La edad de 6 años puede representar un punto de inflexión clave en el autismo


Comienzo de la escuela: los niños autistas pueden beneficiarse de un apoyo adicional a los 6 años, cuando las mejoras de los rasgos suelen estancarse. / JGalione / iStock



POR CHARLES Q. CHOI

Fuente: Spectrum | 07/04/2021

Fotografia: JGalione / iStock



La gravedad de los rasgos del autismo disminuye de los 3 a los 6 años en la mayoría de los niños autistas, pero ese progreso se estanca después en casi tres cuartas partes de ellos, según un nuevo estudio a largo plazo.


Los resultados sugieren que la edad de 6 años -cuando la escuela primaria suele comenzar- es un punto de inflexión clave para los niños autistas, cuando las familias, las clínicas, las escuelas y las comunidades pueden proporcionar apoyo adicional.


"Podemos pensar en asegurarnos de que estos puntos de inflexión resulten positivos en lugar de negativos para los niños", afirma el investigador principal, Stelios Georgiades, profesor asociado de psiquiatría y neurociencias del comportamiento en la Universidad McMaster de Hamilton (Canadá).


Los resultados coinciden con un estudio de 2020 que demuestra que los rasgos del autismo no son estables en los niños pequeños con autismo. Pero van en contra de la idea que se tiene desde hace tiempo de que estos rasgos no suelen remitir con el tiempo.


"La mayoría de los niños con autismo muestran cierta mejora, en contraste con gran parte de la literatura", dice David Amaral, profesor de psiquiatría médica en la Universidad de California, Davis, que dirigió el estudio de 2020, pero no participó en el nuevo trabajo. "El cambio en la gravedad de los síntomas a lo largo del tiempo es más probable de lo que se pensaba antes".


Punto de inflexión


Georgiades y sus colegas analizaron los datos de 187 niños con autismo inscritos en el estudio Pathways in ASD, un proyecto a largo plazo de seguimiento del desarrollo de los niños autistas. Midieron la gravedad de los rasgos del autismo cuando los niños fueron diagnosticados -a los 41 meses de edad, por término medio- y de nuevo a los 4, 6 y 10 años.


Los niños se dividieron en dos grupos en función de la evolución de sus rasgos durante ese periodo.


Alrededor del 73% de los niños mostraron una ligera disminución de la gravedad de los rasgos hasta los 6 años, y ningún cambio más allá de ese momento. El 27 por ciento restante mostró un descenso más marcado al principio y siguió disminuyendo después, aunque a un ritmo más lento.


Los niños del grupo de mejora continua empezaron con rasgos ligeramente menos graves que los del otro grupo y obtuvieron resultados ligeramente mejores en las pruebas de cognición, lenguaje y habilidades de la vida diaria.


"No empezaron siendo tan diferentes de los niños del otro grupo, pero las discrepancias entre los grupos aumentaron con el tiempo", afirma Georgiades. "Lo que esto me dice es que, en el momento del diagnóstico, podemos tener una ventana de oportunidad para garantizar que todos los niños se desarrollen de forma positiva, y que los servicios familiares, clínicos y comunitarios deben ayudar a garantizar que la mejora no se detenga, se estanque o retroceda."

El estudio es el primero que revela este punto de inflexión específico, afirman Georgiades y sus colegas. El trabajo se publicó en marzo en la revista Journal of Autism and Developmental Disorders.


"Creo que su idea de los puntos de inflexión es realmente importante; como alguien que trata de hacer análisis de trayectorias por sí mismo, estoy deseando intentar averiguar cómo encontrarlos con nuestros propios estudios", dice Cathy Lord, profesora de psiquiatría de la Universidad de California en Los Ángeles.


Causas inciertas


Otros expertos señalan que las razones del cambio de tendencia siguen siendo inciertas.


"Sabemos que el entorno social de la escuela puede ser un reto para muchos niños pequeños con autismo", dice Tony Charman, profesor de psicología clínica infantil del King's College de Londres, en el Reino Unido. "Pero a partir del trabajo presentado, que no cuenta con datos escolares sobre la cohorte, es difícil sacar conclusiones definitivas sobre si el propio ingreso en la escuela -y, en caso afirmativo, qué factores- está contribuyendo al cambio de trayectoria".

El desarrollo del cerebro también podría ayudar a explicar el punto de inflexión. Difiere entre los niños autistas cuyos rasgos disminuyen con el tiempo y aquellos cuyos rasgos no lo hacen, según un estudio de imágenes cerebrales realizado en 2020 por Amaral y sus colegas.


Alrededor del 85% de los niños del nuevo estudio son varones, por lo que no está claro si el punto de inflexión también se aplica a las niñas autistas, dice Amaral. Pero el trabajo anterior de su equipo sugiere que la gravedad de los rasgos de las niñas disminuye más con el tiempo que la de los niños.


"Está la cuestión de si esta disminución de la gravedad de los síntomas que vemos en las niñas es real o si son más capaces de enmascarar u ocultar sus síntomas", dice Einat Waizbard-Bartov, estudiante de posgrado en el laboratorio de Amaral que no participó en el nuevo trabajo. "Hay muchos tipos diferentes de costes para la salud mental derivados de ese camuflaje o compensación, como la ansiedad, la depresión y el agotamiento, así que es algo que queremos tener en cuenta".

Georgiades y sus colegas han puesto en marcha una nueva iniciativa, el proyecto Cohorte de Investigación del Autismo Pediátrico, para analizar cómo los servicios clínicos y otras formas de apoyo podrían alterar las trayectorias de desarrollo de los niños autistas, dice. "También planeamos compartir regularmente los datos de nuestra investigación con las familias, que pueden compartirlos con los equipos clínicos y los equipos escolares y comunitarios para mantener conversaciones sobre cómo adaptar y perfeccionar la atención en el futuro."



TAGS: autismo, intervenciones conductuales, biomarcadores


https://www.spectrumnews.org/news/age-6-may-represent-key-turning-point-in-autism/


Entradas Recientes

Ver todo