Cómo obtener ayuda cuando tu niño con autismo no come




POR REBECA CONNICK

Fuente: Autism Parenting Magazine | 14/06/2021

Fotografía: Pixabay.com



La frase "comer de forma selectiva" se utiliza a menudo de forma errónea cuando se describen los hábitos alimentarios de los niños con trastorno del espectro autista (TEA).


Este término excesivamente generalizado describe con mayor precisión a un niño pequeño que tiene una fuerte opinión sobre lo que quiere para cenar; no a un niño con trastorno del espectro autista (TEA) con un rechazo significativo a la comida.


Como padre de un niño con TEA, atribuir rápidamente este título a su hijo puede llevar a pasar por alto los déficits tratables subyacentes que, de hecho, están causando esta limitación alimentaria y afectando a la salud y la nutrición de su hijo.


El primer paso en un viaje hacia la ampliación de la dieta es determinar si su hijo tiene un problema de alimentación. "Ser quisquilloso con la comida" suele indicar que los niños comen más de 30 alimentos y que comen alimentos de varios grupos de alimentos.


Si estos niños suprimen un alimento del que están cansados, volverán a comerlo tras unas semanas de descanso. Por otro lado, los niños del espectro autista suelen tener un problema de alimentación en el que su dieta consiste en menos de 20 alimentos y puede excluir grupos enteros de alimentos. Si estos niños eliminan un alimento, éste permanece eliminado. Estos niños con problemas de alimentación deben ser identificados lo antes posible para recibir una intervención alimentaria que permita mejorar los hábitos alimentarios y prevenir otros problemas médicos.


Entender la raíz de la dieta limitada de su hijo es fundamental para encontrarle la ayuda que necesita. Si su hijo con TEA tiene las cualidades de un comedor problemático, lo más probable es que el origen sea un déficit subyacente en una o más de las siguientes áreas.



Médico


Hay algunos problemas médicos que pueden hacer que comer sea una experiencia negativa para un niño. Un niño que asocia el comer con la incomodidad o incluso el dolor, naturalmente no estará motivado para comer. Entre los posibles problemas que hay que descartar se encuentran la afectación respiratoria, la disfagia o los trastornos de la deglución, el reflujo/la ERGE, el estreñimiento crónico y otros problemas gastrointestinales superiores e inferiores.


Es importante acudir a un pediatra familiarizado con el TEA y con los posibles déficits médicos asociados a la dificultad para alimentarse. También es importante contar con otros profesionales como gastroenterólogos, neumólogos, otorrinolaringólogos, endocrinólogos y nutricionistas para evaluar eficazmente las posibles etiologías médicas.



Procesamiento sensorial


Los niños diagnosticados con TEA suelen mostrar déficits de procesamiento sensorial que pueden afectar a su capacidad para interactuar con diferentes alimentos. Para un niño con un sistema sensorial hipersensible, los alimentos pueden parecer, sonar, oler, sentirse o saber ofensivos. La interacción con ciertos alimentos "ofensivos" puede provocar una respuesta fisiológica e involuntaria que haga que el niño tenga arcadas, escupa o se niegue por completo a interactuar con ellos.


Cuando comprendemos que nuestros hijos tienen dificultades legítimas de procesamiento sensorial a la hora de comer, podemos empezar a avanzar para ayudarles a sentirse más cómodos con una mayor variedad de alimentos. Los terapeutas ocupacionales están formados en el tratamiento de niños con dificultades de procesamiento sensorial y pueden evaluar hasta qué punto esto está afectando a las habilidades de alimentación de su hijo con TEA.



Motricidad oral


Comer es un proceso complejo que implica la coordinación motora oral, es decir, la coordinación de los labios, la lengua, la mandíbula y los músculos faciales antes de la deglución. El proceso de aprendizaje de la alimentación se inicia cuando el bebé toma el pecho o el biberón y progresa a través de los purés, los sólidos blandos y los alimentos de mesa. Cuando hay un fallo en cualquier parte de este proceso de aprendizaje debido a una anomalía estructural, un déficit de coordinación motora oral o un déficit de fuerza, todo el proceso de alimentación puede venirse abajo.


A menudo, la selectividad alimentaria es una estrategia adaptativa que los niños aprenden en respuesta a la incapacidad de coordinar las acciones motoras necesarias. Los niños con dificultades mecánicas orales gravitan hacia un perfil de alimentos con alto contenido de almidón y texturas blandas que son capaces de manejar con éxito, excluyendo a menudo las carnes y verduras más duras y ricas en nutrientes que los padres quieren que coman. Los logopedas tienen una amplia formación en estructura oral, desarrollo de la motricidad oral y trastornos de la deglución, y pueden evaluar y tratar los déficits del niño en este ámbito.



Comportamiento


Una característica de muchos niños con TEA es la rigidez, o la resistencia al cambio de una regla o rutina conocida. Esta tendencia suele agravar la ya difícil tarea de probar un alimento desconocido. Es posible que los niños con TEA sólo toleren una determinada marca, tipo o forma de comida, asegurándose de que saben exactamente cómo va a ser su comida cada vez.


Además, los niños con déficits médicos, sensoriales o motrices pueden mostrar una respuesta de evitación aprendida en la que evitan realizar una conducta (comer) que provoca un resultado aversivo (náuseas). La aplicación de estrategias conductuales coherentes y la intervención pueden abordar esta evitación aprendida y ayudar a los niños con TEA a aumentar la flexibilidad relacionada con la ampliación de la dieta y las rutinas de las comidas. Los psicólogos y los analistas conductuales certificados (BCBA) son dos profesiones formadas en el uso de estrategias conductuales para apoyar la mejora de las habilidades de alimentación durante el tratamiento directo.



Psicólogo


La forma en que los padres interactúan con su hijo para animarle a comer puede marcar la pauta del éxito o del fracaso. Cuando los niños experimentan un lenguaje acusador o negativo con preguntas, demandas u órdenes frecuentes, su confianza y su capacidad para superar los retos alimentarios se ven afectadas.


Trabajar para crear y mantener un entorno positivo es importante para ayudar a que un niño con déficit alimentario siga teniendo hambre y esté motivado para comer. Cuando los niños se sienten seguros, alentados y comprometidos en ese entorno, la hora de la comida puede transformarse en una experiencia más exitosa. Los psicólogos pueden proporcionar un tratamiento que aborde el entorno familiar a la hora de comer y dar estrategias para los niños con ansiedad relacionada con la comida.



Enfoques de tratamiento disponibles


Los déficits de alimentación son multifacéticos y, por lo tanto, es preferible un equipo de profesionales a un único proveedor. Muchos programas de alimentación emplean un equipo de varios profesionales que puede incluir, entre otros, a médicos, dietistas o nutricionistas, terapeutas ocupacionales, logopedas, fisioterapeutas, psicólogos y especialistas en comportamiento.


Es fundamental contar con proveedores con la experiencia necesaria para tratar cada uno de los componentes del déficit alimentario de su hijo. Por supuesto, puede haber un cruce entre disciplinas y especialidades, pero contar con un equipo de alimentación de varios miembros que colabore proporcionará la mejor oportunidad de obtener resultados satisfactorios.


Hay una serie de especialistas que han dedicado su carrera profesional a tratar a niños con déficits de alimentación y han creado sus propias organizaciones para difundir su filosofía y sus programas de tratamiento. Muchos terapeutas de la alimentación adquieren su experiencia completando la formación continua y obteniendo certificaciones de estas autoridades en el campo.


Aunque pueden variar en cuanto a la aplicación terapéutica, cada uno de los enfoques proporciona un tratamiento holístico, que es vital para el éxito de la intervención. Preguntar por el alcance de la formación y las certificaciones de un profesional puede orientarle a la hora de elegir a los miembros del equipo de alimentación adecuados para tratar a su hijo.



El enfoque sistemático AEIOU


El Enfoque Sistemático de Aceptación, Exposición, Independencia, Observación y Comprensión (AEIOU) fue fundado por Nina Ayd Johanson, M.S., CCC-SLP, CEIM, CHHP. Los clínicos formados planifican un programa de tratamiento para el niño que incluye tanto servicios de terapia directa como estrategias para las familias sobre cómo tener horas de comida estructuradas y de apoyo en el entorno del hogar.



El enfoque CAN-EAT


El enfoque CAN-EAT fue fundado por Krisi Brackett MS SLP-CCC. La primera parte del enfoque significa "Confort y Nutrición", y la segunda parte "Establecer Aceptación, luego Terapia". Este enfoque defiende que el tratamiento médico de cualquier malestar o síntoma subyacente es vital para que los niños respondan bien a la terapia de alimentación y mejoren su ingesta de alimentos.



Encadenamiento de alimentos


Creado por Cheri Fraker, CCC-SLP, CLC, el Food Chaining está diseñado para determinar las razones por las que un niño no come y para proporcionar estrategias para el manejo médico y las dificultades sensoriales, motoras y de comportamiento. Los terapeutas formados en Food Chaining determinan las cualidades de los alimentos que un niño considera aceptables y utilizan esa información para relacionar e introducir al niño en nuevos alimentos con esas mismas características.



Melanie Potock, MA, CCC-SLP


Melanie Potock, MA, CCC-SLP describe el uso de las 3E's en el tratamiento de niños con déficit de alimentación: Exponer, Explorar y Expandir. Su libro recientemente publicado Adventures in Veggieland (Aventuras en Veggielandia) es un gran recurso para los niños en el espectro autista que proporciona numerosas maneras de tener experiencias positivas con la comida a través de actividades divertidas y recetas para niños.



El enfoque SOS de la alimentación


El Enfoque Sensorial Oral Secuencial (SOS) para la Alimentación fue fundado por la Dra. Kay A. Toomey, PhD. Los profesionales formados en este enfoque utilizan una jerarquía de pasos para desglosar el componente sensorial de la alimentación en pequeñas partes alcanzables, utilizan la comida en sus métodos de tratamiento para lograr una mejora de la habilidad motora oral, e incorporan a los padres como participantes activos en la terapia de alimentación.



TalkTools®


TalkTools® fue fundado por Sara Rosenfeld-Johnson MS, CCC-SLP. Los terapeutas formados en este enfoque de tratamiento abordan los déficits de habilidades motrices orales del niño utilizando las herramientas terapéuticas de la marca TalkTools® para enseñar los patrones de movimiento muscular adecuados que se utilizan al comer. TalkTools® también tiene información sobre los tejidos orales atados que a menudo pueden afectar a las habilidades de alimentación y deglución.


Cada niño con TEA es único y, como en todo, no hay un único camino para remediar los problemas de alimentación. Si cree que su hijo tiene problemas para comer, póngase en contacto con su pediatra y busque los terapeutas y profesionales de la alimentación necesarios para añadirlos al equipo de su hijo.


Sitio web: https://fingertips.blog/

Facebook: www.facebook.com/fingertipsblog


Este artículo apareció en el número 89 - Soluciones para hoy y mañana con TEA: https://www.autismparentingmagazine.com/issue-89-solutions-for-today-and-tomorrow-with-asd/


https://www.autismparentingmagazine.com/some-kids-asd-wont-eat/