Creencias erróneas de los TEAs que han sido abusados




POR JUAN FRANCISCO RODRÍGUEZ PÉREZ

Fuente: Autismo en vivo /21/02/2021, Madrid, España

Fotografía: Pixabay



Aunque es lógico que los TEA que han sido abusados puedan tener ciertos patrones de conducta o creencias en base al acoso sufrido, no todas esas creencias ayudan a ellos a tener mejor calidad de vida, pudiendo perjudicarles más de lo que creen…


Introducción


A pesar de que muchas de las personas autistas son víctimas del abuso emocional por causas de que estos depredadores huelen de una forma muy perversa sus vulnerabilidades y debilidades, trayendo unas consecuencias verdaderamente devastadoras para sus vidas, las creencias que pueden tener a modo de secuelas del abuso, lejos de ayudar, hunden a la persona en un mare magnum de sentimientos negativos en el cual, estos mismos TEAs que han sido abusados no quieran dar un paso hacia delante por temor a los ecos del abuso que tienen en su cabeza.


Así pues, el objetivo de este post reside en replantear estas creencias para así, de una forma u otra, dar el paso que necesitan para así llevar a cabo su proceso de la recuperación del abuso emocional, llamado también narcisista o psicopático.



Creencia nº1: los autistas son siempre las víctimas por pertenecer a un colectivo oprimido


Esta creencia parte de un hecho. Y es cierto. Muchísimas víctimas de abuso emocional, pero muchísimas, son autistas los cuales, son víctimas de malos tratos por el pensamiento dicotómico e intolerante que tienen los depredadores emocionales con la gente en general. No solo porqué ellos odian al extremo lo que es el concepto de neurodivergencia o neurodiversidad al considerarlo como una aberración a su perfección de carácter absoluta y divina, sino que también es producto de que ellos consideran a toda la humanidad como extensiones de su voluntad en el cual, tienen que darlo todo por hecho para así poder cumplir su voluntad con el único propósito de parasitarlos al considerar que ellos son un dios cuyas responsabilidades en la vida son nulas, pudiendo desatar toda una clase de crueldades sin igual a los autistas hasta el punto de poder demostrar que los depredadores, en general, pueden desatar una ferocidad verdaderamente animal al abusar de los mismos autistas que son mencionados por entidades judiciales, como lo es por ejemplo Autismo España. Esto es especialmente comprensible que esta creencia venga de una falta de apoyo emocional por parte de su círculo íntimo, en especial con la dificultad que puede conllevar comprender el autismo y los autistas en general, incluyendo a sus mismos familiares que lo quieren y lo aman incondicionalmente.


Sin embargo, esta misma creencia, además de no ayudarle en nada, si se sigue sembrado en la víctima hasta el punto de tener de forma permanente esta creencia, lo que va a pasar es que él va a dar por sentado que su rol en la vida es de ser víctima, lo que haga que, en adición a las noticias que él pueda ver de abusos y maltratos hacia los autistas, que él piense que él es una víctima permanente de la sociedad por pertenecer a un colectivo oprimido y excluido, haciendo que sus sentimientos negativos de inseguridad, infelicidad, impotencia, miedo, agonía y melancolía se disparen por las nubes, añadiendo a su vez que él se pierde una gran cantidad de oportunidades por pensar que la sociedad los va a acosar y maltratar de forma automática por cuestiones del autismo.


Por desgracia, un TEA con esta creencia de carácter tóxica se arriesga a juntarse con otros TEAs similares a él, haciendo que él se acostumbre a estar en un entorno tóxico en respecto a maldecir a la sociedad al tener de una forma muy acentuada que la sociedad los abandona y los margina por cuestiones del autismo.


Si esto es insuficiente, el mismo autista del que es poseedor de esta creencia se arriesga en a radicalizar y extremar sus pensamientos tóxicos hasta el punto de poder ser usados por un depredador emocional del que no tendrá ningún inconveniente en usar a ese autista para sus oscuros fines.



Creencia nº2: los autistas son siempre los inocentes, hagan lo que hagan ellos en la sociedad


Esta creencia, que viene a causa de una impotencia muy grande de muchos autistas que han sido abusados por causa de los depredadores que se han camuflado en la masa neurotípica, es debido a que, generalmente, creen que ser inocente implica carecer de culpabilidad en todos los aspectos.


Pero claro, esta creencia lleva trampa ya que muchas personas, con o sin TEA, pueden llegar a pensar que, si ellos son maltratados o acosados por depredadores, que ellos, por derecho propio, pueden vengarse de ellos al considerar que ellos son completamente inocentes de todo lo que les ha pasado, y… déjenme decirles una cosa.


El que un autista haya sufrido malos tratos, no significa que él no sea responsable por actuar de forma tóxica y abusiva ante la otra persona. Esto significa que, si el autista en cuestión se toma la justicia por su propia mano con la otra persona que lo agredió y lo maltrató, esa misma persona, no va a ser considerada más como una víctima o un inocente, por mucho que tenga un diagnóstico de TEA reconocido de forma oficial. Al contrario, puede ser tratado, desde ese momento, como una persona fotocopiada de la otra persona al reaccionar de una forma hostil y agresiva con la misma otra persona.


Esto es especialmente importante porqué, los depredadores emocionales, si descubren a varios autistas que tienen esta forma de pensar en el buen sentido de que su inocencia es permanente, pudiendo justificar todas sus atrocidades hacia los demás al ver la sociedad como una selva en la que hay que sobrevivir sin importar el precio a pagar, no piensen en que esta misma creencia les va a ayudar a los autistas, especialmente cuando estos mismos autistas son manipulados por estos narcisistas perversos para que, probablemente, puedan cargar con la responsabilidad de haber cometido crímenes que, ellos no son responsables, pero que lo hicieron en base a su ingenuidad de su inocencia tan divina y angelical que tienen los autistas.



Creencia nº3: Los neurotípicos tienen que comprendernos para aceptarnos incondicionalmente


Que la sociedad tenga que comprender el autismo es una verdad de carácter innegable; que la gente tenga que quitarse de su cabeza los mitos del autismo en todos sus ámbitos es algo que nadie lo va a dudar; y que la gente tenga que empezar a dejar de tener miedo a los autistas es una verdad que tiene mucha razón en esa afirmación.


Pero, una cosa mucho más importante que todo esto reside en comprenderse a uno mismo sin miedo a dar el paso a avanzar en la vida. El comprenderse a uno mismo, no solo es importantísimo para empezar a salir de las garras del abuso en todos los ámbitos, aunque ya la/s otra/s persona/s abusiva/s no esté/n en su vida. Es también muy importante porqué, con ello, amando tanto los defectos como las virtudes que uno mismo tiene, puede evitar caer en las garras de otros depredadores de los que, indudablemente, van a explotar al máximo a todas aquellas personas, con o sin TEA, que no se conozcan a sí mismo, aunque digan lo contrario.


De hecho, debido a esto, no es poco frecuente toparse con grupos de autistas radicalizados en sus pensamientos negativos al ser esclavizados por el trauma común de la fobia social al pensar que todos los autistas deben ser de una forma por cuestiones de corrupción en su forma de ser, pudiendo actuar más como los acólitos de cultos o sectas que como personas libres, por mucho que se les haya convencido de lo contrario.


Debido a esto, los narcisistas perversos pueden engañar y manipular a los autistas que buscan la comprensión de los demás a modo de meterlos en una ilusión psíquica y emocional en el buen sentido de que hay un salvador que los va a comprender, consolar y curar, para luego, más adelante, poder ser usados como peones para unos oscuros fines de los que, desde luego, lo único de lo que se va a garantizar es que ellos sean completamente dependientes al maltratador que tienen delante de sus narices… y esto va a implicar en el 99% de los casos poder revivir otras relaciones abusivas.



Creencia nº4: antes de que los autistas cambiemos, quienes tienen que cambiar por nosotros son los neurotípicos

El cambio es algo que tiene que venir de uno mismo, y no los demás.


Cuando yo veo algo así a ellos, lo que yo veo es que ellos, ya sea rezando a Dios o a lo que sea, están esperando a que ellos cambien para que ellos mismos tengan que cambiar. Pero, detrás de esta creencia, existe una oscura realidad en ello…


Una persona que solo va a cambiar cuando los demás hagan, generalmente es una persona de la que es producto de una inseguridad atronadora que necesita asegurar que las otras personas lo hagan para así luego, más adelante, considerar el dar el cambio a su forma de ser y de actuar, algo de lo que va a ser muy improbable que haga porqué, cuando alguien piensa así, piensa que son los demás quienes tienen que cambiar por él y no al revés.


Pero, la verdadera cuestión no es tanto si alguien tiene que cambiar por y para los demás. La verdadera cuestión del cambio reside en que, si alguien cambia, lo hace por motivaciones que provienen de sí mismo, y no por influencias externas. Este es el verdadero cambio que una persona tiene que hacerse en la vida porqué no solo le va a permitir tener relaciones muy saludables y sanas de cara al futuro, sabrá también poner límites a las personas tóxicas hasta el punto de alejarlas por completo.


Cuando un autista tiene una creencia así, él mismo se arriesga a toparse con personalidades abusivas en el cual, van a aprovecharse de esto dado que, una persona que no cambia y que no mejora por sí mismo, es un blanco perfecto para toda clase de abusos.



Creencia nº5: los autistas solo se juntan con otros autistas por sentirse excluidos en la sociedad neurotípica en la que estamos

Esta es una creencia típica de gente autista que solo se relacionan con autistas, demostrando en gran medida, al menos desde un punto de vista objetivo que, generalmente, sus relaciones con la gente neurotípica, más allá de los profesionales de la psicología y del entorno laboral, es… o bien nula, o bien lo bastante pobre como para dar esta conclusión de carácter fatídica.


Esta creencia viene retroalimentada por el hecho de que el mundo interno de estos autistas suele ser tan pequeño que, es completamente normal que ellos se sientan oprimidos, excluidos, marginados, rechazados y abandonados por la sociedad al creer que la culpa es siempre de los demás para poder sentirse así.


Pero… me gustaría dar una mala noticia para todos los poseedores de esta creencia, y es lo siguiente.


En primer lugar, el tener esta creencia puede hacer que estos mismos autistas, en base a estos sentimientos negativos instalados de una forma muy profunda, especialmente por lo que yo he visto con mis propios ojos, es que ellos puedan reunificarse para poder crear “sociedades autistas”, “pueblos autistas” o, en los casos más enfermizos, un “imperio Asperger” que tiene como propósito estar en un entorno donde no pueda haber neurotípicos, reflejando en esa actitud, ya no solo una animadversión de la que, en los casos más graves, puede llegar a engendrar un verdadero sentimiento de rencor y odio hacia los mismos neurotípicos al considerarlos como los enemigos del autismo.


En segundo lugar, esta creencia puede llevar a implicar una distorsión de la realidad en el sentido de que los autistas no necesitan de los neurotípicos al considerarlos como gente opresora y dictatorial, producto de que ellos mismos, a nivel personal, no se sienten incluidos en la sociedad, siendo una actitud muy similar a los colectivos minoritarios religiosos que están en países bajo el mandato del Estado Islámico y que, debido a su sangrienta historia, son perseguidos sin piedad.


Si un depredador emocional se topara con un grupo social que se ven como los desterrados y los exiliados, la de cosas que podría toparse con algo así no tendría igual… y créanme que, las personas que han estado realmente en relaciones abusivas en base a estar en narcisismos colectivos o similares, entienden lo que puede implicar todo esto.



Creencia nº6: los autistas, por defecto, son siempre buenas personas


Esto de que, el ser autista significa, por lo que yo he visto en internet, que es automáticamente una persona muy bondadosa hasta el punto de tener una nobleza y una sinceridad inigualables… es algo que, en la vida real, es muy relativo.


Si bien es cierto que los autistas, en el 90% de los casos, suelen tener una personalidad lo bastante bondadosa como para incitar a las otras personas a estar con él.


Pero una cosa es eso, y otra cosa muy distinta es el hecho de maquillar a todos los autistas por igual cuando esto, ni es así, y ni tiene porqué ser así. Me explico…


Una persona que es autista, perfectamente puede convertirse en una persona abusiva que puede dedicarse a pisotear y a devastar al que se tope en su camino por cuestiones que están dentro de su personalidad, y que, aunque tal vez no sea tan tóxico como lo es verdaderamente un depredador emocional, puede ser verdaderamente dañino para las otras personas. De hecho, ningún psicólogo que trata con autistas realmente va a decir delante de los demás que el autismo es garantía de ser automáticamente una buena persona.


Esto no solo es peligroso porqué la gente los puede idealizar hasta el punto de creer que ellos no pueden tener un rasgo de maldad; también es una invitación a que un autista, de haberse aprovechado al máximo de la imagen de víctima que tiene el autista en general, lo vuelva a usar para sus oscuros fines.


Pero el punto más oscuro, realmente no es tanto la presencia de un autista que se comporta de forma abusiva y tóxica con los demás.


Lo peor que le puede pasar a cualquier persona es idealizar a un supuesto autista que, aun teniendo el diagnóstico de TEA en su poder, se tope con un verdadero depredador emocional del que no va a dudar un instante en explotar a aquellos que se creen a sus máscaras, en especial a otros autistas por ser, normalmente, mucho más vulnerables al abuso que las personas neurotípicas por cuestiones de la ingenuidad de la que son caracterizados los mismos autistas.



Creencia nº7: a los autistas no hay que ocultarles nada

Cuando un autista piensa así, generalmente el autista es de alguien al que le han engañado, le han manipulado, le han mangoneado y le han hecho sentir que le han tratado como un objeto al que le han tirado a la basura, teniendo unas obsesiones muy insanas en respecto a tener el poder y el control de las cosas al pensar que todos van a hacer lo mismo cueste lo que cueste.


Lo que pasa es que, en los casos más extremos, estos autistas pueden ser verdaderamente dominantes en las relaciones con los demás, lo que puede incitar a estos mismos autistas a comportarse de forma tóxica con las otras personas, incluyendo a la hora de relacionarse con otros autistas, al creer que el ser autista es implicar de forma automática el revelar todo lo que piensa, los planes que va a hacer y los datos más ocultos e íntimos al pensar que así pueden tener más y mejores relaciones sanas…


Pero esta forma de pensar lleva trampa.


Lleva trampa porqué si un narcisista perverso percibe en un autista una necesidad excesiva de querer tener el poder y el control en base a que nadie lo engañe y lo mienta, aunque sea de forma piadosa, lo que va a pasar en el depredador emocional es que él se va a aprovechar de esto al máximo, engañándolo en forma de idealización extrema, junto al hecho de haber mimetizado sus necesidades, para así hacer ver al autista que ese narcisista perverso es una especie de alma gemela que se sintetiza con todos y cada uno de sus elementos… siendo en realidad un cepo que este ha preparado para abusarlo de una forma mucho más violenta y brutal que en sus otras relaciones anteriores.



Creencia nº8: los autistas son los buenos mientras que los neurotípicos son los malos


El tema de esta creencia reside en que los autistas, por cuestiones personales, creen que los neurotípicos van a abusar de forma automática de los autistas por creerse muchos mitos sobre “lo inestables y difíciles” que son, junto con el hecho de que, algo de lo que está muy extendido en España, es el hecho de considerar el autismo como una enfermedad que trae de forma negativa un daño cerebral en respecto a las habilidades sociales de los demás, haciendo de las mismas personas más hurañas y asociales… o eso es lo que dicen mucha gente ignorante del autismo.


Todo esto es por una cuestión de que los narcisistas perversos, de haberse infiltrado en las filas de los neurotípicos, han desatado toda una cadena de crueldades verdaderamente inhumanas en la psique de los autistas hasta el punto de que ellos creen que el autismo está tan mal visto que todas aquellas personas que son consideradas como autistas deben ser excluidas de la sociedad en favor de la sociedad narcisista, una sociedad caracterizada por ser hedonista (Que busca el placer por encima en todo, especialmente a través de la victoria), perfeccionista (Siendo esto una clara prueba de que odian la neurodiversidad) e impulsiva (Algo de lo que, guste o no, hace que ellos no tengan paciencia con las personas que son diferentes).


Debido a esto, muchos de estos autistas van siempre a la defensiva con los neurotípicos al creer que ellos tienen siempre unas intenciones muy oscuras y malignas con los autistas al considerarlos como sus opresores e intolerantes…


Pero esto no es más que una prueba de como estos narcisistas perversos, junto a otros depredadores, han hecho de los autistas como ratas de laboratorio para poder practicar en ellos sus maquinaciones más malignas y viles para luego ponerla en los demás.


Sin embargo, y… pese a que yo tenga toda la empatía del mundo con esa gente que piensa así de los neurotípicos, esta creencia, ni va a ayudar al autista a salir por delante, y ni le va a servir para enfrentarse a sus demonios internos.


Se habla de todo esto porqué, un autista que tenga esta creencia, va a tener verdaderos problemas para poder confiar en los demás debido a los nervios que le conlleva tratar con un neurotípico. Pero no solo va a desconfiar de los neurotípicos, algo de lo que ya va a hacer por defecto, sino que también demostrará ser desconfiado con los autistas que incitan a hablar con la gente no autista al tener en su cabeza unas creencias verdaderamente alienantes.


Unas creencias en el cual, ni le permiten avanzar en la vida, y ni le permiten dar el paso para así poder crecer en la vida en todos los ámbitos de la vida.


En cuanto un depredador se da cuenta de que este miedo lo produce la fobia social a los neurotípicos, no piensen en que él se va a quedar de brazos cruzados al usar ese trauma común en estos autistas que son poseedores de esta creencia para así poder esclavizarlos a su propia voluntad.



En conclusión

Los pensamientos negativos, aunque pueden ser comprensibles desde un aspecto muy situacional y puntual, no pueden estar instalados ahí de forma permanente debido a que, en los tiempos donde cada vez hay más depredadores emocionales por cuestiones de que el respeto y la educación se están desvaneciendo debido a la modelación de la sociedad para hacerla cada vez más narcisista y/o psicopática, hay que erradicarlos cuanto antes, pero no en base a obsesionarse con quitar las vulnerabilidades y debilidades que tiene uno mismo; más bien reside en trabajarlos con un terapeuta profesional para así evitar tener relaciones megatóxicas que los puedan condicionar de por vida…



autismovivo.org


Entradas Recientes

Ver todo

Buzón de preferencias

Al suscribirte estás aceptando nuestra política de privacidad

Al rellenar formularios estás aceptando nuestra política de privacidad

  • Instagram
  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com