Seguir nadando




POR DEANNA MACIOCE, MS, OTR/L

Fuente: Southpaw / 09/03/2021

Fotografía: Pixabay



No hace falta decir que todas nuestras vidas se vieron afectadas y cambiaron en 2020. Todos estábamos luchando contra la misma tormenta, pero en diferentes barcos, muchos tratando de averiguar cómo trabajar, aprender y vivir en el mismo entorno todos juntos como una familia.

Los terapeutas tuvieron que hacer la transición de las sesiones típicas, que a menudo implicaban un tratamiento práctico y encuentros cercanos, a un compromiso remoto de pantalla a pantalla que arrastraba las frustraciones de la tecnología. Los profesores tenían los mismos retos, aunque más complicados debido a que tenían que trabajar con varios alumnos durante periodos de tiempo más largos, además de asegurarse de que los alumnos seguían conectados y aprendiendo. Los padres trabajaban, enseñaban, realizaban terapias y ayudaban a mantener a sus hijos estables, regulados y felices. Todos seguimos trabajando, y aún hoy seguimos haciéndolo.


Por mucho que nos esforzáramos, nuestros hijos han tenido que vivir la vida como nunca antes, sin entender del todo por qué han cambiado su educación, sus actividades de ocio, así como sus apoyos y servicios terapéuticos. Su estructura, su rutina y sus salidas sociales se han cancelado o se presentan de forma muy diferente. Sí, los niños son resistentes; sin embargo, después de tanto tiempo, también se desmoronan.


A medida que la pandemia continúa en un segundo año, tenemos que seguir encontrando nuestra fuerza para seguir adelante, especialmente para nuestros niños. Gran parte de 2020 consistió en ser flexibles y mantener las cosas estables en la vida de nuestros hijos. Teníamos que ayudarles a adaptarse a realizar aprendizajes a distancia, que tal vez hayan sido fortuitos, a encontrar formas de mantenerse socialmente y conectados con los amigos, y a adaptar las actividades. Aunque empezamos a ver algún atisbo de esperanza de normalidad, todavía pasará mucho tiempo antes de que haya una comodidad y libertad constantes en nuestras vidas. Se necesita un poco de esfuerzo, pero mantenerse positivo y ser proactivo será beneficioso tanto para nuestros hijos como para nosotros mismos.


Aunque hemos leído y escuchado muchas ideas, sugerencias y pensamientos creativos en los últimos 12 meses, vamos a destacar algunos puntos clave para ayudarte a sentirte renovado y preparado para seguir adelante.


La estabilidad es muy importante para nuestros hijos. Permitirles expresar sus sentimientos, frustraciones y ansiedades requiere energía y tiempo, pero es crucial para ayudarles a salir adelante. Por mucho que queramos adoptar la actitud de "es lo que hay", no podemos hacerlo todo el tiempo. Más que nunca, debemos escuchar, validar y ayudarles a comprender la complejidad de la situación. Encontrar nuevas formas de manejar estas conversaciones puede ser justo lo que necesitas, así que da un pequeño paseo a paso ligero o siéntate con una taza de chocolate caliente para despejar tu cabeza y poder manejar sus necesidades.


Casi todo el mundo ha descubierto y utilizado nuevas salidas para la relajación, la actividad y la creatividad durante este último año. Ya sea retomando una nueva rutina de ejercicios, completando un rompecabezas o incluso encontrando tiempo para leer ese libro que estaba en nuestra mesita de noche, casi todos hemos hecho algo nuevo para trabajar con nuestro estrés y nuestras ansiedades. Sin embargo, a estas alturas nos cuesta seguir encontrando algo nuevo y emocionante, y parece que lo hemos hecho todo. Nuestros hijos sienten lo mismo. Mantener a nuestros hijos activos es beneficioso para su gestión del estrés y la ansiedad. Ya sea practicando un deporte, haciendo manualidades o participando en un juego o actividad con un amigo, tener algo que hacer les ayudará a centrarse más en la normalidad. Con la apertura y el reinicio de más cosas, esto debería ser algo más fácil, sin embargo, podemos encontrarnos con que todavía tenemos que intentar llevar una actividad favorecida fuera o a un entorno más seguro. También puede suponer un esfuerzo ayudar a nuestros hijos a identificar algo nuevo o a seguir con una actividad.


Hoy en día, muchos nos sentimos como si tuviéramos un título en tecnología. Sin embargo, seguir utilizándola para estar conectados con las actividades, los amigos y la familia es fundamental. Hay una gran variedad de actividades divertidas para fiestas o reuniones que pueden realizarse a través de Zoom con un poco de preparación, como los juegos que pueden jugarse virtualmente, como el bingo, el trivial y las charadas, así como muchos otros.


La constancia y la rutina deben continuar para que nuestros hijos sientan la seguridad y la estabilidad que necesitan. Ya sea utilizando las adaptaciones del aula para el aprendizaje a distancia, o llevando a cabo su programación terapéutica en casa, mantener las cosas familiares para ellos les ayudará a seguir adelante. Además, seguir un horario típico les ayudará a saber qué esperar. Es fácil que se vuelvan perezosos por estar tanto tiempo en casa, pero es importante asegurarse de que sigan realizando sus actividades típicas de autocuidado, así como mantener un buen horario de sueño y alimentación.


Así que, al comenzar un segundo año de agitación, puede que tengamos que seguir las inspiradoras palabras de Dory en Buscando a Nemo y simplemente "seguir nadando".


https://www.southpaw.com/keep-swimming


Entradas Recientes

Ver todo