El Asperger y la depresión (I)




POR JORDI PERA SEGARRA

Fuente: Autismo en vivo / 07/11/2020, Barcelona

Fotografía: Pixabay


Se sabe que los Asperger tienen mayor propensión a la depresión, y éste es sin duda uno de los retos especialmente difíciles de superar. En este primer artículo vamos a analizar las posibles causas de ello, a la vez que las posibles soluciones para cada causa.

Desde mi condición Asperger puedo entender las siguientes causas de la depresión en el colectivo Asperger, a la vez que las siguientes soluciones o estrategias para cada caso.

Hipersensibilidad. Los Asperger, así como todas las personas altamente sensibles (HSP en inglés) sufren principalmente el trato con las personas con un grado de sensibilidad más bajo que ellas, en su forma de comportarse, su lenguaje y su poco respeto con los temas en los que uno es especialmente sensible. La sensibilidad es una cualidad en cuanto permite crear con una especial sofisticación y atención a detalles que no todos saben apreciar, a la vez que sirve para entender y en algunos casos resolver problemas especialmente complejos. Por el contrario, es también un punto débil en cuanto uno sufre la actitud poco respetuosa, o incluso agresiva hacia temas que son sensibles para uno, pero no para la mayoría. Uno se siente herido con frecuencia por actitudes de los demás que son socialmente aceptadas. Esta acumulación de sufrimiento y sobre todo, la perspectiva de tener que sufrir lo mismo el resto de tu vida puede desencadenar la depresión, más aún si se sufre algún otro tipo de problema que te afecte seriamente.

Soluciones: van desde la reprogramación mental (ver artículo “Reprogramar la mente para ser nuestra mejor versión”), hasta pasar más tiempo solos y con personas con sensibilidades parecidas (buscar por PAS en español o HSP en inglés) o el apoyo de profesionales especializados, buscar entornos proclives a la alta sensibilidad (académicos, artísticos, etc.).

Falta de vida social satisfactoria. La condición Asperger conlleva un déficit de habilidades sociales que dificultan la socialización y la integración plena en círculos sociales. Uno puede sentir la necesidad de sentirse querido pero no encontrar el tipo de personas por quienes quisiera sentirse querido, un tipo de personas con quienes compartir sus intereses especiales y que compartan también sus sensibilidades y valores. Este es un problema frecuente en los jóvenes Asperger durante bastantes años en algunos casos, que les sitúa en una situación especialmente vulnerable y que puede ser la raíz de problemas más graves. El hecho de no encontrarse bien con las personas que le rodean es una fuente de malestar permanente que con baja intensidad se puede soportar, pero no así a partir de cierto punto. Una vez más, depende de la acumulación de otros factores.

Soluciones: buscar personas que compartan los mismos intereses especiales y también grupos que se caracterizan por unos valores positivos e integradores (voluntariado, comunidades religiosas, grupos de meditación, etc.); desarrollar habilidades sociales y ampliar el abanico de intereses para encajar en más ambientes.

Falta de empleo adecuado. Como se ha explicado, los Asperger tienen especial necesidad de realizar actividades relacionadas con sus intereses especiales. Es lo que les activa a ser su mejor versión y les hace realmente felices. Sin embargo, esto no suele ser fácil. A su vez, el perfil competencial de un Asperger suele ser bastante distinto del de un neuro-típico, siendo muy habilidoso y capaz para algunas tareas y demasiado poco para otras. En la medida que muchos trabajos son multitarea y se requiere cierta polivalencia el Asperger tiene dificultad en encajar en un puesto de trabajo y más aún en promocionar a puestos de más responsabilidad. Todo ello es una fuente de frustración que no se supera fácilmente.

Soluciones: la orientación laboral temprana relacionada con los intereses especiales y las habilidades principales es la clave de todo. El apoyo de la familia y de mentores que comprendan el Asperger es fundamental.

Todos ellos son factores que por sí solos, seguramente, no desencadenan la depresión, pero la combinación de varios de ellos, sí suponen una carga de sufrimiento, que a la mínima que se sufre un bache importante, dificultan sobremanera la superación de la depresión.

Buzón de preferencias

Al suscribirte estás aceptando nuestra política de privacidad

Al rellenar formularios estás aceptando nuestra política de privacidad

  • Instagram
  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com