Cómo una dieta sin gluten puede ayudar a niños con autismo




POR SHAWBA KUNSELMAN

Fuente: Autism Parenting Magazine | 13/04/2021

Fotografía: Pixabay.com



Recientes ensayos clínicos sobre dietas sin gluten para niños con trastorno del espectro autista (TEA) están mostrando beneficios que vale la pena considerar.


Los indicadores típicos del espectro autista en los niños pueden ser el retraso en el habla, la falta de contacto visual, las habilidades sociales deterioradas o no presentes, la timidez, los comportamientos de tipo obsesivo, el retraso en las habilidades motoras gruesas o finas, los problemas de integración sensorial (sensibilidad al sonido y al tacto, etc.) y los cambios de humor.


Sin embargo, a menudo se pasan por alto las condiciones físicas y médicas a las que se enfrentan muchos de estos niños.


Muchos de estos niños también tienen alergias alimentarias y eczemas, trastornos gastrointestinales generales, estreñimiento y diarrea, sobrecrecimiento de levaduras (cándida), desregulación del sistema inmunitario y trastornos del sueño.


Aunque no existe una "dieta para el autismo" específica, se ha demostrado que eliminar el gluten (la proteína que se encuentra en muchos cereales, como la cebada, el centeno y el trigo) y la caseína (proteína que se encuentra en los lácteos) es muy beneficioso. Se calcula que hasta el 80% de los niños se benefician de este cambio dietético cuando se sigue estrictamente.


Los ensayos clínicos para la intervención nutricional están aumentando y se muestran prometedores al ser muy beneficiosos para abordar los síntomas principales del autismo. Un ensayo clínico específico publicado en noviembre de 2016 mostró una "disminución significativa" en la prevalencia del malestar gastrointestinal, así como una "disminución significativa" en los comportamientos asociados con el autismo cuando se elimina el gluten, en comparación con el grupo de control.


La investigación sugiere que el revestimiento del intestino se inflama y se compromete debido a una combinación poco saludable de bacterias en los intestinos. Esto se conoce como el microbioma. Muchos factores conducen a esta inflamación, incluyendo alimentos específicos, factores ambientales y el uso excesivo de antibióticos y otros medicamentos.


Esta inflamación conduce a una condición conocida como "intestino permeable", o hiperpermeabilidad intestinal. Cuando la barrera intestinal se ve comprometida, las proteínas del gluten y la caseína parcialmente digeridas pueden pasar a través del torrente sanguíneo y finalmente llegar al cerebro. Se ha descubierto que estas proteínas tienen una estructura química similar a la de los opiáceos, que pueden unirse a los receptores opiáceos del cerebro y provocar interferencias en señales cerebrales específicas. Esto, a su vez, puede provocar algunos de los comportamientos típicos del autismo.


La mayoría de los niños con autismo ya tienen una dieta muy limitada, lo que hace que cambios dietéticos como estos parezcan fuera de su alcance. Sin embargo, hay muchas maneras de mejorar el éxito de estos cambios. Además, uno de los mayores avances iniciales que la mayoría de los padres ven al eliminar el gluten y la caseína de la dieta es la ampliación de los alimentos que su hijo comenzará a comer.


No sólo es importante eliminar ciertos alimentos problemáticos, sino que muchos de estos niños tienen deficiencias en muchos nutrientes críticos. La inflamación del tracto digestivo puede impedir la absorción de los nutrientes. Hablar con un nutricionista clínico puede ayudar a garantizar que se ingieran los nutrientes adecuados y cruciales.


Este artículo apareció en el número 63 de la revista Keeping Our Kids Safe: https://www.autismparentingmagazine.com/issue-63-keeping-our-kids-safe/


https://www.autismparentingmagazine.com/gluten-free-diet-can-help/

Entradas Recientes

Ver todo