Nulo y digno de mención: pliegues cerebrales, rostros parpadeantes, rastreadores oculares portátiles

Actualizado: abr 5




POR LAURA DATTARO

Fuente: Spectrum / 25/03/2021

Ilustración: Laurène Boglio



Bienvenidos a la primera edición del boletín Null and Noteworthy. En Spectrum leemos muchos artículos y, aunque tendemos a centrarnos en aquéllos con nuevos hallazgos, a veces los estudios bien realizados conducen a resultados nulos o producen réplicas. Éstos pueden ser tan valiosos como los avances más interesantes, y demuestran cómo funciona la ciencia. En este boletín, recopilaremos los artículos que hacen el trabajo vital de reproducir un resultado anterior o informar de la ausencia de uno.


Niños y niñas


El sesgo del autismo en función del sexo es bien conocido: esta enfermedad se diagnostica cuatro veces más en niños que en niñas. Algunas investigaciones sugieren que este sesgo se debe a las diferencias en la forma en que se presenta el autismo en personas de distinto sexo. Pero un nuevo estudio parece contradecir esta conclusión. Las evaluaciones de 1.480 preescolares autistas y 593 con algunos rasgos de autismo, que forman parte del Estudio para Explorar el Desarrollo Temprano, no encontraron diferencias entre niños y niñas en cuanto a comportamiento, desarrollo, puntuaciones en una prueba de detección de autismo o diagnósticos de otras condiciones de desarrollo. De hecho, los niños y las niñas eran "más similares que diferentes", escribieron los investigadores. La mayoría de los niños autistas del estudio también tenían discapacidad intelectual y retrasos en el lenguaje; la mayoría de los niños no autistas no tenían discapacidad intelectual, pero sus padres habían informado de retrasos en el lenguaje. Es posible que las diferencias de sexo surjan más tarde en la vida de los niños con estos rasgos, escriben los investigadores.


Los resultados aparecieron en Research in Developmental Disabilities en febrero.



Juego de niños


Para los niños, el juego es un asunto serio: Es una de las principales formas de aprender sobre su mundo. Los niños autistas pueden abordar el juego de forma diferente a los niños no autistas, y algunas investigaciones han sugerido que estas diferencias surgen de las variaciones en los juguetes y las situaciones que atraen su atención. Para poner a prueba esta teoría, los investigadores equiparon a 14 niños autistas y 15 no autistas con un rastreador ocular portátil para seguir su mirada mientras jugaban con un cuidador. El estudio no encontró diferencias en lo que los niños eligieron para enfocar, las acciones que tomaron o cómo coordinaron su comportamiento con el cuidador. Los investigadores sugirieron que se necesitan entornos naturalistas y técnicas de medición, como las que ellos utilizaron, para dilucidar cómo juegan y aprenden los niños autistas.


Los resultados aparecieron en Scientific Reports en febrero.



Desenvolviendo el autismo y el TDAH


El autismo y el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) suelen solaparse, lo que dificulta desentrañar su biología. Una nueva revisión ha analizado los patrones de los pliegues cerebrales, conocidos como giroscopios, en el córtex de las personas que padecen una u otra enfermedad. En 24 trabajos -20 centrados en el autismo- los investigadores no encontraron diferencias en la girificación cortical entre los controles y las personas con cualquiera de las dos enfermedades. Es posible que estas diferencias no existan realmente.


Sin embargo, también es posible que sean demasiado sutiles o variadas como para ser recogidas en una revisión de investigación de este tipo, señalaron los investigadores. Es posible que las diferencias sólo surjan en estudios controlados que utilicen los mismos protocolos para comparar a las personas con las dos afecciones.





El trabajo se publicó en Cerebral Cortex en diciembre



Cara a cara


Los autistas tienden a establecer menos contacto visual que los no autistas. Pero, ¿se debe esto a que los autistas se centran en la boca, y no en los ojos, cuando miran la cara de los demás, como han sugerido algunos estudios? No, según un estudio reciente de 21 niños con autismo y 21 sin él que utilizó una combinación de seguimiento ocular y electroencefalografía.


Los investigadores descubrieron que ambos grupos pasaban más tiempo mirando los ojos de una cara que parpadeaba que su boca, y las respuestas neuronales de los autistas no indicaban ni desinterés ni miedo a los ojos, aunque el grupo sí mostraba algunas diferencias en la cantidad de tiempo que pasaba mirando otros rasgos faciales. Aunque todavía puede haber una explicación para los diferentes patrones de mirada en las personas autistas y no autistas, la hipótesis de "exceso de boca/disminución de la mirada" no lo es, según este trabajo.


Los resultados se publicaron en Molecular Autism en noviembre.



Suena


La investigación sobre las respuestas cerebrales a los sonidos en los autistas podría arrojar luz sobre las sensibilidades auditivas y las dificultades del lenguaje asociadas a esta condición. Pero hasta ahora, los resultados han sido contradictorios: algunos muestran que los autistas tienen respuestas neuronales retardadas a los sonidos, en comparación con los no autistas, pero otros no. La primera revisión de la literatura pertinente muestra que la mayoría de las diferencias en las respuestas a los sonidos entre las personas con autismo y las que no lo tienen son pequeñas, y los estudios sobre el tema varían en calidad. Algunos de los retrasos observados pueden deberse a un subconjunto de autistas -los que son mínimamente verbales, por ejemplo-, lo que hace difícil saber si los resultados pueden generalizarse a todo el espectro.


La revisión se publicó en Biological Psychiatry: Cognitive Neuroscience and Neuroimaging en septiembre.



TAGS: TDAH, autismo, imágenes cerebrales, contacto visual, seguimiento ocular, mirada, género, sexo


https://www.spectrumnews.org/news/null-and-noteworthy-brain-folds-flickering-faces-wearable-eye-trackers/

Entradas Recientes

Ver todo