Respuestas neuronales cuando se les llama por su nombre, pueden indicar dificultades en el lenguaje


Llamada de nombre: la falta de capacidad para distinguir su nombre de otros sonidos puede contribuir a las dificultades de lenguaje en algunas personas autistas. © Tetra Images / Getty Images



POR LAURA DATTARO

Fuente: Spectrum / 21/09/2020

Fotografía: © Tetra Images / Getty Images

Los autistas mínimamente verbales no diferencian el sonido de su propio nombre del de un extraño, según un nuevo estudio de electroencefalografía (EEG) (1). También tienen dificultades para filtrar los sonidos del ruido de fondo.

Y entre las personas autistas mínimamente verbales, aquéllas con respuestas neuronales más débiles a sonidos inesperados también tienen conductas auditivas más atípicas, como tararear o taparse los oídos en ambientes ruidosos, según un segundo estudio de los mismos investigadores (2).

En conjunto, los hallazgos sugieren que las personas autistas con un nivel verbal mínimo podrían tener dificultades para determinar en qué sonidos de su entorno es importante centrarse, dice la investigadora del estudio Sophie Schwartz, investigadora posdoctoral de la Universidad de Boston en Massachusetts.

Los bebés típicos giran la cabeza hacia una persona que dice su nombre entre los 4 y 9 meses de edad. Sin embargo, los bebés que son diagnosticados posteriormente con autismo, a menudo no lo hacen. Hasta hace poco, los investigadores no habían examinado si esta falta de respuesta aparece en el cerebro.

El primer estudio que lo hizo, publicado en 2018, encontró que los cerebros de los adultos autistas responden de manera diferente a sus nombres que los de las personas típicas. El nuevo estudio es el primero que explora la respuesta en personas con autismo mínimamente verbal, lo cual es crucial para el campo, dice Timothy Roberts, profesor de radiología de la Universidad de Pensilvania en Filadelfia, quien no participó en el trabajo.

"No podemos continuar como campo ignorando a los participantes mínimamente verbales sólo por dificultades logísticas", dice Roberts. "Creo que estos dos trabajos demuestran que se puede hacer y por lo tanto se debe hacer. Este es un enorme paso adelante para nuestro campo."

"Respuesta de desajuste"

Los investigadores usaron el EEG para medir tres respuestas del cerebro. Una, conocida como la 'respuesta de desajuste', se produce unos 200 milisegundos después de escuchar un sonido y refleja si el cerebro reconoce el sonido como distinto - identificando un tono inusualmente alto, por ejemplo, o la primera sílaba del propio nombre. Dos respuestas estrechamente relacionadas, alrededor de 400 milisegundos después, muestran si el cerebro atribuye un significado personal al sonido.

En el estudio del nombre, los investigadores evaluaron a 27 personas autistas verbalmente fluidas y 20 mínimamente verbales y 27 controles, de 13 a 22 años de edad. Los participantes escucharon una grabación de una voz femenina recitando su nombre y los de otros dos participantes. En algunos ensayos, las voces masculinas también recitaban frases en inglés como ruido de fondo, creando un "efecto de fiesta de cóctel" y permitiendo medir la capacidad de los participantes para elegir su nombre en una multitud.

En un contexto ruidoso, las personas típicas y verbales con autismo mostraron respuestas desiguales a sus propios nombres, pero no a los nombres de los extraños, lo que indica que reconocieron que el sonido de su propio nombre era importante. Por el contrario, las personas autistas mínimamente verbales no mostraron la respuesta de desajuste. Los hallazgos se publicaron en Autism Research en agosto.

El hallazgo es "poderoso", dice Schwartz, y sugiere que esta diferencia en el procesamiento auditivo juega un papel en las dificultades de las personas mínimamente verbales con el lenguaje. "Si las personas con autismo tienen problemas para entender que estás tratando de comunicarte con ellos, eso es enorme".

Incluso sin un fondo ruidoso, tanto las personas autistas verbales como las mínimamente verbales tuvieron las mismas respuestas de 600 milisegundos a su propio nombre y al nombre de un extraño, mientras que las personas típicas registraron una diferencia.

Los investigadores también preguntaron a los padres de los participantes sobre las capacidades de sus hijos para filtrar los sonidos, como por ejemplo si se distraen en ambientes ruidosos y con qué frecuencia responden inmediatamente cuando se les llama por su nombre. El equipo halló que las personas autistas verbales y no verbales responden a sus propios nombres con la misma frecuencia. Y en ambos grupos, las personas con respuestas más fuertes de 600 milisegundos a su propio nombre son más capaces de filtrar los sonidos de fondo.

En el segundo estudio, los investigadores vieron videos de exámenes de diagnóstico para medir la frecuencia con la que las personas autistas usaban una estrategia, como el zumbido, para hacer frente a la hipersensibilidad a los sonidos. Entre los 47 participantes autistas mínimamente verbales y los 36 verbales, de entre 5 y 21 años de edad, las personas mínimamente verbales se involucraban en estos comportamientos con más frecuencia que las personas verbales. Sin embargo, esta división no existía para los estímulos visuales. Los dos grupos pasaron igual cantidad de tiempo cubriéndose los ojos, apagando las luces o usando otras estrategias para hacer frente a la hipersensibilidad relacionada con la vista.

Las personas mínimamente verbales que utilizaban conductas de adaptación al sonido también tenían a menudo menos habilidades lingüísticas receptivas, es decir, la capacidad de comprender el lenguaje, según se midió con una prueba de vocabulario basada en imágenes. Y mostraban una respuesta de desajuste más débil a los ruidos inusualmente fuertes. El trabajo fue publicado en la revista Autism Research en septiembre.

"En conjunto, estos estudios resaltan cómo la sensibilidad a los sonidos, que son mucho más comunes entre los individuos con [autismo] mínimamente verbal, afectan su capacidad para atender y comprender el lenguaje hablado", dice la investigadora principal Helen Tager-Flusberg, profesora de psicología de la Universidad de Boston. "También comienzan a identificar los mecanismos neurales que subyacen a estos impedimentos".

Procesamiento auditivo

Debido a que los investigadores compararon el nombre propio de una persona con el de un extraño en el primer estudio, es difícil saber si están midiendo una diferencia real de procesamiento auditivo o una diferencia relacionada con la familiaridad, dice Monica Dhar, psicóloga clínica de la Universidad de Amberes en Bélgica e investigadora principal del estudio de 2018. Dhar no participó en la nueva investigación. Su estudio utilizó nombres que eran familiares para sus participantes, como el nombre de un hermano.

Pero la combinación de la precisión de las mediciones de EEG y la inclusión de personas en todo el espectro es "realmente elegante", dice Roberts. "Sin la electrofisiología no tendrías la resolución de tiempo para estudiar las actividades tempranas y tardías, y sin el rango completo de habilidades del lenguaje no sabrías que diferentes cosas le están sucediendo a diferentes personas en diferentes momentos".

Los hallazgos podrían ser importantes para los clínicos que trabajan con niños con un mínimo de lenguaje en el espectro, dice Margot Taylor, directora de neuroimágenes funcionales del Hospital para Niños Enfermos de Toronto, Canadá, que no participó en la investigación.

"Podría ser útil que los terapeutas o las personas que realizan intervenciones con niños pequeños entiendan realmente que no se orientan normalmente hacia su propio nombre", dice Taylor. "Eso es algo bastante básico que todos pensamos que los niños harán".

El trabajo futuro debería examinar la respuesta del nombre en bebés y niños pequeños, particularmente en aquellos que son mínimamente verbales, dicen los investigadores. También podría confirmar si la capacidad de procesamiento auditivo predice la capacidad de lenguaje. Si es así, los clínicos podrían usar evaluaciones neurales para evaluar si las terapias están funcionando, aunque los investigadores advierten que falta mucho para eso.

Schwartz dice que espera que los investigadores que se especializan en otras condiciones que implican dificultades de atención auditiva, como la dislexia y la esquizofrenia, examinen también las respuestas de los nombres. Ella planea estudiar el procesamiento del habla en niños pequeños con problemas verbales mínimos y medir sus habilidades de lenguaje a lo largo del tiempo. Ese trabajo podría ayudar a revelar por qué algunos autistas tienen mayores dificultades de lenguaje que otros.

"Claramente esas sensibilidades auditivas se extienden a lo largo del espectro", dice Schwartz. "La pregunta es hasta qué punto esas sobre-sensibilidades realmente impiden su habilidad para aprender el lenguaje".

REFERENCIAS

1. Schwartz S. et al. Autism Res. Epub ahead of print (2020) PubMed.

2. Schwartz S. et al. Autism Res. Epub ahead of print (2020) PubMed.

3. Nijhof A.D. et al. J. Abnorm. Psychol. 127, 129-138 (2018) PubMed.

TAGS: autismo, imágenes del cerebro, EEG, autismo severo

https://www.spectrumnews.org/news/neural-responses-to-names-may-underlie-language-difficulties-in-some-autistic-people/?utm_source=Spectrum+Newsletters&utm_campaign=c477b7c5d9-EMAIL_CAMPAIGN_2020_09_18_07_28&utm_medium=email&utm_term=0_529db1161f-c477b7c5d9-168813249

Entradas Recientes

Ver todo