Las redes sensoriales están sobreconectadas al inicio del desarrolo del autismo

Actualizado: 14 de sep de 2020




POR ANGIE VOYLES ASKHAM

Fuente: SpectruM / 3/07/2020

Fotografía: Spectrum



Conexiones críticas: la conectividad atípica dentro y entre las redes cerebrales podría dar lugar a problemas sensoriales en niños autistas.

Los niños pequeños con autismo tienen conexiones inusualmente fuertes entre las áreas sensoriales del cerebro, según un nuevo estudio(1). Y cuanto más fuertes son las conexiones, más pronunciados tienden a ser los rasgos autistas de un niño.

La sobreconectividad en las áreas sensoriales puede obstaculizar el desarrollo del cerebro de un niño autista, dice la investigadora principal Inna Fishman, profesora asociada de investigación en la Universidad Estatal de San Diego en California. "Su cerebro está ocupado con cosas con las que no debería estar ocupado".

Los hallazgos se suman a un complicado campo de investigación sobre la conectividad cerebral y el autismo, que ha demostrado que la conectividad entre algunas áreas del cerebro se debilita, la conectividad entre otras se fortalece o no hay ninguna diferencia en la conectividad.

En estudios anteriores sobre imágenes cerebrales se ha comprobado que los bebés y niños pequeños con autismo tienen alterada la conectividad en diversas áreas y redes cerebrales, incluidas las áreas sensoriales. Pero la mayoría de estos datos provienen de los "hermanos bebés", los hermanos menores de los niños autistas, que tienen 20 veces más probabilidades de tener autismo que la población general.

"Gran parte de nuestro conocimiento inicial proviene de estas muestras de alto riesgo de hermanos bebés", dice Benjamin Yerys, profesor asistente de psicología en psiquiatría en la Universidad de Pensilvania, que no participó en el estudio. "Si sus conductas y genética son diferentes, entonces todo este trabajo temprano del cerebro también puede ser diferente".

Por el contrario, el nuevo trabajo se centró en los niños autistas recién diagnosticados.

"Hay muy, muy pocos estudios centrados en esta edad, justo en el momento en que se puede hacer el diagnóstico", dice Christine Wu Nordahl, profesora asociada de la Universidad de California, Instituto Davis MIND. "Creo que esa es la mayor fortaleza del estudio".


Más allá de los hermanos del bebé


El equipo de Fishman usó imágenes de resonancia magnética funcional para monitorear la actividad cerebral de 24 niños con autismo y 23 niños típicos mientras dormían en un escáner. Los niños tenían de 1 a 3 años de edad.

Los investigadores usaron un algoritmo en los escaneos de todos los niños para dividir la actividad cerebral registrada en 10 redes distintas, que corresponden a las redes previamente reportadas para niños mayores y adultos.

El equipo midió entonces la conectividad (o el grado en que dos regiones del cerebro sincronizan su actividad) dentro y entre las 10 redes. También midieron la severidad de los rasgos de autismo de los niños utilizando el Programa de Observación Diagnóstica del Autismo.

En comparación con los controles, los niños autistas tenían mayor conectividad entre una red que gobierna la visión y otra que integra la información sensorial con el movimiento, según el estudio. Cuanto más sobreconectadas estaban esas redes, más intensos eran los rasgos autistas del niño. El estudio fue publicado en mayo en el Journal of Child Psychology and Psychiatry.

Los hallazgos pueden ayudar a explicar por qué los niños autistas suelen tener dificultades para procesar la información sensorial en los primeros años de vida, dice el investigador del estudio Bosi Chen, estudiante de doctorado en el laboratorio de Fishman.

También sugieren que los niños con autismo siguen patrones atípicos de desarrollo. Los niños autistas mayores tenían una conectividad más débil entre estas redes sensoriales que los niños autistas más jóvenes, pero la conectividad seguía siendo similar en los controles cada vez más jóvenes.

Una limitación del estudio es que sólo proporciona una instantánea de cómo están conectados los cerebros de los niños, dice Nordahl. Si se añaden más instantáneas, se puede revelar que los niños con autismo están siguiendo el mismo desarrollo que los controles, sólo que más lentamente.

Para entender cómo progresan los cambios en la conectividad, el equipo planea hacer que los mismos niños vuelvan para más exploraciones en el próximo año, una vez que la pandemia de coronavirus disminuya y los estudios en humanos puedan proceder con normalidad.

Chen especula que para cuando los niños estén en edad escolar, las diferencias de conectividad podrían afectar a las redes que rigen otras funciones, como el lenguaje.


REFERENCIAS:


Chen B. et al. J. Child Psychol. Psychiatry Epub ahead of print (2020) PubMed.


TAGS: autismo, conectividad, fMRI, percepción sensorial

275 vistas0 comentarios