Vengarse del narcisista III




POR JUAN FRANCISCO RODRÍGUEZ PÉREZ

Fuente: Autismo en vivo / 08/02/2021, Madrid, España

Fotografía: Pixabay



El único camino para “vengarse” del narcisista, si se puede considerar aquello como una venganza, reside en recuperarse del abuso emocional sufrido en el pasado. Si se quiere saber los motivos sobre ello, se les invita a continuar en este artículo…


La verdadera venganza hacia el depredador es LA RECUPERACIÓN DE UNO MISMO


Por sorprendente que pueda parecer, la mejor venganza es recuperarse del abuso, pasar página y dejar de lado al abusador.


Esto es, efectivamente, llevando a cabo el proceso de la recuperación del abuso emocional. Una tarea que bien puede ser muy complicada para un TEA que ha sido abusado, especialmente cuando ha sido víctima de numerosas atrocidades que han atentado a su dignidad, integridad y personalidad hasta el punto de que él mismo se siente como un muerto viviente.


Sin embargo, créanme. No hay nada más doloroso para un narcisista perverso el ver a un TEA que ha sido abusado recuperarse de todo el maltrato y el abuso que este ha recibido, dejando de lado al mismo narcisista sin lo que este precisa… su atención. ¿Y por qué esto es lo que más le afecta y no las otras venganzas?


Porqué el narcisista es un ser conflictivo y perverso del que se alimenta de las reacciones emocionales de los demás, especialmente las negativas y, muy en especial, las reacciones emocionales causadas por los conflictos. Todo esto viene dado a que él, a nivel personal, no se acepta nada. Y cuando se habla de que no se acepta nada, es que él se odia a sí mismo, se desprecia a sí mismo, se siente completamente impotente, patético, inútil, débil, frágil, junto a una gran cantidad de adjetivos calificativos de carácter negativo que reflejan en él el gran vacío emocional que tiene.


Un gran vacío emocional del que, por supuesto, no tiene personalidad (O no al menos una que no sea abusiva ni/o del que se sienta orgulloso él), es incapaz de poder sentir emociones, los sentimientos para él son una cuestión de debilidad absoluta mientras que piensa que los fuertes son, generalmente, los más agresivos y violentos al tener un concepto de la vida mucho más negativo. Esto es, por supuesto, sin importar en absoluto la historia del narcisista maligno que ha devastado el TEA que ha sido abusado.


De hecho, en el momento de que un TEA que ha sido abusado empiece a demostrar empoderamiento por sí mismo, pasando por completo del abusador, si el narcisista, aun así, percibe en ese TEA que ha percibido como una amenaza a su yo grandioso, si el mismo TEA que ha sido abusado pone límites, ya sea a él mismo o a través de sus monos voladores, quien va a quedar en ridículo es el mismo narcisista, y… a no ser que el mismo narcisista perverso se trate de un delincuente o de un criminal en el cual, quiere atentar físicamente la vida de la otra persona, no se va a arriesgar a agredir físicamente a la persona que fue su víctima por cuestiones de perder su fachada de yo grandioso. Al revés, si el narcisista maligno se arriesga en gran medida a atentar verbal o psicológicamente a su víctima, aun poniendo límites, no solo la misma víctima, sino todo su entorno, se enterarán de la verdadera naturaleza del depredador emocional, haciendo que este sea condenado de forma social.


Desde ese mismo momento, el narcisista perverso tendrá dos opciones irremediables que tomar. O bien tendrá que tolerar el no poder abusar de ese TEA al que ha sido abusado, buscando a otras víctimas, o bien largarse de donde está para estar en un entorno donde él mismo, de una forma u otra, no sea reconocido por nada o por nadie para así poder abusar del prójimo. De hecho, existen relatos de verdaderos psicópatas en el cual, por cuestiones de que le han descubierto su verdadera naturaleza, han tenido que cambiar incluso de país, llegando a tergiversar su identidad para, de una forma u otra, evitar que las otras personas le reconozcan. Puede sonar cobarde, pero así funcionan estas personalidades megatóxicas en cuanto estos son castigados mediante unas consecuencias sociales verdaderamente devastadoras.


Ellos son conscientes de que no son bienvenidos en la sociedad donde están, pero quieren tergiversarla para que todos piensen como él quiere al considerar que el mundo les pertenece. Puede sonar megalómano, pero así funciona de una mente potencialmente trastornada… o peor aún, una mente cuyo desorden de la personalidad sea lo bastante peligrosa como para atentar la vida de los demás.



La importancia de recuperarse del abuso

Recuperarse del abuso, no solo implica poder estar bien tanto física como mental y emocionalmente; también es sinónimo de aprender de todo lo vivido anteriormente para así evitar, siempre que sea posible, otras relaciones abusivas para evitar que la integridad, la dignidad y la personalidad queden anuladas por seres completamente perversos.


Recuperarse, no implica volver a lo que uno era antes… eso es lo de menos. Y menos aún, cuando nadie puede volver a lo que se era en el pasado salvo que se trate de alguien excesivamente ingenuo e insensato…


Recuperarse implica volver a tener una versión mucho más fuerte, mucho más sabia y mucho más sensata en lo que respecta del abuso emocional y mucho más precavida en respecto a todo ello.


