La aprobación de un fármaco puede impulsar la investigación de la marihuana para tratar el autismo