Autismo en adolescentes: pubertad, expectativas, síntomas y tratamientos




POR KIM BARLOSO

Fuente: Autism Parenting Magazine | 14/06/2021

Fotografía: Pixabay.com



La adolescencia es el momento más difícil para muchas personas, pero mucho más para las personas con autismo, pues es cuando empiezan a sufrir los inconvenientes de su condición.


Signos de autismo en los adolescentes


El autismo en los adolescentes puede reconocerse durante la interacción habitual con los demás en la escuela y en casa.


Los signos verbales del autismo en un adolescente pueden incluir:

  • No saber entablar una conversación bidireccional; Habitualmente hablar de un solo tema sin permitir que la otra persona hable o responda

  • Querer hablar sólo de un tema y no querer hablar de cosas que no le interesan

  • Tomarse las cosas al pie de la letra, como por ejemplo, acercar una pelota a su ojo cuando se le dice "Mantén la vista en la pelota".

  • Hablar con acento, en tono monótono o con voz cantarina

  • Utilizar un vocabulario poco habitual que a veces puede resultar anticuado

  • Tener dificultades para seguir instrucciones


Los signos no verbales del autismo en un adolescente incluyen:

  • Dificultad para leer señales no verbales como el tono de voz, los gestos y el lenguaje corporal

  • Usar un contacto visual mínimo, especialmente cuando habla con otros

  • Muy limitadas o pocas expresiones faciales


En lo que respecta al comportamiento de los adolescentes autistas, un adolescente con autismo podría:

  • Querer pasar el tiempo solo en lugar de con amigos

  • Querer que los otros niños jueguen según las reglas

  • No entender las expectativas sociales, como hacer amigos

  • Tener pocos o ningún amigo

  • Preferir hablar con personas mayores que él/ella

  • Estar demasiado cerca; no tiene el concepto de espacio personal



Diagnóstico del autismo en los adolescentes


El proceso para obtener un diagnóstico de autismo durante la adolescencia no difiere del que se realiza a una edad temprana, pero implicará más preguntas sobre el comportamiento del adolescente en la escuela y sobre cómo interactúa con sus compañeros.


En un diagnóstico formal pueden intervenir uno o varios expertos en el campo del autismo, como pediatras del desarrollo, psiquiatras, psicólogos, terapeutas ocupacionales y logopedas.


Los procedimientos de diagnóstico pueden incluir:

  • Una entrevista con los padres o el cuidador

  • Observación real de todas las interacciones con los demás

  • Un examen físico para descartar otras condiciones médicas

  • Un examen del desarrollo (una evaluación del progreso del desarrollo desde la infancia hasta la edad actual)

Una vez que se ha diagnosticado a un adolescente, un pediatra cualificado puede recomendar cómo avanzar con terapias y tratamientos conductuales beneficiosos.



Diferencias entre niños y niñas con autismo


Estudios recientes han sugerido que existe una diferencia significativa en la forma en que el autismo afecta a las niñas y a los niños, lo que a menudo da lugar a casos no diagnosticados en las niñas con autismo.



El autismo en las adolescentes


Un estudio (características conductuales y cognitivas de mujeres y hombres con autismo en la Colección Simons Simplex) publicado en el Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry concluyó que los síntomas autistas en las chicas pueden pasar desapercibidos.


Las niñas que tienen niveles de inteligencia normales pueden "enmascarar" sus síntomas. Al tener un coeficiente intelectual medio o superior a la media, las niñas con autismo pueden parecer neurotípicas aunque tengan pocas habilidades verbales y no verbales.


Otro factor que contribuye es la cultura. Una chica que es tranquila y no responde puede ser considerada femenina y de buen comportamiento, mientras que un chico que es tranquilo puede ser visto como inusual o diferente.



El autismo en los adolescentes varones


Los chicos tienen cuatro veces más probabilidades de ser diagnosticados de autismo que las chicas. No hay una razón definitiva para ello, pero algunas teorías afirman que las chicas tienen menos probabilidades genéticas de heredar el autismo. La investigación descubrió que las niñas pueden manejar las mutaciones genéticas y pueden manejar más casos antes de alcanzar el umbral de diagnóstico del autismo.



El autismo y la pubertad


Desde experimentar la sexualidad por primera vez hasta invitar a una chica a salir al baile de graduación, un adolescente con autismo necesita apoyo constante para disfrutar plenamente de esta etapa de su vida. Los padres deben ser conscientes de los cambios que se producirán una vez que el niño con autismo llegue a la pubertad y más allá, ya que el autismo en la adolescencia puede tener sus retos.


Es importante entender que la pubertad ocurre independientemente de los retrasos en el desarrollo de un niño con autismo. La pubertad suele comenzar a los 12 años en el caso de las chicas y a los 14 en el de los chicos, pero puede ser antes en algunos casos.


Los padres, familiares y cuidadores de los adolescentes con autismo notarán cambios significativos durante la pubertad. Estos cambios son principalmente físicos, pero algunos son emocionales y psicológicos.


Los años de la adolescencia pueden ser un reto, especialmente cuando se trata de las presiones de las citas. Se espera que los padres y cuidadores guíen a los adolescentes con la higiene y la comprensión de la sexualidad.



Higiene


A diferencia de sus compañeros, los adolescentes con autismo pueden no ver la importancia de mantener su cuerpo limpio. Otros adolescentes con autismo pueden incluso tener aversión sensorial a ducharse, por lo que lo evitan por completo.


Los padres y cuidadores necesitan desarrollar estrategias consistentes para ayudar a un adolescente con autismo a lavarse rutinariamente y añadir rutinas de higiene como ponerse desodorante y ropa limpia. En el caso de las chicas, es importante compartir consejos de higiene para la menstruación, como el uso de tampones/toallas sanitarias en esta etapa.



Sexualidad


Un adolescente con autismo empezará a sentirse atraído por el sexo opuesto y desarrollará impulsos sexuales. No es infrecuente que los adolescentes autistas se masturben, por lo que es importante que se les enseñe el lugar adecuado para hacerlo.