Las conductas repetitivas y la "estigmatización" en el autismo

Actualizado: 17 de sep de 2020




POR SARAH DEWEERDT

Fuente: Spectrum / 31/01/2020

Ilustración: Laurène Boglio

Los intereses restringidos y las conductas repetitivas constituyen uno de los dos criterios que definen el autismo en el manual de diagnóstico de la psiquiatría.

Pero este dominio abarca una amplia gama de rasgos que pueden aparecer en una variedad de combinaciones, y con diferente severidad, entre las personas con autismo. Aquí, describimos la comprensión cambiante de la importancia de las conductas repetitivas en el autismo, y el movimiento para su aceptación.

¿Qué son las conductas repetitivas?

Los científicos clasifican las conductas repetitivas en dos grupos. Las llamadas conductas repetitivas de "orden inferior" que son movimientos como las palmadas, el jugueteo con objetos o el balanceo del cuerpo, y vocalizaciones como los gruñidos o la repetición de ciertas frases. Las conductas repetitivas de "orden superior" incluyen rasgos de autismo como rutinas y rituales, insistencia en lo mismo e intereses intensos.

¿El comportamiento repetitivo es único en el autismo?

No. Las conductas motoras repetitivas también se ven en otras condiciones del cerebro en desarrollo. Por ejemplo, muchas chicas con síndrome de Rett se retuercen o se agarran las manos constantemente. Las conductas repetitivas también son características del trastorno por déficit de atención e hiperactividad, el trastorno obsesivo-compulsivo y la esquizofrenia.

También forman parte del desarrollo típico. Los bebés y niños pequeños típicos pueden patear sus piernas repetidamente, mecerse hacia atrás y adelante mientras juegan o agitar las manos con excitación. Se cree que estos movimientos son cada vez más importantes para ayudar a los niños a comprender cómo funciona su cuerpo, y a desarrollar movimientos voluntarios coordinados.

Estos movimientos repetitivos tempranos, pueden ser más intensos en las personas autistas y persisten mucho más allá de la infancia. Dicho esto, incluso los adultos típicos pueden exhibir movimientos repetitivos, como sacudir una pierna, tamborilear los dedos sobre una mesa o masticar el capuchón de un bolígrafo en concentración. También pueden tener un interés intenso en una banda o equipo deportivo en particular, como lo hacen los autistas en los horarios de los trenes o en la taxonomía de las mariposas.

¿Cómo llegaron a entenderse las conductas repetitivas como una parte importante del autismo?

Las conductas repetitivas están entre los primeros signos de autismo que aparecen en la infancia. Se observan en personas de todo el espectro autista. Sin embargo, tienden a ser más pronunciadas en aquéllos con menor capacidad cognitiva.

Las conductas repetitivas han sido reconocidas como parte del autismo desde que la condición fue descrita por primera vez. Leo Kanner y Hans Asperger notaron movimientos repetitivos e insistencia en la igualdad en los primeros niños que describieron, como lo hizo Grunya Sukhareva, una de las primeras investigadoras del autismo.

Sin embargo, durante muchas décadas, la investigación sobre el autismo se centró en el otro gran grupo de rasgos del autismo: las dificultades sociales y los problemas de comunicación. Como resultado, las conductas repetitivas no fueron bien estudiadas o entendidas.

Las conductas repetitivas no eran una parte necesaria de los criterios para el diagnóstico del autismo, tal como se definió en la edición anterior del Manual de Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales. En la última década, los científicos han llegado a ver estos comportamientos como centrales en la definición de autismo.

¿Cómo se relaciona la "estigmatización" con los comportamientos repetitivos?

Un subconjunto de movimientos repetitivos como giros, palmadas o vocalizaciones son a veces llamados "stimming". Es la abreviatura de comportamiento auto-estimulador, un término clínico que algunos autistas han adoptado. También han hablado de la importancia de sus "estigmas".

Sin embargo, algunos investigadores critican el término "stimming", diciendo que podría, de hecho, obstaculizar la aceptación de comportamientos repetitivos.

"Tan pronto como lo llamas así, dejas de considerar conceptualizaciones alternativas sobre por qué [las personas autistas] podrían estar haciendo esto", dice Matthew Goodwin, profesor asociado de ciencias de la salud y ciencias de la computación en la Universidad Northeastern en Boston, Massachusetts. Si los comportamientos son vistos como meramente auto-estimulantes, dice, las personas autistas podrían enfrentar la presión de suprimirlos.

¿Los comportamientos repetitivos tienen una función más allá de la autoestimulación?

Hay poca investigación concreta disponible para responder a esta pregunta. Algunos investigadores han sugerido que los comportamientos repetitivos ofrecen a las personas autistas una forma de excluirse del mundo exterior. Otros sostienen que los comportamientos no tienen ninguna función y que simplemente reflejan un sistema nervioso desorganizado.

Sin embargo, en los últimos años, las personas autistas han descrito una amplia variedad de funciones que sus conductas repetitivas cumplen.

A veces, dicen, participar en estos comportamientos sólo hace que se sienta bien. Pero más allá de eso, las conductas repetitivas pueden ofrecer a estos individuos una forma de calmar su ansiedad, generar o mantener la conciencia de sus cuerpos, enfocar su concentración o lidiar con sensaciones o emociones abrumadoras. También pueden ayudar a las personas autistas a comunicar su estado mental o emocional a los demás.

El mismo comportamiento puede servir para diferentes propósitos en diferentes personas, o incluso en la misma persona en diferentes momentos, dependiendo de la situación o el estado de ánimo.

¿Pueden ser perjudiciales los comportamientos repetitivos?

A veces. Las conductas repetitivas intensas o constantes impiden que las personas autistas se involucren en actividades importantes, como el aprendizaje en la escuela. Ocasionalmente, pueden resultar un daño hacia los demás más que un daño a sí mismos. Otras veces sí, como cuando una persona golpea repetidamente su cabeza contra una pared.

Más allá de estos daños, las conductas repetitivas pueden distraer a otras personas o, si son percibidas como extrañas por otros, pueden tener consecuencias sociales para las personas autistas, haciendo más difícil para ellos hacer amigos o conseguir un trabajo.

¿Cuál es la mejor manera de controlar las conductas repetitivas?

No existen métodos fiables para tratar las conductas repetitivas en el autismo.

Durante muchos años, los médicos se centraron en eliminar las conductas repetitivas en las personas con autismo. Esto a veces implicaba métodos extremos, como prescribir poderosos medicamentos antipsicóticos, abofetear a los niños o administrarles choques eléctricos cuando tenían estas conductas.

Muchos clínicos ahora se preguntan si los comportamientos requieren siquiera una intervención, a menos que resulten en un daño físico para la persona autista o para otros.

Cuando un comportamiento distrae o impide a una persona autista participar en la escuela u otras actividades, los clínicos pueden tratar de identificar la función del comportamiento. Si girar en círculos en el aula ayuda a un niño autista a calmar su ansiedad, por ejemplo, su médico puede tratar de encontrar maneras de minimizar la ansiedad, o sugerir otro comportamiento calmante que sea menos perturbador.

En el caso de conductas que otros pueden considerar extrañas, las personas autistas pueden necesitar ayuda para diseñar estrategias para retrasar la participación en esas conductas, hasta que estén solos, o con personas que no los juzguen. O puede ser, simplemente, que sea la sociedad y no las personas autistas, la que deba cambiar.

TAGS: ansiedad, autismo, intervenciones conductuales, procesamiento de emociones, habilidades motoras, TOC, comportamiento repetitivo, tratamientos

Entradas Recientes

Ver todo