https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
top of page

Las habilidades sociales de los macacos están vinculadas a la variación de los genes del autismo


Habilidades sociales: La tendencia a solicitar novio, jugar en solitario o sentarse solo es altamente heredable entre los macacos./ Cortesía de la Universidad de Emory / Marie Collantes



POR CHLOE WILLIAMS

Fuente: Spectrum | 07/03/2022

Fotografía: Autism Spectrum



Algunos aspectos del comportamiento social de los macacos rhesus están fuertemente condicionados por la genética, con diferencias vinculadas a variantes de genes relacionados con el autismo


Algunos aspectos del comportamiento social de los macacos rhesus están fuertemente condicionados por la genética, con diferencias vinculadas a variantes de genes relacionados con el autismo, según un nuevo estudio. Los investigadores afirman que estos resultados pueden arrojar luz sobre los mecanismos que subyacen a las dificultades sociales de los autistas.


Al igual que las personas, los macacos son muy sociables y muestran una serie de habilidades sociales, lo que los convierte en un buen animal modelo para estudiar los rasgos del autismo. Los monos modificados para que lleven mutaciones en genes relacionados con el autismo, como el SHANK3 y el MECP2, por ejemplo, muestran algunos comportamientos similares al autismo. Pero modificar genéticamente a los primates tiene sus inconvenientes: Es caro, lleva mucho tiempo y puede tener efectos no deseados.


"Si se rompe un gen, no se sabe qué más se está rompiendo", dice Chris Gunter, asesor principal del director del Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano de Estados Unidos en Bethesda (Maryland).


En el nuevo trabajo, Gunter y sus colegas examinaron hasta qué punto la variación genética natural contribuye a los comportamientos sociales de los macacos juveniles. Descubrieron que las preferencias por el juego solitario o por sentarse solo, entre otras tendencias, están determinadas por la genética, con estimaciones de heredabilidad similares a las observadas en el autismo en las personas. Y cuatro cambios en el ADN de una sola letra en particular, de las variantes en 143 genes relacionados con el autismo, estaban vinculados a comportamientos específicos. Los resultados se publicaron en enero en Autism Research.


El estudio es un "pionero", dice Katalin Gothard, profesora de fisiología y neurociencia de la Universidad de Arizona en Tucson, que no participó en la investigación. En lugar de centrarse en un solo gen, como suele ocurrir, los investigadores examinaron una cohorte de genes que pueden estar implicados en el comportamiento social. "Creo que es un paso increíblemente importante", afirma.


Gunter y sus colegas utilizaron dos métodos diferentes para medir las habilidades sociales de 211 macacos rhesus, de entre 12 y 18 meses de edad, alojados en la Estación de Campo del Centro Nacional de Investigación de Primates Yerkes en Lawrenceville, Georgia. Los macacos vivían en grupos de hasta 130 hembras adultas con sus crías, junto con 2 a 4 machos adultos.


En el primer método, cuatro observadores entrenados vigilaron a los monos durante 30 minutos en cuatro días diferentes, contabilizando la duración y la frecuencia de determinados comportamientos, como acicalarse, sentarse solo o estar cerca de otro animal. En el segundo método, los observadores calificaron los comportamientos de los monos utilizando una versión para macacos jóvenes de la Escala de Respuesta Social (SRS), un cuestionario que mide las habilidades sociales de una persona y que puede utilizarse para evaluar la gravedad del autismo.


Los investigadores también recogieron muestras de sangre de 208 de los macacos y secuenciaron sus exomas, las regiones del genoma que codifican proteínas. A continuación, el equipo calculó la heredabilidad -la medida en que las variaciones genéticas pueden explicar la variabilidad de los comportamientos o elementos del SRS, ya sea individualmente o agrupados según sus similitudes- entre los macacos.


En general, 20 componentes individuales o agrupados del comportamiento social son significativamente heredables, informó el equipo. Los comportamientos individuales con las estimaciones de heredabilidad más elevadas -alrededor del 80%- incluyen la solicitud de acicalamiento, en la que un mono señala a otro que le gustaría ser acicalado; sentarse solo; y el juego solitario.


Los niños del espectro pueden preferir sentarse o jugar solos, dice Gunter, y otras investigaciones podrían revelar si los comportamientos sociales atípicos de los macacos y las personas tienen raíces genéticas comunes.


Los investigadores también buscaron en los exomas de los macacos cambios de una sola letra en el ADN y pequeñas inserciones o supresiones, conocidas como "indels", centrándose en variantes dentro de 143 genes asociados con el autismo o que se sabe que dan forma al comportamiento social de los monos.


El equipo identificó 193.509 cambios de una sola letra y 8.255 indels en total, pero dos paquetes de software diferentes dieron como resultado sólo 4 cambios de una sola letra vinculados a aspectos del comportamiento social. Una variante en el gen LEO1 se asoció a la agresividad, por ejemplo, y una en DIP2C se vinculó al tiempo que el macaco dedica a acicalarse. Otras variantes, incluida una en SHANK2, podrían estar relacionadas con el comportamiento, pero estas asociaciones alcanzaron un umbral de significación estadística menor o sólo fueron detectadas por uno de los dos programas informáticos, dicen los investigadores.


Algunas de las variantes no se habían descrito anteriormente en macacos, dice Mike Montague, investigador postdoctoral en el laboratorio de Michael Platt en la Universidad de Pensilvania en Filadelfia, que no participó en el trabajo. Los resultados proporcionan una base para futuras investigaciones, dice Montague, incluyendo la cría de animales con mutaciones específicas para descubrir los efectos de las variantes.


"Todavía estamos descubriendo la variación genética", dice.


Pero una limitación es el tamaño de la muestra del estudio, dice Montague. Los investigadores de primates no suelen tener acceso a tantos datos como los científicos que estudian las asociaciones genéticas en las personas. En consecuencia, los estudios sobre primates suelen carecer de la potencia estadística necesaria para buscar variantes asociadas a rasgos ajenos a determinados genes, afirma.


Gunter señala que los resultados son preliminares y que tres de las cuatro variantes detectadas por el equipo son cambios sinónimos, lo que significa que cambian la secuencia de ADN pero no los aminoácidos que codifica.


No es inmediatamente obvio cómo estas alteraciones podrían tener efectos en el comportamiento, dice. Sin embargo, dado que los investigadores sólo secuenciaron los exomas de los macacos, es posible que las variantes que identificaron estén relacionadas con otros cambios genéticos que no pudieron ver, como mutaciones en regiones reguladoras del ADN o grandes duplicaciones o deleciones.


Gunter y sus colegas están ahora secuenciando los genomas completos de los macacos. El equipo tiene previsto buscar este tipo de cambios genéticos adicionales y evaluar su relación con el comportamiento social.


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/HZTL2438


https://www.spectrumnews.org/news/macaques-social-skills-tied-to-variation-in-autism-linked-genes/?utm_source=Spectrum+Newsletters&utm_campaign=f3fab0868f-EMAIL_CAMPAIGN_2022_03_02_05_33&utm_medium=email&utm_term=0_529db1161f-f3fab0868f-169086874


43 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page