La edad de 6 años puede representar un punto de inflexión clave en el autismo