Ocho brazos alrededor del autismo


Ilustración de Cinyee Chiu



POR SARAH DEWEERDT

Fuente: Spectrum | 08/09/2021

Fotografía: Autism Spectrum



Por lo general, las conversaciones que justifican los modelos animales de autismo se centran en la similitud de la especie con los humanos


Por lo general, las conversaciones que justifican los modelos animales de autismo se centran en la similitud de la especie con los humanos. Pero Gül Dölen tiene una opinión diferente. "¿Qué pasaría si optáramos por el animal menos parecido a los humanos?", dice Dölen, profesor asociado de neurociencia en la Universidad Johns Hopkins de Baltimore (Maryland). "Hay que comparar entre animales lo más diferentes posible que puedan resolver el mismo tipo de problemas".


Ese principio llevó a Dölen a los pulpos, invertebrados con ocho brazos, tres corazones y sangre azul. Sin embargo, estos animales tienen al menos una cosa en común con las personas: Son conocidos por ser excepcionalmente inteligentes. "Los pulpos son capaces de realizar algunas tareas cognitivas bastante complejas", dice, resolviendo rompecabezas para acceder a la comida, incluso burlando a sus cuidadores para escapar de los acuarios. "Y, sin embargo, sus cerebros no se parecen en nada a los nuestros".


Los pulpos no tienen corteza cerebral ni ninguna de las estructuras cerebrales que se han implicado en la cognición social en los humanos. Pero a nivel molecular, el sistema nervioso de los pulpos tiene mucho en común con el nuestro. Dölen ha encontrado pruebas de que las moléculas de señalización que sustentan el comportamiento social en las personas desempeñan una función similar en los pulpos.


Estas pruebas proceden de un experimento poco ortodoxo: Dölen y su equipo expusieron a los animales a la 3,4-metilendioximetanfetamina (MDMA), el ingrediente activo de la droga éxtasis. La MDMA interactúa con los receptores de la molécula de señalización serotonina y, por tanto, aumenta la sociabilidad. Hace que la gente se sienta especialmente cercana y conectada con los demás. Si tiene un efecto similar en los pulpos, pensaron los investigadores, el estudio de los pulpos podría aportar información sobre el comportamiento social de los humanos y sus diferencias en el autismo. Los científicos también podrían utilizar los animales para probar medicamentos similares a la MDMA que mejoren la sociabilidad.


Dölen y sus colegas introdujeron cuatro pulpos de dos manchas de California (Octopus bimaculoides) en agua que contenía MDMA, permitiendo que los animales absorbieran la droga a través de sus branquias. A continuación, trasladaron a los animales, de uno en uno, a un tanque en el que podían elegir entre dos cámaras: Una contenía un objeto y la otra albergaba otro pulpo (que estaba en un recinto adicional para evitar un altercado). Después de absorber MDMA, las criaturas típicamente solitarias y asociales pasaron más tiempo con el otro pulpo que con el objeto. Lo contrario ocurrió con los controles, informaron los investigadores en 2018. Los pulpos expuestos a la MDMA llegaron a apretar sus cuerpos contra el recinto que contenía al otro pulpo y a rodearlo con sus brazos como si se tratara de un abrazo.


Dölen cree que el estudio de los pulpos podría ayudar a los científicos a entender la base molecular de la teoría de la mente, la capacidad de inferir lo que otra criatura está pensando. Esta habilidad puede estar alterada en el autismo.


Algunas observaciones apuntan a que los pulpos tienen teoría de la mente, afirma. Por ejemplo, el pulpo rayado del Pacífico, de mayor tamaño, caza gambas rodeando con uno de sus brazos el cuerpo de la gamba y golpeando su parte trasera. El camarón salta entonces hacia delante, donde el resto del pulpo le espera para engullirlo. En cambio, el pulpo persigue a los cangrejos ermitaños abalanzándose por detrás, lo que sugiere que sabe que las gambas pueden ver lo que hay detrás de ellas -por lo que necesita ser sigiloso-, pero los cangrejos ermitaños son ciegos a su parte trasera debido a su caparazón.


Dölen planea interrumpir las versiones de los pulpos de los genes del autismo y registrar los efectos en el comportamiento de caza de los animales. Esto podría sugerir un papel de estos genes en la cognición social en el contexto de un animal único, lo que a su vez podría inspirar nuevas terapias para el autismo, dice.


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/YMDC5342


https://www.spectrumnews.org/features/getting-eight-arms-around-autism/





13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo