El valor del entrenador personal




POR JOSHUA GARRIN

Fuente: Autism Parenting Magazine | 23/06/2020

Fotografía: Pixabay.com



En el camino hacia la adopción de un estilo de vida saludable, la experiencia del ejercicio contiene valiosas oportunidades para que las personas con trastorno del espectro autista (TEA) practiquen habilidades de comunicación y socialización adaptativas.


Para garantizar una experiencia de ejercicio físico segura y agradable, los padres y cuidadores pueden considerar la posibilidad de acceder a los servicios de un entrenador personal certificado (CPT). Dependiendo del nivel de funcionamiento cognitivo del individuo y de sus necesidades de procesamiento sensorial, los encuentros con un CPT pueden tener lugar en prácticamente cualquier entorno de fitness que apoye la seguridad, el éxito y las necesidades únicas del individuo.


Como fuente de confianza de conocimientos, habilidades y motivación, el CPT es a partes iguales entrenador, preparador y modelo a seguir, un mentor empoderado que tiene la misión de ayudar a las personas con TEA a explorar sus preferencias únicas de fitness, desarrollar habilidades de adaptación y lograr los resultados de salud deseados que establecen el escenario para un estilo de vida saludable duradero.



Comunicación


A partir de la consulta inicial, los individuos pueden perfeccionar sus habilidades de comunicación expresiva y receptiva a través de intercambios recíprocos con el CPT que se centran en sus antecedentes de salud, aspiraciones de objetivos y resultados previstos, que también sirven para promover expectativas realistas, la relación y la confianza en el CPT1. Si el individuo utiliza soportes de comunicación, el CPT puede organizar secuencialmente iconos específicos del contexto (por ejemplo, fotos de equipos de gimnasio, movimientos de ejercicio) para que se correspondan con su rutina. Del mismo modo, si el individuo tiende al lenguaje idiosincrásico y a los monólogos, o experimenta dificultades para mantener la reciprocidad conversacional, el TPC tiene muchas oportunidades para mejorar las habilidades de atención conjunta a través de un diálogo abierto que dirija la atención del individuo al "aquí y ahora". Por ejemplo:



Sobre el programa


"Llevamos tres meses terminando nuestra sesión con la cinta de correr. Para evitar una meseta, ahora es un buen momento para cambiar el enfriamiento ¿Qué opciones tenemos?"



Sobre la biomecánica


"Si el peso es demasiado pesado y nuestra forma es mala, podemos forzar accidentalmente nuestros músculos. Siempre queremos evitar las lesiones, ¿verdad? Así que, ¿cuáles son algunas formas de evitar lesiones durante el press de pecho?"



Sobre los objetivos


"Has perdido dos kilos en un mes: ¡buen trabajo! Eso requiere mucha dedicación. Debes estar orgulloso... ¡Seguro que lo estoy! ¡Somos un gran equipo! Dime: ¿qué ejercicios crees que te han ayudado a perder ese peso?".


Cuando la comunicación implica un lenguaje colectivo (p. ej., "nosotros", "nuestro"), el TPC establece indirectamente una dinámica de equipo: el sentido de colaboración e inclusión que enmarca al TPC como un socio de apoyo a lo largo del proceso de consecución de objetivos del individuo. Dependiendo del nivel de funcionamiento de la persona y de sus habilidades lingüísticas expresivas y receptivas, el TPC puede emplear las siguientes estrategias para facilitar la comunicación efectiva durante el encuentro con el ejercicio:



Utilizar un lenguaje sencillo y sin complicaciones


En lugar de utilizar jerga científica (por ejemplo, contracción muscular) y coloquialismos contextuales (por ejemplo, "¡Vamos, pongámonos en modo bestia!"), el fisioterapeuta utilizaría frases sencillas y motivadoras que apoyen una comprensión clara (por ejemplo, "Bien, prepárate, vamos a hacer diez flexiones de pecho").



Limitar las opciones


Para evitar problemas de decisión, el CPT ofrecería opciones concretas que contengan preguntas cerradas y que se limiten a no más de dos opciones. Por ejemplo, "Entonces, ¿en qué músculos deberíamos centrarnos primero hoy: el núcleo o la parte superior del cuerpo?"



Honrar el estilo de aprendizaje


Dada la amplia variabilidad de los estilos de aprendizaje, el fisioterapeuta se tomará el tiempo necesario para conocer el estilo de aprendizaje único de la persona (por ejemplo, visual, auditivo, físico) y sus necesidades de comprensión, que deberán aclararse antes de participar en el ejercicio.



Establecer directrices claras sobre el comportamiento adecuado


Antes de la sesión inicial de ejercicios, el CPT establecerá expectativas claras sobre el comportamiento adecuado en el entorno de fitness. Al reforzar las reglas de conducta, el CPT puede reforzar mejor la estructura, minimizar la confusión y promover la participación positiva.



Recompensar el comportamiento positivo


Como "mentor" de fitness, el CPT buscaría oportunidades para ofrecer elogios verbales específicos para el comportamiento por la finalización de la tarea, orientados a los objetivos y centrados en el progreso. No "¡Buen trabajo!", sino "¡Buen trabajo! ¡Has terminado tus 20 minutos en la cinta de correr! Ya hemos terminado. ¿Qué es lo siguiente en nuestra lista?".


En el caso de las personas que responden a las listas de comprobación y otros apoyos visuales, el TPC proporcionaría una secuencia detallada de pasos dentro de una tarea en un esfuerzo por promover la automaticidad y la conciencia de los pasos necesarios para completar la tarea4, 5. En este sentido, los intercambios de comunicación entre el TCP y el individuo se centran en la potenciación, destacando el vínculo entre los esfuerzos anteriores y los resultados actuales, al tiempo que se refuerza la motivación del individuo para avanzar en su camino hacia la meta.



Socialización


Para los individuos con TEA, las interacciones sociales en el entorno del ejercicio proporcionan oportunidades de aprendizaje social en tiempo real, como la negociación de la semántica, el respeto del espacio personal, la práctica de comportamientos adecuados a la situación y el desarrollo de un nivel de comodidad social que facilite una integración exitosa en la comunidad. Dada la alteración de las capacidades de atención conjunta7 y de la mirada y las dificultades para comprender los puntos de vista de los demás en los individuos con TEA, el CPT está ahí para facilitar los intercambios novedosos con los miembros del gimnasio, ofreciendo oportunidades para que los individuos procesen los puntos de vista de los demás sobre sus experiencias únicas de fitness, mientras que simultáneamente se disminuye la estereotipia ritualista y no funcional comúnmente asociada a la satisfacción de las necesidades sensoriales:

  • "¡Hola! ¿Cómo estás?"

  • "¿Qué grupos musculares estáis trabajando hoy?”

  • "¿Ya has calentado? Asegúrate de estirar, no querrás lesionarte".


A medida que los miembros del gimnasio comparten los detalles de sus experiencias personales de fitness, el CPT puede animar a las personas a comparar y contrastar sus propias experiencias, lo que puede inspirar la introspección y la motivación continua hacia sus objetivos. Aquí, los individuos tienen la oportunidad de iniciar de forma independiente diálogos pro-sociales con el personal del gimnasio para preguntar sobre las políticas y programas del gimnasio, lo que puede promover la reciprocidad y la concienciación:

  • "¡Hola! ¿Puede decirme cuándo caduca mi abono?"

  • "¿Está cerrado el gimnasio por vacaciones? Si no es así, ¿cuál es el horario de vacaciones?"

  • "¿Van a ofrecer alguna nueva opción de programación de fitness en el futuro?".


Del mismo modo, la fase de fijación de objetivos del encuentro de ejercicio contiene oportunidades para que el TPC anime al individuo a participar en la toma de decisiones independiente. Las preguntas abiertas, las afirmaciones y la reflexión12 son sólo algunos de los enfoques que el TPC puede utilizar para estimular el pensamiento crítico y explorar de forma dinámica las aspiraciones de objetivos del individuo:

  • "¡Estoy muy contento de ser tu entrenador! Dígame, ¿cuáles son algunas cosas de su salud en las que cree que debemos centrarnos?"

  • "En el pasado, ¿qué se ha interpuesto en el camino para lograr tus objetivos?"

  • "Si creamos objetivos realistas, tendremos más posibilidades de alcanzarlos".


En un esfuerzo por promover el éxito, el TPC iniciaría un diálogo de empoderamiento que está diseñado para ayudar al individuo a formular una meta alcanzable. En lugar de "necesito perder algo de peso", el TPC guiaría al individuo para que establezca un conjunto claro e inequívoco de objetivos que sean específicos, medibles, alcanzables, realistas y con plazos:

  • Específicos: "Voy a perder..."

  • Medibles: "6 kilos..."

  • Alcanzable: "centrándome en una dieta adecuada y una rutina de ejercicios..."

  • Realista: "utilizando las estrategias que me gustan..."

  • Limitado en el tiempo: "en los próximos tres meses".


Con el tiempo, el fisioterapeuta puede guiar a la persona para que supervise de forma independiente sus progresos e inicie ajustes en los objetivos, según sea necesario. Aunque las personas con mayor capacidad cognitiva parecen obtener un mayor beneficio de la discusión sobre el establecimiento de objetivos que las personas con menor capacidad, los beneficios de tales interacciones no deben ser ignorados para las personas con menor capacidad, dada la importancia de promover una dinámica de equipo inclusiva.


En todos los puntos dentro de la experiencia de ejercicio, se anima a los padres, cuidadores y miembros del equipo de tratamiento a mantener líneas abiertas de comunicación con el CPT, en un esfuerzo por permanecer al tanto de la progresión de la meta del individuo y discutir las preocupaciones que puedan surgir dentro del encuentro de ejercicio. Para asegurar la continuidad entre los entornos, los padres y cuidadores pueden animar al individuo a reflexionar (por ejemplo, "¿Cuáles fueron algunos de los ejercicios que realizaste durante la sesión de hoy?") y expresar sus sentimientos sobre (por ejemplo, "¿Qué te gusta y qué no te gusta de tus sesiones?") la experiencia de ejercicio. Cuando los contenidos de la experiencia del ejercicio se refuerzan constantemente en todos los entornos, la mejora de los sentimientos de competencia y control puede inspirar a la persona a dejar de ver el ejercicio como un "comportamiento", sino como un valor fundamental, una mentalidad y un componente sostenible de su estilo de vida.


Como socio silencioso en el proceso de transformación de la salud, el fisioterapeuta actual puede ayudar a las personas del espectro a explorar las preferencias, motivaciones y aspiraciones únicas que cultivan su pasión por el fitness. Ya sea modelando los movimientos del ejercicio, promoviendo la comunicación efectiva o facilitando las interacciones sociales adaptativas, el TPC amplía gradualmente su papel de defensa con el tiempo para convertirse en un miembro no oficial, pero indispensable, del equipo de tratamiento del individuo. Cuando se hacen esfuerzos para desestigmatizar los déficits y capitalizar los puntos fuertes, las personas con TEA están mejor preparadas para aceptar su papel como agente, y no como víctima, de los resultados de su salud. A medida que el individuo se involucra en una asociación colaborativa y dinámica que se basa en la reciprocidad, el respeto y la confianza, el autismo puede transformar "un poderoso deseo de soledad" en un sentido empoderado de inclusión.



Referencias


American College of Sports Medicine. (2011). ACSM issues new recommendations of quantity and quality of exercise. Retrieved from http://www.acsm.org/about-acsm/media-room/news-releases/2011/08/01/acsm-issues-new-recommendations-on-quantity-and-quality-of-exercise


Lerna, A., Esposito, D., Conson, M., Russo, L., & Massagli, A. (2012). Social–communicative effects of the picture exchange communication system (PECS) in autism spectrum disorders. International Journal of Language & Communication Disorders, 47(5), 609-617. doi:10.1111/j.1460-6984.2012.00172.x


Van Santen, J. P. H., Sproat, R. W., & Hill, A. P. (2013). Quantifying repetitive speech in autism spectrum disorders and language impairment. Autism Research, 6(5), 372–383. doi:10.1002/aur.1301


Ajzen, I. (2002). Residual effects of past on later behavior: Habituation and reasoned action perspectives. Personality and Social Psychology Review, 6(2), 107-122. doi:10.1207/ S15327957PSPR0602_02


Parker, D. (2011). Effects of task analysis and self-monitoring for children with autism in multiple social settings. Focus on Autism and Other Developmental Disabilities, 26(3), 131-142. doi:10.1177/1088357610376945