La Venganza… ¿Se sirve en plato frío?



POR MARIO SEOANE Fuente: Autismo en vivo / Pontevedra, España, 12/10/2020 Fotografía: Pixabay



Quería aprovechar este artículo para contar una cosa que he hecho en los últimos días y Me hizo sentirme muy bien.

Alguna vez, usted que está leyendo esto, se ha arrepentido de no haber sabido reaccionar ante una situación en el pasado, independientemente de tu condición personal. Quién se dirige a ustedes, más de una vez se obsesiona por haberse quedado callado en ocasiones y muchas veces, es su cuerpo quién sufre las consecuencias. Durante muchos años, quien escribe, ha tenido muchas ansias de venganza por todo lo que ha pasado y era frustrante no poder ejecutar acciones para poder deshacerse de su dolor, por qué lo tenía muy reciente. Sin embargo, uno se encontraba haciendo limpieza en su casa durante estos días y se encuentra recuerdos de su pasado escolar. Un pasado que fue sin lugar a dudas turbulento debido a dificultades que personas como nosotros solemos tener durante nuestra escolaridad. Entre otras cosas, quién se dirige a ustedes se ha encontrado boletines de notas con “notas” de profesoras que, visto desde hoy, sabe que se tratan de “malas praxis” de muchos docentes que, quienes lean este blog, saben perfectamente de lo que estoy hablando. No obstante, uno cuando ve esas cosas del pasado, tiene ganas de contestar y, a pesar de que no servirá de mucho, quizás sirva primero para yo sentirme mejor y segundo, para quien hoy tiene peques escolarizados en el espectro o con otra necesidad educativa especial, tenga armas para poder defenderse. Al fin y a la postre, el objetivo de este artículo, además de mostraros un desfogue personal, es el de dar ideas a padres para saber como reaccionar ante comentarios despectivos de profesorado que, en muchas ocasiones, desconoce las realidades individuales de su grupo-clase. La caligrafía de quién se dirige a ustedes quizás no sea la mejor todavía, ya que todavía me falta mucho por entrenar mi motricidad fina, así que la transcribiré en este blog. Decir también, que hay datos que uno prefiere tapar, más que nada por el tema de la protección de datos y que por culpa de querer echar una mano y hacer crítica constructiva, me metan un puro y me tenga que enfrentar a la justicia. ¡Solo faltaría!


1º Las primeras están en 6º de Primaria, donde la profesora, a quién vamos a llamar Herminia, me exigía mucho que mejorase la letra.

La profesora dice a mis padres que “Debo mejorar la letra” a lo que yo, amablemente, le contesto.

Estimada Profesora, Aún sigo esperando que me digas cómo mejorarla. Saludos Cordiales.


En muchas ocasiones hay muchos profesionales que dicen que debemos mejorar X cosa. Ya sea nuestra caligrafía, ya sean nuestras habilidades sociales, coordinación motora pero… Muchas veces no se nos guía para poder mejorarla. Son todo órdenes, órdenes y más órdenes, en vez de decir cómo mejorar algo. ¡Ni que lo hiciésemos a propósito! 2ª La segunda respuesta va dirigida en una época dónde podría haber tenido un pico de ansiedad. Quién se dirige a ustedes suele tener dificultades para controlar la ansiedad, especialmente en la primavera y en el otoño, épocas donde hay cambios en el tiempo y que a mí, me afectan. Ese boletín de notas es en marzo, inicio de la primavera. Herminia, la profesora, me escribe lo siguiente.


“Muy buenas calificaciones pero, si tú quieres, puedes tenerlas aún mejores, tú puedes. Intenta relajarte en los exámentes, tú puedes, te pueden los nervios”. Pero yo, 12 años después, contesto. “Estimada profesora, Te escribe Mario 12 años después, con 24 años. 12 años después tengo mi FP de Integración Social y voy a por mi primera carrera universitaria. ¿Sabés qué? Las calificaciones no son sinónimo de aprendizaje y que quizás, esos nervios eran síntoma de que algo, quizás algo, no iba bien. Espero que tus peques que hoy tienes, no tengan las dificultades que yo tuve. Por cierto, yo de “mayor” me gustaría ser profesor de PT (Pedagogía Terapéutica) u Orientador. Dedicarme a las NEAE algo que no os dió la gana de darme. Saludos Cordiales”



Es muy fácil exigir calma a un alumno siempre. El problema es que yo, por entonces, era una persona que cómo pueden ver, al aprobar todo pues no se daba importancia a que “me pudiese quedar atrás”. Sin embargo, nadie por entonces se dió cuenta de que era una persona con necesidades especiales y que podría necesitar apoyos.


3º El tercero es ya en la ESO, cuando me acababa de cambiar de instituto. Mi comportamiento se había alterado mucho, debido a que acababa de finalizar una etapa de mi vida y necesitaba nuevos amigos. En aquel tiempo, intentaba olvidarme de mi colegio, donde tenía un amigo de referencia y que, sentía que debía abandonar para poder espabilar. La palabra Asperger ni Autismo no estaba todavía en mi vocabulario. Lo que entonces ocurría, era que buscaba reivindicar mi identidad en una etapa nueva de mi vida, y lo que hacía era que hacía gracias en clase y cosas varias. Quería evitar lo inevitable, que era el acoso escolar y que me viesen diferente. Entoces, mi tutora, que me daba francés y a la que vamos a llamar Raimunda, me deseaba unas buenas fiestas con el mensaje de que mi comportamiento debe ser “mejorable” a lo que yo contesto con lo siguiente…



Estimada Raimunda, Pasaron 12 navidades desde esto, y espero que si sigues en la docencia, sepas ver un poco más allá. Acababa de hacer mi primer cambio de centro, y estaba entrando en la adolescencia.

¿Sabrias ayudarme a mejorar mis habilidades sociales para poder meterme en el grupo? La vie n’est pas belle ni facile. No es todo coser y cantar y no siempre todos tenemos las mismas dotes sociales. Un saludo.

4º Este paso al final de 1º de la ESO, dónde comenzaba lo peor. Empezaba a haber casos de acoso escolar, aunque lo peor fue desde 2º de la ESO hasta el Bachillerato. Aquí me empezaban a venir los picos de ansiedad y quien se dirige a ustedes, ya comenzaba a ir a psicologos porque no iba demasiadas cosas bien. Era solo el “preludio” de lo que iba a venir y, esta fue la carta.



“Enhorabuena por las notas.

Espero que el verano te ayude para calmarte y tranquilizarte. Buen verano”



A lo que, quien se dirige a ustedes contesta

“Estimada Profesora,

Aquel verano era un paréntesis para lo que estaba por venir. Hiciste caso omiso de las advertencias y ni se te pasó por la cabeza activar un protocolo antibullying. ¿Cómo pretendías que estuviese tranquilo? Tranquilo estaría si aquellas personas fuesen expulsadas automáticamente. Las notas eran buenas, pero no erais capaces de ver otro tipo de carencias y solo iban a más.

Querido instituto, gracias por haberme enseñado lo que NO se debe hacer, lo que no quiero ser en la vida. Gracias por no haber aplicado un protocolo antiacoso ni por no darme algún tipo de apoyo cuando lo necesitaba. Gracias a Dios que hoy ya no sois los mismos. Hoy solo sois populares por ser el sitio dónde se ha grabado la serie “Fariña”. Que os vaya muy bien y disfruteis de la jubilación”.


Igual no llega a quien quiero que llegue. Igual no va a haber nadie que se dé por aludido, pero aquí, haciendo público esto, lo suelto a la red y es donde hago efectiva esa venganza que llevaba años teniendo ganas de hacer. Y a través de este artículo, espero ayudar a muchas familias y dar ideas para saber qué hacer cuando sufran quejas y desprecios de un profesor o profesora a sabiendas que su hijo tiene un diagnóstico de TEA u otra neurodivergencia cualquiera.



Entradas Recientes

Ver todo

Mamá azul