También recuperarse implica poder verse a sí mismo en el sentido de que, si yo por ejemplo estoy completamente solo, aunque esté en un entorno donde se me rechace, que, al menos, yo me tengo a mí mismo dado que yo mismo existo como persona.


Con alguien recuperado del abuso, porqué esto es algo que lo he visto en personas que, en el mismo pasado, fueron devastadas, esa persona puede incluso ser capaz de llevar a cabo proyectos mucho más ambiciosos que las tareas mucho más simples y sencillas que uno puede tener que cualquier persona del planeta Tierra lo puede hacer.


Aquí mi objetivo no es tanto meterme con esos trabajos, como lo es ser un barrendero, camarero, personal de limpieza, etc. Todos ellos son respetables, aunque el salario que otorguen por ello sea el más bajo que pueda ofrecer el país.


A lo que voy con esto es, no es igual de trabajar de algo de lo que uno mismo no requiere de otra cosa que no sea presentarse y… rezando para que caiga ese trabajo, a estar en uno en el cual, aunque pidan mucho, tener una calidad de vida que puede rozar lo inimaginable. Y ojo, no se habla de ser millonario ni de vivir en una mansión, eso es algo de que, en la práctica, es lo de menos.


En cambio, no es igual vivir en un trabajo de lo que sea, empleando ese mismo trabajo para sobrevivir, que estar en uno del que, por ejemplo, le gusta a esa persona, tiene un salario que, en algunos casos puede ser envidiable para la mayoría de las personas, su condición de trabajador puede ser mucho mejor que en los casos anteriores, junto a un largo etcétera de cosas que reflejan riqueza en uno mismo.


Y, para aquellos TEAs que han sido abusados que quieren tener una pareja, sea por la razón que sea, no es igual tener una pareja que pueda mirar en esa misma persona la riqueza interior y la seguridad que este mismo pueda ofrecer, a tener una pareja que quiera apegarse a alguien porqué necesita apegarse a alguien dado que no se valora a sí mismo.


Todo esto es mucho más importante de lo que la gente estandarizada y estereotipada pueda imaginarse. Tan importante es, que… incluso, la persona que ha sido recuperada del abuso, puede incluso abandonar tan fácilmente entornos tóxicos en el cual, aunque no se sienta abusado por ellos, que se largue de ahí para así evitar que esa toxicidad le contagie…



¿Y qué pasará con el TEA que ha sido abusado que, en lugar de recuperarse, haya conseguido su venganza tal y como lo conocemos?

Aunque, desde el artículo anterior, la situación varíe desde muchos prismas, el TEA que ha sido abusado puede tener al principio una sensación de tener un ego recompensado y reestructurado por darle la misma medicina (O incluso peor) al narcisista perverso o al psicópata integrado de turno que le haya hecho todo el daño posible, lo que va a pasar es lo siguiente…


Primero, el TEA que ha sido abusado va a convertirse automáticamente, lo que yo he visto en algunos lugares de Internet, en una fotocopia o un clon del abusador. Sí, eso es en lo que se va a convertir. Y se puede decir libremente por acá el que esa persona se va a convertir en un espejo del maltratador porqué el verdadero objetivo del abusador de turno es evitar que el TEA que ha sido abusado pueda tener dignidad, integridad y personalidad… pese a que, por supuesto, él mismo quiere ganar.


Si otro abusador observa en el TEA que ha sido abusado que él es espejo de la otra persona

que lo humilló, lo devastó, lo ridiculizó y lo hundió, no piensen que ese otro abusador se va a quedar de brazos cruzados si él ve en ello beneficios de los que poder alimentarse de él. ¿Y cómo? Pues almagelizando a él para poder darle lo que él quiere, para así luego conducirlo a otra relación abusiva de la que no saldrá con tanta facilidad…


Segundo, el TEA que ha sido abusado va a tener muchos más problemas de los que tenía antes, pudiendo incluso tener problemas legales en el buen sentido de tener problemas con la policía, las autoridades, junto a otros cuerpos de la ley que tienen como propósito vigilar la seguridad de los demás.


Si a esos problemas se les añade con los nuevos que este puede haber obtenido de su abusador, la vida de estos TEAs que han sido abusados va a ser un verdadero infierno.


Adicionalmente, y… excepto si el TEA que ha sido abusado está en una especie de grupo caracterizado por actuar como una secta, tarde o temprano, ese TEA que ha sido abusado va a tener a muchísimas personas en su contra. Y cuando se habla de muchísimas personas, se habla de:


  • Familiares

  • Amigos

  • Compañeros de trabajo

  • Pareja.


Junto a un largo etcétera de tipos de perfiles que componen la vida del TEA que ha sido abusado. Y sí, podría sobrevivir en un entorno donde, como se comentó antes, se actúa como si fuera una secta, algo de lo que, si no es realmente una secta por no tener objetivos religiosos… o incluso políticos, sería algo considerado como un narcisismo político. Sin embargo, los problemas podrían ser mucho mayores ya que:


  • Los colectivos controlados o subyugados por narcisistas perversos o por psicópatas nunca serán reconocidos por ser colectivos que impliquen la piedad, el respeto, la tranquilidad y el mejorar como persona.

  • Los colectivos controlados o subyugados por depredadores emocionales tendrán como única prioridad lo que el jefe de turno diga, pudiendo estar en un entorno donde la libertad para quejarse de lo que esa persona diga quede anulada.

  • Los colectivos perversos, si uno de los integrantes se va, sea por la razón que sea, las consecuencias que puede tener son verdaderamente devastadoras… pudiendo, si está en un colectivo delictivo o criminal, acabar con su vida.

  • Los grupos liderados por maltratadores emocionales potenciales van a tener a todos los miembros del mismo grupo traumatizados por un trauma común, sea cual sea.


Y sí, puede ser verdad que el TEA que ha sido abusado se tope con otros TEAs similares que piensen, actúan y se mueven como él en base a querer buscar venganza, el poder y el control de las cosas dada la tremenda inseguridad que tienen ellos mismos de base… pero eso tampoco les va a librar de las consecuencias de sus actos, no. Para nada.


Cuando varios de estos TEAs que han sido abusados se reúnen bajo una causa común, dejándose llevar por toda clase de emociones negativas, no piensen que esos TEAs van a ser mejores personas… para nada. Al revés, si ellos tienen una visión fanática de tener una verdad absoluta de la que hay que imponer a todos los demás, lo van a hacer dada su gran cantidad de dudas sobre la sociedad que les rodean ya que se ven como los campeones absolutos de esa verdad tan irrefutable y divina que, con el tiempo, se irán corrompiendo para así poder tener un comportamiento abusivo que pueda recordar a aquellos abusadores que los dejaron en ridículo, y…


Si alguno de los lectores piensa que los TEAs no pueden ser malvados, es que esas personas sencillamente desafían el lado oscuro de las personas por cuestiones de tener un pensamiento de ingenuidad empática en el sentido de llegar a pensar que las malas personas están en las cárceles o en las zonas marginales donde nadie se atreve a ir ahí.



Conclusión

Es cierto que recuperarse del abuso, tener que superar todos esos traumas y heridas emocionales tanto del pasado como los generados hace poco por estos seres perversos, puede ser un verdadero desafío. Y se habla de un verdadero desafío ya que realmente muy pocas personas deciden cambiar para así poder avanzar en la vida.


Si muchas personas no están dispuestas a cambiar, fuera de toda la sociedad narcisista que hay tanto en España como en muchísimos rincones del mundo, es porqué ellos consideran la responsabilidad como una cuestión de sumisión y de humillación de la que no están dispuestos a asumir.


Verse a sí mismo, aunque sea a través de la oscuridad más absoluta que uno mismo pueda tener, no es tan malo como la sociedad estereotipada o estandarizada lo quiere hacer ver. Ver en privado sus errores y tomar decisiones para así poder tomar soluciones que le puedan beneficiar realmente no es malo. Y, por si algún TEA que ha sido abusado (O no, que… también tienen lo suyo), creen que amarse a sí mismo es una cuestión de egocentrismo o arrogancia, quienes tienen que realmente plantearse esa forma de pensar son esas personas que…


  • Parasitan la aceptación de los demás

  • Parasitan la aprobación social

  • Parasitan el seguir el estándar de la sociedad, ya sea, por ejemplo, ser el típico TEA que solo se relaciona con TEAs por rechazo de los neurotípicos

  • Parasitan a aquellas personas que ponen su autoestima en los demás

  • Parasitan el punto de vista de los demás para evitar así toda clase de conflictos.


Todas esas personas, de una forma u otra, son las que realmente tienen una dependencia emocional hacia los demás. Personas en el cual, aunque puedan estar contentas y aliviadas con sus vidas, son personas cuya inseguridad de carácter trágica y devastadora que tienen, son las que ni siquiera pueden pensar consigo mismos por cuestiones de temer por encima de todo el rechazo de los demás, algo de lo que, más que hacerles más libres o mejores personas, lo que les convierte es en verdaderos esclavos de los demás.


Y créanme también que, ante todo eso, los mayores maltratadores que uno se pueda imaginar lo explotarán y aprovecharán al máximo.


Y bueno, esto es todo sobre la venganza, y… si alguien, con todo esto, necesita vengarse de su abusador o maltratadora, lo suyo es pedir una ayuda muy severa a su terapeuta de turno para, de una forma u otra, poder superar esa sed de venganza que lo carcome y lo destruye. Pues nadie se merece tener una sed de venganza que le impide pensar, descansar e incluso ver las cosas de forma objetiva.


Un narcisista perverso o un psicópata, nunca podrá descansar al carecer de personalidad, integridad y dignidad. Para serles sinceros, ellos están condenados a abusar del prójimo para evitar verse a sí mismos, pues es lo que más temen ante todo…



Entradas Recientes

Ver todo

Buzón de preferencias

Al suscribirte estás aceptando nuestra política de privacidad

Al rellenar formularios estás aceptando nuestra política de privacidad

  • Instagram
  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com