La terapia cognitivo-conductual puede ser sólo ligeramente eficaz para los niños ansiosos y autistas