¿A qué edad debería mi hijo empezar a hablar?




POR ANGELINA M.

Fuente: Autism Parenting Magazine | 05/08/2021

Fotografía: Pixabay.com



Algunos niños con autismo muestran un retraso en el desarrollo de las habilidades comunicativas. Es conveniente poner en práctica una serie de estímulos para desarrollar el habla.


Pregunta


Syed pregunta: "Mi hijo tiene 2 años y medio y todavía no habla. No tiene palabras, sólo balbucea. También tiene signos de autismo, como agitar las manos, caminar de puntillas y otras formas de estimulación. Está registrado en la oficina local de necesidades especiales donde vivimos. Estamos muy preocupados por él y mi pregunta es: ¿a qué edad debería empezar a hablar?"



Respuesta


¡Hola Syed! Me alegro mucho de que busques ayuda ya que te preocupa el desarrollo de tu hijo. Te animo, al igual que a todos los padres, a seguir tus instintos cuando sientas que algo no va bien en el desarrollo de tu hijo.


Los distintos especialistas pueden tener respuestas diferentes sobre el momento exacto en que un niño debería empezar a hablar. Sin embargo, las investigaciones demuestran que los niños suelen empezar a producir sonidos de balbuceo en la infancia. Estos sonidos pueden ser cosas como "baba" "gaga" "ooh", etc. Luego empiezan a surgir palabras, muchas veces con cosas como "mamá", "papá" o "ba-ba" al principio.


Al examinar el desarrollo infantil, nos fijamos en las pruebas estandarizadas que se utilizan ampliamente para evaluar a los niños con autismo u otros retrasos en el desarrollo. Estas evaluaciones miden los hitos del desarrollo. A continuación, se presenta un desglose de lo que dicen algunas de las evaluaciones más reputadas en relación con el lenguaje:


Developmental Assessment of Young Children-Second Edition (DAYC-2). Los niños de entre 2 y 3 años deben utilizar al menos 50 palabras de forma espontánea. A esta edad los niños también tienen algunas frases de 2 palabras, así como oraciones emergentes de 3 palabras.


Escalas de Comportamiento Adaptativo Vineland-Segunda Edición (Vineland-II). Los niños deben tener 50 palabras reconocibles a la edad de 2 años. Pueden empezar a hacer preguntas y a utilizar frases cortas y sencillas.


Programa de Evaluación y Colocación de los Hitos de la Conducta Verbal (VB-MAPP). A los 30 meses el niño debería ser capaz de etiquetar 200 objetos y/o acciones. La mayoría de los niños, a esta edad, también pueden pedir al menos 20 objetos.


Como puede ver por estas diversas evaluaciones, los niños de la edad de su hijo suelen tener una variedad de palabras e incluso algunas frases cortas, por ejemplo "más zumo" o "adiós". Dado que tu hijo aún no tiene palabras, aquí tienes algunas cosas que puedes hacer para ayudarle a evocar el lenguaje.



1. Trabaja la imitación


Antes de que los niños aprendan a hacerse eco de los sonidos de los demás, aprenden a imitar los movimientos del cuerpo. Haz que tu hijo imite acciones básicas como: dar palmas, golpear, dar palmaditas en la cabeza, dar palmaditas en la barriga, soplar besos, etc. Le dirás "Haz esto" o "Cópiame" y luego realiza una acción. Lo ideal es que tu hijo te copie y realice la acción también.


Sin embargo, si no responde, puedes animarle a que lo haga. Asegúrate de elogiarle mucho cuando te copie, aunque tengas que pedírselo. También puedes utilizar objetos para promover la imitación, como: hacer rodar una pelota, empujar un coche, apilar un bloque, etc. Sigue proporcionando muchas oportunidades de imitación porque es un requisito previo para el lenguaje.



2. ¡Canta!


