Cómo un rasgo poco estudiado ha sesgado los estudios sobre el autismo durante décadas