Ir al dentista no tiene porque ser un reto con el autismo




POR ADITI SRIVASTAVA

Fuente: Autism Parenting Magazine | 01/11/2021

Fotografía: Pixabay.com



Llevar a un niño al dentista puede ser una experiencia muy estresante tanto para los padres como para los niños


Llevar a un niño al dentista puede ser una experiencia muy estresante tanto para los padres como para los niños. Para los niños con trastorno del espectro autista (TEA) u otras discapacidades del desarrollo que tienen dificultades con los estímulos sensoriales, la comunicación y mayores niveles de ansiedad, el estrés es aún mayor. Desde el tiempo que se pasa en la sala de espera, combinado con nuevos sonidos y olores, hasta la estrecha interacción con los dentistas y el equipo dental, los niveles de estrés pueden alcanzar un máximo histórico.


La ansiedad puede estar causada por varios elementos, como el miedo a lo desconocido, las sensibilidades sensoriales y las dificultades de comunicación. Los niños pueden mostrar comportamientos desobedientes, impulsivos e inquietos cuando no pueden comunicar sus sentimientos de ansiedad al conocer a gente nueva o ir a lugares públicos debido a problemas de sensibilidad como la defensiva táctil y la sensibilidad auditiva.



Estas son las principales preocupaciones de los padres cuando llevan a su hijo con TEA al dentista:

  • ¿La visita al dentista será satisfactoria o molesta?

  • ¿Le afectarán a mi hijo los diferentes ruidos u olores?

  • ¿Podrá mi hijo comunicarse, si es necesario?

  • ¿Experimentará mi hijo altos niveles de ansiedad?

  • ¿Podré encontrar cerca de mí especialistas dentales capacitados para atender a niños con necesidades especiales?



He aquí algunas formas de hacer que la visita al dentista sea un éxito:


1. Prepare a su hijo para la visita al dentista lo antes posible.


Lo mejor será que los padres, el niño y el dentista se reúnan y elaboren un plan antes de la visita oficial. Informe al niño sobre las visitas al dentista lo antes posible, ya que esperar al último momento puede provocar una ansiedad extrema. Comunique y eduque al niño sobre el propósito de la visita para ayudar a reducir los niveles de ansiedad. Intente utilizar un soporte visual, como un calendario, para explicar la fecha de la visita o los días que faltan para la revisión.



2. Habla con el dentista sobre las necesidades especiales de tu hijo.


Cuéntale al dentista todo lo que puedas sobre las sensibilidades sensoriales de tu hijo, incluyendo las estrategias de comportamiento que han tenido éxito en el pasado. Si es la primera visita de tu hijo al dentista, siempre es mejor pedir ayuda al personal. Dependiendo de las necesidades personales de su hijo, estos son algunos consejos que puede compartir con el dentista:

  • No se acerque ni toque a mi hijo sin informarle o pedirle permiso.

  • Sea consciente del espacio intrapersonal de mi hijo.

  • Hablar despacio, ya que el procesamiento de la información requiere tiempo. Utilizar frases sencillas y cortas en la comunicación.

  • Responder a todas las preguntas de mi hijo, ya que no obtener respuestas puede crear ansiedad y tensión mental.

  • Informar a mi hijo de lo que se va a hacer. Mostrar el equipo que se utilizará durante la revisión puede ayudar a mi hijo a calmarse y a estar relajado.



3. Tenga en cuenta las estrategias sensoriales.



He aquí algunas estrategias para que la visita al dentista de su hijo sea un éxito:

  • Utilice auriculares para bloquear los sonidos de fondo.

  • Utiliza la música como estrategia de distracción y para calmarlo.

  • Pregunte si se pueden reducir los sonidos de la sala.

  • Haga que el niño lleve un chaleco con peso o una bolsa con peso.

  • Lleve una manta con peso en el coche para calmar al niño.

  • Utilizar TheraBand o tubos resistivos para estirar el cuerpo después de una revisión.

  • Se puede añadir un cojín de bamboleo o una cuña de bamboleo al sillón dental con el apoyo del dentista si el niño se siente cómodo con él.

  • Las pelotas antiestrés pueden ayudar al niño a reducir el estrés y la ansiedad en diferentes entornos.


4. Proporcione fidgets para reducir la ansiedad.


Los fidgets son la mejor fuente para mantener al niño concentrado en una tarea. Ayudan a reducir los niveles de ansiedad y mantienen al niño tranquilo y con la mente distraída. Los adolescentes pueden utilizar diferentes juguetes según su edad: los llaveros, los apretadores de dedos, las tuercas y tornillos gigantes y el Blue Tack pueden ser utilizados por los adolescentes para estimular las habilidades de manipulación en la mano y el control de la motricidad fina, mientras que las bolsas de vellón, las pulseras masticables y la plastilina pueden proporcionarse a los más pequeños para que jueguen y participen.



5. Pruebe los recordatorios visuales.


La presentación pictórica siempre es útil para que una persona comprenda la secuencia de los acontecimientos y sepa lo que vendrá después. Los recordatorios visuales reducen el estrés, la ansiedad y la ambigüedad. Ayudan al niño a mantenerse organizado y bien informado. Los calendarios visuales pueden utilizarse para representar los pasos que hay que dar para cepillarse los dientes y los pasos que hay que dar para completar un procedimiento dental.



6. Mantener la higiene bucal.


Los niños deben cepillarse los dientes durante dos minutos, dos veces al día. Es fundamental supervisar a los niños hasta que tengan siete u ocho años. Es importante elegir pastas dentífricas y colutorios con la cantidad de flúor, que ayuda a prevenir la caries. El cepillo de dientes debe tener un cabezal pequeño para poder cepillar fácilmente la parte posterior de la boca.



7. Prueba un cepillo de dientes eléctrico.


Los cepillos eléctricos son mucho más fáciles de manipular alrededor de los dientes y animan al niño a cepillarse los dientes. Deben ser utilizados por los niños que tienen hiposensibilidad oral para despertar los receptores sensoriales orales. Estos cepillos ayudan a controlar el babeo y proporcionan un masaje y un barrido dentro de la cavidad bucal.



8. Los relojes de arena son una buena herramienta visual.


Los relojes de arena y otros temporizadores son una excelente herramienta visual para enseñar a los niños cuánto tiempo deben cepillarse los dientes. Pueden animar al niño a cepillarse los dientes con regularidad y a desarrollar hábitos de higiene dental a una edad temprana.



9. Utilice un espejo para comprobar los progresos.


Un espejo puede ayudar a los niños y a los padres a examinar los dientes para asegurarse de que se han limpiado bien.



Referencias


National Autistic Society, Reino Unido

Autism Speaks Family Services Community Connections

Red de Integración Sensorial, Reino Unido

Atención bucodental para el niño dispraxico (Anna Vaguhan)


Este artículo apareció en el número 65 - Transiciones de vuelta al colegio: https://www.autismparentingmagazine.com/issue-65-back-to-school-transitions-2/


https://www.autismparentingmagazine.com/dentist-visit-should-not-be-a-challenge/



21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo