El primer paso para el proceso de recuperación del abuso emocional para un TEA




POR JUAN FRANCISCO RODRÍGUEZ PÉREZ

Fuente: Autismo en vivo / Madrid, España / 22/10/2020

Fotografía: Pixabay


Como en España es habitual el bullying y el mobbing a los autistas, aquí se da unos tips para llevar a cabo el primer paso para la recuperación del abuso emocional, algo de lo que puede resultar difícil, pero no imposible...

Introducción

Es posible, y ya siguiendo los artículos escritos en autismovivo.org, que se esté empezando a recordar a ciertos sujetos cuya descripción coincidía con algunos de los tipos de depredadores emocionales ya mencionados anteriormente. Y esto es algo que, para muchos TEA, puede ser bastante normal debido a que la probabilidad de recibir el abuso emocional pueda ser mucho mayor de lo habitual.

Ahora bien, esto no significa que las personas que reciban el abuso emocional tengan que ser exclusivamente TEA, pese al alto porcentaje que puedan sufrir cualquier clase de autista, en especial los Asperger. Pues, aunque no lo parezca, existen muchos perfiles de gente neurotípica, sin tener trastornos o alteraciones en su conducta en el cual, pueden sufrir el abuso narcisista o psicopático de la misma forma que un TEA. Simplemente, lo que ocurre, al menos en la vida de una persona abusiva, es que ellos, al no querer llevar el control de lo que hacen al considerar la ética, la moral y las leyes como barreras que los enferman (Que, tampoco quiere decir que no sean responsables de sus actos), directamente se lanzan a abusar tanto del TEA como de cualquier otro discapacitado, incluyendo a cualquier persona que les supere, por un lado, siendo esto tanto en el caso de los TEA como de cualquier otro discapacitado, incluyendo a los enfermos que tienen una enfermedad rara, la debilidad y vulnerabilidad que presentan a ojos del psicópata, sociópata o perverso narcisista o narcisista maligno la aborrecen, mientras que en el otro caso, ellos no quieren permitirse el lujo de sufrir esa gran debilidad y vulnerabilidad que tienen en su interior, queriendo destruir a todas esas personas neurotípicas que les hace sombra, convirtiéndolos en sus peores enemigos, y solo… por presentarse ante ellos.

Sin embargo, aunque ya hablaré más adelante de ese tema, ahora la situación reside en dar el primer paso a la recuperación del abuso emocional, algo de lo que es muy difícil para aquellas personas que han sido abusadas, en especial un TEA, cuyos recuerdos, debido a que la forma de interactuar de un TEA con el mundo es distinta que la de los neurotípicos (Pero no tan radical como la de los depredadores emocionales, cuya lógica y forma de actuar es completamente diferente, pudiendo, de esta forma, no considerar a esas personas tratarlas como tales, teniendo más bien el rango de animales salvajes carnívoros que van a por su presa que de personas empáticas cuya disposición a ayudar a los demás ayuda a florecer lo que es la humanidad), pueden resultar lo bastante persistentes como para que estos mismos TEA tengan muchos problemas para concentrarse en su vida cotidiana, en especial a la hora de recordar todas las secuelas del abuso. Y, una de las causas de que los TEA tengan las secuelas del abuso tan al rojo vivo es porqué los narcisistas, sociópatas y psicópatas pueden ser tan desalmados y despiadados con los discapacitados que, incluso, puede decirse que, ellos, disfrutan destruyendo a la debilidad y a la vulnerabilidad dado que estos perfiles megatóxicos viven de la mentira. Ya no es que solamente ellos saben que son un fraude para la sociedad. Es que ellos, como son seres que tienen que estar manipulando dado que ellos consideran las relaciones como un combate en el que hay que ganar a muerte, otorgándoles el supuesto derecho de acabar con quien sea y como sea para así proyectar en ellos todas sus crueldades, todo su odio, toda su rabia, toda su ira, siempre de forma extrema para, supuestamente, “curarse” de la ofensa que este haya recibido, sea real o imaginaria, teniendo unas vidas que reflejan en ellos una inestabilidad emocional muy peligrosa para toda persona viviente, y ya todo esto sin importar de si el sujeto en cuestión tiene TEA o no. Todo esto trae como consecuencia que el TEA pueda tener numerosos problemas para descansar, concentrarse e incluso se le dificulte en extremo en lo que respecta a sonreír, a ser feliz y a ser alegre en la vida, siendo todos estos resultados diseñados de forma deliberada por estos depredadores ya que ellos, a nivel personal, desean que a ellos les vaya tan mal que, puede decirse que donde más disfrutan en extremo estos seres perversos es cuando un TEA que ha sido abusado por un narcisista, sociópata o psicópata se suicide, autoproclamándose como el dios de la especie humana, un dios cuyos derechos no tienen límites, siendo estos “derechos” el libertinaje más absoluto y desenfrenado.

Dejando de lado toda esta introducción, y… ahora sí, me pondré a hablar del primer paso para llevar a cabo la recuperación del abuso emocional.

Comenzando a dar el primer paso a la recuperación del abuso emocional

El primer paso para llevar a cabo el proceso de recuperación del abuso narcisista es poder verse a sí mismo. Y sí, es cierto que muchos de los TEA que han sido abusados emocionalmente por estas personalidades megatóxicas les cuesta verse a sí mismo. Esto es más que nada porqué la intención de todo depredador es hacer que ellos, si de inicio los veía débiles y vulnerables, hacerlos mucho más débiles y vulnerables, inutilizándolos por completo para evitar que estos crezcan como personas. Quieren evitar eso ya que, para ellos, el tener el control absoluto de todas las cosas, junto con el poder de hacer lo que les dé la gana sin las cadenas de la ética, la moral, la educación y las leyes, cosas de las que ellos consideran como una auténtica pérdida de tiempo que los hace débiles, lo es todo. Y se puede decir, que, para ellos, el poder y el control es como el respirar para estos seres perversos debido a que estamos hablando de seres cuya debilidad y vulnerabilidad es mil veces mayor que la de un TEA. Lógicamente, puede que uno esté pensando en que esto no es así, que los narcisistas, sociópatas y psicópatas son más fuertes que los TEA en muchos aspectos. Y sí, muy ciertamente, un depredador emocional, siempre va a tener una intuición endiabladamente desarrollada, una capacidad de comunicación tan buena que son muy especialistas en hacer ensaladas de palabras (Es decir, tergiversar toda conversación en su propio beneficio) y una capacidad sorprendente de controlar las relaciones interpersonales, añadiendo a su vez que tienen un estudio muy maligno del mundo social. Pero claro, todo eso que hacen estos depredadores, lo compensan con una fragilidad emocional extremadamente tóxica y humillante que tienen ellos mismos en su interior. La vergüenza que tienen ellos al no tener sustancia consigo mismos es tan… tan grande que, de una forma u otra, quieren evitar que todas las personas del mundo vean que son personas sin sustancia. ¿Y qué me refiero a personas sin sustancia? Pues que no tienen conciencia, alma, emociones, sentimientos, y… en muchos casos, no tienen personalidad. ¿Y qué hacen para compensar eso? Pues copiándose de todo lo que hacen los demás para así no pasar desapercibidos.

Y esto es algo de lo que un TEA debe saber en gran medida ya que el TEA, al contrario que el depredador emocional, PUEDE RECUPERARSE de un momento crítico. Cosa de la que un depredador emocional está completamente condenado a destruir las vidas de los demás debido al tormento que tiene en su cabeza.

Si tuviera que hacer unas preguntas a todos los TEA que han sido abusados de la mil y una formas, pero que… aun así, desean llevar a cabo la recuperación, además de que les digo de verse a sí mismos, serían las siguientes:

¿Por qué una persona abusiva ha querido atacarme sin que yo le hiciera nada?” “¿Por qué una persona abusiva me odia tanto sin que yo haya hecho más que existir en el mundo?” “¿Por qué una persona abusiva se dedica a difamarme delante del público para humillarme?” “¿Por qué una persona abusiva está tan decidida a destruirme que no para de hacerlo hasta conseguir con su objetivo de, por ejemplo, expulsarme del colegio, instituto o trabajo, teniendo mucho miedo de esa misma persona abusiva, pudiendo, en otros casos, incitarme al suicidio?” “¿Por qué una persona abusiva, aun habiéndome destruido por completo, pero no causado el suicidio en mí, me sigue teniendo en el punto de mira para poder destruirme más?” “¿Por qué una persona abusiva se larga de mí con una sonrisa cuando yo no vi a él sonriendo?

Personalmente, entiendo que esta clase de preguntas pueda incomodar en gran medida a los TEA, cosa de la que yo tengo empatía a todas esas personas que, aún de hacer esas preguntas, prefieran no responder ni querer ver la parte del abuso a dar la cara. Y tampoco les quiero echar la culpa de si esta clase de preguntas les horroriza. Cabe destacar que yo, como TEA, empatizo con todos los TEA que aún siguen sucumbidos a las secuelas del abuso narcisista y/o psicopático. Sin embargo, el motivo por el que hago esta clase de preguntas es por lo siguiente.

Un depredador emocional, sea del tipo que sea, odia en gran medida la vulnerabilidad y la debilidad debido al vacío emocional que ellos tienen en su interior. Esto trae como consecuencia que, si uno de estos seres perversos entra en contacto con un discapacitado, en especial a un TEA, que decida destruirlo al recordar a estos mismos discapacitados como parte de ese vacío emocional sin fondo que ellos tienen. Y sí, es cierto, ellos odian la debilidad y la vulnerabilidad, pero más odian la que proviene de sí mismos, queriendo destruir todo lo que tenga que ver con lo que odian para tratar de ser personas que no son. Otro elemento a tener en consideración es que los narcisistas, sociópatas y psicópatas, como los seres megatóxicos que son, se odian a sí mismos al ser seres llenos de odio, rabia, ira, rencor y resentimiento, algo de lo que es todo lo contrario a un TEA, pese a que estos seres, personalmente, se han encargado de proyectar sus miserias en el colectivo TEA para que estos mismos seres malignos puedan evadir sus responsabilidades de sus actos. Otro elemento a tener en cuenta de los depredadores emocionales es que ellos, si quieren destruir a los TEA, es porqué ellos quieren estar exclusivamente con los especímenes más fuertes, poderosos y “puros” para así no ver nunca más esos rasgos de debilidad y vulnerabilidad que hay tanto en sí mismos como con los demás, creyendo que con la destrucción de los demás consiguen deshacerse de sus mayores temores. ¿Y de que le sirve y por qué le interesa causar el suicidio a un TEA por parte de un depredador emocional?


Pues para no ver nunca más esa vulnerabilidad y esa debilidad, queriendo, al mismo tiempo, verse como un dios cuyos derechos sean absolutos, traduciéndose esos derechos que exigen a modo del libertinaje más salvaje y desenfrenado. De hecho, son seres tremendamente crueles en el sentido de disfrutar del sufrimiento ajeno. Y, para finalizar, si estos seres perversos, aún de haber destruido al TEA, desean verlo de nuevo, no es porqué ellos quieran disculparse de lo que han hecho. Es para comprobar que su trabajo de destruir por completo al TEA se ha completado, pudiendo tener, en todo su proceso de destrucción emocional, un placer perverso de carácter extremo en el cual, pueda estar de forma “estable”, aunque sea de forma temporal, durándole todo ese suplemento narcisista en cuestión de minutos…

Esto no sucede con un TEA, para nada.

Un TEA, en comparación con un narcisista, sociópata y psicópata, puede minimizar sus vulnerabilidades para ser mejor persona, aunque puede que tenga que requerir de profesionales que sepan lo que es el autismo; puede aceptarse tanto a sí mismo como el hecho de que, no todas las personas del mundo van a apreciarlo, queriendo de esta forma tener un amor propio; puede elegir unas relaciones más sanas, más saludables, y… aunque haya conflictos, nunca al nivel de la toxicidad de un depredador emocional; puede aprender a poner límites para poder cubrir su seguridad en sí mismo; puede aceptar la soledad como una forma de meditar sus problemas, pese a que, algunos de ellos, lo pueda doler; pero, sobre todo, al contrario de lo que pintan estos depredadores emocionales, un autista puede valerse por sí solo, y mucho más de lo que la gente se imagina.

