en el autismo. Ahora, con 15 años, ha tomado más de una docena de medicamentos diferentes. Ben, de 34 años, tiene autismo, pero durante años se le diagnosticaron erróneamente otras enfermedades. Estaba en la escuela secundaria cuando su madre insistió en que tomara medicamentos para su depresión y sus comportamientos perturbadores. Su médico probó un antidepresivo tras otro; nada funcionó. En el instituto, a los 15 años, le volvieron a diagnosticar erróneamente, esta vez un trastorno bipolar, y le dieron un anticonvulsivo y un antidepresivo.


Para Connor, eliminar los medicamentos recetados fue difícil, pero factible. Para otros, los múltiples medicamentos pueden parecer indispensables. No es raro que los niños con autismo tomen dos, tres y hasta cuatro medicamentos a la vez. Muchos adultos con esta enfermedad también lo hacen. Los datos son escasos en ambas poblaciones, pero la poca información que hay sugiere que las prescripciones múltiples son incluso más comunes entre los adultos con autismo que en los niños. Los médicos están especialmente preocupados por los niños con esta enfermedad porque los medicamentos psiquiátricos pueden tener efectos duraderos en sus cerebros en desarrollo y, sin embargo, rara vez se prueban en los niños.


En general, la polifarmacia -definida en la mayoría de los casos como la toma de más de un medicamento recetado a la vez- es habitual en las personas con autismo. En un estudio de más de 33.000 personas menores de 21 años con esta enfermedad, al menos el 35% había tomado dos medicamentos psicotrópicos simultáneamente; el 15% había tomado tres.



"Los medicamentos psicotrópicos se utilizan bastante en personas con autismo porque no hay muchos tratamientos disponibles", dice Lisa Croen, directora del Programa de Investigación del Autismo de Kaiser Permanente en Oakland, California. "¿Es malo el uso intensivo de fármacos? Esa es la cuestión. No lo sabemos; no se ha estudiado".

A veces, como en el caso de Connor, se prescribe un segundo medicamento para tratar los efectos secundarios del primero. Más a menudo, los médicos recetan fármacos para cada síntoma individual: estimulantes para la concentración, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) para la depresión, antipsicóticos para la agresividad, etc. (Los niños con autismo que tienen epilepsia también suelen tomar anticonvulsivos. Pero como esos fármacos son eficaces y fáciles de evaluar, no suelen considerarse parte del problema de la polifarmacia).


"Los niños vienen con Zoloft, Depakote y risperidona", dice Matthew Siegel, profesor adjunto de psiquiatría y pediatría en la Universidad de Tufts en Medford, Massachusetts. "El Zoloft es un antidepresivo, el Depakote es un estabilizador del estado de ánimo y la risperidona es un antipsicótico: tres medicamentos psicotrópicos que se recetan a un mismo individuo".

Otras veces, debido a mudanzas o cambios de cobertura o simplemente a la falta de compenetración, las personas del espectro acaban viendo a varios médicos, todos los cuales tienen sus propias ideas sobre el tratamiento y pueden añadir un nuevo fármaco sin eliminar otro.


La razón de esta confusión: ningún medicamento existente trata la condición subyacente.


Las características principales del autismo son los comportamientos repetitivos, la dificultad para las interacciones sociales y los problemas de comunicación. La terapia puede ayudar, pero hasta ahora ningún medicamento puede mejorar estos problemas. En su lugar, los fármacos se limitan a tratar algunos de los rasgos periféricos -el TDAH, la irritabilidad, la ansiedad, la agresividad, las autolesiones- que dificultan la vida de las personas con autismo.


Esta práctica puede someter a las personas a un cóctel de fármacos que puede no ser eficaz o apropiado. Cada médico debe hacer su propia estimación sobre lo que funciona y es seguro, porque sencillamente aún no hay suficiente investigación. "Tenemos tan pocos estudios que hayan analizado fármacos individuales, y tan pocos estudios que incluso hayan comparado directamente fármacos individuales", dice Bryan King, vicepresidente de psiquiatría infantil y adolescente de la Universidad de California en San Francisco. "Hay un camino tan largo que recorrer antes de llegar a un punto en el que veamos estas combinaciones específicas estudiadas".


"¿Es malo el consumo excesivo de drogas? Esa es la cuestión. No lo sabemos; no se ha estudiado". Lisa Croen




La verdad


La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. sólo ha aprobado dos fármacos para niños y adolescentes con autismo: la risperidona y el aripiprazol (Abilify), ambos antipsicóticos atípicos que se recetan para comportamientos asociados a la irritabilidad, como la agresividad, las rabietas y las autolesiones. Los fármacos ayudan a aliviar estos comportamientos entre el 30 y el 50 por ciento de las veces, pero dejan intactos otros. Y eso es una brecha importante: Los problemas psiquiátricos son comunes en los niños con autismo. Según un estudio de 2010, más del 80 por ciento de los niños con autismo en un centro de atención psiquiátrica también tenía TDAH, el 61 por ciento tenía al menos dos trastornos de ansiedad y el 56 por ciento tenía depresión grave.


Los diagnósticos múltiples conducen a cócteles de fármacos, pero ningún ensayo clínico ha probado combinaciones de los medicamentos más utilizados, por lo que se desconocen las posibles interacciones entre fármacos. "Todos los fármacos tienen efectos secundarios, y cuando empiezas a mezclarlos te encuentras con algo que no se ha estudiado", dice King. "Y en el autismo, donde se pueden tener problemas de comunicación, es aún más preocupante porque es menos probable que la gente pueda decirte que tus medicamentos les hacen sentir mal".


Más allá de eso, dicen los investigadores, está el hecho de que los medicamentos pueden incluso no funcionar.


"Muchos estudios han analizado el uso de medicamentos para tratar los síntomas del TDAH en personas con autismo. Lo mismo puede decirse del trastorno obsesivo-compulsivo y de los comportamientos repetitivos", dice Daniel Coury, pediatra del desarrollo del Nationwide Children's Hospital de Columbus, Ohio. "Y con prácticamente todos ellos, descubrimos que no funcionan tan bien como en las personas que no tienen autismo".

Esa investigación, también, es relativamente escasa y se compone principalmente de estudios no controlados. Un meta-análisis de 2013 concluyó que la mayoría de los estudios sobre fármacos psiquiátricos para las características del autismo son demasiado pequeños o no tienen el diseño adecuado para determinar si los fármacos son eficaces. La investigación que existe, escribieron los investigadores en ese estudio, "es sólo sugestiva, y espera una verdadera evaluación en estudios debidamente controlados."


Los síntomas de la depresión, el trastorno obsesivo-compulsivo, el TDAH y otras afecciones de las personas con autismo parecen similares a los que pueden experimentar las personas sin autismo. Pero como la causa subyacente es distinta, la bioquímica puede ser diferente en general, y también muy variable de una persona a otra.


"Eso es un gran problema para cualquier tratamiento del autismo", dice Siegel. Con tantas variaciones genéticas subyacentes al autismo, la situación de cada individuo es diferente, por lo que cualquier tratamiento debe adaptarse a él. Dependiendo del fármaco, hasta un 20% de las personas pueden beneficiarse de él, incluso en las condiciones ideales de un estudio clínico. En este entorno, el aripiprazol y la risperidona destacan porque funcionan hasta el 50% de las veces; "el 50% es como un jonrón", dice Siegel.


Paradójicamente, otra razón por la que los niños y adultos con autismo pueden tomar varios fármacos es porque -como en el caso de Connor- los médicos prescriben un segundo medicamento para mitigar los efectos secundarios del primero. Los antipsicóticos, por ejemplo, pueden provocar un aumento de peso y problemas metabólicos, o incluso espasmos involuntarios. Algunos médicos añaden metformina para tratar el aumento de peso, o benztropina (Cogentin) para aliviar los movimientos espasmódicos.


Pero cada receta adicional conlleva sus propios efectos secundarios potenciales. La metformina puede causar dolor muscular y, con menor frecuencia, ansiedad y nerviosismo; la benztropina puede provocar confusión y problemas de memoria. Los médicos menos experimentados en el tratamiento del autismo podrían interpretar erróneamente estos efectos de los fármacos como nuevos síntomas, y verse tentados a medicarlos a su vez. La gran mayoría de los psicotrópicos son recetados por médicos de atención primaria que tienen poca o ninguna experiencia con el autismo, dice Siegel. "Si la gente no sabe lo que está haciendo, se puede imaginar que los niños son más propensos a terminar con múltiples medicamentos".



Píldoras envenenadas


Cuando era preadolescente, Ben tenía muchas dificultades típicas de un niño con autismo: ansiedad social, dificultad para encajar con sus compañeros, depresión leve, ataques de ira intensa y tendencia a la falta de atención y a la interrupción en clase. A los 12 años, una evaluación escolar determinó que tenía problemas de procesamiento sensorial y disgrafía -dificultad para escribir a mano-, pero no autismo. A petición de su madre, su médico probó un antidepresivo. No le ayudó. Sin embargo, le provocó dolores de cabeza. Lo mismo ocurrió con el siguiente antidepresivo, y con el siguiente. Los efectos secundarios no merecían la pena, así que Ben consiguió un respiro, al menos durante un tiempo.


Dos años más tarde, cuando tenía 16 años y estaba pasando por un momento especialmente difícil en la escuela y en casa, su madre insistió en que volviera a probar la medicación. Su nuevo médico de cabecera le recetó un antidepresivo que acababa de introducirse, un ISRS llamado citalopram (Celexa), con instrucciones de que Ben y su madre hicieran un seguimiento con un especialista. Pero la vida de ese año era demasiado caótica para un seguimiento, y Ben siguió tomando citalopram.


Durante el año siguiente, la escuela empeoró progresivamente. Ben era cada vez más acosado por sus compañeros y cada vez más propenso a responder con agresividad, por lo que su madre finalmente lo llevó a un terapeuta. El terapeuta diagnosticó a Ben un trastorno bipolar y lo envió a un psiquiatra con instrucciones de añadir ácido valproico (Depakote) a la mezcla de medicamentos. Ben recuerda que el psiquiatra le hizo unas cuantas preguntas y luego se limitó a entregarle una receta para los dos medicamentos que el terapeuta le había pedido. El autismo de Ben seguía sin ser reconocido.


"Fue entonces cuando las cosas cambiaron de forma drástica", dice Ben. Engordó 15 kilos. No podía concentrarse en clase. Se metía en peleas a gritos en la escuela y en casa, y su ansiedad se disparó. "Mi comportamiento se volvió mucho más agresivo y errático", dice. Se despertaba, aterrorizado, en mitad de la noche y caminaba en círculos por la habitación. "No creo que se hubiera intensificado tanto si no me hubiera medicado", dice. Se metía en peleas con su padre. "Me derrumbaba, sollozaba y estaba desesperado, y hacía un agujero en la pared".

Cinco medicamentos y cinco médicos después, Ben seguía aletargado, irritable, enfadado y con dificultades para concentrarse.


Dar con la combinación de fármacos adecuada es especialmente difícil cuando la continuidad de la atención es escasa o nula. En el caso de Ben, no sólo le diagnosticaron mal, sino que su familia se mudó dos veces. Además, su terapeuta y el psiquiatra que le recetó el medicamento no se comunicaban sobre su diagnóstico y tratamiento. En otros casos, las personas pueden no tener acceso a médicos expertos en autismo. Algunas personas cambian de médico con la esperanza de encontrar uno con un enfoque que les guste, o cuando cambia la cobertura de su seguro. Pueden acudir a un médico que les proporciona una receta para 30 días junto con instrucciones para encontrar un clínico que gestione su atención. Pero luego pueden pasar a otro médico que les proporcione un medicamento diferente con instrucciones similares. Los medicamentos se acumulan "porque no hay una persona centralizada", dice Shafali Jeste, neurólogo pediátrico de la Universidad de California en Los Ángeles. "Lo veo en Los Ángeles todo el tiempo".


Las cifras de prescripción pueden dispararse cuando los niños pasan a la adolescencia y a la edad adulta.


"La gente toma los medicamentos y tiende a permanecer con ellos durante largos períodos de tiempo sin intentar determinar realmente si siguen siendo necesarios", dice David Posey, psiquiatra de Indianápolis, Indiana. La recomendación estándar es reevaluar los medicamentos anualmente, para valorar si una dosis más baja podría funcionar, pero eso puede ser difícil de hacer, dice. "Las familias son reacias a quitar una medicación que ha sido realmente útil".

Jeste dice que la gente suele llegar a su clínica con una larga lista de medicamentos. Pero al no disponer de una historia clínica electrónica ni de un historial médico completo, ella y sus colegas se ven obligados a tratar de adivinar por qué se recetó cada medicamento, para qué servía originalmente y si está ayudando. Entonces, trabajando con un medicamento a la vez, reducen gradualmente las dosis.


Ben no tuvo la suerte de encontrar ese tipo de clínico. En su último año de instituto, se dormía en clase y se sentía tan debilitado que abandonó los estudios. "Al mismo tiempo, mis padres se divorcian", dice Ben, recordando ese período. "Se produce todo este caos, y pierdo todos mis apoyos, pierdo toda mi rutina, y empiezo a vivir en mi coche".


Empezó a fumar marihuana, lo que, según dice, le proporcionó un efecto amplificador en combinación con el ISRS. Pero en cierto modo también le ayudó a funcionar. "Era más eficaz que los medicamentos para ayudarme a ser más social", dice. Ben dice que la marihuana le ayudó a reconocer finalmente el patrón de subida y bajada de los efectos de las drogas, y que sus medicamentos psiquiátricos estaban afectando a su estado de ánimo de manera similar, aunque más lentamente. "Me hice a la idea de que tal vez algunos de los ciclos que sentía regularmente coincidían con la forma en que tomaba mis medicamentos recetados", dice.


A los 21 años, decidió abandonar todas las drogas, tanto las recetadas como las recreativas. Ese mismo año le diagnosticaron autismo. Ahora, cuando siente que la ira aumenta en él, dice, da un paso atrás y respira. Ya no hay agujeros en la pared. Corre seis días a la semana, lo que le ayuda a sentirse tranquilo, concentrado y con la mente despejada. Puede que su autismo haya provocado su mal humor y agresividad iniciales, pero dice que fueron los medicamentos los que le hicieron caer en picado.


"Esto es un experimento que se está llevando a cabo, pero es un experimento totalmente incontrolado". Lawrence Scahill


El remedio


Tomar varias recetas no siempre es malo. Para los niños cuyas vidas están gravemente alteradas, o que suponen un peligro para sí mismos o para los demás, pueden ser la única solución.


Phoenix era uno de esos niños. "Era un pequeño tornado", dice su madre. Un día, a principios de 2007, la guardería llamó a su madre para que lo recogiera antes de lo previsto porque estaba siendo muy molesto, tirando sillas y mesas sin motivo alguno. Aquella tarde se escapó dos veces: una vez se escapó del coche de camino a casa, y más tarde trepó por la ventana de su habitación. Una patrulla de policía lo encontró en la mediana de una concurrida vía de cuatro carriles, donde había cruzado dos carriles de tráfico. Sólo tenía 4 años.


Sally, la madre de Phoenix, dice que desde el principio fue un niño complicado. Cuando su estado de ánimo se inclinaba hacia la ira, arremetía e intentaba herir a su hermano mayor, que también tiene autismo. "Tenía una fuerza increíble", dice. Para mantener a ambos niños a salvo, sabía que tenía que ayudarle a controlar su ira.


Su médico le administró risperidona, y pronto añadió guanfacina y Adderall. Pero su agresividad seguía estando fuera de control. Sally dice que todas las mañanas, cuando ella y su marido se despertaban, se miraban y decían: "Me pregunto de qué humor estará Phoenix". Y entonces, dice, "se me hacía un nudo en el estómago". Estaba claro que había que ajustar su medicación, pero lidiar con eso en casa era más de lo que su familia podía soportar. Ingresaron a Phoenix en un hospital por primera vez cuando tenía 6 años.


En 2009, la consulta de su médico ya había cambiado de psiquiatra dos veces. El nuevo psiquiatra cambió el Adderall por la lisdexanfetamina (Vyvanse). Luego, cuando un análisis de sangre mostró que Phoenix tenía un riesgo elevado de desarrollar pechos -un efecto secundario grave pero poco frecuente de la risperidona conocido como ginecomastia- el psiquiatra cambió la risperidona por la quetiapina (Seroquel). "Fue un desastre", dice Sally. Phoenix salía por las ventanas de las habitaciones, se levantaba y salía de su clase repetidamente y atacaba a su hermano sin ser provocado. Ninguna de las combinaciones alivió su agresividad ni sus violentos cambios de humor. Un día, cuando tenía 7 años, Phoenix amenazó con matar a su hermano y al amigo de éste porque no querían jugar con él. Les lanzó un ladrillo y los persiguió con un tubo de metal.


El incidente conmocionó a su familia y terminó con otro ingreso en el hospital y nuevas combinaciones de medicamentos. Sus médicos sustituyeron la quetiapina por otro antipsicótico, la ziprasidona (Geodon), y le mantuvieron con ácido valproico y guanfacina. Como el hermano de Phoenix, Mac, había tenido éxito con el medicamento para el TDAH, atomoxetina (Strattera), el personal del hospital sustituyó la lisdexanfetamina por atomoxetina.


Desde entonces, Phoenix ha entrado y salido de cuatro programas residenciales diferentes, ha sido hospitalizado seis veces y ha probado una docena o más de medicamentos, hasta cuatro a la vez. Las hospitalizaciones le ayudaron a dejar de tomar algunos medicamentos y a tomar otros que, al menos temporalmente, parecían controlar sus cambios de humor. Pero cada vez que salía, las combinaciones de medicamentos perdían poco a poco su potencia, y volvía a cometer actos agresivos, sobre todo contra su hermano. Los dos primeros programas residenciales fueron aún menos útiles. Creaban estabilidad y estructura: cada día igual, cada rutina consistente y fiable. Pero los programas no eran capaces de ajustar sus prescripciones como lo haría un hospital. Y cuando volvió a casa, sin la rígida rutina de un centro residencial, acabó atacando a su hermano. "Tengo agujeros en las puertas de la habitación de Phoenix tratando de llegar a Mac", dice Sally.


Los dos segundos programas estaban pensados para niños con autismo, y allí Phoenix encontró la ayuda que tanto necesitaba. Tenía 12 años cuando comenzó el tercer programa y empezó a tomar un nuevo antipsicótico que se prescribe con más frecuencia para el trastorno bipolar, llamado olanzapina (Zyprexa). Y fue durante el cuarto programa residencial, cuando tenía 13 años, cuando sus médicos dieron con lo que parecía ser una combinación ganadora: olanzapina, ácido valproico, guanfacina y atomoxetina. Pasaba los fines de semana en casa, pero durante la semana vivía en un centro residencial cercano donde podía recibir el apoyo conductual y comunitario que necesitaba. "Fue la primera vez que vino a casa que, durante un tiempo, disfrutamos de verdad de su compañía; allí dentro vislumbrábamos al verdadero Phoenix", dice Sally.


Pero un efecto secundario común de Zyprexa es el aumento de peso; el fármaco hacía que Phoenix estuviera hambriento. "Los fines de semana, cuando estaba en casa, podía vaciar mi congelador a las 3 de la mañana", dice. En el transcurso de un año, el niño, antes delgado, engordó casi 45 kilos. "Parecía que iba a reventar si le clavabas un alfiler", dice su madre. "Se quedaba sentado y su respiración era dificultosa. Tuvimos que quitarle el Zyprexa". Su médico le retiró el Zyprexa y le dio un antipsicótico que no funcionó, y luego otro, la quetiapina (Seroquel), que sí lo hizo.


En la actualidad, Phoenix, de 15 años, recibe un cóctel de cuatro fármacos y ha permanecido estable durante más de un año. Su estado de ánimo también se ha mantenido estable. "La agresividad ha desaparecido", dice Sally. Su sentido del humor ha surgido, y puede sentarse a ver un programa de televisión con su familia o discutir algo que ve en las noticias. También ha desarrollado el sentido de la empatía. Ahora, cuando un niño de su escuela se comporta de una manera que él podría haber hecho en el pasado, le dice a su hermano: "Os debo una disculpa a ti y a mamá", dice Sally. "Lo ha visto a través de los ojos de otras personas, y le ha servido para abrir los ojos". En su mayor parte, dice, es feliz. "De la nada, estará en la cocina y dirá: 'Sabes, mamá, te quiero'. Nunca había dicho eso en su vida".


Cuando aparecen nuevos síntomas, la tentación de cambiar de medicación puede ser difícil de resistir, sobre todo porque un complejo historial de prescripciones puede condicionar a las familias a buscar primero los fármacos. Pero a veces la solución es mucho más sencilla.


El pasado otoño, Phoenix empezó a quedarse dormido en clase a mitad del día. Uno de sus medicamentos anteriores había tenido un efecto similar -lo dejó tan somnoliento que una vez se quedó dormido en medio del almuerzo en un restaurante muy concurrido-, así que Sally estaba preocupada. ¿Se estaba quedando dormido porque el efecto de un estimulante estaba desapareciendo? ¿O porque un medicamento le estaba causando de repente un nuevo efecto secundario? Lo último que quería hacer era modificar su régimen, que estaba muy bien ajustado.


Antes de llevarlo a una evaluación, hizo un poco de investigación. "Compré un Círculo Disney", dice. "Los mejores 100 dólares que he gastado en mi vida". El dispositivo supervisa la red Wi-Fi de su casa y establece los límites de la misma. Reveló que Phoenix se había estado levantando en mitad de la noche y jugando con los aparatos electrónicos durante horas. Lo configuró para restringir el acceso a Internet durante la noche y, de repente, Phoenix volvió a permanecer despierto durante el colegio.


"No es raro que los niños tomen más de un medicamento. La pregunta es: ¿se trata de gente que tantea para probar un poco de esto y un poco de aquello y ver si funciona, o es racional?", se pregunta Lawrence Scahill, director de ensayos clínicos del Centro Marcus de Autismo de la Universidad de Emory en Atlanta, Georgia. Cuando las decisiones sobre la medicación se toman con criterio y cada una tiene un objetivo claro, las combinaciones de fármacos pueden tener un claro beneficio. En esas circunstancias, dice Scahill, "yo diría que existe la polifarmacia racional".

El camino de Phoenix, por muy sinuoso que haya sido, le ha llevado a un buen lugar. Él es un ejemplo de cómo la polifarmacia, cuando se intenta con atención, cuidado y persistencia, puede proporcionar a las personas con autismo la oportunidad de prosperar.


Pero encontrar y mantener el régimen de tratamiento adecuado sigue dependiendo de cada médico, de cada familia, de cada individuo. "Es un experimento que se está llevando a cabo, pero es un experimento totalmente incontrolado", dice Scahill. Ben, Phoenix, Connor: Cada uno de ellos se enfrentó a diferentes retos y tuvo que encontrar su propio camino, porque la prescripción es todavía un arte, no una ciencia. Las reglas claras tardarán en llegar, si es que llegan.



Sindicación


Este artículo ha sido publicado en Scientific American.



TAGS: TDAH, adultos con autismo, antidepresivos, ansiedad, atención, autismo, trastorno bipolar, depresión, risperidona, tratamientos, ácido valproico



https://www.spectrumnews.org/features/deep-dive/autisms-drug-problem/?fbclid=IwAR3Se1eOt2ACRy4C1JIOU52qSrmLimPHZod1Yvf