Autismo y memoria: ¿cuál es la relación?




POR ANDRÉAS RB DEOLINDA

Fuente: Autism Parenting Magazine | 07/10/2021

Fotografía: Pixabay.com



Nuestra capacidad de pensar, razonar, relacionarse y realizar tareas viene dada por la capacidad del cerebro de procesar la información de su entorno.


Nuestro cerebro es inmenso. La capacidad de cada persona para pensar, razonar, relacionarse y realizar tareas viene dada por la capacidad de su cerebro para procesar la información de su entorno. Nuestros cerebros almacenan miles de recuerdos, pero como muchos creen que el cerebro de los autistas está conectado de forma diferente, algunas personas se preguntan cuál es la conexión entre el autismo y la memoria.


Los recuerdos que almacena nuestro cerebro son una parte fundamental de nuestra vida diaria. La memoria nos ayuda a funcionar en nuestra vida cotidiana y a relacionarnos con los demás. Sin embargo, algunos niños con autismo tienen problemas de memoria y esto puede afectar a su relación con el mundo. Este artículo explica qué es la memoria y por qué los problemas de memoria están asociados a algunos rasgos del trastorno del espectro autista (TEA).



¿Qué es la memoria?


Es fácil decir: "bueno, la memoria es lo que recuerdo". Y con razón. Pero, para que recordemos lo que hacemos, tenemos que ser capaces de extraer la información y, para que esa información esté presente, tiene que haber ocurrido algo que la haya colocado ahí. Además, por supuesto, para recuperar esa información, tiene que haber estado almacenada en algún lugar. ¿Cómo puedo recordar algo que nunca he encontrado? ¿Y cómo podría haberlo encontrado si no recuerdo que lo hice? La memoria no es tan sencilla como nos gustaría creer. Esencialmente, la memoria es la capacidad de codificar, retener y recuperar información cuando realmente la necesitamos.



Puntos fuertes de la memoria en el TEA


La capacidad de recordar está relacionada con el grado de compromiso e implicación de la persona en una situación. En el TEA, la memoria parece estar menos relacionada con las experiencias sociales y emocionales. La experiencia sensorial de algunos individuos con autismo ayuda a codificar algunos eventos en la memoria. La mayoría de los niños autistas de alto funcionamiento pueden recordar acontecimientos personales desde una edad temprana.


Zamoscik, et al. (2016) estudiaron la influencia de la entrada sensorial y la adquisición del lenguaje en la formación de la memoria temprana. El estudio encontró que la mayoría de los participantes autistas recordaban eventos y los reportaban con detalles sensoriales. Este estudio también ayuda a refutar que los niños y adultos autistas experimentan déficits en la memoria episódica personal (memoria de un evento específico único para cada persona).



¿Qué tipo de memoria se ve más afectada en el autismo?


Muchas investigaciones estudian el rendimiento de la memoria de los individuos autistas, pero la memoria de trabajo parece ser la más afectada en toda la población autista. Dados los criterios del TEA según el DSM 5, los investigadores se han preguntado si los rasgos/síntomas se deben a desafíos en los dominios cognitivos que la memoria de trabajo apoya. Algunos de estos dominios cognitivos son: la toma de decisiones, el control y la regulación de tareas, el razonamiento y el comportamiento.


Además, la capacidad de recordar acontecimientos personales parece ser un reto para algunos niños e individuos autistas. Algunos investigadores creen que los individuos autistas de alto funcionamiento prosperan en esta área en comparación con los individuos autistas de bajo funcionamiento. Este tipo de recuerdo se conoce como memoria autobiográfica, que es la capacidad de recordar eventos de nuestras experiencias personales.


A continuación, describo la memoria de trabajo y la memoria autobiográfica y considero por qué estos dos tipos de memoria pueden verse afectados en niños y adultos del espectro.



Memoria de trabajo


La función ejecutiva describe todos los procesos cognitivos de nuestro cerebro y esto incluye la memoria de trabajo, el control de los impulsos, las inhibiciones, la planificación, la iniciación y la finalización de las acciones. La memoria de trabajo es importante para la cognición humana y es fundamental en la función ejecutiva.


La razón por la que los científicos creen que la función ejecutiva es un reto para los niños o adultos con autismo es porque, en primer lugar, algunos individuos autistas tienen dificultades para llevar a cabo un comportamiento intencionado e independiente, así como para almacenar y exportar la información contenida en la memoria a largo plazo. En segundo lugar, dado que la memoria de trabajo nos ayuda a navegar por la cognición compleja y de alto nivel, como la comprensión del lenguaje y el aprendizaje a largo plazo, el razonamiento, la comprensión de la lectura y la resolución de problemas, la observación de que algunos niños autistas encuentran estas tareas desafiantes sugiere que existe algún tipo de disfunción ejecutiva.


Además de los desafíos en la cognición, Habib, et al. (2019) agrega que los desafíos de la memoria de trabajo en algunos niños y adultos autistas se asocian con problemas de aprendizaje, dificultades en la regulación del comportamiento, el enfoque y el mantenimiento de la atención, y el pensamiento abstracto, por nombrar algunos.


Por supuesto, estas observaciones no se aplican a cada individuo del espectro autista, ya que los síntomas difieren de un individuo a otro. La memoria de trabajo es un dominio complejo de nuestro cerebro y, aunque tenemos un vasto conocimiento de cómo funciona nuestro cerebro, todavía hay mucho que se desconoce, incluyendo lo que nos hace ser quienes somos y por qué nos comportamos como lo hacemos.



Memoria autobiográfica


Las dificultades de interacción y comunicación social están estipuladas en el DSM 5 como uno de los criterios para el diagnóstico de autismo. Aunque no todos los individuos con autismo experimentan estos retos, los que los experimentan lo hacen cada uno en un grado diferente.


Algunos de los retos de la interacción social y la comunicación social incluyen el establecimiento de relaciones sociales, así como el inicio y mantenimiento de una conversación. Debido a esto, puede ser difícil formar una identidad social, pero eso no significa que no lo deseen, sino que es mucho más desafiante en medio de la ansiedad y el estrés que se arrastra, el miedo a ser juzgado o malinterpretado, etc. Nadie puede entender realmente el mundo interno de un autista.


¿Qué relación tiene esto con la memoria autobiográfica (MA)? Bueno, en pocas palabras, la memoria autobiográfica se refiere a los recuerdos a largo plazo que una persona experimenta en su propia vida, es decir, los de la infancia, la dirección de su casa o un acontecimiento que afectó a su ser actual. La memoria a largo plazo de la información personal se conoce como AM semántica, y la memoria a largo plazo de acontecimientos específicos de su vida se conoce como AM episódica. De las diversas funciones de la memoria AM, la función social es una de las que me gustaría profundizar.


Para poder relacionarnos con otra persona, nos basamos en nuestras propias experiencias, nuestro sentido de la empatía, así como nuestra visión del mundo basada en esas experiencias. La memoria autobiográfica nos ayuda a iniciar, desarrollar y mantener relaciones sociales a través de las conversaciones que mantenemos. A través de las interacciones guiadas por nuestra memoria autobiográfica, somos capaces de formar relaciones estrechas.


Los hallazgos de Wantzen, et al. (2021) indican que las dificultades en la memoria episódica son comunes entre algunos individuos con autismo, por lo tanto, esta falta de detalles contextuales posiblemente hace más difícil formar un sentido de identidad y crear relaciones sociales. Por último, a algunos niños del espectro les resulta difícil incorporar información autobiográfica para desarrollar y compartir historias, y participar en un contexto social.



Consejos para mejorar la memoria de los niños con TEA



Utilizar ayudas visuales


Algunos niños se benefician de las ayudas visuales. Tener una referencia visual, como imágenes o símbolos, ayuda a reforzar la memoria procedimental. La memoria procedimental es una forma de memoria a largo plazo que permite recordar tareas sin tener que pensar en ellas conscientemente, por ejemplo, caminar, montar en bicicleta o conducir un coche.


Una forma de que los padres pongan esto en práctica es tomar fotos que representen partes clave de un evento o tarea y pedir al niño que ordene las fotos de la forma en que ocurrió o en la forma en que debe completarse la tarea. A continuación, pídale que le describa cada escena. Cuando se trata de tareas, cuanto más capaz sea el niño de describir la secuencia, más natural será la tarea (memoria implícita/inconsciente). Cuando se trata de acontecimientos, cuanto más pueda describirlos y mostrárselos a usted, más fácil le resultará al niño estar atento a los detalles. La memoria se vuelve más explícita/consciente y esto refuerza la memoria declarativa.



No hay que complicar demasiado


Lo mejor es hacer que las lecciones, tareas o historias sean sencillas para que el niño las entienda y se codifiquen más fácilmente en la memoria a largo plazo. El objetivo es siempre dividir los grandes trozos de información en partes más sencillas y pequeñas.



Lenguaje y repetición


El estudio de investigación de Zamoscik, et al. (2016) descubrió que cuanto mejor asociaban los participantes la memoria al lenguaje hablando de ella, más detalles eran capaces de recordar. El lenguaje no solo es importante para la comunicación, sino que también ayuda a conectar la experiencia con las palabras, o las herramientas de comunicación que el niño mejor entiende.


Al utilizar el lenguaje y la repetición, el niño no se limita a recibir la información como si fuera una grabadora, sino que es capaz de asimilarla y traducirla de forma que pueda entenderla. La repetición ayuda a transferir la información de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo. En el caso de los niños, utilizar cuentos y pedirle que le cuente la historia a usted o pedirle que recuerde acontecimientos concretos de la historia también ayuda a entrenar ese músculo.



Jugar a juegos de memoria


Hay muchos juegos para niños que pueden ayudar a mejorar la memoria. Algunas sugerencias son:

  • Sudoku

  • Cartas de emparejamiento. Se coloca un juego de cartas con pares iguales boca abajo y el niño tiene que emparejar los pares. Se giran dos cartas a la vez; si coinciden las parejas se quedan boca arriba; si no, se giran las dos cartas boca abajo hasta que se encuentren todas las parejas

  • ¿Qué falta? Empiece con al menos cuatro o cinco objetos. Pida al niño que mire los objetos, después de 10 segundos, cierre los ojos y retire un objeto. Pida al niño que abra los ojos y pregunte qué falta. Aumente el número de objetos que retira a medida que juega

  • Me fui de compras. Este juego puede ser jugado por tres o más personas. Formando un círculo, se empieza con "He ido de compras y he comprado...". La siguiente persona repite la lista incluyendo los artículos que mencionó la persona anterior y añadiendo uno nuevo. Este juego también se puede realizar con números



En conclusión


Hay muchos tipos diferentes de sistemas de memoria, por lo tanto, cuando se trata de los retos de memoria de los niños autistas, es importante tener en cuenta las dificultades específicas del niño y trabajar para mejorar esas áreas. La capacidad de memoria de los niños autistas difiere en todo el espectro.


No hay un libro de reglas para mejorar un aspecto específico de la memoria con el que su hijo pueda tener dificultades. Practica, adapta y ajusta las estrategias de aprendizaje que mejor funcionen para tu hijo. Busque siempre la ayuda de un profesional si no está seguro de qué intervención o enfoque debe abordar en el camino.



Referencias


Habib, A., Harris, L., Pollick, F., & Melville, C. (2019). A meta-analysis of working memory in individuals with autism spectrum disorders. PloS one, 14(4), e0216198. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0216198

Wantzen, P., Boursette, A., Zante, E., Mioche, J., Eustache, F., Guénolé, F., Baleyte, J.M., Guillery-Girard, B. (2021). Autobiographical Memory and Social Identity in Autism: Preliminary Results of Social Positioning and Cognitive Intervention. Frontiers in psychiatry, doi: 10.3389/fpsyg.2021.641765. PMID: 33815227; PMCID: PMC8009988


Zamoscik, V., Mier, D., Schmidt, S. N., & Kirsch, P. (2016). Early Memories of Individuals on the Autism Spectrum Assessed Using Online Self-Reports. Frontiers in psychiatry, 7, 79. https://doi.org/10.3389/fpsyt.2016.00079


https://www.autismparentingmagazine.com/autism-memory/


488 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo