COVID-19 e Investigación sobre el Autismo: perspectivas de todo el mundo (parte II)

Actualizado: 14 de sep de 2020


Artículo especial por su extensión y, por ello, lo publicaremos por partes y en otro formato al habitual


El efecto de la pandemia de COVID-19 en la práctica clínica del autismo y la investigación clínica:

Reflexiones desde Israel

Ofer Golan(1)

1. Departamento de Psicología, Universidad de Bar-Ilan, Ramat-Gan, Israel


La pandemia COVID-19 presentó a los clínicos e investigadores clínicos de la ASD desafíos únicos. Con la comunicación social como la característica que define el TEA, tanto el examen diagnóstico como la intervención terapéutica sufren en ausencia de contacto social directo en esta era de distanciamiento social. La necesidad de evaluaciones diagnósticas (por ejemplo, para colocaciones educativas o apoyo financiado por el Estado) no ha disminuido, y la necesidad de intervención puede incluso haber aumentado (aunque con cambios de enfoque). En Israel, una plataforma central que se ha utilizado ampliamente es la videoconferencia, que se ha aprovechado para la prestación de servicios de diagnóstico y terapéuticos. Este método planteó a los médicos nuevos retos, que por sí mismos requieren un examen de investigación.

Los especialistas en diagnóstico se enfrentaron al reto de la evaluación en tiempo real del cliente.

¿Cómo podrían administrarse en línea instrumentos de referencia como el ADOS [Lord et al., 2012]?

¿Cómo podían evaluarse de esta manera los comportamientos no verbales y la reciprocidad social?

¿Qué constituye un comportamiento normativo y qué podría marcarse como anormal? ¿Podrían las plataformas en línea ocultar manifestaciones de síntomas sutiles que podrían haberse rastreado cara a cara?

Los terapeutas de diferentes disciplinas, que emplean una amplia variedad de programas de intervención, se enfrentaron a sus propios dilemas, por nombrar algunos: ¿Cómo podría implementarse un programa de intervención temprana sin su equipo capacitado? ¿Cómo podrían implementarse los tratamientos que requieren equipo clínico? ¿Cómo se ve la capacitación en habilidades sociales en un momento de distanciamiento social?

Recientemente, a los médicos israelíes se les ha permitido reunirse con los clientes cara a cara de nuevo. Sin embargo, las lecciones que podrían aprenderse de la crisis actual pueden proyectarse mucho más allá de su contexto de emergencia y ampliar la disponibilidad de los servicios de diagnóstico e intervención para las personas con TEA, incluso cuando se recupere la rutina. Si los clínicos continúan usando plataformas tecnológicas para la provisión de servicios, muchas familias que están geográficamente distantes, o que se ven disuadidas de acudir a los centros clínicos podrían beneficiarse de servicios que antes apenas se proporcionaban.

La prestación de servicios de capacitación y terapia basados en la tecnología o en la telesalud para personas con TEA y sus familias no es algo nuevo, y su eficacia ha recibido cierto apoyo en la investigación [Antezana y otros, 2017; Sutherland y otros, 2018]. Otra forma de intervención a distancia está disponible a través de programas de intervención tecnológica apoyados por la investigación, que apoyan la adquisición de habilidades en varias áreas de funcionamiento [Steinbrenner y otros, 2020]. Con respecto a la evaluación diagnóstica, algunos trabajos han apoyado la eficacia de la detección en línea de los trastornos del espectro autista [por ejemplo, Halim y otros, 2020], aunque otros han advertido contra la dependencia exclusiva de los formatos en línea [Kanne y Bishop, 2020]. De hecho, todavía se necesitan investigaciones que validen una evaluación diagnóstica en línea.

Una de las principales lecciones de COVID-19 puede ser la necesidad de incorporar los servicios clínicos en línea. Para mantener una alta calidad de servicio, la investigación clínica tendría que proporcionar una mejor comprensión del comportamiento social en línea normativo (y apropiado para la edad y el género), proporcionar herramientas de inteligencia artificial para apoyar la toma de decisiones clínicas en línea y examinar la eficacia de las evaluaciones de diagnóstico e intervenciones proporcionadas en línea, en comparación con los servicios clínicos apoyados por la investigación. Contrariamente a las preocupaciones planteadas, esos servicios no excluyen necesariamente a los clínicos del cuadro, sino que más bien podrían apoyar su labor, ampliar su alcance y prestar servicios de alta calidad en línea, en la enfermedad y en la salud.

REFERENCIAS

Antezana, L., Scarpa, A., Valdespino, A., Albright, J., & Richey, J. A. (2017). Rural trends in diagnosis and services for autism spectrum disorder. Fronteras de la psicología, 8, 590.

Halim, A., Ford, G., Liu-Mayo, S., Glover, E., & Wall, D. P. (2020). Multi-modular AI Approach to Streamline Autism Diagnosis in Young Children. Scientific Reports, 10:5014. http://dx.doi.org/10.1038/s41598-020-61213-w-020-61213-w

Kanne, S. M., & Bishop, S. L. (2020). Perspectiva editorial: La crisis de la lista de espera del autismo y recordar lo que las familias necesitan. Revista de Psicología y Psiquiatría Infantil. http://dx.doi.org/10.1111/jcpp.13254

Lord, C., Rutter, M., DiLavore, P.C., Risi, S., Gotham, K., & Bishop, S. (2012). Programa de observación para el diagnóstico del autismo, segunda edición (ADOS-2) . Torrance, CA: Servicios Psicológicos del Oeste.

Sutherland, R., Trembath, D., & Roberts, J. (2018). Telesalud y autismo: Una búsqueda y revisión sistemática de la literatura. International Journal of Speech-Language Pathology, 20(3), 324-336.

Steinbrenner, J. R., Hume, K., Odom, S. L., Morin, K. L., Nowell, S. W., Tomaszewski, B., Szendrey, S., McIntyre, N. S., Yücesoy-Özkan, S., & Savage, M. N. (2020). Prácticas basadas en la evidencia para niños, jóvenes y adultos jóvenes con autismo. Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, Frank Porter Graham Child Development Institute, National Clearinghouse on Autism Evidence and Practice Review Team.



Cómo cambió todo de repente: una perspectiva de Bélgica


Frank Kooy(1)

1. Departamento de Genética Médica, Universidad de Amberes, Bélgica.

Lo que más me llamó la atención es lo repentino que fue el cambio de la situación. El viernes 6 de marzo de 2020, me reuní con unos 300 colegas genetistas belgas en una sala de conferencias en la capital de Bruselas para nuestra reunión anual. Excepto que quizás se compartieron menos besos como una típica ceremonia de saludo belga, el formato de la reunión fue completamente como siempre había sido.

Exactamente una semana después, el viernes 13, estaba dando una conferencia a unos 20 estudiantes, ya que la enseñanza para grupos más pequeños todavía estaba permitida (!), ya sea en un salón más grande para permitir el ahora famoso distanciamiento social. Cuando enseñaba, el mensaje llegó que la Universidad estaba a punto de cerrar la semana siguiente. A partir de ese momento, no más clases, no más prácticas, no más investigación. En cierto modo, ese mensaje llegó como un alivio al concluir una semana de incertidumbre sobre cómo responder al tsunami de mensajes relacionados con COVID-19. Hasta esa comunicación de nuestra Universidad, todos habíamos estado en una especie de estado mental poco realista de que el virus viajaría por el mundo afectando a sociedades remotas, pero no a nuestras propias vidas.

Pero, ¿ha terminado esto con nuestros esfuerzos de investigación y enseñanza? El trabajo parece no estar tan afectado como yo hubiera anticipado. El trabajo de bioinformática es el que menos sufre y continúa como siempre lo ha hecho. Afortunadamente, nuestra Universidad nos permitió continuar con la cría de animales, de modo que al menos cuando se nos permite reiniciar, podemos partir inmediatamente. Lo mismo ocurre con algunos de nuestros cultivos celulares embrionarios, al menos se nos permite continuar con el mantenimiento de los cultivos. En el resto del tiempo, seguimos escribiendo nuestros trabajos y gestionando tareas administrativas que de otra manera quizás nunca llegarían a los titulares de la agenda, aunque deberían haber llegado allí hace bastante tiempo...

Las reuniones físicas son reemplazadas por telemetrías con un éxito mixto. En lugar de una vez por semana en una reunión física, nuestra unidad de investigación de Genética Cognitiva se reúne ahora dos veces por semana en una teleconferencia mucho más corta y mucho más enfocada. Adaptamos la agenda y tal vez este formato es al menos tan eficiente como nuestra reunión física. Otras reuniones en nuestra Universidad que no han cambiado el formato tienden a ser largas y agotadoras en mi opinión, pero quizás siempre lo fueron.

La enseñanza relativamente fluida cambió a online. Las conferencias ahora también están siendo reformateadas a una velocidad asombrosa a online. Mi primera reunión de conferencia en línea está por comenzar, pero de colegas de todo el mundo tengo algunos comentarios positivos sobre este formato. Como no podemos viajar, es como si nos conectáramos más sistemáticamente con nuestros colegas dentro o fuera de nuestra institución por correo electrónico o telemetría. De alguna manera siento que nuestro "enemigo común" ha creado un sentimiento de solidaridad mundial.

Mientras que el daño hecho a nuestra investigación parece reparable si el bloqueo no es demasiado persistente, las tele-reuniones son sólo un reemplazo parcial de las interacciones sociales normales y esto comienza a contar. En las conferencias en línea, no hay tal cosa como un bar virtual. A medida que el tiempo avanza, estamos más y más ansiosos por volver a nuestra situación pre-Corona. Tal vez lo mejor que el virus nos enseñó es lo satisfechos que estábamos con nuestras vidas en el trabajo.


Reflexiones sobre el impacto de la pandemia COVID-19 en la investigación del autismo en toda Europa



Bethany Oakley(1), Julian Tillmann(2,3), Amber Ruigrok(4), Declan Murphy(1),5 y el consorcio AIMS-2-TRIALS



1. Departamento de Ciencias Forenses y del Neurodesarrollo, Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia, King's College London, Reino Unido.


2. Departamento de Psicología, Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia, King's College London, Londres, Reino Unido.


3. Departamento de Psicología Aplicada: Salud, Desarrollo, Mejora e Intervención, Universidad de Viena, Viena, Austria.


4. Centro de Investigación del Autismo, Departamento de Psiquiatría, Universidad de Cambridge, Cambridge, Reino Unido.


5. South London and Maudsley NHS Foundation Trust (SLaM), Londres, Reino Unido.


Hasta el 11 de mayo de 2020, se habían confirmado más de 1,5 millones de casos de coronavirus y 150.000 muertes relacionadas con el coronavirus en Europa, lo que la convierte en una de las regiones más afectadas del mundo [Organización Mundial de la Salud, 2020]. La red AIMS-2-TRIALS, formada por 48 socios académicos, benéficos y de la industria de toda Europa y el resto del mundo, está siendo testigo de primera mano del impacto de la pandemia COVID-19 en la investigación del autismo.

Muchos investigadores del AIMS-2-TRIALS y representantes del autismo han sido reubicados en trabajos clínicos esenciales de primera línea, estirando los recursos disponibles (por ejemplo, tiempo, personal) para apoyar los proyectos de investigación en curso. El progreso de los proyectos también se ha visto interrumpido por los cierres de sitios, ya que muchos países europeos comenzaron a aplicar políticas de cierre a partir de marzo de 2020 para reducir la propagación de COVID-19.

Evidentemente, el cierre de los emplazamientos y las medidas de distanciamiento físico repercutirán en la ejecución de los proyectos -en particular los que dependen de la participación en persona de los investigadores- durante algunos meses. Este tema es quizás particularmente relevante para la investigación del autismo. Por ejemplo, aunque ciertos procedimientos de investigación pueden realizarse por teléfono/en línea, algunas personas autistas tienen dificultades para comunicarse a distancia, por lo que existe un elevado riesgo de que estas personas queden excluidas de las actuales actividades de investigación.

El bienestar de los autistas y sus familias en este momento es la principal preocupación de la comunidad mundial de investigación del autismo. Los esfuerzos de investigación para comprender mejor y representar las experiencias de COVID-19, desde la perspectiva de la comunidad de autistas, están siendo dirigidos actualmente por muchos individuos y organizaciones de AIMS-2-TRIALS y redes colaboradoras. Por ejemplo, Autism Europe ha realizado una encuesta a gran escala, investigando el impacto emocional, social y financiero de COVID-19. Esta investigación es increíblemente valiosa, ya que la soledad y la incertidumbre -ambas conocidas por asociarse con la ansiedad y el bajo estado de ánimo en el autismo [Boulter, Freeston, South, & Rodgers, 2014; Hedley, Uljarević, Foley, Richdale, & Trollor, 2018] - puede ser particularmente difícil para muchas personas autistas en la actualidad. De hecho, la organización benéfica británica Autística está proporcionando recursos en línea para apoyar a la comunidad de autistas con problemas como el aislamiento social y la incertidumbre debido al coronavirus.

No obstante, las prioridades de investigación, como el desarrollo de intervenciones de salud mental y la comprensión de la variabilidad individual en las trayectorias de desarrollo y los resultados asociados con el autismo, existían antes del brote de COVID-19 y seguirán siendo de suma importancia para el campo más allá de este período. La priorización (esencial) de la investigación relacionada con COVID-19 por parte de los organismos de financiación, los comités de ética y las revistas científicas podría significar más retrasos en el desarrollo y la difusión de las nuevas investigaciones sobre el autismo a largo plazo.

A pesar de estos desafíos, los médicos e investigadores de todo el mundo han demostrado una adaptabilidad e innovación increíbles y rápidas en estos tiempos inciertos. Mientras que las reuniones y conferencias presenciales están en suspenso, los consorcios de colaboración como AIMS-2-TRIALS están maximizando el uso de la tecnología para mantenerse en contacto, hacer avanzar la investigación y seguir proporcionando recursos a las personas autistas y sus familias (véase el Consorcio AIMS-2-TRIALS, 2020). En este momento más que nunca, las asociaciones de colaboración en materia de investigación nacionales e internacionales son fundamentales para garantizar que las mejores prácticas que se están aplicando para superar los desafíos que presenta COVID-19 se compartan ampliamente, con posibles beneficios a largo plazo para el futuro de la investigación sobre el autismo.


REFERENCIAS

Consorcio AIMS-2-TRIALS. (2020). La respuesta de AIMS-2-TRIALS a COVID-19. Obtenido de https://www.aims-2-trials.eu/2020/04/27/13121/

Boulter, C., Freeston, M., South, M., & Rodgers, J. (2014). Intolerancia a la incertidumbre como marco para la comprensión de la ansiedad en niños y adolescentes con trastornos del espectro autista. Journal of Autism and Developmental Disorders, 44(6), 1391-1402. http://dx.doi.org/10.1007/s10803-013-2001-x-013-2001-x

Hedley, D., Uljarević, M., Foley, K.-R., Richdale, A., & Trollor, J. (2018). Risk and protective factors underlying depression and suicidal ideation in Autism Spectrum Disorder. Depression and Anxiety, 35(7), 648-657. http://dx.doi.org/10.1002/da.22759

Organización Mundial de la Salud. (2020). Situación de COVID-19 en la Región Europea de la OMS (datos a: 05 de mayo de 2020, 10:00 CET). Obtenido de https://who.maps.arcgis.com/apps/opsdashboard/index.html#/ead3c6475654481ca51c248d52ab9c61

Retrasos en todo, pero nuevas oportunidades: una perspectiva de Alemania del Este



Melanie Ring(1)

1. Departamento de Psiquiatría de Niños y Adolescentes, Hospital Universitario Carl Gustav Carus, Technische Universität Dresden, Dresden, Alemania.

La pandemia COVID-19 es una situación excepcional y su impacto en todas las personas es enorme. Automáticamente provocará retrasos en todo lo planeado, pero igualmente abrirá nuevas oportunidades.

Es un momento en el que las conferencias se posponen para celebrarse más adelante en el año, como el Wissenschaftliche Tagung Autismus-Spektrum (WTAS), que se planificó originalmente para marzo de 2020 en Göttingen y ahora se ha pospuesto hasta el otoño de 2020. Otras conferencias como la Reunión Anual de INSAR en Seattle 2020 han sido canceladas y los organizadores están buscando formatos en línea como charlas de webinar y ePosters que se llevarán a cabo en línea en junio de 2020.

Más que nunca, dependemos de la tecnología e Internet para el intercambio con los colegas, y todos nos enfrentamos a nuevos retos (tecnológicos) ya que trabajamos desde casa y las reuniones se celebran en línea a través de Zoom. A medida que aumentan las horas frente a las pantallas y disminuyen los contactos cara a cara en el trabajo y en el tiempo libre, se establecen nuevas rutinas y la gente empieza a sentirse cansada y desequilibrada.

Los proyectos de investigación se ponen en espera en medio de la recolección de datos, nadie sabe por cuánto tiempo. Los nuevos proyectos de investigación se posponen a menos que se centren en el efecto de la pandemia de COVID-19, y los investigadores tienen que pensar en cómo pueden hacer frente al efecto confuso de COVID-19 en sus investigaciones. Se establecen nuevas normas de seguridad para las citas. Los contactos cara a cara se reducirán, se aconseja a las personas que mantengan una distancia con los demás de al menos 1,5 - 2m y que usen máscaras que cubran la boca y la nariz.

En la clínica, los pacientes y sus padres cancelan las citas o no pueden venir porque tienen miedo de contraer el virus en la sala de espera o en el camino a la clínica usando el transporte público. El cumplimiento de las normas de seguridad en las citas con adultos puede ser posible, pero no es posible mantener la distancia con los niños y usar máscaras de seguridad, por ejemplo, en el contexto de una intervención temprana. Las intervenciones están concebidas para realizarse en estrecho contacto y el uso de máscaras puede resultar irritante para los niños.

En Alemania, tenemos suerte. Hasta ahora, las regulaciones de la pandemia COVID-19 nunca han tenido que ser tan estrictas como en países como Italia o España y en el momento en que estoy escribiendo esto (principios de mayo de 2020), las tasas de infección ya han disminuido y las restricciones se han relajado. Los estudios de intervención pueden comenzar de nuevo, los colegas pueden volver a la oficina observando las reglas de distanciamiento y turnos en el uso de la oficina y al menos algunas reuniones pueden ser celebradas de nuevo en persona.

En general, la época de la pandemia de COVID-19 fue una época en que las personas tuvieron que ser creativas y buscar nuevas formas de realizar investigaciones en línea, establecer redes en línea y en que los investigadores podrían haber empezado a replantearse las formas tradicionales, por ejemplo, la necesidad de viajar por todo el mundo para asistir a una conferencia en persona o si existen otras formas de intercambiar ideas e iniciar colaboraciones, como este comentario.

Perspectivas de américa latina

Enormes cambios en muchos ámbitos, incluyendo la salud, la educación, el trabajo y la vida familiar


Alexia Rattazzi(1)

1. PANAACEA, Buenos Aires, Argentina.

Históricamente, la infraestructura y la financiación de la investigación del autismo en América Latina han sido bastante limitadas. Los puestos de investigación a tiempo completo y las organizaciones orientadas a la investigación son muy escasos, y la gran mayoría de los investigadores del autismo son también clínicos, dedicando más tiempo a su trabajo clínico que a la investigación.

La pandemia de COVID-19 ha impuesto un enorme cambio en muchos ámbitos, entre ellos la salud, la educación y el trabajo en muchos países de América Latina. Durante el cierre, se ha pedido a las familias que se queden en casa, se han cerrado escuelas, universidades, organizaciones, empresas y lugares de trabajo, y los hospitales han tenido que cancelar casi todas sus actividades no relacionadas con la COVID-19.

Los profesionales de la salud se han visto obligados a cambiar a las prácticas de telesalud, teniendo que aprender rápidamente maneras de prestar apoyo a las personas con TEA y a sus familias en formas a las que no estaban acostumbrados. Se ha producido una oleada de videoconferencias, "vidas" en redes sociales, cursos de capacitación en línea