Canta canciones con tu hijo y dale oportunidades para que rellene los espacios en blanco. Puede ser algo como "Twinkle Twinkle Little...". Haz una pausa de uno o dos segundos y dale la oportunidad de completar la palabra "Estrella". Incluso si sólo hace un sonido, ¡está bien! O si no dice nada, tampoco pasa nada. Sigue cantando y dale otra oportunidad. Algunas buenas ideas de canciones son: ABC, Wheels on the Bus, Row Your Boat, Itsy Bitsy Spider, Twinkle Twinkle, Clean Up, Slippery Fish y Happy and You Know It.



3. Utiliza lo que le gusta


Quizá sea Elmo, o las galletas, o su manta favorita. Utiliza estos objetos para intentar que los pida. Cuando alcance el artículo preferido, o muestre interés por él, puedes preguntarle "¿Qué querías?". Entonces puedes provocar la respuesta "Elmo". Si tu hijo hace un sonido, dáselo. Puede que haga un sonido que no tenga nada que ver con "Elmo", pero no pasa nada. Incluso si dice "bah", dale el Elmo. Una vez que sea consistente, puedes presionarle un poco más para que diga algo más parecido a la palabra.


Tal vez pueda decir "Oh" en lugar de "Elmo", por ejemplo. Entonces, sólo dale Elmo si dice "Oh", y no cuando diga "bah". Siga trabajando en esto hasta que consiga la obra "Elmo". Al cambiar gradualmente la expectativa (aceptando cualquier sonido al principio, para acabar esperando la palabra completa), estás ayudando a tu hijo a entender que el lenguaje es necesario para conseguir algo que quiere. Al mismo tiempo, se lo estás poniendo lo suficientemente fácil como para que no se frustre demasiado y se rinda.



4. Premiarle por emitir sonidos


Queremos enseñarle que hacer sonidos es BUENO. Cada vez que escuches un sonido, reconócelo. Habla con él, elógialo y dale cariño. Envíale el mensaje de que está haciendo un gran trabajo cada vez que intente comunicarse emitiendo un sonido.



5. Interactúe con él


Cuanto más hablen usted y otros miembros de la familia con él y se relacionen con él, mejor. 6. Limita el tiempo de tecnología (televisión, iPad, iPhone, videojuegos, etc.). Esas cosas no permiten una verdadera interacción y son formas unilaterales de entretenimiento. No se espera nada de él mientras ve vídeos o juega con los aparatos electrónicos; sólo se sienta y observa pasivamente lo que ocurre. En cambio, cuando juega contigo o con otros, es un participante activo del que se espera que participe y responda.


Recuerda centrarte en las habilidades y los puntos fuertes de tu hijo y establecer objetivos realistas para él y para ti. Muchas veces los padres están tan preocupados por lo que sus hijos no pueden hacer, que se pierden lo que su hijo puede hacer. Aprecien sus éxitos y permítanse celebrar esas victorias por pequeñas que sean. Por último, animo a todas las familias con las que trabajo a tener en cuenta que la comunicación no siempre es verbal.


Algunos niños nunca hablan con la boca, pero pueden aprender a comunicarse mediante el lenguaje de signos, los iconos de dibujos o los dispositivos electrónicos. Estos métodos de comunicación son tan válidos como el lenguaje verbal y pueden ayudar a las personas no verbales a desenvolverse en su mundo. Aunque sé que la mayoría de los padres desean que sus hijos puedan hablar, es fundamental no desacreditar otras formas de comunicación. Mantenga una mente abierta y recuerde tomar nota de los progresos que su hijo haga en su camino.


Le deseamos lo mejor mientras continúa en esta montaña rusa de la crianza de niños con necesidades especiales.


Este artículo apareció en el número 23 - Preparándose para el mañana: https://www.autismparentingmagazine.com/issue-23-preparing-tomorrow/


https://www.autismparentingmagazine.com/age-sondaughter-start-talk/

158 vistas0 comentarios