Autismo y TDAH en niños con parálisis cerebral: altas tasas de prevalencia en un estudio poblacional




POR MAGNUS PÅHLMAN, CHRISTOPHER GILLBERG Y KATE HIMMELMANN

Fuente: DMCN Developmental Medicine & Child Neurology / 18/11/2020

Fotografía: shutterstock



Primera publicación: 18 de noviembre de 2020 https://doi.org/10.1111/dmcn.14736



Resumen


Objetivo


Evaluar la población total de niños en edad escolar con parálisis cerebral (PC) para detectar el autismo y el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) con miras a determinar su prevalencia y relacionar los resultados con la función motora, la discapacidad intelectual y otras deficiencias asociadas.



Método


De 264 niños nacidos entre 1999 y 2006, del registro CP de Suecia occidental, 200 niños (109 varones, 91 mujeres, edad media de evaluación 14 años, rango 7-18 años) se sometieron a un examen exhaustivo y a nuevas evaluaciones clínicas neuropsiquiátricas.



Resultados


Noventa niños (45%) fueron diagnosticados con autismo, ADHD, o ambos, 59 (30%) fueron diagnosticados con autismo, y 60 (30%) fueron diagnosticados con ADHD. La discapacidad intelectual estaba presente en el 51%. Dos tercios tenían autismo, TDAH y/o discapacidad intelectual. En los modelos de regresión, el autismo se predijo principalmente por la discapacidad intelectual (odds ratio [OR]=4.1) y el TDAH (OR=3.2), y el TDAH se predijo por la discapacidad intelectual (OR=2.3) y el autismo (OR=3.0). El autismo fue más común en los niños nacidos prematuramente (OR=2.0). La función motora gruesa no se asoció con el autismo. La prevalencia del TDAH fue baja en los niños con discapacidad motora grave, posiblemente debido a limitaciones de diagnóstico.



Interpretación


El autismo y el TDAH eran comunes en esta población de niños con parálisis cerebral y eran principalmente independientes de la severidad motora y el tipo de parálisis cerebral. El predictor más fuerte de autismo/ADHD era la discapacidad intelectual. La evaluación del autismo y el ADHD se justifica como parte de la evaluación en el CP.



Lo que este documento añade


El 45 por ciento de los niños con parálisis cerebral también tenían autismo, déficit de atención e hiperactividad (ADHD), o ambos.

El autismo y el TDAH se predijeron principalmente por la discapacidad intelectual.

Los instrumentos de diagnóstico establecidos funcionaron bien para todos los niños, excepto para el grupo de niños más discapacitados.

La parálisis cerebral (PC) es un grupo de desórdenes motores causados por alteraciones tempranas en el cerebro en desarrollo. Los trastornos motores de la parálisis cerebral suelen ir acompañados de otras deficiencias y trastornos del desarrollo neurológico (1). Los trastornos neuropsiquiátricos, por ejemplo, el trastorno del espectro autista (autismo) y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), son más frecuentes en los niños con parálisis cerebral que en los niños con un desarrollo típico (2-6). Hasta donde sabemos, ningún estudio anterior ha evaluado activamente una población total de niños con PC para estos trastornos neuropsiquiátricos.


Los niños con parálisis cerebral tienen un perfil variado, y a veces complejo, de deficiencias, siendo la discapacidad motora a menudo la más restrictiva. Es necesario identificar las deficiencias asociadas para proporcionar el apoyo adecuado en el momento oportuno. El diagnóstico temprano y las intervenciones adecuadas pueden dar un mejor pronóstico en términos de función y participación para los niños con autismo (8) y ADHD (9), en niños con y sin parálisis cerebral.


El presente estudio es el tercero de un proyecto destinado a establecer tasas de prevalencia precisas de autismo y TDAH en niños con parálisis cerebral. La población original del estudio, de 264 niños, derivada del registro de PC para el oeste de Suecia, comprendía cohortes de 8 años de edad de niños y adolescentes con PC nacidos entre 1999 y 2006 en el condado de Västra Götaland, una región con 1,6 millones de habitantes (10, 11). En el segundo estudio, los mismos 264 niños fueron examinados para detectar autismo y TDAH mediante cuestionarios exhaustivos completados por los padres.(13) De las 232 respuestas obtenidas, 213 fueron posibles de evaluar y mostraron una alta positividad en el examen tanto para el autismo (35%) como para el TDAH (50%), lo que indica claramente la necesidad de evaluar a todos los niños con parálisis cerebral (Fig. S1, información de apoyo en línea).


Los objetivos de este estudio fueron: (1) estimar activamente la prevalencia del autismo y el TDAH en una población de niños en edad escolar con PC, (2) describir el autismo y el TDAH en relación con el tipo de PC, la función motora gruesa, el sexo, la edad gestacional, la discapacidad intelectual y otras deficiencias asociadas, y (3) establecer cuán bien el cribado predijo los diagnósticos de autismo y TDAH.



Método


Participantes


La población del presente estudio procedía de los 213 niños que habían participado en el estudio de detección (13). Sus resultados de detección se compararon con los diagnósticos de autismo y TDAH ya identificados e informados en el primer documento publicado de este proyecto (12) (Fig. S1). Los 28 niños cuyos resultados positivos del cribado coincidían plenamente con los diagnósticos de autismo, TDAH o ambos (grupo 1 de la figura S1) no fueron evaluados más a fondo, ya que todos los diagnósticos habían sido realizados por equipos con experiencia clínica. Tampoco se evaluaron más a fondo los 82 niños cuyo cribado fue negativo y no se les diagnosticó autismo ni TDAH (grupo 5 de la figura S1). Habían sido evaluados repetidamente por equipos de habilitación multidisciplinarios a lo largo de la infancia y varios años escolares sin que se identificara la necesidad de una evaluación neuropsiquiátrica. Se llegó a la conclusión de que no se necesitaría ninguna otra evaluación para estos 110 niños.


Los 103 niños restantes y sus familias fueron contactados para una evaluación clínica. Doce niños con una prueba de detección positiva rechazaron seguir participando en el estudio y un niño había muerto. Los 90 niños restantes (grupos 2, 3 y 4 de la figura S1) participaron en los exámenes neuropsiquiátricos.



Evaluaciones


Los niños fueron evaluados en un centro terciario para niños con discapacidades por profesionales con experiencia en el campo, ya sea en un solo día por un neuropediatra (MP), un neuropsicólogo y un patólogo del habla y el lenguaje, o como parte de un examen exhaustivo y clínicamente solicitado por un equipo multidisciplinario durante una semana. También se realizaron algunas entrevistas complementarias a los padres por teléfono (n=10).


Los instrumentos utilizados para diagnosticar el autismo fueron la Entrevista de Diagnóstico de los Trastornos Sociales y de Comunicación (DISCO) (14), la Escala de Calificación del Autismo en la Infancia (CARS) (15) y, cuando procedía, el Programa de Observación Diagnóstica del Autismo, Segunda Edición (ADOS-2) (16). La Escala de Swanson, Nolan y Pelham (SNAP-IV) (17) fue utilizada por los padres, y los profesores si se necesitaba más aclaración, para diagnosticar el TDAH. El comportamiento adaptativo se evaluó con las Escalas de Comportamiento Adaptativo de Vineland, Segunda Edición. (18) A menos que no se haya hecho en el último año, el nivel intelectual se evaluó con la escala de inteligencia Wechsler apropiada. Las evaluaciones tuvieron lugar entre 2013 y 2019, principalmente durante 2017 y 2018. Los niños tenían de 7 años y 3 meses a 17 años y 11 meses en la evaluación (edad media de 14 años y 5 meses).


El nivel intelectual se estableció sobre la base del examen clínico, las pruebas cognitivas estandarizadas individualizadas y la evaluación del funcionamiento adaptativo, de acuerdo con los criterios del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, quinta edición (DSM-5). (19) Los niños clasificados en un nivel intelectual de menos de 1 año no se consideraron para diagnosticar el autismo y los niños en un nivel intelectual de menos de 3 años no se consideraron para diagnosticar el TDAH.


El equipo de evaluación multidisciplinario hizo diagnósticos clínicos de autismo y TDAH sobre la base de los criterios pertinentes del DSM-5 (19); los diagnósticos clínicos se alcanzaron por consenso. Los diagnósticos se basaron en el historial médico y de desarrollo, los resultados de los instrumentos administrados (14-18) y las observaciones y exámenes clínicos. Los niños fueron evaluados teniendo especialmente en cuenta el nivel intelectual y otras deficiencias. Si había alguna incertidumbre (n=25), los niños se evaluaron además con la decisión final tomada por consenso por los tres autores en una conferencia de casos, es decir, dos neuropediatras y un psiquiatra de niños y adolescentes (CG) muy experimentado.


Los resultados de los 90 niños evaluados recientemente se sumaron a los resultados de los 110 niños examinados y evaluados anteriormente (grupos 1 y 5 de la figura S1), lo que dio lugar a una población total de estudio de 200 niños (109 varones, 91 mujeres).



Definiciones


Los tipos de CP se clasificaron, según la Vigilancia de la Parálisis Cerebral en Europa (SCPE), en espásticos unilaterales, espásticos bilaterales, discinéticos y atáxicos CP. (20) La función motora gruesa se clasificó según el Sistema de Clasificación de la Función Motora Gruesa (GMFCS). (21)


Los grupos de edad gestacional se clasificaron como niños nacidos extremadamente prematuros (el nacimiento ocurre a menos de 28 semanas gestacionales completas), muy prematuros (28-31 semanas), moderadamente prematuros (32-36 semanas) y a término (37 semanas completas o más).


El nivel intelectual se definió como normal si el coeficiente intelectual era mayor o igual a 85 y el funcionamiento intelectual límite si el coeficiente intelectual era de 70 a 84. La discapacidad intelectual se dividió en leve (CI=50-69), moderada (CI=35-49), severa (CI=20-34) y profunda (CI<20).


La discapacidad visual se definió como una agudeza de no más de 0,3 en el mejor ojo con corrección. El habla se clasificó según los cuatro niveles de la Escala Vikinga del Habla, desde I (habla no afectada por desórdenes motores) hasta IV (habla no comprensible). (22) La epilepsia se definió como la epilepsia bajo tratamiento según los registros médicos.



Declaración ética


El estudio fue aprobado por la Junta Regional de Examen Ético de Gotemburgo (refs. 145-07 y 398-12). Se obtuvo el consentimiento informado por escrito para la investigación y la publicación de los padres de todos los niños evaluados participantes.



Análisis estadístico


Se utilizaron estadísticas descriptivas para comparar los grupos. Para la asociación entre variables categóricas se utilizó la prueba de independencia χ2; si había más de dos categorías dentro de una escala ordinal, se utilizó la prueba de tendencia Cochran-Armitage χ2. Para analizar la relación entre las escalas de clasificación se utilizó la correlación de rango de Spearman (ρ). Se consideró estadísticamente significativo un valor p inferior a 0,05.


Se analizó un resultado de autismo y TDAH respectivamente utilizando un modelo de regresión múltiple que incluía variables dicotomizadas: sexo; nacidos prematuros/ a término; deterioro de la función motora gruesa leve (niveles I y II del GMFCS) o moderado a grave (niveles III-V del GMFCS); y los deterioros asociados como ningún o algún deterioro. Para seleccionar las variables que se incluirían en los diversos modelos, se utilizó el proceso descrito en Bursac y otros (23). El segundo paso fue un modelo de regresión múltiple utilizando las variables restantes, en el que eliminamos las variables con un valor p superior a 0,10, pero no las variables de confusión; es decir, las variables que modifican las estimaciones en más de un 15%. En el tercer y último paso, reajustamos el modelo de regresión múltiple, añadiendo paso a paso las variables excluidas anteriormente, manteniendo aquellas con un valor p inferior a 0,10. A continuación se calcularon los odds ratios (OR) con intervalos de confianza (IC) del 95% para el resto de las variables asociadas con el autismo o el TDAH en los modelos.


Los diagnósticos de autismo y TDAH en los 200 niños se compararon con los resultados del cribado para los mismos niños.13 Luego se calculó la sensibilidad y la especificidad del cribado.


Los análisis se realizaron en R v3.6.2. (R Foundation for Statistical Computing, Viena, Austria); la figura 1 se produjo en RStudio (RStudio, Boston, MA, USA; https://rstudio.com/) utilizando el paquete R eulerr v.6.0.0 (https://rstudio.com/-project.org/web/packages/eulerr/index.html).




Figura 1. Autismo, trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y discapacidad intelectual diagnosticados en un grupo poblacional de 200 niños en edad escolar con parálisis cerebral, ilustrados proporcionalmente al área en un diagrama de Euler.



Resultados


En primer lugar, se presentan los resultados de los niños que fueron evaluados recientemente (n=90); luego, se fusionan con los resultados existentes de los otros 110 niños, lo que da como resultado una población total de 200 niños.



Evaluaciones


Siete de los 90 niños se desempeñaron a un nivel intelectual demasiado bajo para poder evaluar más a fondo el autismo o el TDAH: cuatro por debajo de un nivel intelectual de 1 año no tenían ningún diagnóstico de autismo y tres a un nivel intelectual entre 1 y 3 años ya habían sido diagnosticados con autismo, pero no con TDAH.


De los 83 niños restantes, 40 habían sido diagnosticados previamente con autismo, TDAH o ambos. Todos estos diagnósticos (23 de autismo y 21 de TDAH) fueron evaluados y cumplieron con los criterios actuales del DSM-5. Se hicieron diagnósticos adicionales en nueve niños, cinco con autismo y cuatro con TDAH. De los 43 niños sin diagnósticos previos de autismo y TDAH, 19 cumplieron con los criterios de diagnóstico: 10 presentaban autismo, siete con TDAH, y dos con ambos, autismo y TDAH.


En total, se hicieron 17 nuevos diagnósticos de autismo y 13 nuevos diagnósticos de TDAH. Otros nueve niños se presentaron con rasgos autistas obvios que no cumplían totalmente con los criterios diagnósticos de autismo, mientras que varios niños con déficit de atención no cumplían con los criterios completos para un diagnóstico de TDAH.


Los 28 niños con nuevos diagnósticos se clasificaron con mayor frecuencia en los niveles III a IV del GMFCS (10 de 17 niños diagnosticados con autismo y 6 de 13 diagnosticados con TDAH) y con mayor frecuencia tenían una discapacidad intelectual de leve a grave (12 de 17 con autismo y 9 de 13 con TDAH). Los niños con PC discinético estaban sobrerrepresentados en el grupo de los recién diagnosticados con autismo (6 de 17).


Diecinueve de los 90 niños evaluados se desempeñaron en un nivel intelectual distinto al descrito anteriormente, es decir, en un nivel inferior en todos los niños menos uno.



Población total del estudio


La población total del estudio consistió en 200 niños (109 varones y 91 mujeres), que representaban el 76% de la población original de 264 niños; y el 94% de los 213 niños examinados para detectar autismo y TDAH. Los 13 niños que no participaron no difirieron significativamente de los 200 que sí lo hicieron en cuanto al sexo, la edad gestacional, el tipo de PC, la función motora gruesa o los impedimentos asociados.


De los 200 niños, 90 (45%) fueron diagnosticados con autismo, ADHD, o ambos. Cincuenta y nueve niños (30%) tenían autismo y 60 niños (30%) tenían TDAH; los diagnósticos de autismo y TDAH se superponían en 29 niños, que tenían ambos diagnósticos (Fig. 1). Las asociaciones con el sexo, la edad gestacional, el tipo de PC, la función motora gruesa, la discapacidad intelectual y otras deficiencias asociadas se presentan en la Tabla 1.


Tabla 1. Diagnósticos de autismo y trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en una población total de niños en edad escolar con parálisis cerebral (PC)








Los resultados se muestran en relación con el sexo, la edad gestacional, el tipo de CP, la función motora gruesa y las deficiencias asociadas. Los porcentajes describen la proporción de los subgrupos. GMFCS, Sistema de Clasificación de la Función Motora Bruta.



El autismo y el TDAH se encontraron en todos los tipos de PC (Fig. 2). Los niños con PC atáxico a menudo presentaban una combinación de autismo y ADHD. La sobrerrepresentación del autismo no fue significativa (χ2=3,04; p=0,081), mientras que sí lo fue para el TDAH (χ2=5,28; p=0,022). Hubo una tendencia no significativa para la PC espástica, siendo el autismo más común en los niños con PC espástica bilateral y el ADHD más común en los niños con PC espástica unilateral (p=0,088 y p=0,092 respectivamente).




Figura 2. Diagnóstico de autismo y trastorno por déficit de atención e hiperactividad (ADHD) o ambos en un grupo de población de 200 niños en edad escolar con parálisis cerebral (CP) después de una exploración y evaluación clínica. Los resultados se presentan en relación con la función motora gruesa, el tipo de PC, el nivel intelectual y la edad gestacional. GMFCS, Sistema de Clasificación de la Función Motora Bruta.




El autismo fue menos frecuente en el nivel I del GMFCS que en los niveles II a V del GMFCS (χ2=15,03; p<0,001), mientras que la prevalencia del TDAH fue baja en los niveles IV y V del GMFCS (Fig. 2).


No hubo diferencias significativas en la distribución por sexo para el autismo o el TDAH. Los niños nacidos extremadamente prematuros tenían autismo (χ2=6,95; p=0,008) y TDAH (χ2=6,61; p=0,010) con mayor frecuencia que los niños nacidos después de 27 semanas de gestación (Fig. 2).


Se encontró discapacidad intelectual en 101 de los 200 niños (51%). La prevalencia del autismo aumentó con un nivel intelectual más bajo (urna:x-wiley:00121622:media:dmcn14736:dmcn14736-math-0001=18,84; p<0,001). El TDAH también fue más frecuente en los niños con un nivel intelectual más bajo (urn:x-wiley:00121622:media:dmcn14736:dmcn14736-math-0002=3,86; p=0,049), la discapacidad intelectual profunda fue excluida debido a que no hay diagnósticos de TDAH por definición en este nivel intelectual (Fig. 2).


La capacidad del habla clasificada según la Escala Vikinga del Habla se asoció con el GMFCS (ρ=0,75; p<0,001) y el nivel intelectual (ρ=0,67; p<0,001); sin embargo, la deficiencia del habla no se asoció significativamente ni con el autismo ni con el TDAH. El autismo fue más prevalente en los niños con epilepsia (χ2=8.08; p=0.004), pero la epilepsia no se asoció con el TDAH.


El autismo fue predicho por tres variables: discapacidad intelectual, TDAH y nacimiento prematuro. El tipo de CP, la función motora gruesa, el sexo, la capacidad del habla y la epilepsia no proporcionaron información adicional. Los OR para un resultado de autismo fueron 4.1 para la discapacidad intelectual (IC del 95% 2.1-8.6), 3.2 para el TDAH (IC del 95% 1.6-6.5), y 2.0 para el nacimiento prematuro (IC del 95% 1.0-3.9).


El TDAH también fue predicho por tres variables: discapacidad intelectual, autismo y deterioro motor grueso leve. El tipo de CP, el sexo, el nacimiento prematuro, la capacidad del habla y la epilepsia no proporcionaron información adicional. Los OR para un resultado de TDAH fueron 2.3 para la discapacidad intelectual (IC del 95% 1.0-4.9), 3.0 para el autismo (IC del 95% 1.5-6.1), y 2.8 para la motricidad gruesa leve (IC del 95% 1.3-6.3).


Los diagnósticos finales de autismo y TDAH se compararon con los exámenes realizados en los 200 niños. El cribado para el autismo mostró una sensibilidad del 83% y una especificidad del 87%, mientras que el cribado para el TDAH mostró una sensibilidad del 87% y una especificidad del 69%.


Las características clínicas de los niños con autismo eran la discapacidad intelectual, la epilepsia, la deficiencia del habla, la deficiencia motora gruesa más grave y el nacimiento prematuro (especialmente el nacimiento extremadamente prematuro). Las características clínicas de los niños con TDAH eran la discapacidad intelectual de leve a grave, la deficiencia motora gruesa menos grave y el nacimiento extremadamente prematuro. La mitad de los niños con autismo tenían TDAH y la mitad de los niños con TDAH tenían autismo (Fig. 1).


Había pocos niños con parálisis cerebral sin impedimentos asociados. Sesenta y ocho (de 200) niños (34%) tenían PC sin autismo, ADHD o discapacidad intelectual. Cuarenta y ocho (de 200) niños (24%) tenían PC sin ninguno de los impedimentos asociados estudiados, es decir, autismo, TDAH, discapacidad intelectual, trastornos del habla/lenguaje, impedimentos visuales/auditivos o epilepsia.



Discusión


El autismo y el TDAH son comunes en los niños con parálisis cerebral. (2-7) En este estudio exhaustivo y profundo de una población total de niños con parálisis cerebral, las tasas de prevalencia fueron más altas de lo que se había informado anteriormente en los estudios basados en la población; el 45% tenía autismo, TDAH o ambos. Esta tasa de prevalencia es similar a la de la discapacidad intelectual y la epilepsia, respectivamente.


Los estudios poblacionales previos sobre autismo, incluyendo nuestro primer estudio en la presente serie (12), reportaron principalmente diagnósticos ya identificados. Delobel-Ayoub y otros6 informaron de tasas de prevalencia variables (4,0-16,7%) en cuatro zonas de Europa, lo que probablemente refleja diferencias tanto en la metodología como en la conciencia del autismo en la PC. En un estudio más amplio realizado en cuatro lugares de los Estados Unidos, la frecuencia notificada de autismo que se presentaba conjuntamente con la PC era del 6,9% de los niños con PC.5 Otros estudios se centraron en determinadas subpoblaciones. Kilincaslan et al.3 informaron de autismo en el 15% de los niños con PC en un entorno hospitalario especializado, mientras que Goodman y Graham (2) evaluaron a los niños con hemiplejía y encontraron autismo en el 3%. Además, el número de diagnósticos de autismo en la población general también ha aumentado en los últimos decenios (24).


Los estudios basados en la población sobre el TDAH en la PC son escasos. El TDAH puede ser difícil de diagnosticar en niños con problemas de habla y graves problemas motores. Algunos estudios han informado de déficits de atención, pero no de diagnósticos, mientras que otros han utilizado un procedimiento de detección de los síntomas del TDAH en lugar de diagnósticos. (7, 13) Al entrevistar a los padres, Bjorgaas et al.4 identificaron síntomas de TDAH en el 50% de los niños en los niveles I a IV del GMFCS.


Los estudios basados en registros y registros muy probablemente subestiman la prevalencia del autismo y el TDAH y la evaluación suele incluir más niños que los que realmente cumplen los criterios de diagnóstico. El presente estudio de la serie actual puede contribuir sustancialmente a la falta de conocimiento señalada por Craig y otros (7) en una revisión sistemática.


La mayoría de los impedimentos asociados aumentan con los niveles más severos de GMFCS. (25, 26) En nuestro estudio de registro, especulamos que el autismo y el TDAH fueron subdiagnosticados especialmente en los niños en los niveles III y IV de GMFCS. (12) De hecho, en el presente estudio, encontramos una alta proporción de nuevos diagnósticos de autismo y TDAH en estos niveles de GMFCS. Sin embargo, el autismo no aumentó con el nivel de GMFCS de la misma manera que otras deficiencias asociadas; de hecho, la prevalencia del TDAH incluso disminuyó en los niños con los niveles más graves de GMFCS. Es muy probable que el TDAH, pero también el autismo, fueran subdiagnosticados debido a las limitaciones de diagnóstico en niños con un cuadro clínico complejo o con un nivel intelectual demasiado bajo (27).


No hubo diferencias claras entre los tipos de parálisis cerebral, excepto en el pequeño grupo de niños con parálisis cerebral atáxica, donde el TDAH fue significativamente más común. Es posible que este grupo necesite un estudio más profundo, como sugieren Åhsgren y otros (28), que encontraron altas tasas de trastornos de autismo e hiperactividad en niños con ataxia.


Los modelos de regresión múltiple mostraron una covariación entre el autismo, el ADHD y la discapacidad intelectual en niños con PC. Las asociaciones con otros factores, como la epilepsia, se explicaban por su correlación con la discapacidad intelectual. La discapacidad intelectual era un predictor tanto del autismo como del TDAH, y el autismo y el TDAH a menudo coexistían. El concepto de Síndromes Sintomáticos Tempranos que Provocan Exámenes Clínicos del Desarrollo Neurológico (ESSENCE) (29) subraya esto; tener una deficiencia en el desarrollo neurológico es un fuerte factor de riesgo para tener otras deficiencias.


La evaluación mostró una alta sensibilidad y especificidad para el autismo y una alta sensibilidad, pero una menor especificidad para el TDAH, lo que posiblemente refleja que se incluyeron demasiados niños en la evaluación. Es necesario ajustar los límites para ser más precisos con respecto al TDAH. También se necesitan herramientas de evaluación con menos elementos que en nuestro cuestionario original. (7, 13)


El procedimiento de diagnóstico con instrumentos establecidos que utilizamos funcionó bien para la gran mayoría de los niños con parálisis cerebral, pero no fue adecuado para la mayoría de los niños discapacitados. Ni los instrumentos de detección ni los de evaluación pudieron aplicarse a este pequeño grupo. No obstante, el autismo y el TDAH pueden ser partes importantes de su perfil de deterioro general. Necesitamos más conocimiento sobre el autismo y el TDAH en estos niños y qué métodos de evaluación son adecuados para utilizar para la validación clínica. (4, 7, 19, 27)



Los puntos fuertes y las limitaciones del estudio


Uno de los puntos fuertes de este estudio fue la cobertura proporcionada por una población total bien definida de niños con parálisis cerebral. Más del 75% de los niños completaron el proceso de selección y evaluación. Un segundo punto fuerte es que todos los diagnósticos fueron hechos por evaluación y validación clínica. Esto aboga a favor de que los resultados sean generalizables, al menos en otros países de ingresos altos que probablemente tengan un panorama similar de la parálisis cerebral.


Una limitación fue que no todos los niños fueron examinados personalmente en el presente estudio; por lo tanto, algunos de los datos presentados son de carácter retrospectivo. Los datos retrospectivos existentes utilizados incluían evaluaciones realizadas por diferentes equipos multidisciplinarios, aunque de manera muy similar y casi sistemática. Nuestro propio equipo había hecho un tercio de estas evaluaciones.


Otra limitación fue que los niños con varios y graves impedimentos asociados eran difíciles de evaluar de manera estandarizada. Los métodos e instrumentos utilizados no podían aplicarse sin adaptaciones para el grupo más discapacitado.


Comenzando con un registro de 264 niños, seguido de un examen para detectar el autismo y el trastorno de déficit de atención e hiperactividad y una evaluación a fondo si era necesario, se examinó y evaluó a un total de 200 niños. Los 200 participantes y los 64 niños que no participaron eran similares en cuanto al tipo de PC, sexo, edad gestacional y discapacidad intelectual. Hubo una mayor proporción de los niños con discapacidades más graves entre los no participantes. En resumen, a pesar de sus limitaciones, consideramos que los resultados del estudio son suficientemente representativos de la población total de niños estudiados. Al examinar y evaluar activamente a este grupo de niños con parálisis cerebral, nos hemos acercado lo más posible a establecer una prevalencia más precisa del autismo y el TDAH en los niños con parálisis cerebral.



Conclusión


El autismo y el TDAH fueron muy comunes en este estudio de una población total de niños con PC; el 30% tenía autismo y el 30% tenía TDAH. La mitad de los niños tenían una discapacidad intelectual y dos tercios tenían autismo, TDAH y/o una discapacidad intelectual. Entre otros impedimentos asociados bien conocidos, el autismo y el ADHD son comunes en los niños con parálisis cerebral. Sin embargo, el autismo y el TDAH no están correlacionados con la gravedad de la discapacidad motora, sino que se predicen principalmente por la discapacidad intelectual. La alta prevalencia de autismo y ADHD en esta población enfatiza la necesidad de examinar, y si es indicado, evaluar a todos los niños con PC para estos importantes impedimentos neuropsiquiátricos.



Agradecimientos


Agradecemos a todos los niños participantes y a sus padres. Este estudio fue apoyado por subvenciones de la Sociedad de Medicina de Gotemburgo, la Fundación Linnea y Josef Carlsson, las Fundaciones de Investigación del Hospital Infantil Reina Silvia, la Fundación de Investigación RBU, la Fundación del Hospital Universitario Sahlgrenska y el Estado sueco en virtud del acuerdo entre el Gobierno sueco y los consejos de los países, a saber, el acuerdo ALF no. ALFGBG-726001.



REFERENCIAS


1. Rosenbaum P, Paneth N, Leviton A, et al. A report: the definition and classification of cerebral palsy. Dev Med Child Neurol Suppl 2007; 109: 8–14.

PubMed Web of Science®Google Scholar

2. Goodman R, Graham P. Psychiatric problems in children with hemiplegia: cross sectional epidemiological survey. BMJ 1996; 312: 1065–9.

Crossref CAS PubMed Web of Science®Google Scholar

3. Kilincaslan A, Mukaddes NM. Pervasive developmental disorders in individuals with cerebral palsy. Dev Med Child Neurol 2009; 51: 289–94.

Wiley Online Library CAS PubMed Web of Science®Google Scholar

4. Bjorgaas HM, Hysing M, Elgen I. Psychiatric disorders among children with cerebral palsy at school starting age. Res Dev Disabil 2012; 33: 1287–93.

Crossref CAS PubMed Web of Science®Google Scholar

5. Christensen D, Van Naarden Braun K, Doernberg NS, et al. Prevalence of cerebral palsy, co‐occurring autism spectrum disorders, and motor functioning – Autism and Developmental Disabilities Monitoring Network, USA, 2008. Dev Med Child Neurol 2014; 56: 59–65.

Wiley Online Library PubMed Web of Science®Google Scholar

6. Delobel‐Ayoub M, Klapouszczak D, van Bakel MME, et al. Prevalence and characteristics of autism spectrum disorders in children with cerebral palsy. Dev Med Child Neurol 2017; 59: 738–42.

Wiley Online Library PubMed Web of Science®Google Scholar

7. Craig F, Savino R, Trabacca A. A systematic review of comorbidity between cerebral palsy, autism spectrum disorders and Attention Deficit Hyperactivity Disorder. Eur J Paediatr Neurol 2019; 23: 31–42.

Crossref PubMed Web of Science®Google Scholar

8. Nygren G, Cederlund M, Sandberg E, et al. The prevalence of autism spectrum disorders in toddlers: a population study of 2‐year‐old Swedish children. J Autism Dev Disord 2012; 42: 1491–7.

Crossref PubMed Web of Science®Google Scholar

9. Epstein JN, Langberg JM, Lichtenstein PK, et al. Attention‐deficit/hyperactivity disorder outcomes for children treated in community‐based pediatric settings. Arch Pediatr Adolesc Med 2010; 164: 160–5.

Crossref PubMed Web of Science®Google Scholar

10. Himmelmann K, Hagberg G, Uvebrant P. The changing panorama of cerebral palsy in Sweden. X. Prevalence and origin in the birth‐year period 1999–2002. Acta Paediatr 2010; 99: 1337–43.

Wiley Online Library CAS PubMed Web of Science®Google Scholar

11. Himmelmann K, Uvebrant P. The panorama of cerebral palsy in Sweden. XI. Changing patterns in the birth‐year period 2003–2006. Acta Paediatr 2014; 103: 618–24.

Wiley Online Library PubMed Web of Science®Google Scholar

12. Påhlman M, Gillberg C, Himmelmann K. One third of school‐aged children with cerebral palsy have neuropsychiatric impairments in a population‐based study. Acta Paediatr 2019; 108: 2048–55.

Wiley Online Library PubMed Web of Science®Google Scholar

13. Påhlman M, Gillberg C, Wentz E, Himmelmann K. Autism spectrum disorder and attention‐deficit/hyperactivity disorder in children with cerebral palsy: results from screening in a population‐based group. Eur Child Adolesc Psychiatry 2020; 29(11): 1569–1579.

Crossref PubMed Web of Science®Google Scholar

14. Wing L, Leekam SR, Libby SJ, Gould J, Larcombe M. The Diagnostic Interview for Social and Communication Disorders: background, inter‐rater reliability and clinical use. J Child Psychol Psychiatry 2002; 43: 307–25.

Wiley Online Library PubMed Web of Science®Google Scholar

15. Schopler E, Reichler RJ, DeVellis RF, Daly K. Toward objective classification of childhood autism: Childhood Autism Rating Scale (CARS). J Autism Dev Disord 1980; 10: 91–103.

Crossref CAS PubMed Web of Science®Google Scholar

16. Gotham K, Risi S, Pickles A, Lord C. The Autism Diagnostic Observation Schedule: revised algorithms for improved diagnostic validity. J Autism Dev Disord 2007; 37: 613–27.

Crossref PubMed Web of Science®Google Scholar

17. Swanson JM, Kraemer HC, Hinshaw SP, et al. Clinical relevance of the primary findings of the MTA: success rates based on severity of ADHD and ODD symptoms at the end of treatment. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry 2001; 40: 168–79.

Crossref CAS PubMed Web of Science®Google Scholar

18. Sparrow SS, Cicchetti DV, Balla DA, Doll EA. Vineland‐II: Vineland Adaptive Behavior Scales. 2nd edn. Circle Pines, MN: American Guidance Service, 2005.

Google Scholar

19. American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. 5th edn. Arlington, VA: American Psychiatric Association, 2013.

Crossref Google Scholar

20. Surveillance of Cerebral Palsy in Europe. Surveillance of cerebral palsy in Europe: a collaboration of cerebral palsy surveys and registers. Surveillance of Cerebral Palsy in Europe (SCPE). Dev Med Child Neurol 2000; 42: 816–24.

Crossref PubMed Web of Science®Google Scholar

21. Palisano RJ, Rosenbaum P, Bartlett D, Livingston MH. Content validity of the expanded and revised Gross Motor Function Classification System. Dev Med Child Neurol 2008; 50: 744–50.

Wiley Online Library PubMed Web of Science®Google Scholar

22. Pennington L, Virella D, Mjøen T, et al. Development of The Viking Speech Scale to classify the speech of children with cerebral palsy. Res Dev Disabil 2013; 34: 3202–10.

Crossref PubMed Web of Science®Google Scholar

23. Bursac Z, Gauss CH, Williams DK, Hosmer DW. Purposeful selection of variables in logistic regression. Source Code Biol Med 2008; 3: 17.

Crossref PubMed Google Scholar

24. Lundström S, Reichenberg A, Anckarsäter H, Lichtenstein P, Gillberg C. Autism phenotype versus registered diagnosis in Swedish children: prevalence trends over 10 years in general population samples. BMJ 2015; 350: h1961.

Crossref PubMed Web of Science®Google Scholar

25. Himmelmann K, Beckung E, Hagberg G, Uvebrant P. Gross and fine motor function and accompanying impairments in cerebral palsy. Dev Med Child Neurol 2006; 48: 417–23.

Wiley Online Library CAS PubMed Web of Science®Google Scholar

26. Sigurdardóttir S, Thórkelsson T, Halldórsdóttir M, Thorarensen O, Vik T. Trends in prevalence and characteristics of cerebral palsy among Icelandic children born 1990 to 2003. Dev Med Child Neurol 2009; 51: 356–63.

Wiley Online Library PubMed Web of Science®Google Scholar

27. Thurm A, Farmer C, Salzman E, Lord C, Bishop S. State of the field: differentiating intellectual disability from autism spectrum disorder. Front Psychiatry 2019; 10: 526.

Crossref PubMed Web of Science®Google Scholar

28. Åhsgren I, Baldwin I, Goetzinger‐Falk C, Eriksson A, Flodmark O, Gillberg C. Ataxia, autism, and the cerebellum: a clinical study of 32 individuals with congenital ataxia. Dev Med Child Neurol 2005; 47: 193–8.

Wiley Online Library PubMed Web of Science®Google Scholar

29. Gillberg C. The ESSENCE in child psychiatry: Early Symptomatic Syndromes Eliciting Neurodevelopmental Clinical Examinations. Res Dev Disabil 2010; 31: 1543–51.

Crossref PubMed Web of Science®Google Scholar



https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/dmcn.14736



46 vistas0 comentarios

Buzón de preferencias

Al suscribirte estás aceptando nuestra política de privacidad

Al rellenar formularios estás aceptando nuestra política de privacidad

  • Instagram
  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com