https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
 

¿Qué es un "savant" autista?




POR YOLANDE LOFTUS

Fuente: Autism Parenting Magazine | 26/10/2021

Fotografía: Pixabay.com



El savantismo es un fenómeno que ha capturado la imaginación del mundo desde que la película Rain Man mostró la prodigiosa memoria de un sabio autista.


El savantismo es un fenómeno místico y psicológico que ha capturado la imaginación del mundo desde que la película Rain Man mostró la prodigiosa memoria de un sabio autista. Más que una fascinación por lo extraordinario, la investigación sobre el savantismo podría desvelar información útil sobre el fomento del talento genial asociado a la mente neurodivergente.


¿Son los savants superhéroes neurodivergentes? El savantismo evoca una imagen casi sobrehumana. Alguien con un talento extraordinario, casi irreal en su alcance y genialidad, y que, sin embargo, se superpone con su criptonita, porque el genio de un savant suele encontrarse junto a deficiencias y síntomas relacionados con discapacidades del desarrollo, lesiones cerebrales o autismo.


Si cree que lo de superhéroe puede ser una exageración, sólo tiene que ver cómo Stephen Wiltshire dibuja el horizonte de una metrópolis, con un detalle exquisito, después de sobrevolarla una vez. Imagine dibujar de memoria una ciudad como Tokio en un lienzo de 10 metros: después de todo, superhumano puede ser un adjetivo apropiado.


O qué tal una complicada pieza musical, interpretada con perfección, tras una sola audición. ¿Ecuaciones matemáticas alucinantes calculadas en segundos sin una calculadora; o determinar el día en que cayó una fecha concreta hace 50 años? No es de extrañar que el savantismo se considere uno de los conceptos psicológicos más fascinantes, que cautiva la imaginación de la gente y alimenta mitos mágicos.



¿Qué es un savant?


El síndrome del sabio es una condición rara y extraordinaria. Las personas con autismo o alguna otra discapacidad del desarrollo pueden desarrollar o poseer una "isla de genialidad" en contraste con los déficits que suelen asociarse a su condición (Treffert, 2009).


Los savants tienen estas habilidades (destrezas de genio) en áreas definidas y sobresalen en estas áreas en un grado notable a pesar de -o debido a- lesiones cerebrales, enfermedad o deterioro cognitivo. Estas "islas de genialidad" suelen encontrarse en los ámbitos de las matemáticas, la música y el arte. Estas espectaculares habilidades están siempre vinculadas de alguna manera a la memoria.


Los términos síndrome de savant y savant autista se utilizan a veces indistintamente. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no todos los savants se encuentran en el espectro del autismo. Mientras que más de la mitad de las personas con habilidades de savant son autistas, el resto puede tener otro tipo de condición cognitiva como una lesión o enfermedad del SNC (Treffert, 2009). Por lo tanto, "síndrome de savant" es una descripción más precisa del concepto que "savant autista".



El síndrome de Savant y el autismo


El síndrome de savant y su relación con el autismo pueden deberse a una fijación de detalles, o a una coherencia central débil que puede estar presente en ambas condiciones. La coherencia débil puede ser la base de muchos de los síntomas que experimentan las personas con autismo, por ejemplo, la insistencia en la uniformidad, la atención a partes de los objetos y posiblemente incluso las habilidades de savant (Happè y Frith, 2006).


El aspecto savant del autismo provoca fascinación, sobre todo en los medios de comunicación. A veces es lo único que la gente espera de un niño autista, que sea un genio numérico que desvela misterios matemáticos.


Es comprensible que la comunidad autista encuentre molestas estas generalizaciones: el savantismo es un aspecto único del autismo, y la mayoría de los individuos del espectro no son savants. Ser un autista muy inteligente no equivale a ser un sabio; a la inversa, el sabantismo no siempre está vinculado a una inteligencia elevada en el sentido habitual.


Pero quizás la atención de los medios de comunicación, y la fascinación general por las habilidades extraordinarias de los individuos autistas, debería ser alentada. La investigación se está acercando al hecho de que muchos individuos autistas poseen habilidades extraordinarias. El autismo se ha definido históricamente en términos de discapacidades y déficits -y aunque es innegable que hay síntomas que dificultan la vida diaria de las personas y de quienes las cuidan- hay un movimiento hacia el reconocimiento de los puntos fuertes y la valía de la mente neurodivergente.


En este sentido, un estudio (Meilleur et al. 2015) encontró una prevalencia de habilidades especiales aisladas en el 62,5% de los individuos autistas que participaron en el estudio. Si a esto le sumamos la estimación de que entre el 10 y el 30% de las personas con trastornos del espectro autista tienen habilidades savant (Daniel y Menashe, 2020), tiene sentido investigar el vínculo entre el autismo, las habilidades especiales y el savantismo.


Esto va más allá de desafiar el estigma y abrazar la neurodiversidad; las habilidades especiales y el savant pueden ser la clave para ayudar a los niños autistas a prosperar. El autor de varias investigaciones y estudios sobre el síndrome savant, el Dr. Darold Treffert, tenía un mensaje de esperanza y de "entrenamiento del talento" para los niños con autismo (Perner, 2012).



El caso de alimentar las habilidades de los savants


La Dra. Temple Grandin (Grandin, 1992), una de las más conocidas defensoras de los autistas, utilizó la siguiente cita para demostrar el poder de los educadores cuando se trata del futuro del niño autista: "Un profesor hábil e imaginativo preparado para disfrutar y dejarse desafiar por el niño parece haber sido repetidamente un factor decisivo en el éxito y la colocación educativa de los niños autistas de alto funcionamiento". (Newson, Dawson y Everard, 1982).


La Dra. Grandin pasa a enumerar ejemplos de individuos autistas con talento y educación (algunos con títulos de doctorado) que se quedan en casa por falta de tutoría. La Dra. Grandin comparte que su trabajo es su vida, y cree que un trabajo interesante proporciona satisfacción a los individuos de alto funcionamiento del espectro (Grandin, 1992).


Si (según las investigaciones) muchas personas con autismo tienen habilidades especiales, y hasta un tercio puede poseer alguna variante de una habilidad de savant, parece que debería darse prioridad a cultivar estos talentos. Al hablar de las habilidades savant, la Dra. Grandin opina que esos talentos "tienen que ser alimentados y ampliados en algo útil". (Grandin, 1992).


Para cultivar las habilidades especiales de los niños autistas, hay que comprenderlas. También hay que examinar la información relativa a cómo se desarrollan estas habilidades y cómo se perfeccionan o se pierden para ayudar a los padres y profesores a optimizar los puntos fuertes neurodivergentes.



¿Somos todos savants (latentes)?


Snyder (2009) sostiene que todos somos savants latentes. El argumento se basa en el hecho de que las habilidades de savant pueden surgir espontáneamente; o en el hecho de que dichas habilidades pueden ser inducidas artificialmente mediante estimulación magnética transcraneal repetitiva de baja frecuencia.


Aunque esto pueda parecer algo del ámbito de la ciencia ficción, las habilidades de tipo savant pueden inducirse inhibiendo una parte específica del cerebro. En un estudio titulado Switching skills on by turning off part of the brain, (Young et al., 2004) se puso a prueba una hipótesis sobre el savantismo. Los autores querían determinar la accesibilidad de las habilidades savant a una mente neurotípica interrumpiendo el funcionamiento del lóbulo frontotemporal mediante la estimulación magnética transcraneal (EMT) repetitiva.


Las investigaciones de Rimland (1978) indican que las habilidades savant autistas suelen estar asociadas al hemisferio cerebral derecho, mientras que los déficits se asocian mayoritariamente a funciones del hemisferio cerebral izquierdo. Miller et al. (1998) concluyeron la aparición de habilidades artísticas en pacientes con una pérdida de funciones cognitivas como el lenguaje y las habilidades sociales debido a la demencia frontotemporal.


El síndrome de savant adquirido suele ser el resultado de un traumatismo en el hemisferio cerebral izquierdo, aunque esto es poco frecuente y las lesiones cerebrales muy raramente conducen al descubrimiento de habilidades de genio. Al inhibir el funcionamiento del hemisferio cerebral izquierdo mediante EMT en el estudio mencionado anteriormente (Young et al., 2004) se encontró una mejora de las habilidades de tipo savant en algunos de los participantes.


Una de las teorías más importantes sobre el síndrome de savant adquirido puede ser la teoría de compensación de daños del savantismo del Dr. Treffert. Treffert sugiere que el daño en el hemisferio izquierdo del cerebro libera al cerebro derecho de la "tiranía del hemisferio izquierdo, o dominante", y además permite la compensación por parte del cerebro derecho (por el daño sufrido en el hemisferio izquierdo), lo que resulta en el desarrollo del talento prodigioso o savant (Treffert, 2009).


Estos resultados arrojan luz sobre el área del cerebro implicada en el síndrome de savant, y también crean curiosidad sobre el futuro de la inducción de habilidades de savant en individuos neurotípicos, y las implicaciones éticas que esto puede conllevar.



Sabios inspiradores


Si quiere maravillarse de lo poderoso que puede ser el cerebro humano, puede buscar savants en su servicio de streaming. Ver a Daniel Tammet batir el récord de memorización de pi -memorizar 22.514 dígitos en poco más de cinco horas- puede despertar la curiosidad por el origen de las habilidades de los savants.



Sabios congénitos


Las habilidades de los savants suelen surgir durante la infancia, coincidiendo con condiciones como el autismo o una discapacidad del desarrollo que está presente desde el nacimiento. Raymond Babbitt, el protagonista de la película Rain Man, se inspiró en una de las megasaberes más memorables de nuestro tiempo, Kim Peek.


Kim, que murió en 2009, nació con graves anomalías cerebrales. Sus problemas de coordinación hicieron que no aprendiera a caminar hasta los cuatro años. Desde muy joven mostró increíbles habilidades de savant, memorizando libros enteros cuando tenía poco más de un año. El Dr. Treffert se refirió a Kim como el "Monte Everest de la memoria". Está claro que Kim nació con habilidades de sabio, a diferencia de los sabios que adquieren dichas habilidades, normalmente tras una lesión o enfermedad cerebral.


Kim, que murió en 2009, nació con graves anomalías cerebrales. Sus problemas de coordinación hicieron que no aprendiera a caminar hasta los cuatro años. Desde muy pronto mostró unas increíbles habilidades de sabio, memorizando libros enteros cuando tenía poco más de un año. El Dr. Treffert se refirió a Kim como el "Monte Everest de la memoria". Está claro que Kim nació con habilidades de sabio, a diferencia de los sabios que adquieren dichas habilidades, normalmente tras una lesión o enfermedad cerebral.



Síndrome de savant adquirido


La vida de Derek Amato cambió cuando se zambulló en un jacuzzi, lo que le provocó una grave conmoción cerebral. El accidente fue el catalizador de la capacidad musical savant. Derek, que no había demostrado tener talento musical antes del accidente, adquirió casi instantáneamente una prodigiosa habilidad de savant para componer música compleja.


El síndrome de savant adquirido y los asombrosos relatos de personas que básicamente se despiertan con un genio accidental son probablemente el origen de gran parte de la investigación que se esfuerza por evaluar si todos tenemos talentos de savant subyacentes.


¿Todos? Porque en la mayoría de estos relatos parece que los hombres son más propensos a recibir habilidades de sabio. La investigación revela poco sobre el savantismo en las mujeres. Si esto se debe a que el savantismo es un fenómeno mayoritariamente masculino o a que está infradiagnosticado (como el autismo) en las mujeres, tendrá que determinarse mediante más estudios. Es necesario realizar investigaciones clínicas para determinar la presencia de habilidades de savant en mujeres y niñas, sobre todo porque factores como el enmascaramiento podrían sesgar las estadísticas.



La sabia Nadia Chomyn


Un ejemplo de mujer sabia es Nadia Chomyn. Los padres de Nadia observaron retrasos en el desarrollo de su hija desde una edad temprana y finalmente se le diagnosticó autismo. Pero mientras la niña tenía problemas con hitos como alimentarse y vestirse sola, en otro aspecto destacaba. Empezó a dibujar -no las figuras de palo que uno esperaría de una niña de tres años-, sino representaciones precisas y proporcionales de carruseles y caballos.


Cuando Nadia tenía nueve años, su habilidad de savant retrocedió, posiblemente a medida que adquiría habilidades sociales rudimentarias (Seifel, 1977). La Dra. Temple Grandin habló de esta pérdida de habilidades savant, y cree que las habilidades savant necesitan un estímulo para mejorar. Aboga por proporcionar el equipo necesario para mejorar el talento (diciendo que Nadia necesitaba un equipo de dibujo adecuado) y explicó cómo su propio dibujo mejoró tras observar a individuos con talento y obtener el equipo correcto (Grandin, 1992).



Fomentar y utilizar las habilidades de los savants


A pesar de lo fascinantes que son las habilidades de los savants, necesitamos más investigación para ayudar a las personas con síndrome de savant a cultivar estos talentos. Tal vez el ejemplo anterior de Nadia Chomyn demuestre que las habilidades savant no deben descuidarse en favor de las habilidades sociales y de comunicación, sino que las habilidades savant deben fomentarse y moldearse para ayudar al individuo a contribuir a la sociedad de forma que se sienta necesario y valorado.


Tanto el savantismo como el autismo son condiciones en las que se encuentran habilidades extraordinarias junto con síntomas desafiantes que pueden causar dificultades en la vida cotidiana. Para que las mentes neurodivergentes prosperen, necesitamos que la investigación ofrezca formas concretas de alimentar los puntos fuertes (como las habilidades especiales y las de los savants) en lugar de tratar exclusivamente de arreglar los llamados déficits. Porque, si hay algo que demuestra el savantismo, es que las deficiencias son a veces la puerta de entrada a la genialidad.



Referencias


Daniel, E., Menashe, I. Exploring the familial role of social responsiveness differences between savant and non-savant children with autism. Sci Rep 10, 2255 (2020). https://doi.org/10.1038/s41598-020-59209-7


Grandin T. (1992) An Inside View of Autism. In: Schopler E., Mesibov G.B. (eds) High-Functioning Individuals with Autism. Current Issues in Autism. Springer, Boston, MA. https://doi.org/10.1007/978-1-4899-2456-8_6

Happé, F., & Frith, U. (2006). The weak coherence account: detail-focused cognitive style in autism spectrum disorders. Journal of autism and developmental disorders, 36(1), 5–25. https://doi.org/10.1007/s10803-005-0039-0


Levinson, B. (1988). Rain Man. United Artists.

Meilleur, A. A., Jelenic, P., & Mottron, L. (2015). Prevalence of clinically and empirically defined talents and strengths in autism. Journal of autism and developmental disorders, 45(5), 1354–1367. https://doi.org/10.1007/s10803-014-2296-2


Newson, E., Dawson, M., and Everard, P. (1982). The Natural History of Able Autistic People: Management and Functioning in a Social Context. London: Report to the Department of Health and Social Security.


Perner L, ed. (2012) Scholars With Autism Achieving Dreams. Sedona, AZ: Auricle Books

Rimland, B. (1978). Savant capabilities of autistic children and their cognitive implications. In G. Serban (Ed.), Cognitive defects in the development of mental illness (p. 43–65). Brunner/Mazel.


Seifel, L. (1977). Nadia: A case of extraordinary drawing ability in an autistic child. New York: Academic Press.


Snyder A. (2009). Explaining and inducing savant skills: privileged access to lower level, less-processed information. Philosophical transactions of the Royal Society of London. Series B, Biological sciences, 364(1522), 1399–1405. https://doi.org/10.1098/rstb.2008.0290


Treffert D. A. (2009). The savant syndrome: an extraordinary condition. A synopsis: past, present, future. Philosophical transactions of the Royal Society of London. Series B, Biological sciences, 364(1522), 1351–1357. https://doi.org/10.1098/rstb.2008.0326


Young, R. L., Ridding, M. C., & Morrell, T. L. (2004). Switching skills on by turning off part of the brain. Neurocase, 10(3), 215–222. https://doi.org/10.1080/13554790490495140


https://www.autismparentingmagazine.com/autistic-savant/

102 visualizaciones0 comentarios