El insomnio de los niños autistas se relacionan con problemas de regulación de la conducta


Lost sleep costs: Autistic children are prone to persistent sleeping problems, which may impair their executive function. / Cortesía de Sally Anscombe / Getty Images



POR MICHAEL MARSHALL

Fuente: Spectrum | 05/07/2021

Fotografía: Autism Spectrum



Los problemas de sueño en los niños pequeños con autismo se asocian a dificultades de regulación del comportamiento más adelante en la infancia, según un nuevo estudio longitudinal.


El hallazgo señala la importancia de ayudar a las familias a abordar los problemas de sueño de sus hijos autistas pequeños, dice la investigadora principal, Mayada Elsabbagh, profesora asociada de neurología y neurocirugía de la Universidad McGill de Montreal (Canadá).


Más allá de la importancia bien establecida del sueño de alta calidad para la salud general, proporcionar apoyo y terapia para mejorar la calidad del sueño en los niños autistas también puede ayudarles a desarrollar una mejor regulación del comportamiento a medida que crecen, añade.


"Lo emocionante de este estudio... es que quizás sugiere algunas áreas de intervención", dice Annette Estes, profesora de ciencias del habla y la audición en la Universidad de Washington en Seattle, que no participó en el estudio. Estes ya había propuesto que los trastornos del sueño en la primera infancia podrían impedir el desarrollo saludable del cerebro y contribuir así al autismo.


El estudio es uno de los primeros en analizar directamente la relación que se sospecha desde hace tiempo entre la calidad del sueño de los niños autistas y la función ejecutiva, un conjunto de habilidades mentales que incluye la capacidad de controlar el propio comportamiento para alcanzar objetivos. "Esto confirma aún más la idea de que estos sistemas neuronales están relacionados", dice Elsabbagh.


En los niños no autistas, los problemas de sueño suelen resolverse en los primeros años de vida. Y en estos niños, un sueño deficiente está relacionado con una función ejecutiva deficiente.


Esta conexión y otros hallazgos han llevado a la hipótesis de que los problemas de sueño entre los niños autistas, que son más propensos a experimentar problemas persistentes para dormir, pueden contribuir también a su función ejecutiva.



Problemas de sueño


Para la nueva investigación, el equipo de Elsabbagh analizó los datos de 217 niños autistas que participaban en Pathways in ASD, un estudio longitudinal que comenzó en 2005. Evaluaron los problemas de sueño de los participantes utilizando el Cuestionario de Hábitos de Sueño de los Niños, una encuesta que los padres completaron cuando sus hijos tenían entre 2 y 4 años y de nuevo aproximadamente tres años después. Los investigadores también evaluaron el funcionamiento ejecutivo de los niños en cuatro ocasiones, desde los 7 a los 12 años aproximadamente, mediante cuestionarios rellenados por padres y profesores.


El equipo descubrió que las dificultades de sueño más graves en la primera infancia se asociaban a una menor regulación del comportamiento. Otros tipos de función ejecutiva, como la capacidad de los niños para reflexionar y gestionar sus propios pensamientos, no mostraron ninguna relación con los problemas de sueño.


La edad a la que los niños experimentan dificultades para dormir puede marcar la diferencia. Por ejemplo, los niños que tardaban mucho en dormirse entre los 2 y los 4 años no mostraban dificultades de regulación del comportamiento unos cuatro años después. Sin embargo, los niños que tardaron en dormirse alrededor de los 6 o 7 años mostraron dificultades de regulación del comportamiento aproximadamente un año después.


La razón de estos resultados relacionados con la edad no está clara, dicen los investigadores.


Los despertares nocturnos frecuentes entre los 2 y los 4 años no se asociaron con problemas posteriores de regulación del comportamiento, tal vez porque estos despertares son comunes en todos los niños, según el equipo.


El trabajo se publicó en mayo en Sleep.



Cuestiones turbias


El estudio no confirma una relación causal entre el sueño y las dificultades de regulación del comportamiento, dice Estes. Pero sí sugiere que los problemas de sueño preceden a la manifestación de problemas de regulación del comportamiento en los niños, añade.


Mediciones más detalladas de los problemas de sueño podrían aclarar la conexión con la regulación del comportamiento, dice Estes. A algunos niños les cuesta dormirse, mientras que otros se despiertan por la noche o a primera hora de la mañana. La frecuencia de estos problemas también varía. Otra complicación es que los niños varían en su hora ideal de acostarse y en la cantidad de sueño, dice Estes.


Los niños que duermen toda la noche también pueden tener patrones de sueño inusuales que sólo pueden detectarse con medidas objetivas como la monitorización de sus ondas cerebrales, dice Amanda Richdale, del Centro de Investigación del Autismo Olga Tennison de la Universidad La Trobe de Melbourne (Australia), que no participó en el estudio.


En futuros estudios se podría intervenir para ayudar a los niños con problemas de sueño en las primeras etapas de su vida y comprobar si esto mitiga los déficits de la función ejecutiva, afirma Elsabbagh. Además de la calidad del sueño, es probable que otros factores contribuyan a la función ejecutiva, añade.


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/KWAC5933


https://www.spectrumnews.org/news/autistic-childrens-sleep-problems-linked-to-behavioral-regulation-issues/

1,032 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo