¿Quiero ser padre?




POR GERARDO MARTINEZ

Fuente: Autismo en Vivo | 09/05/2022

Fotografía: Pixabay.com



Recuerdo cuando un profesor hizo la reflexión de que tenemos que pasar un examen para conducir, pero no para ser padres, una responsabilidad mucho mayor y más difícil


Cuando intento recordar los momentos más felices de mi vida se me ocurren tres tipos de experiencias: cuando recibí reconocimiento y justa recompensa en el trabajo, cuando subí algunas montañas, y cuando he abrazado bebés. Quizás debería añadir los momentos en que perdí de vista relaciones tóxicas, aunque resulta muy triste contar este tipo de momento como feliz, si bien lo es.


En primer lugar, he soñado y aún sueño muchas veces en tener un hijo o hija en la medida que me gusta amar si bien no a todo el mundo. No resulta fácil encontrar personas con quienes tener una buena conexión emocional. Sin embargo, hay muchas consideraciones importantes que desaconsejan la paternidad:


El mundo que nos viene. Tengo la sensación de que el mundo va de mal en peor. Los que no somos ricos cada vez somos y seremos más pobres. La competitividad e inestabilidad en el mercado de trabajo hacen la vida más difícil, pues no todo el mundo se siente a gusto conviviendo con la incertidumbre. Me preocupa ver todo el mundo, y más aún los niños, enganchados a las pantallas de forma prácticamente adictiva.


Ser un apoyo fuerte. Precisamente por vivir en un mundo cada vez más inestable, se me hace difícil pensar que voy a poder ser un soporte lo suficientemente fuerte para mi(s) hijo(s). Para mí es fundamental tener estabilidad en el trabajo, y por más que suelo tener un buen rendimiento y ser bien valorado, nunca he podido tener estabilidad laboral, lo cual me genera una gran inseguridad. Es básico para poder ser un apoyo financiero y psicológico.


¿Un hij@ con autismo? Como se ha demostrado en varios estudios, el riesgo de tener un hijo con autismo crece en la medida que alguno de los padres también tiene autismo y con la edad. En mi caso concurren dos factores de riesgo y quizás es demasiado. Aunque más bien soy de las personas afortunadas dentro del colectivo autista, sé lo mal que se pasa y la dificultad para llegar a tener una vida feliz. También se necesita mucho más apoyo de los padres.


Piensan muchos que la vida es un regalo de por sí. Habría que ver cuantos de estos que piensan así han tenido una vida verdaderamente jodida. Para mi la vida ha sido bastante mierda des del punto psicológico y emocional, y pensar que voy a traer un hijo que tenga todos los números de tener una vida parecida a la mia me hace sentir mal, des de el sentido de responsabilidad que se le supone a un padre. Mi lema es dedicarse a hacer las cosas que sabes hacer bien y con responsabilidad, que ya hay bastantes problemas en el mundo.


Esta premisa aconseja pues no tener ningún hijo. Mejor invertir el esfuerzo que supone en ayudar a los demás. Me pregunto también cuantas mujeres quisieran tener un hijo con altas probabilidades de tener autismo, sabiendo todo lo que conlleva. En fin, no soy quien para decir lo que van a pensar los demás sobre esto. Seguramente hay opiniones para todos los gustos.


Es cierto por otro lado que un padre con autismo puede ser mucho mejor padre para un niño con autismo que uno que no lo es, por cuanto le comprende y sabe el tipo de apoyo que necesita. Es más capaz de hacerle sentir querido. También es cierto que el apoyo que tienen las personas con autismo hoy en día es muy superior, aún siendo insuficiente. Obviamente, venimos de la nada. Supongo que hay muchas más consideraciones a valorar

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo