La lectoescritura como instrumento de aprendizajes relevantes en autismo

Actualizado: 25 de sep de 2020




POR ROSA VENTOSO RONCERO

Fuente: Autismo en vivo

Fotografía: Autismo en vivo



Guía de apoyo para iniciar la comunicación escrita y visual para autistas con ausencia de diálogo.

Desde mediados de los años 80, el empleo de materiales gráficos, analógicos o más simbólicos como la escritura, se ha erigido en herramientas de trabajo imprescindibles para los profesionales del "autismo".

La inconsistencia en la comprensión de la información verbal, la temporalidad limitada de los mensajes verbales, y el hecho de que los actos comunicativos impliquen necesariamente cercanas y recíprocas relaciones interpersonales, son algunas de las causas por las que la información ofrecida en formato verbal sea a menudo desatendida, no comprendida e incluso aversiva.

Las fotografías y dibujos realistas se han convertido en uno de los elementos más ampliamente empleados y válidos en la intervención (Schopler, Mesibov y Hearsey, 1995). En muchos contextos y para un gran número de niños, el empleo de dibujos es el único sistema adecuado, pero es limitado en la cantidad y tipo de información que puede ser transmitida. El lenguaje escrito supone una alternativa válida para apoyar o sustituir al lenguaje oral, además de ser un elemento más natural y de empleo más universal que los sistemas analógicos.

En los últimos años ha aparecido abundante literatura escrita por personas con autismo de alto nivel de funcionamiento que relatan sus experiencias internas. En muchos casos se presta especial importancia a la información de modalidad visual y, dentro de ella, a las palabras escritas. En los textos autobiográficos podemos encontrar párrafos que hacen referencia a la importancia de los formatos visuales para acceder a los significados y en especial, a los textos escritos, como hacen en los párrafos siguientes Terèse Jolliffe y Temple Grandin:

"Yo comprendía mejor cuando me decían las palabras.


"Yo comprendía mejor cuando me decían las palabras aisladas y cuando me daba "cuenta de que el lenguaje iba dirigido a mí. Al mismo tiempo comencé a leer en mi cabeza y a escribir frases.... Era capaz de comprender mejor las palabras cuando estaban escritas en un papel /que cuando me las decían" (Jolliffe, pg. 139, en Jolliffe, Lansdown y Robinson, 1992)

"Yo soy una pensadora visual.... Muchas de las personas con autismo de alto funcionamiento también son pensadores visuales y emplean formas visuales de pensamiento... El lenguaje y las palabras son para mí maneras extrañas de pensamiento. Mis pensamientos están recogidos en forma de cintas de "vídeocassete "... (p.142).

"Si tengo que aprender una lengua nueva, lo hago leyendo ... Almaceno las palabras en su forma escrita.... El mejor programa para aprender una' lengua extranjera para mí es leer cuidadosamente frase a frase en las dos lenguas los artículos de las revistas que ofrecen en los aviones, que están escritos en los dos idiomas." (p. 144) (Grandin, 1995).

Por eso, "enseñar a leer" en autismo no supone sólo un paso más en el natural proceso de educación y culturización. En autismo, la lectura y escritura pueden suponer un puente de acceso a la intervención de aspectos especialmente afectados. Ofrecer guiones de modelos verbales, apoyar al lenguaje oral, hacerlo permanente y así, ofrecer mayor tiempo de procesamiento, mejorar la conducta "fijando normas", ofrecer información anticipada de actividades y guiar la conducta, expresar ideas, sensaciones y pensamientos, son algunos de los objetivos que se pueden tratar con la lecto-escritura.

Por otra parte, la habilidad lectora es una de las habilidades que se hayan preservadas en algunos niños con autismo. De hecho, la hiperlexia es un fenómeno bastante frecuente en niños con buenas o medias capacidades intelectuales (Tirosh y Canby, también a leer de manera muy eficaz, dando lugar a situaciones sorprendentes y contradictorias, que por otra parte definen el autismo como cuadro de profundas desarmonías. Paradoja que confunde, y deja perplejos a padres y profesionales no especializados, que se encuentran con un niño aparentemente inteligente, pero que con frecuencia no atiende a las consignas, no muestra interés por compartir las experiencias, no juega con otros niños ni con juguetes convencionales, no habla y, a veces, se golpea o presenta rabietas sin motivo aparente. Pero este mismo niño encuentra el coche de su padre en un garaje repleto, aprecia un cambio de orden de un disco entre cientos, o hace movimientos "extraños" en el aire, que observados detenidamente, resultan ser la escritura del anagrama de una cadena de televisión.

En la base de la facilidad para acceder a la lectura de algunas personas con autismo, se encuentran atributos cognitivos concretos especialmente preservados, como la facilidad para procesar estímulos viso-espaciales (como muestran los ejemplos apuntados en párrafo anterior) y la buena capacidad de memoria mecánica asociativa (Hermelin y O'Connor, 1970). 4a explicación elemental, pues, del proceso de lectura espontánea reside en la facilidad para realizar una tarea de asociación, de emparejamiento, de una palabra escrita con un objeto determinado (referente), su representación fotográfica o pictórica, que se presentan de forma simultánea en repetidas ocasiones.

Pero no todos los niños realizan un aprendizaje espontáneo y natural y los sistemas tradicionales de enseñanza no siempre son efectivos. Los niños con autismo tienen su propio estilo de aprendizaje como hemos visto. Por tanto, una alternativa razonable parece ser emplear este sistema como recurso en la enseñanza explícita. De manera central, y ésta es la idea principal que se quiere transmitir en estas

páginas, la lecto-escritura, al ser una habilidad relativamente preservada y las características especiales del código simbólico escrito, de persistencia, espacialidad frente a temporalidad, visual frente a auditivo,  le convierten en una herramienta poderosa para tratar aspectos especialmente afectados en autismo, es decir, puede ser el vehículo en que transportar aprendizajes difíciles de hacerlo por otro medio.

Por tanto, merece atención en los programas de tratamiento.

Posiblemente, no todos los niños se puedan beneficiar de ella, pero sí es conveniente realizar el intento con las adaptaciones necesarias en cada uno de los casos. Las primeras páginas de este documento se van a centrar en exponer un posible sistema de enseñanza de la lecto-escritura para aquellos niños que encuentren problemas con métodos más convencionales, para después pasar a exponer las posibles funciones de esta poderosa herramienta.

Descargar el documento completo

lectoescritura-ventoso-120308104743-phpa
.
Download • 490KB

2,007 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Buzón de preferencias

Al suscribirte estás aceptando nuestra política de privacidad

Al rellenar formularios estás aceptando nuestra política de privacidad

  • Instagram
  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com