Ahora bien, ahora bien…

El TEA abusado, aun así, es el primero que tiene que dar el primer paso para salir hacia delante del abuso emocional

Entiendo de muchos TEA que hayan sido abusados que no se crean todo lo que he escrito en este artículo. De veras, me creo que ellos no se lo crean. También me creo que ellos tengan muchos de sus días atormentados a causa del abuso emocional, sea el narcisista o el psicopático.

Y es más que nada porqué soy consciente de que todos esos TEA se encuentran en un bucle infinito de sufrimiento y dolor causado por estos seres perversos.

Sin embargo, por mucho que esa sea la realidad de muchos TEA que hayan sido abusados, por mucho que yo tenga el conocimiento del proceso de la recuperación del abuso narcisista, por mucho que yo tenga la empatía en dar el apoyo que necesitan para poder salir hacia delante, al menos como un consejero dentro de un consejo de sabios en la vida de alguien…

La primera y más importante regla para el proceso de la recuperación del abuso emocional es que el TEA que haya sido abusado, y SOLO el TEA que haya sido abusado puede adentrase en su propio interior para poder enfrentarse a esas heridas emocionales. Y sí, soy consciente de que ese viaje a adentrarse en uno mismo puede ser muy doloroso por parte del TEA que haya sido abusado. Cosa de la que soy consciente de ello. No obstante, de poco sirve que yo pueda empatizar con el TEA que haya sido abusado, que el terapeuta del TEA que haya sido abusado sepa del tema, que su entorno sepa de que el TEA que haya sido abusado sepa de la realidad que hay en su interior, si ese TEA que haya sido abusado NO está dispuesto a hacerlo. Si hace falta dar los apoyos que sean necesarios, se les dará con mucho gusto. Pero de poco sirven todos esos apoyos si el TEA que ha sido abusado queda atrapado en un bucle infinito que implique una dependencia emocional más que una búsqueda de salir del abuso.

La dependencia emocional que tiene un TEA que ha sido abusado, ha sido fabricada de forma deliberada por un narcisista, sociópata o psicópata (O por varios a la vez) para que él, en cuestión, se vea tan débil e inútil que, tenga metaprogramas del abuso que tengan como propósito devaluarse en extremo para que, de esta forma, vuelvan a por estos seres perversos para que estos depredadores puedan volver a abusar de ellos para potenciar un ego enfermizo que ellos lo engendran a modo de verse como un dios cuyos derechos son infinitos, siendo esto, evidentemente, el libertinaje más absoluto, salvaje y desenfrenado que se puedan imaginar.

Pero tampoco hay que hacer que el TEA abusado lo haga todo solo

Lógicamente, aunque un TEA que haya sido abusado se aferre al abuso causado por un narcisista, sociópata o un psicópata, tampoco quiere decir, y esto es, en el caso de que, un padre o madre con un hijo TEA, un amigo íntimo de un TEA, la pareja de un TEA o incluso el terapeuta de un TEA, sepa o no lo que es el autismo, esté leyendo esto, deba quedarse quieto sin hacer nada. Me explico…

Para que un TEA que haya sido abusado pueda recuperarse del abuso narcisista, también necesita el apoyo de los demás. Es decir, dejarlo solo, sin apoyo, y aguantando un tormento, es algo que puede ser cualquier cosa, menos sensata y segura. Es completamente insensato dejar tirado a un TEA que haya sido abusado emocionalmente ya que este, si percibe que nadie le quiere, que nadie le apoya, y, por ende… percibe que nadie quiere saber de él, su riesgo al suicidio no es para tomárselo a la ligera. Pues el objetivo de todo depredador emocional es excluir a aquellas personas que sean consideradas como demasiado débiles y vulnerables (Siendo en especial a los discapacitados y a los autistas) para permitirse el lujo de estar con los especímenes más fuertes, queriendo erradicarlos de la sociedad para no ver nunca más toda esa vulnerabilidad y debilidad que hay en su interior. No hay que permitir bajo ningún concepto a que un TEA que haya sido abusado quede solo, nos guste o no la persona en cuestión. No se trata de que estemos de acuerdo o no con el TEA, no. Se trata de dar una nueva oportunidad al TEA en cuestión, en especial cuando estos depredadores odian a todo lo que les haga reflejo de la vulnerabilidad megatóxica que ellos tienen, junto a una debilidad enfermiza que ellos tienen, para así dar al propio TEA que haya sido abusado tanto el tiempo como la fuerza necesaria para poder verse consigo mismo y, por ende, resolver todos los traumas no resueltos por el abuso emocional.

La paciencia, la empatía, unas conexiones emocionales muy fuertes, el saber que va a contar siempre con apoyo para salir del abuso emocional, y… por supuesto, un entorno en el que el TEA que ha sido abusado se sienta seguro son CLAVES para que él pueda salir de todo ese abuso que le atormenta día y noche.

Aun así, siempre se aconseja contar con un terapeuta

Mirad, para empezar, por mucho de que yo, a nivel personal, sepa lo que es el abuso narcisista o psicopático, y yo, a nivel personal, pueda guiar a los demás a lo que es el proceso de la recuperación del abuso narcisista, yo no soy terapeuta. Me explico, una persona que, en mi caso, sufrió el abuso en la adolescencia, en el que luego, 15 años más tarde aproximadamente sabe sobre esto, en especial cuando yo en mi caso tuve contacto con un narcisismo colectivo del que yo, en mi caso, además de poder huir de ese colectivo a tiempo, también pude huir de una depredación el año pasado, no me categoriza como apto para ser el terapeuta de nadie. Además, mi vida está en el mundo de la tecnología, no en lo que respecta a salvar la vida de otras personas que hayan sufrido el abuso narcisista como si aquello fuera la única amenaza que hay en todo el mundo (Cosa de la que, a nivel social, realmente es una gran amenaza, sí, pero de eso lo hablaré también en otro artículo). Por ese mismo motivo, en el caso de que el TEA que haya sido abusado sea de Madrid, lo suyo es que vaya a lugares, como lo es por ejemplo la Asociación Asperger de Madrid o a la Fundación Angel Riviere, sin olvidarse de que también hay otros, siempre para poder pedir apoyo en lo que respecta al abuso emocional. En los otros casos, lo mejor que pueden hacer los TEA que hayan sido abusados es buscar información sobre una asociación que ayude a las personas autistas para así poder librarse de los problemas que estos tienen, buscando SIEMPRE ayuda profesional.

Si, aun así, el terapeuta no sabe del tema, hay que explicárselo despacio y con tranquilidad tanto lo que se sufre como, si hiciera falta, los documentos que he dejado en esta web, para que el propio terapeuta, dependiendo de las habilidades profesionales y (si fuera el caso) de la especialización que tiene, poder adaptar sus habilidades al problema del abuso narcisista. Si el terapeuta al que se le explica eso, a pesar de todo esto que he mencionado anteriormente, no muestra interés en el tema, lo mejor es buscar a un especialista en otro lugar que sepa del tema.

Pues, para finalizar con este artículo, hay que tener en consideración lo siguiente:

  • Los TEA tienen derecho a una vida digna como la de cualquier neurotípico.

  • Los TEA tienen derecho a salir del abuso emocional, ya sea narcisista o psicopático, para así poder tener una calidad de vida mayor a la que se tenía antes.

  • Los TEA tienen derecho a sentir felicidad, alegría y armonía con los demás.

  • Los TEA tienen derecho a tener relaciones sanas con los demás, no siendo esclavos de estos depredadores emocionales.

  • Los TEA tienen derecho a contarles la verdad cuando la situación lo requiera, y siempre sin tener que recurrir al sincericidio (que es decir a quemarropa tanto sus defectos como humillarlo con cosas denigrantes, aunque luego pueda ser mentira).

  • Los TEA tienen derecho a estar por encima de todo a tener la mejor educación y a la mejor calidad de vida.

  • Pero, lo más importante de todo, es que los TEA tienen derecho a ser vistos como personas normales y corrientes, y no como una carga, por mucho que estos depredadores emocionales se hayan encargado personalmente de dar unas incitaciones a la exclusión y al odio a los autistas por el mero hecho de que estos mismos depredadores odian en extremo la debilidad y la vulnerabilidad, odiando por encima de todo sus propias vulnerabilidades.


Buzón de preferencias

Al suscribirte estás aceptando nuestra política de privacidad

Al rellenar formularios estás aceptando nuestra política de privacidad

  • Instagram
  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com