Oxitocina y autismo: explorando la droga del amor




POR ANDRÉAS RB DEOLINDA

Fuente: Autism Parenting Magazine | 07/10/2021

Fotografía: Pixabay.com



Cada vez hay más investigaciones sobre la relación entre el autismo y la oxitocina, definida a menudo como la “hormona del amor” o "droga del amor"


Cada vez hay más investigaciones sobre la relación entre la oxitocina y el autismo. Entonces, ¿qué es realmente la oxitocina? Bueno, en un mal día, muchos de nosotros recurrimos a actividades que elevan nuestro estado de ánimo, como hacer ejercicio, montar en bicicleta, ver películas, comer, abrazar, escuchar música o una simple taza de café. Estos ejercicios para sentirse bien provocan la liberación de oxitocina. A menudo se la denomina "hormona del amor" o "droga del amor".


La oxitocina desempeña varias funciones en el cuerpo humano. Por ejemplo, en las mujeres, estimula la contracción del útero durante el parto, así como la lactancia. La oxitocina también desempeña un papel en las funciones sociales al influir en el comportamiento de vinculación durante las interacciones sociales.


La oxitocina es un tema de interés en relación con el trastorno del espectro autista (TEA) debido a esta influencia en los comportamientos sociales. Por ello, este artículo analiza si la oxitocina puede ayudar a las personas del espectro con dificultades sociales y comportamientos repetitivos. ¿Ayuda el tratamiento con oxitocina a aliviar los síntomas del autismo? Echemos un vistazo.



¿Qué es la oxitocina?


La oxitocina es una hormona producida en el hipotálamo y liberada por la glándula pituitaria que afecta a nuestro cuerpo y a nuestro cerebro. Muchos describen la oxitocina como una "droga del amor", principalmente porque, cuando se produce, crea una sensación de bienestar como la calma, la relajación y alivia la ansiedad.


En el caso de la ansiedad, la oxitocina puede actuar como amortiguador del estrés social. Esto se debe a que la oxitocina reduce nuestros niveles de ansiedad y la reactividad a los factores de estrés. Esto, a su vez, puede ayudar a aliviar los comportamientos repetitivos y desempeñar un papel en el reconocimiento social, la memoria y el apego.



La oxitocina y el autismo


Los niños o individuos con autismo a veces experimentan mucha ansiedad y estrés en situaciones sociales; esto incluye la comunicación y la interacción sociales en múltiples contextos.


En los individuos autistas, se ha demostrado que los niveles de oxitocina en plasma pueden ser bajos y puede haber defectos en el procesamiento de la oxitocina. Los científicos se han interesado por el uso de la oxitocina como tratamiento médico para las personas del espectro, con la esperanza de que ayude a regular la comunicación social y el comportamiento repetitivo.


También se ha demostrado que los niveles bajos de oxitocina provocan deficiencias sociales, independientemente de que el individuo tenga o no TEA. Así que la pregunta que los científicos tratan de responder es: ¿puede la oxitocina ayudar a los niños autistas cuyos niveles de oxitocina ya son bajos?



¿Qué dice la investigación sobre la oxitocina y el autismo?


Algunos ensayos clínicos han informado sobre si la administración de oxitocina intranasal (spray nasal de oxitocina) e intravenosa (administrada dentro de la vena) tiene un efecto frente a un fármaco placebo. Se ha demostrado que la administración intravenosa de oxitocina ayuda a mejorar el aprendizaje social y a reducir las conductas repetitivas en individuos autistas.


Del mismo modo, se dice que la oxitocina intranasal promueve la confianza y el comportamiento prosocial. Esto está respaldado por un estudio de Anagnostou, et al. (2012). El estudio descubrió que, tras seis semanas de administración de oxitocina intranasal, esta mejoraba la cognición social, reducía los comportamientos repetitivos y ayudaba al bienestar emocional de algunos de sus participantes, pero no de todos. En cuanto a las conductas repetitivas, la oxitocina intranasal no influyó en las conductas de orden superior, como las compulsivas, pero sí en las de orden inferior, como la estimulación o la autoestimulación. Este hallazgo puede deberse a que la estimulación es un acto o hábito de autocomplacencia; por lo tanto, es posible que la oxitocina sustituya ese acto debido a su efecto de bienestar.


Kirsch, et al. (2005) llevaron a cabo un estudio utilizando imágenes de resonancia magnética funcional para determinar el efecto en la amígdala de los participantes autistas que recibieron oxitocina intranasal y lo compararon con los del grupo de placebo. El estudio analizó las respuestas de los participantes a los estímulos que inducen al miedo, así como a los rostros sociales, es decir, de enfado y miedo, y a los no sociales, es decir, a las escenas o escenarios amenazantes. Los participantes del grupo de prueba (que recibieron el tratamiento con oxitocina intranasal) mostraron una menor activación de la amígdala ante los estímulos sociales en comparación con los no sociales.


La amígdala, que se encuentra en el lóbulo temporal, desempeña un papel en el procesamiento de la memoria, la toma de decisiones y (a efectos del estudio mencionado) las respuestas emocionales como el miedo, la ansiedad y la agresión.



¿La falta de oxitocina provoca el autismo?


La respuesta sencilla a esta pregunta es "no". Aunque el vínculo entre ambos es que los individuos con TEA experimentan dificultades en situaciones sociales que pueden ser desencadenantes de ansiedad, y la oxitocina desempeña un papel en el desarrollo de las habilidades sociales. La falta de habilidades sociales en algunos individuos autistas, no significa necesariamente que la falta de oxitocina sea una causa.


Sin embargo, tanto en los individuos autistas como en los no autistas, la falta de oxitocina en el cerebro conduce a un aumento de la ansiedad y el miedo. Debido a las dificultades sociales de los individuos autistas, la oxitocina se ha convertido en un tema de interés como posible opción de tratamiento para mejorar los síntomas del autismo.



¿Es eficaz la oxitocina para tratar los síntomas del autismo?


La respuesta al tratamiento con oxitocina ha sido desigual. Mientras que algunos estudios indican una mejora en la comprensión del habla, el reconocimiento de las emociones faciales y la toma de decisiones sociales entre los sujetos adultos, los hallazgos entre los participantes más jóvenes del estudio han mostrado resultados limitados.


De los estudios que han encontrado una mejora, los padres de niños con TEA de entre seis y 12 años de edad han declarado que el tratamiento con oxitocina intranasal ayudó a la capacidad de respuesta social. Parece que las mejoras en los síntomas del autismo sólo son evidentes cuando el tratamiento se administra repetidamente durante un periodo de tiempo prolongado. Resulta difícil saber qué duración de la administración es la adecuada, ya que los estudios que han mostrado un impacto varían la duración de los ensayos entre cuatro y seis semanas.


Aunque algunos estudios de investigación han documentado el impacto positivo del uso de la oxitocina como tratamiento de los síntomas del autismo, algunos estudios siguen siendo escépticos. Todavía hay un vacío importante en la literatura para afirmar positivamente que la oxitocina puede utilizarse como tratamiento, ya sea administrada por vía intranasal o intravenosa.


Como prueba de esta investigación en curso, un protocolo de estudio de Kong et al.(2020) ha introducido un ensayo piloto controlado y aleatorio para determinar si una suplementación oral de un probiótico llamado L. reuteri y un spray de oxitocina intranasal frente a un placebo afecta a las funciones sociales y de comportamiento en pacientes con TEA.



En conclusión


Es difícil afirmar con certeza que la oxitocina pueda utilizarse como tratamiento de los síntomas del autismo. Es necesario realizar más investigaciones para determinar su eficacia.


De las investigaciones que muestran resultados positivos a la administración de oxitocina, parece que la oxitocina tiene un impacto central en la mejora de la interacción social, la cognición y otros aspectos sociales que se consideran un reto para los individuos autistas. Sin embargo, es difícil determinar qué cantidad es suficiente para causar un efecto duradero.


En cualquier caso, los padres de los niños autistas tienen la sartén por el mango a la hora de determinar qué tratamiento es el mejor para su hijo. Es importante consultar con el médico de su hijo para determinar qué forma de tratamiento médico es segura para su ser querido.



Referencias


Anagnostou, E., Soorya, L., Chaplin, W. et al. (2012) Intranasal oxytocin versus placebo in the treatment of adults with autism spectrum disorders: a randomized controlled trial. Molecular Autism, 3, 16, https://0-doi-org.innopac.wits.ac.za/10.1186/2040-2392-3-16


Bernaerts, S., Boets, B., Bosmans, G. et al. (2020) Behavioral effects of multiple-dose oxytocin treatment in autism: a randomized, placebo-controlled trial with long-term follow-up. Molecular Autism 11, 6, https://doi.org/10.1186/s13229-020-0313-1


Kirsch, P., Esslinger, C., Chen, Q., Mier, D., Lis, S., Siddhanti, S., Gruppe, H., Mattay, V. S., Gallhofer, B., & Meyer-Lindenberg, A. (2005). Oxytocin modulates neural circuitry for social cognition and fear in humans. The Journal of neuroscience : the official journal of the Society for Neuroscience, 25(49), 11489–11493. https://doi.org/10.1523/JNEUROSCI.3984-05.2005


Kong, XJ., Liu, J., Li, J. et al. (2020) Probiotics and oxytocin nasal spray as neuro-social-behavioral interventions for patients with autism spectrum disorders: a pilot randomized controlled trial protocol. Pilot Feasibility Studies, 6, 20 . https://0-doi-org.innopac.wits.ac.za/10.1186/s40814-020-0557-8


Yamasue, H., & Domes, G. (2018). Oxytocin and Autism Spectrum Disorders. Current topics in behavioral neurosciences, 35, 449–465. https://doi.org/10.1007/7854_2017_24


https://www.autismparentingmagazine.com/oxytocin-autism/

86 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo