Pubertad y autismo: una transición inexplorada




POR SPECTRUM

Fuente: Spectrum / 24/03/2021

Ilustración: Jun Cen



Los investigadores están empezando a saber qué ocurre en el cerebro de los niños autistas durante la adolescencia para explicar sus singulares retos sociales, cognitivos y emocionales.

Los primeros años de Henry en la escuela habían sido bastante difíciles. El niño había sido diagnosticado de autismo a los 7 años. Le costaba controlar sus emociones y procesar la información sensorial en su aula de Tennessee. Pero cuando Henry tenía 10 años, sus padres habían encontrado la manera de aliviar estos problemas con terapia y medicación.


Entonces llegó la pubertad. Henry se volvió malhumorado y más sensible. Un desaire percibido por un compañero de clase podía desencadenar un estallido emocional. "No podía recuperarse", dice su madre, Elisa. "Estaba molesto el resto del día". (No revelamos el apellido de Henry y Elisa para proteger su privacidad).


Los arrebatos de Henry se volvieron cada vez más difíciles de controlar a medida que el pequeño crecía hasta alcanzar casi 1,80 metros de altura. El año pasado, a la edad de 13 años, cuando se estaba adaptando a la nueva medicación, su irritabilidad y sus comportamientos compulsivos empeoraron tanto que Elisa y su marido sacaron a Henry del colegio durante dos semanas. "Estaba muy triste", recuerda Elisa. "Fue horrible". Al pandemónium se sumó la floreciente sexualidad de Henry, complicada por sus problemas de habilidades sociales. Contaba un chiste subido de tono, sin intuir que sus padres lo encontrarían ofensivo. Podía pedirle a una chica que apenas conocía que fuera su novia.


"Espero que podamos terminar este viaje de la pubertad", dice Elisa. "Porque es una montaña rusa".

La pubertad puede ser una época muy dura para los jóvenes del espectro. Los rasgos que definen el autismo -incluidos los problemas sensoriales y emocionales, los comportamientos repetitivos y la falta de matices sociales- pueden hacer que les resulte difícil afrontar la madurez sexual y el interés por las amistades y las citas. Las chicas autistas pueden pasarlo especialmente mal en el plano social, ya que les cuesta entender los entresijos de las interacciones de las chicas no autistas. La depresión, la ansiedad y los trastornos alimentarios son inusualmente frecuentes en los adolescentes autistas: Un estudio de 2006 mostró que el 72% de 109 jóvenes autistas tenían depresión, ansiedad u otra condición de salud mental. En comparación, una encuesta realizada en 2016 a más de 50.000 niños y adolescentes sugiere que menos del 20 por ciento tiene una condición de salud mental. Los adolescentes autistas también corren un mayor riesgo de sufrir convulsiones y contratiempos cognitivos.


Sin embargo, la comunidad científica ha prestado escasa atención a este punto de inflexión en el desarrollo de un autista y a los drásticos cambios biológicos que lo acompañan, dice Kathy Koenig, investigadora científica asociada del Centro de Estudios del Niño de la Universidad de Yale. No está claro si los jóvenes autistas entran en la pubertad en el momento típico, y mucho menos cómo afecta el inicio de la pubertad a sus cerebros en desarrollo. "Gran parte de la literatura se ha centrado, en el pasado, en los niños más pequeños", dice Koenig. Por ejemplo, solo el 2% de los dólares destinados a la investigación del autismo en Estados Unidos en 2016 se dirigieron a la investigación de los retos a los que se enfrentan los jóvenes autistas en su transición a la edad adulta o más adelante, según un informe del Comité de Coordinación Interinstitucional del Autismo.


Sin embargo, a medida que aumenta la concienciación sobre la falta de conocimientos, algunos investigadores han conseguido subvenciones para estudiar a los adolescentes autistas durante su desarrollo sexual. Están explorando si estos jóvenes experimentan niveles elevados de estrés y, en caso afirmativo, cuál podría ser el peaje físico y psicológico. También están profundizando en lo que ocurre en el cerebro, y los primeros datos sugieren diferencias en la actividad de redes cerebrales clave entre adolescentes autistas y no autistas. "Este momento crítico de la vida, cuando los niños autistas llegan a la pubertad y atraviesan la adolescencia, está muy poco estudiado", dice Kevin Pelphrey, neurocientífico de la Universidad de Virginia en Charlottesville.


Los datos adicionales podrían indicar los mejores tipos de tratamiento y apoyo para los adolescentes autistas en su transición a la edad adulta. Mientras tanto, los psicólogos están aprovechando lo que se sabe sobre las experiencias de estos adolescentes y la forma en que aprenden para crear nuevos programas de educación sexual y de relaciones para jóvenes autistas.





Segundo golpe


La pubertad puede ser una montaña rusa, pero no es un viaje rápido. Se produce en fases y conlleva cambios importantes en la estructura y el funcionamiento del cerebro. Durante este periodo, se recortan las conexiones neuronales (sinapsis) no utilizadas que se producen en el cerebro durante la primera década de vida. La poda comienza antes de la adolescencia en las regiones responsables de las funciones sensoriales y motoras básicas. Una de las últimas zonas en sufrir este proceso de maduración es el córtex prefrontal dorsolateral, que participa en funciones cognitivas superiores como el control de los impulsos, la toma de decisiones, el juicio, las habilidades sociales y la regulación emocional.


Mientras tanto, la adolescencia trae consigo una señalización más rápida a larga distancia en el cerebro, ya que los haces de fibras nerviosas se envuelven en aislamiento graso, creando efectivamente nuevas autopistas neuronales. Esta remodelación del cerebro suele traducirse en mayores habilidades cognitivas, como la resolución de problemas, así como en una madurez emocional y un mayor sentido de la identidad. Y aunque muchos jóvenes del espectro muestran un progreso similar, un gran subconjunto no lo hace.


Los indicios de esta discrepancia empezaron a aparecer hace décadas. En 1970, los psiquiatras del Hospital Maudsley de Londres (Inglaterra) descubrieron que aproximadamente la mitad de los autistas que más progresaban durante el tratamiento no desarrollaban habilidades sociales e interpersonales clave durante la adolescencia; también observaron que aproximadamente una cuarta parte de esos adolescentes desarrollaban epilepsia. En 1982, investigadores suecos describieron a cinco adolescentes autistas cuyas capacidades disminuyeron o los rasgos del autismo se agravaron tras el inicio de la pubertad.


Dos estudios más amplios, publicados en 2011 y 2015, informaron de que los adolescentes de más edad tienen más problemas con el comportamiento adaptativo -habilidades vitales como la comunicación, el baño y el vestido- que los niños más jóvenes del espectro. Y en un estudio de 2013, 185 niños autistas mostraron solo un modesto progreso en las funciones ejecutivas, como la memoria a corto plazo y el autocontrol, durante la adolescencia, cuando estas habilidades suelen desarrollarse rápidamente, lo que afecta a su capacidad para planificar y formar amistades cercanas. Estos retrocesos en el desarrollo pueden dejar atrás a los autistas, ya que las habilidades que las personas aprenden en la adolescencia predicen su funcionamiento en la edad adulta, afirma la psicóloga Suzy Scherf, de la Universidad Estatal de Pensilvania en University Park.


La neurocientífica Lucina Uddin lleva años queriendo aclarar cómo es la pubertad en el cerebro de los autistas. En la Universidad de Miami (Florida), Uddin explora la conectividad cerebral -el grado de coactivación de las regiones del cerebro- en personas autistas, mediante técnicas de imagen. En un estudio publicado en 2015, ella y su colega Jason Nomi examinaron la conectividad cerebral de 26 niños, 28 adolescentes y 18 adultos del espectro, junto con 72 individuos no autistas de edad y coeficientes de inteligencia similares.


Examinaron 18 redes neuronales del cerebro, incluida la red de saliencia, que determina qué estímulos merecen nuestra atención, y la red de modo por defecto, que procesa las emociones y los pensamientos cuando el cerebro está en reposo. En todas estas redes, los investigadores descubrieron que la conectividad tiende a ser atípica en los niños autistas, pero se va pareciendo gradualmente a la de sus compañeros no autistas a medida que envejecen, con menos discrepancias en los adolescentes autistas y aún menos en los adultos autistas.


Los resultados despertaron la curiosidad de Uddin sobre lo que ocurre entre la infancia y la adolescencia, por lo que redactó una propuesta de subvención para estudiar cómo cambia la conectividad cerebral durante la pubertad en los niños autistas. "Nunca se financió", dice. Una de las razones, piensa, es que la pubertad es complicada; ocurre en etapas, y los individuos entran en esas etapas en diferentes momentos. Los informes de los padres, los autoinformes o los exámenes visuales pueden dar pistas sobre la etapa en la que se encuentra una persona, aunque a menudo son inexactos; medir los niveles de las hormonas relacionadas con la pubertad es un mejor indicador, pero las extracciones de sangre son un reto para muchas personas con autismo. Por lo tanto, asegurarse de que se estaba comparando a los niños en la misma etapa sería complicado.


Mientras tanto, los investigadores que estudian a los niños autistas estaban viendo más indicios de que la adolescencia puede ser un momento particularmente vulnerable para ellos.


En 2015, Scherf y la becaria postdoctoral de la Universidad Estatal de Pensilvania Giorgia Picci conceptualizaron esta idea utilizando un modelo de dos golpes. El primer golpe es la alteración del desarrollo neuronal en el útero o en la primera infancia. El segundo golpe se produce durante la adolescencia, cuando los circuitos neuronales no se reconfiguran como en la mayoría de los adolescentes. Esta diferencia en el cableado puede significar que el cerebro no puede adaptarse a medida que aumentan las exigencias sociales y prácticas del mundo neurotípico, dice Scherf. Como resultado, los adolescentes autistas pueden responder de forma inadecuada a las señales sociales, ser incapaces de realizar las habilidades necesarias para la independencia y tener un mayor riesgo de sufrir problemas de salud mental. La evidencia genética emergente apoya esta idea: Un estudio de 2017 evaluó a 5.551 niños del Reino Unido para detectar dificultades de comunicación social a las edades de 8, 11, 14 y 17 años y descubrió que, de los 11 a los 17 años, un conjunto único de variantes genéticas que rigen las habilidades sociales entra en juego en los adolescentes autistas.


Un segundo hallazgo también puede ayudar a explicar por qué muchos adolescentes autistas desarrollan epilepsia. Hasta el 13 por ciento de los niños con autismo tienen epilepsia, pero esa proporción puede aumentar hasta el 26 por ciento durante la pubertad. Las convulsiones pueden aparecer repentinamente y provocar dificultades de lenguaje, problemas motores y regresión. "No sabemos por qué ocurre esto", dice Pelphrey, cuya propia hija autista desarrolló convulsiones al entrar en la pubertad.


No está claro cómo se manifiesta exactamente ese segundo golpe en el cerebro, en parte por la falta de financiación de propuestas como la de Uddin. Aun así, han surgido algunas pistas a partir de estudios longitudinales existentes en los que los investigadores siguen a los niños durante la adolescencia, aunque sin tratar de captar la pubertad per se. En un estudio de 2019, por ejemplo, los investigadores examinaron la conectividad entre la red de saliencia, la red de modo por defecto y la red ejecutiva central -que es responsable del control de la atención- en 16 adolescentes autistas y 22 adolescentes no autistas. Escanearon los cerebros de los adolescentes en dos momentos, con tres años de diferencia, que representaban la adolescencia temprana-media y la tardía. En los adolescentes no autistas, encontraron un debilitamiento de la conectividad cerebral entre las redes ejecutivas y las redes por defecto en esos tres años, lo que probablemente refleja una mayor separación y especialización de estas redes. No fue así en los adolescentes autistas, lo que apunta a una diferencia en el desarrollo del cerebro que podría definir la transición en el autismo.


Pelphrey lidera uno de los pocos esfuerzos para definir los cambios cerebrales que caracterizan la transición adolescente. Desde 2012, el equipo de Pelphrey ha seguido a 620 niños autistas y no autistas de entre 6 y 17 años, realizando evaluaciones clínicas anuales y escaneando sus cerebros. Los investigadores también secuenciaron los genomas de los niños y midieron la expresión genética de las muestras de sangre. En 2017, el equipo obtuvo una subvención de cinco años para la renovación de los Centros de Excelencia del Autismo con el fin de utilizar esta cohorte para investigar lo que ocurre en la pubertad.


Tal y como propuso Uddin, el equipo de Pelphrey está observando los cambios en los sistemas cerebrales asociados con el autismo, incluyendo las redes de saliencia, modo por defecto y ejecutivo central, utilizando imágenes de resonancia magnética y electroencefalografía. Los investigadores también están siguiendo los niveles hormonales para ver cómo interactúan con la función cerebral, ya que se sabe que las hormonas sexuales ayudan a organizar el sistema nervioso durante la adolescencia. Un estudio publicado en febrero, por ejemplo, sugiere que la exposición a la testosterona durante la pubertad en hombres jóvenes no autistas afecta al modo en que el cerebro responde a las señales sociales.


Una de las muchas preguntas a las que Pelphrey dice que su trabajo podría responder es si los adolescentes autistas experimentan una pérdida de conectividad cerebral durante la pubertad y, si es así, cuáles son las ramificaciones de ese declive cuando los científicos siguen a esos adolescentes hasta la edad adulta. Pelphrey y sus colegas también intentan predecir quiénes corren el riesgo de sufrir convulsiones. Planean introducir escaneos cerebrales en estado de reposo en un ordenador y utilizar un algoritmo de aprendizaje automático para identificar las firmas cerebrales de los adolescentes que desarrollan convulsiones. A continuación, pretenden probar y perfeccionar el modelo utilizando una gran base de datos de escáneres cerebrales, como la Autism Brain Imaging Data Exchange.


"Esperamos acabar con imágenes de miles y miles de personas" con las que probar el modelo, dice. Si el estudio tiene éxito, dice, sus resultados podrían ayudar a proporcionar una advertencia anticipada para al menos una bola curva que la pubertad lanza a muchos adolescentes autistas y sus familias.


Zona de peligro


Cualesquiera que sean sus detalles, la remodelación del cerebro durante la pubertad también conduce a una intensificación de las emociones y a rápidos cambios de humor; los adolescentes oscilan entre la irritabilidad y el júbilo y la ansiedad. Este proceso parece ser exagerado en los niños autistas, y sus consecuencias más difíciles de moderar, en parte porque los niños autistas pueden tener problemas para comprender lo que está sucediendo.


Cuando Brendan Toh, de 16 años, que es autista y mínimamente verbal, llegó a la pubertad a los 12 años, se volvió cada vez más agresivo, con una escalada de comportamientos autolesivos como pellizcar y morder. "En un niño normal, una persona joven, es una transición bastante difícil", dice su madre, May Ng, endocrinóloga pediátrica de la Universidad de Liverpool (Reino Unido).



Otros adolescentes del espectro parecen sufrir porque entienden lo suficiente de lo que ocurre como para saber lo que se pierden. A los 14 años, Amy Gravino, ahora defensora de la sexualidad del autismo, anhelaba tener amigos y era muy consciente de que no encajaba. Nadie en la escuela quería salir con ella; sus únicos amigos eran personas con las que se carteaba en chats dedicados a los Backstreet Boys, una banda de chicos de los 90 con la que estaba obsesionada.


La sensación de exclusión de Gravino parece ser común entre las niñas autistas. En una encuesta de 2018, los padres de 40 niñas autistas informaron que sus hijas tenían una dificultad significativa para socializar con otras niñas y experimentaron el rechazo. "Las niñas tienen que desarrollar formas bastante sofisticadas de interactuar con otras niñas para mantenerse al día a medida que entran en cuarto, quinto y sexto grado", dice Koenig, quien dirigió el estudio. "Son momentos en los que se producen muchas burlas, mucho ostracismo.


Hay mucha agresión relacional". Para Gravino, el dolor emocional fue tan agudo en su adolescencia temprana que tuvo pensamientos suicidas, dice.


Los sentimientos de no pertenencia contribuyen a la alta prevalencia de la depresión y la ansiedad entre los adolescentes autistas. "Muchos tienen problemas con la comunicación social, y estás preparando el escenario para tener un posible impacto psicológico durante la adolescencia", dice la psicóloga Blythe Corbett de la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee. En un estudio realizado en 2020 en Minnesota, los investigadores descubrieron que 1.104 adolescentes y adultos jóvenes autistas tenían casi tres veces más probabilidades de sufrir depresión, y más de tres veces más probabilidades de sufrir ansiedad, a la edad de 30 años que sus compañeros no autistas. Y, trágicamente, un estudio de 2013 sugirió que los niños autistas tienen 28 veces más probabilidades de planear o intentar suicidarse que sus compañeros no autistas.


Los trastornos alimentarios, que rara vez se producen antes de la pubertad, también pueden afectar de forma desproporcionada a los jóvenes autistas. Un estudio de más de 5.000 adolescentes descubrió que cuantos más rasgos de autismo tiene una adolescente, más frecuentes son sus comportamientos alimentarios desordenados.


Algunos investigadores están estudiando otra cuestión clave: ¿Los niños autistas llegan a la pubertad antes que los demás niños? Si lo hacen, podrían sentirse aún más fuera de lugar, exacerbando su aislamiento social y contribuyendo potencialmente a los problemas de salud mental, dice Corbett. Sin embargo, los datos sobre este momento son contradictorios. Un estudio de 2017 sobre 3.454 niños no autistas y 94 niños autistas de entre 8 y 15 años no mostró diferencias entre los dos grupos; los signos de la pubertad fueron reportados por los padres o por ellos mismos, e incluyeron la menstruación, el desarrollo del vello corporal y una voz más profunda. Por otro lado, en un estudio realizado en 2020 con 239 niños de entre 10 y 13 años, Corbett y sus colegas descubrieron que las niñas autistas empezaban a menstruar 9,5 meses antes que sus compañeros no autistas. (No hubo diferencias en el inicio de la pubertad para los chicos.) Si los resultados se replican, podrían subrayar la importancia de proporcionar a las niñas autistas una educación sexual adaptada a una edad más temprana para desmitificar la pubertad y prepararlas para ella, dice Corbett.


Corbett y sus colegas están trabajando en la búsqueda de una forma de identificar a los niños con riesgo de depresión y ansiedad durante la preadolescencia y la adolescencia. Para ello, realizan un seguimiento del estrés psicológico en más de 100 niños con autismo y un número similar de controles. Evalúan los niveles de estrés de cada niño a partir de los 10-13 años midiendo, a intervalos regulares durante cuatro años, el cortisol salival y la excitación durante dos tareas sociales: un discurso y una conversación con un compañero. Si los médicos pueden identificar marcadores que indiquen, por ejemplo, qué preadolescentes son propensos a tener dificultades más adelante, podrán empezar a intervenir pronto. "Tenemos que estar preparados", dice Corbett.



Lecciones vitales


En medio de estas luchas emocionales, los adolescentes autistas a menudo no están preparados para los cambios físicos que conlleva la pubertad. Cuando a Gravino le vino la regla por primera vez, a los 12 años, la preadolescente autista estaba desconcertada. Utilizó cinco pares de ropa interior antes de que su madre se diera cuenta de lo que estaba ocurriendo. "Mi madre entró un día en el baño y dijo: 'Oh, ahora eres una mujer'", cuenta Gravino. "No tenía ni idea de lo que estaba pasando".


Los estudios demuestran que los jóvenes autistas tienen menos probabilidades que sus compañeros no autistas de recibir cualquier tipo de educación sexual, en la escuela o en casa. "Estos chicos tienen muchos profesionales en sus vidas, así que el hecho de no haber hablado nunca con nadie sobre [el desarrollo sexual] es algo alucinante", dice Laura Graham Holmes, psicóloga clínica del Hunter College de Nueva York que está ayudando a crear un plan de estudios sobre relaciones saludables específico para el autismo. Los datos sugieren que el entrenamiento en relaciones también es fundamental para esta población. Una encuesta realizada a adolescentes y adultos con autismo sobre sus experiencias con el sexo y la sexualidad sugiere que muchas personas con autismo desean tener una relación romántica pero no se sienten preparadas para encontrarla o desarrollarla.


El hecho de no entender las normas sexuales -a menudo tácitas y llenas de matices- puede dar lugar a pasos en falso, como hablar de forma provocativa y discutir abiertamente sobre la sexualidad. También puede dar lugar a ofensas sexuales, en las que los autistas son autores o víctimas. Los adolescentes autistas pueden masturbarse en público, enviar mensajes de texto, llamar por teléfono o seguir a alguien que les interesa hasta el punto de que se considera acoso, o descargar pornografía ilegal. Por otro lado, los autistas, especialmente las chicas, corren un mayor riesgo de sufrir abusos sexuales, físicos y emocionales.


La educación sexual tradicional puede ser insuficiente para los adolescentes autistas, que pueden necesitar que se les expliquen más detalles y se cubran más lagunas sociales que los estudiantes no autistas. La necesidad de un enfoque diferente es especialmente evidente entre los que necesitan mucho apoyo. Para estas personas, la repetición, los elementos visuales y las reglas son herramientas pedagógicas clave, dicen los expertos. Ng y su marido llevaban mucho tiempo utilizando el Sistema de Comunicación de Intercambio de Imágenes, que consiste en tarjetas con diversas imágenes, para ayudarles a comunicarse con Brendan: para explicar lo que ocurriría en una cita con el médico, por ejemplo, o cómo pedir un juguete o un bocadillo favorito. Ng empleó un nuevo conjunto de tarjetas para explicar la pubertad. A lo largo de muchos meses, utilizó estas tarjetas para explicar y tranquilizar a Brendan de que lo que estaba experimentando era natural. Las tarjetas transmitían lecciones importantes, como que masturbarse está bien, siempre que lo haga sólo en su habitación con la puerta cerrada.


Los investigadores están ideando y probando varios tipos de nuevos programas sociales y de educación sexual para los adolescentes del espectro. El año pasado, la Organización para la Investigación del Autismo lanzó una guía online autodirigida llamada Sex Ed for Self-Advocates, que contiene nueve secciones sobre temas como la pubertad, la orientación sexual y la identidad de género, la actividad sexual y las relaciones y la seguridad en línea.


"Tiene las ventajas de Internet como modelo de enseñanza, y es que la gente puede hacerlo en privado. Pueden ir a su propio ritmo", dice Jessica Penwell Barnett, socióloga de la Universidad Estatal de Wright en Dayton, Ohio, que escribió la sección de actividad sexual.

Sin embargo, no puede incorporar técnicas de enseñanza en persona, como el juego de roles y la retroalimentación correctiva, que ayudan a los adolescentes autistas a establecer relaciones con sus compañeros.


Crear esos vínculos es el objetivo de un programa en New Haven, Connecticut, para niñas y mujeres autistas llamado SELF (Socializar, Experimentar, Aprender y Divertirse). Koenig desarrolló SELF para hacer frente a la falta de terapias diseñadas para ayudar a las chicas con autismo a superar sus singulares retos sociales. Las chicas se apuntan a actividades como clases de yoga y arte que les dan la oportunidad de conocer a otras chicas y divertirse.


Hablan de música y películas, de quién les gusta y de las interacciones que les resultan confusas, como, por ejemplo, por qué un chico no deja de poner excusas para no dar su número de teléfono. "Estos chicos realmente desarrollaron relaciones entre ellos", dice Koenig. "Se aceptaron plenamente los unos a los otros".


Un programa llamado Tackling Teenage Training ofrece lecciones individuales de sexo y relaciones para adolescentes autistas que tienen un coeficiente de inteligencia de al menos 80. A lo largo de 18 sesiones, un formador utiliza imágenes y juegos de rol, entre otros ejercicios, para enseñar al adolescente temas como los cambios corporales, la masturbación, la amistad y el reconocimiento de los límites. En un proyecto piloto, 23 chicos y 7 chicas autistas, de 15 años de media, obtuvieron resultados significativamente mejores en una prueba sobre diversos aspectos del desarrollo sexual después del entrenamiento que antes.


Un estudio de seguimiento con 189 participantes confirmó los resultados. El programa se ha probado en centros de todo el mundo, y varios equipos lo están ampliando de un formato individual a uno grupal.


En septiembre de 2019, Henry se inscribió en el programa, y gracias a él adquirió una nueva comprensión de las relaciones, la comunicación y la sexualidad. En casa, sus padres también le enseñaron sobre los límites, como la etiqueta adecuada para enviar mensajes de texto.


Esta educación no se hizo esperar: Tras completar la formación, Henry hizo un anuncio: Tenía novia. "Estaba muy orgulloso", dice Elisa. "Todo el mundo lo sabía".


Elisa espera que los mensajes y las reglas concretas que Henry está aprendiendo permanezcan con él a medida que gana independencia. Sabe que no va a escuchar a sus padres para siempre: "¿Qué joven de 17 años dice: 'Buen punto, mamá y papá, gracias por decírmelo'?". Aunque el entusiasmo de Henry por tener una novia era dulce, a Elisa y a su marido les preocupaba que fuera demasiado inmaduro para una relación así. Sus preocupaciones duraron poco: La pareja rompió después de dos semanas. Puede que Henry no estuviera preparado para una novia. Todavía no.


Con la información de Alisa Opar



TAGS: agresión, ansiedad, autismo, imagen cerebral, depresión, educación, género, aprendizaje automático, circuitos neuronales, regresión, convulsiones, sexo, déficit social



https://www.spectrumnews.org/features/deep-dive/puberty-and-autism-an-unexplored-transition/


Entradas Recientes

Ver todo

Buzón de preferencias

Al suscribirte estás aceptando nuestra política de privacidad

Al rellenar formularios estás aceptando nuestra política de privacidad

  • Instagram
  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com