El sesgo sexual del autismo desaparece tras el seguimiento de las trayectorias


Observación de los rasgos: seguir el desarrollo de los rasgos del autismo en los niños parece ayudar a eliminar el sesgo de sexo en el diagnóstico./ Cortesía de ozgurcankaya / iStock



POR PETER HESS

Fuente: Spectrum | 22/06/2022

Fotografía: Autism Spectrum



El autismo puede darse con la misma frecuencia en las niñas que en los niños, según un nuevo estudio en el que se han modificado herramientas clínicas habituales


El autismo puede darse con la misma frecuencia en las niñas que en los niños, según un nuevo estudio en el que se han modificado herramientas clínicas habituales para minimizar su sesgo sexual y se ha realizado un seguimiento de los bebés con antecedentes familiares de esta condición durante cinco años.


Uno de los resultados más constantes de la investigación sobre el autismo es que se diagnostica la condición a un número cuatro veces mayor de niños que de niñas. La proporción de sexos en el autismo podría reflejar diferencias biológicas, sesgos de diagnóstico o ambas cosas, según sugieren estudios anteriores.


El equipo que ha realizado el nuevo estudio ha evaluado cómo las herramientas más utilizadas para medir los rasgos del autismo captan de forma diferente las trayectorias de los niños y de las niñas. Y después de ajustar los sesgos de sexo que encontraron en sus mediciones, fueron capaces de identificar aproximadamente el mismo porcentaje de niños y niñas con la condición.


El trabajo sugiere que los médicos podrían identificar con mayor precisión a las niñas autistas examinando cómo se desarrollan los rasgos del autismo a lo largo del tiempo, dice la investigadora del estudio Catherine Burrows, profesora adjunta de pediatría de la Universidad de Minnesota en Minneapolis. Esto es especialmente cierto en el caso de los niños cuyos rasgos los sitúan justo por debajo del umbral para un diagnóstico de autismo en las primeras etapas de la vida, dice.


Al hacer un seguimiento de los niños en varios momentos y seguir evaluándolos, los investigadores identificaron y diagnosticaron a niñas que, de otro modo, podrían haber pasado desapercibidas. "Es tomar uno de los conocimientos más establecidos sobre el autismo y darle la vuelta y decir: 'En realidad, no, si lo miras de esta manera, ya no hay un sesgo de sexo'", dice Alycia Halladay, directora científica de la Fundación Científica del Autismo, que no participó en el estudio.


Burrows y sus colegas estudiaron a 377 niños de la Red de Estudio de Imágenes Cerebrales de Bebés, un esfuerzo multisitio para evaluar a los niños que tienen un hermano mayor con autismo. Estos "hermanos menores" tienen una elevada probabilidad de ser diagnosticados de autismo: alrededor del 20 por ciento, en comparación con el 1 ó 2 por ciento de la población general.


Los investigadores evaluaron a los niños cuatro veces entre los 6 meses y los 5 años de edad, utilizando la Escala de Observación del Autismo para Bebés (AOSI) para los menores de 2 años o el Programa de Observación del Diagnóstico del Autismo (ADOS) para los mayores. Diagnosticaron a 86 de los bebés hermanos con autismo a la edad de 2 años; 20 de ellos eran niñas, lo que hace que la proporción de sexos sea un poco más de 3 a 1, en línea con otros estudios de bebés hermanos.


El equipo armonizó los resultados del AOSI y del ADOS -identificando qué elementos de cada herramienta miden los rasgos diagnósticos principales- para seguir los cambios en esos rasgos a lo largo de todo el periodo de estudio. A continuación, analizaron la similitud de las mediciones del AOSI y la ADOS para los niños en comparación con las niñas, así como la eficacia de cada elemento para medir estos rasgos en cada sexo.


Encontraron que iniciar la atención conjunta es un indicador más débil de las habilidades de comunicación social para las niñas que para los niños, por ejemplo, y que los comportamientos estereotipados y repetitivos indican más fuertemente una puntuación alta en el área de comportamientos restringidos y repetitivos para las niñas que para los niños.


"Eso nos dice que si utilizamos una puntuación de suma que no tiene en cuenta esas diferencias, podríamos estar comparando manzanas con naranjas", dice Burrows.

Después de tener en cuenta estos sesgos de medición, identificaron cuatro subgrupos, basados en cómo los problemas de comunicación social de los niños o los comportamientos restringidos y repetitivos cambiaron con el tiempo.


Dentro de cada grupo, la proporción de sexos era de casi 1 a 1. El trabajo aparece este mes en Biological Psychiatry.


Según el equipo, los bebés hermanos que participaron en el estudio aún no habían recibido una derivación o un diagnóstico de autismo, lo que ayudó a evitar parte del sesgo de selección masculino que puede producirse cuando los investigadores reclutan a niños que ya han dado positivo en las pruebas de detección. Sin embargo, sigue existiendo cierto sesgo, ya que son los hermanos menores de los niños con diagnóstico de autismo.


"Está claro que, aunque se trata de un paso adelante, es sólo una muestra", dice Diana Schendel, profesora y líder del Programa de Investigación de Factores de Riesgo de Autismo Modificables de la Universidad de Drexel en Filadelfia, Pensilvania, que no participó en el estudio. El enfoque del equipo se validó sólo en los bebés hermanos, dice, pero sugiere que el seguimiento de las trayectorias de los rasgos del autismo podría funcionar en la población general con diferentes herramientas.


En el caso de los niños que tienen más probabilidades de ser diagnosticados de autismo, el seguimiento de los rasgos a lo largo del tiempo es un enfoque sensato, especialmente si una visita clínica no es suficiente para hacer un diagnóstico, dice Catherine Lord, distinguida profesora de psiquiatría y educación de la Universidad de California en Los Ángeles, que no participó en el trabajo. "Estoy completamente de acuerdo con su punto de vista de que no hay un límite duro para el autismo".


Pero el uso de estadísticas para eliminar el sesgo de sexo puede no ser tan importante como el seguimiento de las trayectorias de estos niños en el futuro, dice.


Burrows y su equipo están analizando los datos de estos mismos niños de 7 a 12 años, para ver si los grupos identificados anteriormente muestran resultados diferentes durante sus años escolares.


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/JRCC4724


https://www.spectrumnews.org/news/autisms-sex-bias-disappears-after-tracking-trajectories/?utm_source=daily&utm_medium=email&utm_campaign=20220622-daily-nl-autism-sex-bias-disappears


31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo