12 juegos populares adaptados para niños con autismo




POR JENNA WHARFF, ED.M.

Fuente: STAGES learning materials / 25/07/2019

Imágenes: de la web original



El juego es a menudo descrito como el "trabajo" de la niñez, donde los niños pueden hacer amistades, aprender habilidades sociales, llegar a entender el comportamiento esperado del grupo, las consecuencias, la toma de turnos y la cooperación, ¡sin mencionar la diversión! Los niños con trastorno del espectro autista (TEA) pueden obtener estos mismos beneficios jugando con otros niños, aunque muchos no adquieren naturalmente las habilidades mencionadas anteriormente simplemente al estar expuestos a juegos u otros objetos de juego, como podrían hacerlo sus compañeros no discapacitados. Como ocurre con muchos conceptos, es posible que sea necesario enseñar, apoyar y adaptar explícitamente los juegos y las habilidades que los componen para que un niño con autismo experimente el éxito de la actividad.



Libro de desafío sensorial en el anuncio de Amazon



Pautas generales para adaptar los juegos para niños con autismo


Si bien el tipo de adaptaciones utilizadas para un juego dependerá de las necesidades individuales del niño y del juego que se esté jugando, se pueden aplicar algunas pautas generales para asegurar un resultado exitoso en cualquier situación de juego social.


  • Es prudente preparar al niño tanto como sea posible, para lo que experimentará en un juego.

  • El niño debe tener una clara comprensión de lo que se le pide que haga antes de comenzar el juego.

  • El niño necesita tener la oportunidad de expresar cualquier ansiedad o hacer preguntas (en la medida de sus posibilidades) con antelación.

  • El niño debe tener oportunidades para practicar sus habilidades y comprender el objetivo del juego antes de comenzar a jugar con sus compañeros.




La siguiente es una lista de juegos infantiles populares y adaptaciones que pueden hacerse para apoyar a los niños con autismo a jugarlos con éxito. Cabe señalar que, debido a la amplia gama de rasgos que pueden presentar los niños con TEA, estas adaptaciones no serían apropiadas para todos los niños. Más bien, estas ideas pueden usarse como puntos de partida o ideas para padres y maestros por igual, que pueden usarse para apoyar a los niños con TEA basándose en sus necesidades y habilidades individuales.



Juegos y adaptaciones para niños con autismo


Juegos físicos


1. Etiqueta


A diferencia de los juegos de mesa o de cartas, que a menudo requieren que los jugadores hablen entre sí durante el juego, los juegos físicos como el tag pueden funcionar bien para los niños con TEA porque no hay muchas interacciones sociales. Sin embargo, la idea de ser "eso" puede ser un poco abstracta y los niños necesitan entender el objetivo y las reglas del juego, como la forma de etiquetar a alguien más, y permanecer dentro de un área determinada, para mantener a todos a salvo. Para asegurarse de que la etiqueta sea agradable para todos los estudiantes, se pueden hacer las siguientes adaptaciones:


Adaptaciones para la etiqueta:


  • Jugar a la etiqueta dentro de un gimnasio u otro espacio cerrado puede ser aconsejable para los niños con autismo que se sabe que se escapan.

  • Si juegan afuera, vea con anticipación el área física en la que se jugará con el niño para que entienda dónde están los límites.

  • Cree una historia social o una ayuda visual para enseñar las reglas de la etiqueta, incluyendo la idea de ser "él", y cómo la persona que es "él" puede cambiar (por ejemplo, "Hay una persona que es él, que es el etiquetador"; "La persona que es él quiere etiquetar, o tocar ligeramente, a otro jugador para que sea él"; "Si alguien más te etiqueta, tú eres él").

  • Haga que la persona que es "eso" lleve un sombrero especial o algún otro marcador visual para que todos tengan claro quién es "eso" en un momento dado, ya que esto puede cambiar a menudo y rápidamente.

  • Si es necesario, proporcione un lenguaje con guiones o un tablero de comunicación para que el niño pida unirse a un juego de etiqueta o haga saber a alguien que prefiere no jugar.


2. Esconderse y buscar


Este eterno juego infantil puede ser difícil para los niños con autismo a los que les gusta correr o esconderse, ya que puede parecer que fomenta esas actividades potencialmente peligrosas. Sin embargo, debido a las limitadas interacciones sociales y a las habilidades motoras gruesas utilizadas, puede ser una buena opción para los niños con TEA. Las siguientes adaptaciones pueden ser útiles para jugar al escondite:


Adaptaciones para el juego del escondite:


  • Si el niño es propenso a escaparse, juegue el juego en un área cerrada, como dentro de una casa o en un área cercada. Se debe tener cuidado de que todos los niños conozcan los límites en los que deben permanecer, tanto por seguridad como para que todos los jugadores sepan dónde pueden y no pueden esconderse.

  • Del mismo modo, también puede ser beneficioso prever el área para posibles lugares de escondite. Señalar los lugares que no son seguros para esconderse, como un refrigerador, un congelador, una lavadora, una secadora, un horno, un árbol, una zanja de drenaje, etc., también puede ser importante para algunos niños.

  • Proporcione al niño una historia social u otro apoyo visual para que sepa cuál es la secuencia de eventos a lo largo del juego. Por ejemplo, "Tú cuentas hasta 15, yo me escondo en silencio, tú me buscas y me encuentras. Luego cambiamos".

  • Esperar a ser encontrado puede ser difícil, así que darle al niño algo que hacer mientras espera, como masilla para apretar, un libro favorito para mirar, o un juguete silencioso con el que jugar, puede ayudar.

  • Crear un tablero de comunicación o un soporte visual para proporcionar modelos de lenguaje a lo largo del juego. Esto puede incluir números para contar y frases como: "¡Me encontraste!" "¡Te encontré!" o "¡Sal, sal, dondequiera que estés!"

  • Dependiendo del niño, estas habilidades pueden ser mejor practicadas en sesiones de terapia o 1:1 con un adulto antes de hacer que el niño juegue con sus compañeros para garantizar su seguridad.



3. Baloncesto


Muchos niños con autismo tienen sensibilidad a los sonidos y a otras entradas sensoriales. El baloncesto, que a menudo se juega en un gimnasio potencialmente ruidoso o propenso al eco, tiene naturalmente muchos ruidos fuertes como el rebote del balón, el silbido de un árbitro, el chirrido de los zapatos en el suelo u otros jugadores gritándose unos a otros que pueden causar estrés y/o ansiedad en un niño con autismo. Aunque ajustar el volumen del sonido en un gimnasio puede no ser factible, hay algunas opciones para ayudar a un niño con TEA a sentirse más cómodo en el ambiente.





Adaptaciones para el baloncesto:


  • Usar auriculares u otro dispositivo de reducción de ruido. Esto puede filtrar gran parte de los sonidos extraños que acompañan a un partido de baloncesto y, al mismo tiempo, permitir que el niño oiga a los demás que le hablan, o sonidos como un silbato o un temporizador que indicaría un cambio de acción en la cancha.

  • Discuta con anticipación, es decir, mucho antes de un juego, práctica, clase de gimnasia o recreo, cuando se puede esperar un ruido particularmente fuerte. Por ejemplo, hablar sobre cómo es probable que la gente anime o grite si se hace una canasta puede ayudar potencialmente al niño a regular mejor su respuesta cuando esto ocurre durante un juego. Enseñar explícitamente que la pelota que atraviesa el aro producirá ruidos fuertes puede dar al niño una señal concreta para buscar (pelota en el aro) que puede ayudarle a anticipar cuándo pueden producirse algunos ruidos fuertes.


4. Hopscotch


Hopscotch es un juego sorprendentemente complejo que apoya la coordinación física, el equilibrio y el desarrollo cognitivo de los niños. Desde trabajar en el desarrollo de la línea media (saltar con un pie), el control del cuerpo (no pisar las líneas), la fuerza muscular (saltar sobre el marcador), hasta la coordinación ojo-mano (lanzar el marcador), y el control de la motricidad fina (recoger el marcador), ¡este juego aparentemente simple puede tener muchos beneficios! Sin embargo, estas mismas habilidades pueden ser un desafío, y por lo tanto potencialmente frustrantes, para algunos niños con autismo, y pueden disuadirlos de jugar. Adaptar el juego puede ayudar al nivel de frustración y proporcionar oportunidades para las interacciones sociales y la toma de turnos con los compañeros.


Adaptaciones para Hopscotch:


  • En lugar de sólo numerar los espacios en el tablero, use colores para diferenciarlos también. Esto puede actuar como otra señal visual para discriminar entre los diferentes cuadrados del tablero y ayudar a los niños a saber dónde colocar sus pies.

  • Concéntrense en una habilidad a la vez. Por ejemplo, un niño puede practicar lanzando el marcador en un cuadrado y levantándolo de nuevo, caminando hacia el cuadrado apropiado en lugar de saltar. O si el niño está practicando el salto, tal vez no tenga que preocuparse por saltar sobre el marcador o mantenerse en las líneas; más bien, simplemente salta hacia abajo y hacia atrás. Otros niños pueden estar simplemente trabajando en turnos y se concentrarán en esperar a que sus compañeros terminen antes de empezar a jugar en el tablero.

  • El tablero puede utilizarse para reforzar otras habilidades, como el reconocimiento de números, colores o letras, pidiendo a los niños que salten al recuadro apropiado cuando un maestro o un padre los llame.


5. Simon dice


Muchos niños con TEA prosperan con la predicción y el saber qué esperar. De esta manera Simon Says, en el que un jugador es designado "Simon" y se pone al frente del grupo, dirigiendo a los demás a realizar varias acciones, puede ser un desafío porque nadie, excepto Simon, sabe qué actividad será llamada a continuación. La aprensión que un niño puede sentir al no saber qué es lo siguiente puede impedirle prestar atención al lenguaje que se está utilizando, ("Simón dice salta" versus "Salta",) y hacer que el niño esté "fuera" antes de que realmente tenga una oportunidad de tener éxito.


Adaptaciones para Simón Dice:


  • Limite las actividades que Simon puede seleccionar, por ejemplo, dándole a Simon una lista de acciones de las cuales elegir, y proporcionando una ayuda visual al niño con autismo enumerando estas mismas acciones. Las acciones podrían proporcionarse en el orden en que se utilizarán en el juego, permitiendo que el niño con TEA sepa exactamente qué movimiento será el siguiente, o como una pequeña lista de la que Simon puede elegir, reduciendo las opciones y dando al niño con TEA (que tiene la misma lista) una mejor idea de lo que vendrá, incluso si no saben exactamente lo que Simon dirá.

  • No utilice la regla "Simón dice" (es decir, si Simón no dice "Simón dice" y usted hace la acción, está fuera) en absoluto, y concéntrese sólo en las acciones que se están realizando. Esto elimina la presión de "salir" y puede ser usado como un medio para practicar comportamientos deseados como sentarse, ponerse un abrigo, saludar, dar los buenos días, etc.


Juegos de mesa


6. Candy Land


Al igual que muchos juegos de mesa para niños, Candy Land es un juego bastante sencillo de jugar, pero hay subhabilidades que pueden prohibir que los niños con discapacidades, como el autismo, tengan éxito en jugarlo sin una instrucción explícita. Por ejemplo, puede ser difícil para un niño recordar su pieza de juego de color, cómo seguir el camino de principio a fin, cómo tomar turnos o cómo entender cuándo avanzar o retroceder en el tablero. Sin estas habilidades, es probable que el juego con los compañeros sea frustrante para todos los involucrados. Aunque estas subhabilidades se encuentran en muchos juegos, a continuación, se enumeran algunas adaptaciones específicas de cómo podrían pertenecer a Candy Land:





Adaptaciones de Candy Land:


  • Para minimizar la confusión sobre qué marcador de juego está usando cada niño, adjunte una pequeña foto de cada estudiante a su marcador. Del mismo modo, el niño también podría llevar una pulsera de papel del mismo color que su ficha de juego para recordarle cuál es su marcador.

  • Para familiarizar al niño con el camino del juego, practique conduciendo un coche de juguete alrededor del "laberinto" o ponga pegatinas con flechas o notas adhesivas con flechas alrededor del tablero para indicar la direccionalidad. Se debe tener cuidado de explicar los "atajos" (Paso de la Montaña y Camino del Arco Iris) para que los niños entiendan cuándo se tomarán estos caminos y a dónde conducen.

  • Lleven la cuenta de a quién le toca pasar algo físico alrededor de la mesa cada vez que sea el turno del siguiente jugador. Por ejemplo, se podría pasar un sombrero o un collar y llevarlo durante el turno de cada jugador, o una taza colocada delante de cada jugador y pasarla.

  • Después de dominar las habilidades básicas, aborde los conceptos de "avance libre" y "retroceso de los movimientos de penalización".


7. Toboganes y escaleras


Chutes and Ladders se juega en un tablero de juego muy ocupado que puede ser confuso de mirar. Seguir la dirección en la que se mueven las piezas del juego, así como comprender cuándo hay que "subir" una escalera o "bajar" un tobogán en el tablero bidimensional puede ser una experiencia de juego frustrante. Los niños en general también pueden luchar con el hecho de que este juego se gana y se pierde por casualidad, dependiendo del uso de una centrifugadora y de los toboganes y escaleras en los que se aterriza a lo largo del juego. Los niños con autismo, en particular, pueden tener dificultades para saber qué decir para hacer frente a los sentimientos de frustración o ira durante el juego si no ganan o van en cabeza. Para facilitar la comprensión de los estímulos visuales dentro del juego y centrarse en el lenguaje apropiado para utilizar con los compañeros, las siguientes adaptaciones pueden ser útiles:


Adaptaciones de los toboganes y escaleras:


  • ¡Definir la palabra "tobogán"! Probablemente no sea una palabra familiar para los niños pequeños y el uso de la palabra "tobogán" puede tener más sentido para ellos.

  • Antes de que comience el juego, mire el tablero con el niño con autismo, señalando dónde comienzan y terminan los toboganes y las escaleras. Trazar el camino de cada uno con un dedo puede ayudar a que esto sea más concreto. Colocar pegatinas de flechas o notas adhesivas en el tablero, como flechas verdes que suben por una escalera o flechas rojas que bajan, un tobogán también puede ayudar a mantener las cosas rectas durante el juego.

  • Proporcionar un guión para el lenguaje que se utilizará durante el juego. Frases como, "¡Espero conseguir una escalera!" o "¡Oh no, aterricé en un tobogán!" pueden ayudar al niño a procesar su propio camino a través del juego. Frases como, "Es una escalera larga, buen trabajo", o "Oops, tienes un tobogán", pueden ayudar al niño a saber qué decir a sus compañeros.


8. Hi-Ho Cherry-OHi Ho Cherry-O pequeño AD-1


Hi-Ho Cherry-O anima a los jugadores a trabajar en sus habilidades de conteo, incluyendo la suma y la resta básicas, para poder llenar sus cubos con 10 cerezas de su cerezo. El juego se juega con una centrifugadora y se quitan o se vuelven a poner las cerezas en el árbol según lo especificado por la centrifugadora. Para ayudar a los niños con autismo a seguir las reglas y fomentar el uso del lenguaje, se pueden hacer las siguientes adaptaciones:





Adaptaciones para Hi-Ho Cherry-O:


  • Utiliza un guión que pueda proporcionar al niño un lenguaje a utilizar durante el juego, así como un recordatorio de las reglas. Por ejemplo, "Tengo _____ (1, 2, 3, 4) para poder elegir _____ (1, 2, 3, 4) cereza(s)".

  • "Tengo el _____ (perro/pájaro). Ponga 2 cerezas".

  • Para fomentar la habilidad de sumar y restar, proporcione una línea numérica del 1 al 10.



Juegos con cartas


9. Ve a pescar (Go Fish)


Este clásico juego de la infancia puede ser muy abstracto y confuso para los niños con autismo. No sólo requiere que los niños estén familiarizados con el concepto de la pesca, sino también que utilicen el lenguaje ("¿Tienes un 5?"), la memoria (necesito un 5 para hacer una pareja, recuerdo que Jane pidió un 5 para que Jane sea una buena persona a la que preguntar), y las habilidades de toma de perspectiva (Jane pidió a Anthony un 5 para que Jane probablemente tenga un 5), que pueden ser difíciles para un niño con autismo. Para hacer este juego más concreto, se pueden hacer algunas adaptaciones:


Adaptaciones de Go Fish:


  • Comienza explicando el concepto de pesca y cómo se aplica al juego de cartas que se está jugando. Una explicación que puede funcionar podría ser que las cartas en la pila son como peces en un estanque, y las cartas en las manos de los jugadores son como peces en una caña de pescar. La idea es llevar todos los peces del estanque a las cañas de los jugadores, y el ganador es la persona con más parejas.

  • Si se juega con un mazo de 52 cartas, o incluso si se juega con un mazo específico de Go Fish, se debe limitar el número de cartas que se utilizan para que no haya tantas cartas que manejar.

  • Juegue con las cartas boca arriba para que todos puedan ver las cartas que tienen los demás jugadores, permitiendo que el niño con autismo se concentre menos en la toma de perspectiva y más en el uso del lenguaje apropiado para el juego y en la comprensión de cómo se juega. (Esta estrategia puede ser eliminada gradualmente a medida que el niño se familiariza con el juego).

  • Si se ocultan las cartas a todos los jugadores, déle al niño con autismo (y a los otros jugadores si lo desea), un lápiz y un papel para que pueda escribir notas (por ejemplo, Jane tiene un 5) a lo largo del juego para ayudar con la memoria. Una vez más, esto permite centrarse más en el juego y en la diversión, en lugar de recordar qué jugador tiene qué cartas.