Una nueva herramienta puede acelerar los efectos de los fármacos en el autismo





POR MATTHEW MOSCONI, MICHAEL RAGOZZINO

Fuente: Spectrum / 13/03/2018

Fotografía: Spectrum

Sheldon Cooper, un personaje del programa de televisión "The Big Bang theory", se pone nervioso ante el más mínimo cambio en su rutina, si alguien se sienta en lo que él considera su lugar en el sofá, por ejemplo, o si algo interrumpe su rutina matutina de comer cereales mientras ve "Dr. Who".

Algunos fans del programa han sugerido que Cooper tiene autismo, en parte debido a su intensa necesidad de igualdad. En la televisión, esto puede parecer una rareza inofensiva, pero la necesidad de igualdad puede causar una profunda angustia para muchas personas en el espectro.

Todo el mundo puede relacionarse con la incomodidad que viene de enfrentarse a lo inesperado. Pero para algunas personas con autismo, incluso un cambio aparentemente trivial puede desencadenar emociones extremas. Hace años, cuando uno de nosotros trabajaba como terapeuta del comportamiento en una escuela de Nueva Jersey, un estudiante se puso cada vez más ansioso.

Sin palabras para expresarse, terminó gritando, llorando y golpeando su cabeza en el suelo. No teníamos ni idea de lo que le estaba molestando. Finalmente, una profesora que conocía bien al niño entró en la sala. Lo calmó y le pidió que le mostrara el problema. La llevó a un estante y pudo comunicarle que algunos de los juguetes no habían sido guardados en sus lugares habituales. Cuando ella le permitió moverlos a sus posiciones habituales, se relajó, como si se hubiera quitado un peso de encima.

Otro niño que conocemos, se quitó el cinturón de seguridad y trató de huir de un coche en movimiento cuando la construcción de la carretera requirió que su padre tomara una ruta desconocida para ir a la escuela. Otro sufrió derrumbes durante semanas, después de que sus padres regalaran el piano de la familia; años después, todavía se refiere con frecuencia al incidente.

En las escuelas convencionales, los niños con autismo pueden resistirse a las transiciones diarias de una actividad a otra, matemáticas, lectura, gimnasia, interrumpiendo el aprendizaje de todos. La necesidad de igualdad también puede ahogar la vida familiar (1). Los padres tratan de anticipar cada turno, como el cambio a ropa más abrigada en otoño, y preparan a sus hijos con antelación. Pueden sacrificar sus propias necesidades para minimizar el cambio, por ejemplo, optando por no reemplazar los muebles desgastados.

Para abordar el problema, nosotros y nuestros colegas hemos estado investigando los sistemas cerebrales que subyacen a la necesidad de la igualdad. Hemos desarrollado tareas dirigidas a medir los problemas cognitivos que pueden subyacer a esta necesidad. Y lo que es más importante, para una de estas tareas, hemos desarrollado versiones paralelas para personas y para ratones. Estamos usando estas tareas para comprender mejor la necesidad de igualdad, de modo que podamos encontrar formas de moderar este rasgo.

De los ratones y los hombres

Hemos estado investigando los mecanismos cerebrales que subyacen a la necesidad de la igualdad en los últimos 10 años. El trabajo de nuestro laboratorio y el de otros, indica que está relacionado con problemas tanto de inhibición de la respuesta, como de la capacidad de suprimir una reacción inapropiada, como de flexibilidad conductual, o la capacidad de dejar de hacer una actividad agradable o gratificante cuando se le pide o se espera que lo haga (2,3,4).

Uno de nosotros trabaja con ratones y el otro con personas, y entre nuestros logros más emocionantes ha sido desarrollar pruebas de flexibilidad conductual para personas y roedores. Desarrollamos un fuerte modelo teórico de los problemas cerebrales que pueden subyacer a la necesidad de la igualdad. Luego probamos nuestras hipótesis en experimentos que podían ser aplicados en paralelo a ratones y personas. (Hicimos este trabajo en colaboración con John Sweeney, profesor de psiquiatría y neurociencia conductual en la Universidad de Cincinnati, en Ohio).

En estos experimentos, encontramos que las personas y los ratones actúan de manera sorprendentemente similar. Así que nuestras tareas representaron herramientas clave para investigar los fundamentos fisiológicos de la necesidad de la igualdad.

En la versión humana, presentamos a la gente dos fotos de animales idénticos en una pantalla táctil. Algunos de los participantes tienen autismo, y otros son neurotípicos, pero de edad, género e inteligencia comparables. Pedimos a los participantes que eligieran al azar una de las fotos, y luego repetimos el ensayo hasta 50 veces.

Sin que los participantes lo supieran, habíamos designado un lado de la pantalla como el lado "correcto". Cuando un participante escogió la foto de esa cara, una moneda apareció en la pantalla el 80 por ciento de las veces, se metió en una bolsa de dinero y aumentó sus ganancias totales en 10 puntos. Una vez que los participantes se acostumbraron a recibir su recompensa y eligieron consistentemente la foto que los recompensaba, cambiamos la elección "correcta" al otro lado de la pantalla (5).

Las personas con autismo notaron el cambio e hicieron el cambio tan rápido como los controles. Sin embargo, siguieron retrocediendo hacia el lado de la pantalla que inicialmente había ofrecido la moneda. Su tendencia a volver a su respuesta original está fuertemente relacionada con su necesidad de igualdad.

Este resultado confirmó nuestra hipótesis de que las personas con autismo luchan por cambiar su comportamiento de una actividad que antes era recompensada.

En la tarea de los roedores, usamos tanto ratones de laboratorio comunes como ratones que muestran comportamientos compulsivos y resistencia al cambio. Les dimos a los animales la posibilidad de elegir entre dos caminos. Uno estaba desnudo; en el otro colocamos un trozo de cereal de desayuno Fruity Pebbles el 80 por ciento del tiempo. Todos los ratones aprendieron rápidamente en qué dirección ir para obtener la recompensa.

Luego cambiamos la comida al otro camino. Mientras que los ratones normales rápidamente priorizaron el nuevo punto de comida, los ratones compulsivos frecuentemente se desviaron al camino original (6).

El comportamiento de los ratones era virtualmente idéntico al de las personas con autismo en el experimento de la pantalla táctil. Es raro que los datos de los ratones coincidan tan bien con los de los experimentos con humanos. Sabíamos que habíamos creado una herramienta valiosa.

Procesamiento paralelo

Hemos empezado a usar esta herramienta para probar tratamientos potenciales para la necesidad de igualdad.

Una droga llamada risperidona, aprobada para tratar la irritabilidad en el autismo, parece tener el potencial de aliviar la inflexibilidad del comportamiento. Pero la risperidona es lo que se conoce como una droga "sucia", ya que afecta a múltiples sistemas neurotransmisores y por lo tanto puede tener efectos no deseados.

Uno de los sistemas neuronales que la risperidona afecta es un receptor de serotonina conocido como 5-HT2A. Si pudiéramos dirigirnos sólo a ese receptor, nos preguntamos, ¿podríamos obtener la respuesta deseada sin efectos secundarios?

En 2011, le dimos a las ratas un producto químico que apunta al 5-HT2A y descubrimos que aumenta la flexibilidad de comportamiento de los animales: mejoraron su habilidad para detener un patrón de comportamiento que habían aprendido y en su lugar hacer una nueva elección (7).

Luego probamos esa droga y la risperidona tanto en ratones comunes como en ratones BTBR, que tienen rasgos similares al autismo. Utilizamos el diseño del estudio descrito anteriormente, en el que cambiamos una dulce recompensa entre dos lugares.

Cuando recibieron dosis bajas de risperidona, los ratones autistas se inclinaron menos a volver al lugar original de la recompensa. En otras palabras, eran más flexibles para cambiar. (En dosis altas, tanto los ratones como las personas se marean).

El fármaco 5-HT2A también hizo que los ratones se adaptaran al cambio de ubicación del tratamiento, pero no tuvo efectos secundarios en dosis altas ni en ninguna de las dosis que probamos (8).

Esperamos probar esta alternativa de risperidona en personas con autismo utilizando la prueba de la pantalla táctil que corresponde a la tarea de los roedores. Al investigar nuevos tratamientos primero en ratones, y luego aplicar los resultados a comportamientos equivalentes en personas con autismo, esperamos discernir los desencadenantes bioquímicos de la necesidad de la igualdad, y descubrir terapias.



Matthew Mosconi es profesor asociado de psicología clínica infantil y del Life Span Institute de la Universidad de Kansas, y director del Kansas Center for Autism Research and Training.




Michael Ragozzino es profesor de psicología en la Universidad de Illinois en Chicago.

REFERENCIAS

1. Harrop C. et al. J. Autism Dev. Desorden. 46, 1773-1783 (2016) PubMed.

2. Wigham S. et al. J. Autism Dev. Desorden. 45, 943-952 (2015) PubMed.

3. Mosconi M.W. et al. Psychol. Med. 39, 1559-1566 (2009) PubMed.

4. Schmitt L.M. y otros. J. Child Psychol. Psychiatry Epub ahead of print (2017) PubMed.

5. D'Cruz A.M. y otros. Neuropsicología 27, 152-160 (2013) PubMed.

6. Amodeo D.A. y otros. Comportamiento. Brain Res. 227, 64-72 (2012) PubMed.

7. Baker P.M. et al. Comportamiento. Brain Res. 219, 123-131 (2011) PubMed.

8. Amodeo D.A. y otros. Autismo Res. 7, 555-567 (2014) PubMed.

TAGS: autismo, intervenciones en el comportamiento, aprendizaje y memoria, comportamiento repetitivo, tratamientos

Matthew Mosconi

Associate professor, University of Kansas

Michael Ragozzino

Professor, University of Illinois at Chicago


20 vistas0 comentarios

Buzón de preferencias

Al suscribirte estás aceptando nuestra política de privacidad

Al rellenar formularios estás aceptando nuestra política de privacidad

  • Instagram
  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com