https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
 

Disfrutar de mi autismo: el placer de la soledad




POR ANA RODRIGUEZ

Fuente: Autismo en Vivo | 07/11/2022

Fotografía: Pixabay.com



La condición autista es sin lugar a dudas una fuente de problemas, para los autistas y también para quienes conviven con ellos. Pero también se puede disfrutar de ello, en cierto modo


El placer del autista se encuentra muchas veces allá donde otros se sienten incómodos: en la soledad y el silencio, algo que de por sí es muy bueno para la salud mental. Sin embargo, en nuestro entorno cultural se sobrevalora la vida social e incluso el ruído, como señal de que hay vida en el lugar en cuestión, siempre y cuando no sea excesivo. Por el contrario, se asimila el silencio a aburrimiento, del todo inapetecible.


Es, como no, una valoración del entorno cultural típicamente latino. Los hay radicalmente opuestos, como los nórdicos, el japonés y quizás alguno más. En estos entornos, así como en pequeños oasis de paz, es donde me siento como en casa. Por suerte, no resulta excesivamente complicado buscarse un pequeño refugio de paz, que puede ser un parque, tu casa si no hay nadie, una hospedería, una casa de ejercicios espirituales, una playa fuera de la temporada de verano, la montaña, una biblioteca, una iglesia, un hotel, un bar muy poco concurrido, etc.


Estos lugares, en donde es posible disfrutar del silencio leyendo un libro, escribiendo artículos o cualquier cosa, pensando en cosas que te preocupan o que te gustan e inspirarte para resolver problemas o hacer listas de ideas, o simplemente observando lo que pasa alrededor, dejando la mente en blanco, para escuchar el silencio. Paz total.


Esto, para muchos es inconcebible… ¡Vaya coñazo! dirían algunos. Pues para mi es un regalo, y mejor no tener en cuenta lo que piensen los demás, incluso mejor no contarlo a según quien, que no se piense que eres aún más raro de lo que quizás ya pareces… Pero en cualquier caso hay que aprender a disfrutar de lo que realmente te hace sentir bien, desapegándote de lo que esté bien visto.


Preguntarse sinceramente, ¿qué me gustaría hacer si nadie tuviera que saberlo ni valorarlo, si no tuviera que contar a nadie lo que he estado haciendo aquel dia? Seguramente que en estas condiciones haríamos cosas bastante distintas, en no pocas ocasiones. Ahí empieza la felicidad, me parece a mi, en la medida que ello significa sentirse libre de lo que piensen los demás, en la medida que la presión social te lleva a hacer cosas que te hacen infeliz en muchas ocasiones.


Por supuesto que no está nada mal tener vida social, pero sí lo está cuando te sientes obligado a tener más de la que quisieras, pues esto te desgasta psicológicamente y la salud y bienestar mental és básico, precisamente también para que tus relaciones sociales sean lo más provechosas y agradables posible.


43 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo