¡Hasta los … de los grupos!




POR GUILLERMO GONZÁLEZ

Fuente: Autismo en Vivo | 18/07/2022

Fotografía: Pixabay.com



Las dinámicas de grupo, tan frecuentes y casi obligatorias durante la juventud, resultan muy incómodas para las personas con autismo, que necesitan de un espacio de soledad

Me atrevo a decir que las dinámicas de grupo me ponen enfermo, que son malas para mi salud mental y probablemente para casi todas las personas con autismo. La falta de soledad, de tranquilidad, de silencio, de poder hacer lo que te estimula en todo momento, y sobre todo la necesidad de tener que actuar y no poder ser tu mismo ni decir lo que piensas, por lo políticamente incorrecto que resulta.


Ello es especialmente crítico a partir de la adolescencia y se va disolviendo con el paso de los años, sobre todo a partir de los 30, cuando los grupos que se crearon en las épocas escolar y universitario de van deshaciendo, y muchos entran en la dinámica de vivir en pareja o se mudan a otra parte. Influye también en gran parte, a mi modo de ver, el proceso de madurez, a partir del cual las personas se conectan cada vez más consigo mismas y tienen menos necesidad de pertenecer al grupo para sentirse aceptados, a la vez que aceptan mejor a quienes no encajaron en el grupo en su momento.


Un factor determinante es la calidad del líder o los líderes del grupo: su madurez, buen corazón y su inteligencia, que determinan en qué medida las personas se van a sentir más o menos aceptadas si no encajan con un patrón determinado. En muchos casos, el líder representa un modelo que define lo que está bien y lo que está mal, y los demás se adaptan a dichos estándares o valores para sentirse aceptados. Este es un ejemplo de mal liderazgo, a mi parecer, por cuanto no acepta las personas como son y resulta muy excluyente, por más que es necesario que haya unos valores comunes para un buen entendimiento.


En cualquier caso, a las personas con autismo nos gusta ir “a nuestra bola”, sin tener que seguir dinámicas marcadas por otras personas, y si a caso, ser nosotros los líderes que marcamos dichas dinámicas, hechas a nuestra medida, dada la poca capacidad de adaptación a las dinámicas de los demás y el coste psicológico que nos supone dicha adaptación.

46 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo