Cómo reconocer las comorbilidades médicas del autismo




POR SHERI MARINO

Fuente: Autism Parenting Magazine | 21/01/2022

Fotografía: Pixabay.com



El autismo suele ir asociado a varios problemas o trastornos congénitos, también llamados comorbilidades. Es importante saber disociar los unos de los otros.


Aunque la etiología del autismo sigue siendo un misterio, se cree que es una combinación de factores genéticos y ambientales. Se cree que el autismo se desarrolla en algún momento durante el embarazo y los tres primeros años de vida (autismo de inicio temprano) o, como en el autismo regresivo o de inicio tardío, algunos niños parecen haberse desarrollado normalmente hasta los 12-24 meses antes de perder habilidades.


Históricamente, el autismo se ha considerado un trastorno del neurodesarrollo o psiquiátrico, según la clasificación del DSM-V. Sin embargo, las investigaciones actuales apuntan a muchos problemas médicos subyacentes, relacionados con el intestino y el sistema inmunitario, que pueden afectar a los protocolos de tratamiento y agravar los síntomas conductuales y los déficits cognitivos. A medida que aumenta nuestra comprensión de estas comorbilidades médicas, también debe aumentar nuestra conciencia de los síntomas en todas las edades, sobre todo en la infancia. La identificación precoz de las señales de alarma médicas aumenta la probabilidad de una intervención adecuada, que puede prevenir problemas de salud crónicos y disminuir los comportamientos inadaptados, mejorando la calidad de vida.


En los niños con TEA, estos signos médicos y de desarrollo tempranos suelen presentarse en grupos, pero pueden ser muy difíciles de reconocer. Los síntomas pueden ser fácilmente malinterpretados y, por lo tanto, pueden ser pasados por alto por los padres y no ser comunicados a los médicos. Además, dado que algunos de los síntomas pueden ser episódicos, es poco probable que un médico los observe en una visita de control del bebé, lo que disminuye la posibilidad de una evaluación posterior.


Entonces, ¿cuáles son estos signos y síntomas médicos tempranos y qué debe hacer si sospecha que su hijo puede presentarlos?



Señales de alarma médicas


Convulsiones


Según el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares, alrededor del 20-30% de las personas con autismo desarrollarán epilepsia en la edad adulta. Con frecuencia, los niños pequeños con autismo tienen convulsiones subclínicas, que no presentan síntomas. Los síntomas de las convulsiones parciales simples pueden ser leves, como la mirada, el aura, un breve aumento o disminución del tono muscular o sensaciones inusuales que afectan a los cinco sentidos. Por lo tanto, es fácil entender cómo estos síntomas pueden ser pasados por alto en un niño pequeño tanto por los padres como por los médicos.


Si le preocupa que su hijo pueda presentar alguno de estos signos u otros signos de convulsiones, lo mejor es que hable con su pediatra y le pida que le remita a un neurólogo pediátrico.



Trastornos gastrointestinales


Los trastornos gastrointestinales son la condición médica comórbida más común del autismo. Los estudios demuestran que el 70% de los niños con TEA tienen algún tipo de trastorno gastrointestinal que puede incluir

  • ERGE (enfermedad por reflujo gastroesofágico)

  • Estreñimiento

  • Intestino irritable

  • Problemas de motilidad

  • Gastritis


Los trastornos gastrointestinales en los niños con TEA suelen ser difíciles de reconocer y tratar debido a las deficiencias de comunicación. Los bebés, que aún no pueden comunicarse, son especialmente difíciles de diagnosticar. Los primeros signos de malestar gastrointestinal pueden observarse en la irregularidad de las deposiciones, la diarrea o el estreñimiento. Es importante señalar que el reflujo en los bebés no tiene que "verse" como una regurgitación para estar presente. El reflujo también se agrava cuando está acostado; por lo tanto, los bebés que tienen problemas para dormir pueden estar mostrando signos de ERGE.


Observe a su hijo para detectar un aumento de los comportamientos que pueden incluir la aplicación de presión sobre el abdomen, inclinarse sobre los muebles para presionar el vientre y golpear los lados, el pecho o la barbilla. A menudo, estos comportamientos se interpretan erróneamente como conductas autolesivas, cuando en realidad son una indicación de dolor gastrointestinal o reflujo.


Hable con su pediatra sobre los síntomas; sin embargo, si los síntomas gastrointestinales persisten, pida que le remitan a un gastroenterólogo pediátrico.



Alergias y sensibilidades alimentarias


Las investigaciones sugieren que el 36% de los niños con TEA tienen alergias alimentarias. Las alergias son una respuesta inflamatoria del sistema inmunitario para defender el cuerpo contra los irritantes. Las alergias pueden ser genéticas, especialmente en las familias que tienden a tener antecedentes de eczema, asma y alergias estacionales. Las alergias alimentarias pueden causar problemas gastrointestinales, así como irritabilidad y dolor, lo que podría exacerbar las respuestas conductuales.


Según el Dr. Raffi Tachdjian, alergólogo/inmunólogo de The Autism Think Tank, NJ, "los primeros signos de alergias alimentarias en los bebés pueden ser heces con sangre, vómitos, diarrea, comportamiento inquieto o errático y arqueo de la espalda. Después del año de edad, pueden aparecer hinchazón y urticaria". Los niños con TEA suelen ser reactivos a la leche de vaca (caseína) y al trigo, los frutos secos, los huevos y la soja; sin embargo, si se sospecha de alergia o sensibilidad, debe considerarse la realización de pruebas de alergia en un amplio espectro de alimentos alergénicos.


Se recomienda una consulta con un alergólogo/inmunólogo certificado si se sospecha de alergias alimentarias.


El eczema, una dermatitis atópica, suele tener una base alérgica y es muy común en los niños con TEA. Los niños con eczema suelen ser alérgicos a los alimentos, y los desencadenantes alimentarios pueden provocar brotes. El Dr. Tachdjian dice: "Al igual que una alergia al níquel o al maquillaje, el eczema puede tener una respuesta inmediata o retardada y despistar a los padres al no correlacionar a tiempo con un posible desencadenante alimentario." El eczema provoca picores y molestias, por lo que es importante consultar al pediatra si se observan manchas de eczema en el niño.


Si el eczema se extiende o se observan brotes en respuesta a determinados desencadenantes alimentarios, lo mejor es consultar con un alergólogo/inmunólogo pediátrico.


Aunque muchas de estas "señales de alarma" pueden observarse en un niño neurotípico, es el momento y la combinación de estos síntomas lo que puede ser motivo de preocupación. Esencialmente, ésta es la razón por la que es tan difícil hacer un diagnóstico temprano. Los padres deben conocer los signos más comunes del desarrollo y las comorbilidades médicas para poder describir los comportamientos y síntomas a los pediatras y especialistas médicos.


Consulte siempre a su pediatra y pida que le remita a especialistas como neurólogos, alergólogos/inmunólogos, gastroenterólogos, logopedas y fisioterapeutas. La intervención temprana es imprescindible para un pronóstico positivo.



Infecciones de oído


Aunque las investigaciones muestran un riesgo ligeramente mayor, los padres suelen informar de que sus hijos con TEA tienen frecuentes infecciones de oído. Las infecciones de oído pueden ser una debilidad del sistema inmunitario denominada inmunodeficiencia. Las infecciones de oído frecuentes pueden provocar retrasos en el habla y el lenguaje, ya que las frecuencias de los sonidos del habla no se perciben con normalidad. Los signos de las infecciones de oído en los bebés pueden incluir irritabilidad, falta de apetito e insomnio. También pueden provocar síntomas físicos como oídos rojos, vómitos y diarrea. Es posible que los niños con TEA no perciban el dolor del mismo modo que los niños neurotípicos y que no muestren signos de comportamiento como irritabilidad o llanto por el dolor. Por lo tanto, es importante reconocer los signos físicos.


Si su bebé o niño pequeño tiene infecciones de oído frecuentes, pida a su pediatra que le remita a un inmunólogo y a un otorrinolaringólogo.


Es fundamental que se preste atención a los marcadores tempranos que podrían ayudar a identificar al niño vulnerable que puede tener el sistema inmunitario comprometido, lo que permitiría a los padres y a los médicos limitar más exposiciones ambientales al tiempo que se hace un seguimiento del desarrollo. El autismo es un trastorno médicamente complejo; por lo tanto, el reconocimiento temprano tanto de las señales de alarma del desarrollo como de las complicaciones médicas asociadas podría mejorar los resultados generales.


Este artículo apareció en el número 53 de la revista Working Toward The Future: https://www.autismparentingmagazine.com/issue-53-working-toward-future/


https://www.autismparentingmagazine.com/recognize-autism-medical-comorbidities/



226 visualizaciones0 comentarios