El autismo se relaciona con la enfermedad inflamatoria intestinal de los padres


Ilustración de Verónica Grech



POR EMILY HARRIS

Fuente: Spectrum | 28/06/2022

Fotografía: Spectrum



La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) en los padres, especialmente en las madres, está asociada al autismo en los niños


La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) en los padres, especialmente en las madres, está asociada al autismo en los niños, según un nuevo estudio. Según los investigadores, los rasgos de autismo de los niños coinciden con un elevado riesgo genético de EII en las madres, pero no en ellos mismos, lo que sugiere que los rasgos podrían ser producto de la exposición en el útero a la inflamación materna o a una absorción deficiente de los nutrientes por parte de la madre.


El equipo utilizó un enfoque cuádruple para entender la relación. Cada método -desde las simples asociaciones epidemiológicas hasta las puntuaciones de riesgo poligénico- tiene sus propios puntos fuertes y débiles, afirma la investigadora del estudio Renee Gardner, del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia). "Si se pueden juntar diferentes enfoques, se puede llegar a una evidencia mucho más sólida".


La EII está causada por una desregulación del sistema inmunitario e incluye la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. Las personas con EII tienen una inflamación intestinal que provoca síntomas como diarrea, cansancio y dolor de estómago.


Los niños autistas tienen un mayor riesgo de padecer EII que sus compañeros no autistas, según han demostrado estudios anteriores. Tienen un 47 por ciento más de probabilidades de padecer la enfermedad de Crohn y un 94 por ciento más de probabilidades de padecer colitis ulcerosa, según un estudio de 2018. Sin embargo, si su autismo tiene alguna conexión con la EII de sus padres, estaba menos claro.


Sin embargo, la inflamación materna se ha relacionado con el autismo y otros resultados del neurodesarrollo en los niños. Así que los nuevos resultados que demuestran un vínculo entre el autismo en los niños y la EII en sus padres, especialmente en las madres, no sorprendieron a Judy Van de Water, profesora de medicina en la Universidad de California, Davis, que estudia el vínculo del autismo con las respuestas inmunes maternas, pero no participó en el nuevo trabajo. "Todo habla de una desregulación inmunológica materna", dice Van de Water.


Utilizando conjuntos de datos médicos y administrativos de Psiquiatría Suecia, una cohorte de 2,3 millones de niños nacidos de 1,3 millones de mujeres y 1,3 millones de hombres, Gardner y sus colegas descubrieron que la EII en las madres se asocia con un 32 por ciento más de probabilidad de autismo en sus hijos en comparación con los controles, y la EII en los padres se asocia con un 9 por ciento más de probabilidad.


Las variantes genéticas comunes vinculadas a la EII (y a sus dos enfermedades componentes, la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn) no se correlacionan con las vinculadas al autismo, según descubrió el equipo de Gardner al analizar los datos de anteriores estudios de asociación de todo el genoma. "Ese resultado puede sugerir que la relación entre la EII y el autismo puede no deberse a variantes genéticas comunes compartidas", afirma la investigadora del estudio Christina Dardani, investigadora asociada de la Universidad de Bristol (Reino Unido).


Las puntuaciones elevadas de riesgo poligénico -suma de variantes comunes- de colitis ulcerosa y Crohn en las madres están vinculadas a un aumento de los rasgos de autismo en sus hijos, según los datos de 7.348 madres y 7.503 niños del Estudio Longitudinal Avon de Padres e Hijos. No ocurre lo mismo con los niños, cuyas puntuaciones de riesgo poligénico de EII, colitis ulcerosa y Crohn no se asocian con sus rasgos de autismo, según los investigadores, lo que apoya la idea de que el vínculo tiene más que ver con las condiciones del entorno prenatal.


Es más, la presencia de variantes comunes para la colitis ulcerosa, y en menor medida las de Crohn y la EII en general, en las madres está asociada causalmente con el autismo en sus hijos, según descubrieron Gardner y su equipo mediante una técnica llamada aleatorización mendeliana. Sin embargo, lo contrario no es cierto: Las variantes comunes para el autismo no están relacionadas causalmente con la EII en los niños.


"Vimos asociaciones con la puntuación de riesgo poligénico, y luego encontramos pruebas causales con las variantes genéticas comunes", dice Dardani. "Apuntan a la misma historia".


Los resultados se publicaron en Nature Medicine a principios de este mes.


Dado que el estudio se centró en la genética, Dardani, Gardner y sus colegas no están seguros de los mecanismos biológicos que sustentan sus resultados. Sin embargo, la mayoría de las explicaciones que proponen se centran en factores relacionados con el entorno intrauterino; además de los efectos sobre el sistema inmunitario, investigaciones anteriores han relacionado la mala absorción de micronutrientes y la anemia prenatal con el autismo en los niños.


"Todo se reduce a la idea de que podría haber estos cambios potenciales, incluso relativamente sutiles, en el entorno intrauterino que nos empujan de una manera u otra en las trayectorias de desarrollo", dice Gardner.


El punto fuerte del estudio, y que lo distingue de otros estudios similares de asociaciones genéticas, es que los investigadores utilizan varios conjuntos de datos y varios enfoques para establecer la relación entre la EII en los padres y el autismo en sus hijos, dice Charis Eng, presidenta del Instituto de Medicina Genómica de la Clínica Cleveland de Ohio, cuyo trabajo ha relacionado los cambios en un gen concreto, el PTEN, tanto con el cáncer como con el autismo. Eng no participó en el estudio.


La relativa homogeneidad de las personas incluidas en las grandes cohortes que utilizaron los investigadores es un posible punto débil del estudio, afirma Van de Water. La mayoría de los datos genéticos procedían de individuos de ascendencia europea, señalan los autores en el estudio. Cerca del 90% de los niños de la cohorte sueca, por ejemplo, tienen padres nacidos en Europa.


"Si se hacen recomendaciones basadas en este tipo de estudios, es necesario contar con una población realmente representativa", dice Van de Water.


Habla por experiencia. La investigación que Van de Water publicó el mes pasado sobre los autoanticuerpos maternos como biomarcadores del autismo mostró que uno de los patrones de autoanticuerpos que ella y su equipo encontraron sólo se daba en madres nacidas en México. "Eso me sorprendió muchísimo", dice Van de Water, "pero me dice que cada estudio que hagamos debe contener todos los antecedentes que podamos encontrar".


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/WQBC8583


https://www.spectrumnews.org/news/autism-linked-to-inflammatory-bowel-disease-in-parents/?utm_source=daily&utm_medium=email&utm_campaign=20220628-daily-nl-parental-inflammatory-bowel-disease




78 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo