La oxitocina intranasal no es efectiva para el autismo en un gran ensayo


Efecto placebo: es poco probable que la oxitocina intranasal aumente la sociabilidad en la mayoría de los niños autistas, según un nuevo estudio./ Cortesía de amriphoto / iStock



POR ANGIE VOYLES ASKHAM

Fuente: Spectrum | 13/10/2021

Fotografía: Autism Spectrum



Una forma intranasal de la hormona oxitocina no ha demostrado ser más eficaz que el placebo para aumentar las conductas sociales en los niños autistas


Una forma intranasal de la hormona oxitocina no es más eficaz que el placebo para aumentar las conductas sociales en los niños autistas, según lo que podría ser el mayor ensayo clínico del tratamiento hasta la fecha. Los resultados se han publicado hoy en The New England Journal of Medicine.


Debido al papel de la oxitocina en el fortalecimiento de los vínculos sociales, los investigadores la han considerado como un tratamiento candidato para el autismo durante más de una década. Pequeños ensayos insinuaron que la hormona podría mejorar las habilidades sociales de algunos autistas, como los que tienen niveles bajos de oxitocina en sangre o los bebés con síndrome de Prader-Willi, una enfermedad relacionada con el autismo.


Pero los nuevos resultados, basados en 250 niños autistas, sugieren que "la oxitocina, al menos en su forma actual, probablemente no es útil para la mayoría de los niños con autismo", dice Evdokia Anagnostou, profesora de pediatría de la Universidad de Toronto (Canadá), que no participó en el nuevo trabajo.


Los resultados nulos "cambian las cosas", dice la investigadora principal, Linmarie Sikich, profesora asociada de psiquiatría y ciencias del comportamiento en el Centro Duke para el Autismo y el Desarrollo del Cerebro en Durham, Carolina del Norte. "La mayoría de la gente seguía pensando que había una buena posibilidad de que esto fuera un tratamiento para muchas personas con autismo".


Este tipo de investigación es propensa al sesgo de publicación, en el que los resultados no significativos tienen menos probabilidades de ser publicados que los significativos, dice Daniel Quintana, investigador principal en psiquiatría biológica de la Universidad de Oslo (Noruega), que no participó en el estudio. Por esa razón, el nuevo trabajo es "una importante contribución al campo", dice, pero "no acaba por sí solo con la idea de utilizar la oxitocina intranasal como tratamiento del autismo."



Medir las carencias


Los niños autistas del ensayo, con edades comprendidas entre los 3 y los 17 años, inhalaron un spray nasal que contenía oxitocina o un placebo durante 24 semanas. Los participantes comenzaron con una dosis baja de la hormona, administrada una vez al día. Si esa dosis era bien tolerada, se aumentaba gradualmente con el tiempo hasta una dosis mayor, dos veces al día.


Los padres o tutores de los participantes rellenaron una serie de cuestionarios para evaluar el comportamiento social de sus hijos al inicio del ensayo y a intervalos regulares después.


A las cuatro semanas del ensayo, los participantes de ambos grupos mostraron mejoras en el retraimiento social, según una parte modificada de la Lista de Comprobación de Conductas Aberrantes, la principal medida de resultado del ensayo. Estos cambios se mantuvieron durante el resto del ensayo. Ambos grupos también mostraron mejoras en la sociabilidad y la motivación social, según el Inventario de Conducta de Trastornos Generalizados del Desarrollo y la Escala de Respuesta Social, respectivamente. Los resultados no variaron en función de la edad, la capacidad verbal o los niveles de oxitocina en sangre de los participantes.


"Probablemente, la mera administración del fármaco no sea suficiente para hacer nada", afirma Anagnostou. Sin embargo, añade, es posible que el tratamiento mejore otros aspectos de la función social -como la asociación, la cognición, la afiliación y la recompensa- que pueden no ser recogidos por los cuestionarios que utilizó el nuevo ensayo.


En septiembre, un pequeño ensayo sobre la oxitocina intranasal en niños con síndrome de Phelan-McDermid, un trastorno del neurodesarrollo que suele derivar en autismo, tampoco encontró ningún efecto en los comportamientos sociales comunicados por los padres.


"La cuestión de cómo medir el comportamiento social es un tema que se está debatiendo y sigue sin resolverse", dice Adam Guastella, profesor de psicología clínica de la Universidad de Sydney (Australia), que no participó en ninguno de los dos estudios.



Señal de relevancia


A medida que los investigadores han ido aprendiendo más sobre el papel de la oxitocina en el cerebro, las ideas sobre cómo afecta al comportamiento social han cambiado, dice Larry Young, director del Centro Traslacional de Neurociencia de la Universidad de Emory en Atlanta, Georgia, que no participó en ninguno de los nuevos estudios. Ahora se entiende que la hormona no mejora la sociabilidad en general, sino que aumenta la relevancia de los estímulos sociales, dice, lo que ayuda a las personas a percibir mejor y aprender de cosas como las expresiones faciales y los movimientos corporales.


Teniendo en cuenta este nuevo conocimiento, combinar el tratamiento con oxitocina con algún tipo de entrenamiento conductual puede resultar una forma más eficaz de aprovechar el efecto de la hormona como tratamiento, afirma Young.


Y teniendo en cuenta la heterogeneidad del autismo, es posible que un subgrupo de autistas siga respondiendo a un tratamiento basado en la oxitocina, afirma Anagnostou. Los niños del ensayo podrían haber tenido diferentes formas de autismo que afectaran a sus respuestas, pero el estudio no caracterizó a los participantes de esa manera, dice.


Los investigadores afirman que es necesario seguir investigando para determinar si la administración de oxitocina por vía intranasal es la forma más eficaz de hacer llegar el fármaco al cerebro. Por un lado, dice Guastella, no está claro que la hormona sea absorbida por el cerebro de esta forma.


Incluso si lo hace, debido a la forma en que el cuerpo regula los niveles hormonales, puede ser más eficaz utilizar un compuesto que active los receptores de oxitocina, o incluso un sistema paralelo en el cerebro, en lugar de inundar el cerebro con la propia oxitocina, añade Anagnostou.


Es importante reflexionar sobre si "administrar oxitocina es la mejor manera de manipular el sistema o debemos pensar en otras estrategias", afirma.


Sikich dice que es poco probable que el tratamiento con oxitocina intranasal tenga un efecto sobre la sociabilidad, pero está de acuerdo en que ciertos subtipos genéticos -por ejemplo, las personas que son "particularmente sensibles a la oxitocina, o [para quienes] la oxitocina ha desaparecido por completo"- podrían beneficiarse.


Sin embargo, por el momento, el estudio debería hacer reflexionar a los padres y a los médicos a la hora de considerar el tratamiento de los niños autistas con oxitocina intranasal no indicada, afirman varios investigadores.


"[El estudio] amortiguará adecuadamente el entusiasmo", dice Guastella.


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/JDDY3377


https://www.spectrumnews.org/news/intranasal-oxytocin-ineffective-for-autism-in-large-trial/?utm_source=Spectrum+Newsletters&utm_campaign=cd3ed30abf-EMAIL_CAMPAIGN_2021_10_13_08_09&utm_medium=email&utm_term=0_529db1161f-cd3ed30abf-169086874




26 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo