https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
top of page

Dejar que se ensucien




POR BECKY MANSFIELD

Fuente: Modern Family | 17/04/2019

Fotografía: Pinterest | Pixabay



Hoy, en el partido de fútbol de nuestro hijo de 5 años, he mirado y me he encontrado a nuestro hijo de 7 años haciendo una enorme colina de tierra para poder pasar con su coche de juguete por encima. Le veo llenarse las manos de tierra y moverla hasta su colina. Veo la suciedad caer sobre sus pantalones y sus zapatos de camino a la colina. Veo cómo sus mangas rozan la tierra.


Me giro para mirar a Mickey y veo que observa lo mismo que yo. Cuando abre la boca para decirle que pare porque se está ensuciando, le pongo la mano en el hombro y él sabe lo que significa: No te preocupes por las cosas pequeñas.


Se lo recuerdo cuando sé que lo que está pasando es más importante que lo que pasará después. Él no hace nada, en lugar de eso, le miramos jugar y nos deleitamos en el hecho de que está haciendo una obra maestra realmente genial allí. La ropa se puede lavar, las manos se pueden limpiar, los zapatos se pueden fregar. Recordamos que estamos criando niños que saben jugar y crear, no niños a los que les da miedo ensuciarse las manos.





Hace mucho tiempo, cuando nuestro primer hijo era pequeño, decidimos que no íbamos a dejar que el cansancio o la comodidad se apoderaran de nosotros. Sí, es más fácil decirle que no se ensucie que tener que remojar esa ropa durante la noche. Sí, es más cómodo traer un iPad y que se siente conmigo durante una hora, pero no queríamos que hiciera eso. Hacíamos lo que era mejor para él.


"Cuando un ser humano permanece sentado más de 20 minutos, la fisiología del cerebro y del cuerpo cambia. La gravedad empieza a acumular sangre en los músculos isquiotibiales, robando al cerebro el oxígeno y la glucosa necesarios, o combustible cerebral. El cerebro se duerme cuando estamos sentados demasiado tiempo. Moverse y estar activo estimula las neuronas que se activan en el cerebro. Cuando estás sentado, esas neuronas no se activan. " ~ edweek.org


¿Por qué necesita jugar?

"Un estudio realizado con niños de todo EE.UU. revela que la mayoría de los niños de hoy en día son en gran medida incapaces de jugar sin ayuda de sus padres o del propio juguete. Los niños más imaginativos del estudio eran aquellos cuyos padres les daban espacio y tiempo para resolver las cosas por sí mismos. La conclusión del estudio es que los niños de hoy en día necesitan un cambio de mentalidad para poder participar plenamente en juegos no estructurados. ~ QZ.com


Nos asomamos para ver esto:




Puede que no veas del todo los beneficios mientras tu hijo conduce su coche por ese mismo montículo de tierra quince veces seguidas, pero está ahí:


  • El carácter. ¿Sabías que el juego aumenta la autoestima? Cuando lo hace una y otra vez, está aprendiendo a confiar en que lo resolverá. Aprenderá lo que funciona y lo que no. Poner la rueda en ese lugar con la piedra hace que gire a la derecha. Moverlo hace que vaya recto. Lo ha descubierto por sí mismo.

  • Aprende a tener paciencia. Puedo decirte que no lo conseguimos. Si me dijeras que hiciera un montón de tierra y luego jugara en él durante 30 minutos, con el mismo coche de juguete, te diría que buscaras a otro adulto para hacerlo. Pero si se lo pidieras a Beau, nuestro hijo de 7 años, estaría encantado de hacerlo. Convertiría esos 30 minutos en 45 porque jugar le enseña a tener paciencia. Lleva tiempo hacer bien ese montículo de tierra.

  • Habilidades motrices. Su motricidad fina estaba en juego mientras construía la colina. Utilizó su coordinación, conciencia espacial, coordinación mano-ojo y mucho más para hacerlo.

  • Felicidad. Se está volviendo creativo, aprendiendo lo que le gusta hacer. La sonrisa en su cara es la prueba.



Por qué el desorden no importa (nunca más)

Aprende a dejarte llevar. Mickey tiene una personalidad tipo A y yo soy de las que se dejan llevar. En esto somos opuestos. A él le gusta ser puntual, a mí no me importa llegar tarde. A él le gusta seguir todas las reglas, a mí no me importa romper las que no importan demasiado. Él lee cada palabra de las instrucciones, yo sólo miro los dibujos. Juntos nos equilibramos. Nos hemos dado cuenta de que las cosas por las que nos estresamos no importan tanto. En la vida, tenemos que ignorar las pequeñas cosas que no importan para poder ver el panorama general.





Si eres como Mickey y te cuesta más aprender a no preocuparte por los pequeños detalles, quizá te interesen estas pautas (dando pasitos de bebé...):


  • Date cuenta de que están aprendiendo.

  • No dejes que se te vaya de las manos. (La suciedad, los bichos y las ramitas se quedan fuera. La pintura se hace en una mesa).

  • Utiliza cosas como Crayola Color Wonder Paint para que sea manejable.

  • Mantén algunas reglas para hacer la vida más fácil (para nosotros), es que la ropa de la escuela y la ropa de la iglesia permanezcan limpias.

  • Dejar que los niños salgan y jueguen de forma desestructurada, desordenada, el tipo de juego que da escalofríos a los padres... está bien. A veces es lo que necesitan. A veces necesitan que les dejemos ser niños. Que se ensucien las manos.



Como dice la vieja historia:
Cuando un padre dijo a sus hijos que se mantuvieran alejados de su césped recién plantado, le recordaron que estaba
Criando niños, no césped...




El juego es muy importante para los niños (¡y para ti!) Me encantaría regalarte mi tabla GO PLAY. Cuélgalo en la puerta de atrás o en la nevera. Mírala como un pequeño recordatorio para que salgas con tus hijos, juegues con ellos y te diviertas. (¡O úsalo para darles algunas ideas de cómo jugar de forma realmente desordenada y divertida!


Acerca de Becky Mansfield

Hola, soy Becky Mansfield, fundadora de Your Modern Family. Soy la esposa de Mickey y la madre de cuatro pequeñas bendiciones. Soy una maestra convertida en terapeuta de juego y madre que se queda en casa. Me encanta compartir mis consejos de organización, ideas para niños, consejos para ahorrar dinero y recetas contigo.



Entradas Recientes

Ver todo

Yorumlar


bottom of page