Enseñar comportamientos privados frente a los públicos




POR LORNA HECKER

Fuente: Autism Parenting Magazine | 13/04/2021

Fotografía: Pinterest



La dificultad en comprender los códigos sociales hace que sea especialmente necesario educar los comportamientos tanto en ámbitos privados como públicos.


Jason, de seis años, fue amonestado por su padre por hurgarse la nariz en un baño público cuando estaban en Target. Sin embargo, Jason estaba muy confundido porque su padre le había dicho que si necesitaba hurgarse la nariz, debía hacerlo en privado, como en el baño. Así que aquí estaba en el baño de Target (había inodoros y lavabos, ¡parecía un baño!), pero ahora le decían que no se hurgara la nariz aquí. ¿Cómo iba a saber cuándo estaba bien hacerlo? Ya se había metido en problemas en la escuela por hurgarse la nariz, así que por eso su padre le dijo que lo hiciera en la intimidad del baño. Jason sólo quería un poco de alivio de una nariz costrosa provocada por un resfriado...


Hay reglas sociales sobre lo que podemos hacer en público y lo que podemos hacer en privado. Para los niños del espectro autista, estas reglas pueden parecer oscuras y difíciles de aprender. Si realmente nos detenemos a pensar en ello, ¡son complicadas! Hay reglas sobre DÓNDE puedes hacer o decir ciertas cosas, hay reglas sobre QUIÉN puedes y no puedes decir ciertas cosas, y QUÉ puedes o no puedes divulgar.


Estas son muchas reglas que hay que navegar para un niño del espectro cuyo sistema de orientación interno no capta inmediatamente estas reglas construidas socialmente. También puede ser angustioso para los padres enseñar la idiosincrasia de estas reglas, como lo que encontró el padre de Jason al enseñar a su hijo que sólo podía hurgarse la nariz en el baño. El padre de Jason no mencionó el matiz de estar en el propio baño, o tal vez detrás de la cabina de la puerta del baño en un baño público. Los matices que los neurotípicos dan por sentado son mucho para pensar.


Además, ciertos comportamientos pueden poner a un niño o adolescente en apuros o incluso en problemas legales si no se respetan las normas sociales. Esto supone una gran presión para que los padres enseñen de forma muy específica cosas que ellos mismos dan por sentadas. Tampoco se trata de una lección única; estas reglas cambian a medida que el niño crece y según el contexto, incluidas las normas culturales.



El dónde


Hay cuatro esferas de la vida en las que pasamos el tiempo, y los padres pueden educar a su hijo sobre lo que es un comportamiento apropiado e inapropiado en cada esfera.



Adaptado de Organization for Autism Research (n.d.):



Comportamientos en lugares privados


Los niños deben entender que hay ciertos comportamientos que sólo pueden darse en lugares privados, como su habitación o el baño (con las puertas cerradas). Esto puede incluir meterse el dedo en la nariz, desvestirse, bañarse o ducharse, expulsar gases e ir al baño. Son más fáciles de entender porque hay reglas más firmes en torno a estos comportamientos si los realiza fuera de un lugar privado.



Comportamientos en lugares públicos


Al igual que las conductas en lugares privados, estas conductas son más fáciles de entender porque ves a todo el mundo haciéndolas. Esto incluye saludar a los amigos, saludar, reírse juntos, jugar, comer, etc. Lo que se hace en público se puede hacer en privado (pero no al revés).


Hay normas estrictas sobre no hacer cosas privadas en espacios públicos; éstas suelen ser más fáciles de entender. Sin embargo, las esferas de lo semiprivado y lo semipúblico son más matizadas y requerirán más atención y explicaciones tanto para identificar el lugar en sí como para decidir qué comportamientos son apropiados en estos lugares. Además, lo que es apropiado puede depender del tipo de personas que se encuentren en estas esferas. Son estas "zonas grises" las que pueden causar más problemas a los niños del espectro, ya que les cuesta entender lo que se debe y no se debe decir en estos entornos.



Semiprivado


Aunque puede estar bien desnudarse en la sala de exploración del médico, la puerta debe estar cerrada y el médico debe haber pedido que se desnude. Como en nuestro caso, lo que puede estar bien en el baño de casa puede no ser aceptable en un baño en público.



Semipúblicos


Suelen ser espacios compartidos que no son totalmente públicos, pero tampoco totalmente privados, como la oficina donde trabajan los padres. Puede haber un poco de intimidad, pero se requieren normas de comportamiento diferentes a las de situaciones más privadas.



El quién


Al observar las escaleras para compartir información, nos daremos cuenta de que hay algunas personas con las que los niños deberían sentirse cómodos compartiendo casi cualquier cosa, pero a medida que se asciende por las escaleras, el niño debería sentirse menos cómodo compartiendo información y aprender a preguntar a sus padres si no está seguro de si debe compartir información con estas personas.



Escaleras para compartir información


El niño puede entender que hay algunas personas con las que es más libre de compartir información, pero a medida que sube los escalones, debe tener más cuidado con la información que comparte. El uso de un elemento visual, como los peldaños de una escalera, puede ser útil.



El qué


Los padres también deben ayudar a sus hijos a entender qué información personal o comportamientos son apropiados para compartir (es decir, lo que puede convertirse en información pública). Cuanto más privada sea la información, menos probable será que se comparta con otras personas en el extremo superior de la Escalera para Compartir Información.


La información personal suele referirse a datos o comportamientos relacionados con la higiene o el aseo personal, información médica, cierta información financiera e información de carácter sexual. Pero también incluye números de teléfono, direcciones, cumpleaños. Los padres deben ser capaces de explicar a sus hijos lo que NO deben compartir.



Resumen


Enseñar a los niños la diferencia entre los comportamientos públicos y los privados es fundamental y supone un reto. Es importante recordar:


  • Los niños necesitan conocer la diferencia entre lugares privados y públicos, así como las gradaciones entre variaciones semiprivadas y semipúblicas

  • Los niños deben saber qué es la información privada y qué pueden compartir libremente en público.

  • Los niños deben saber con quién es apropiado compartir información y con quién no deben hacerlo.


También es necesario que los padres expliquen más matices sobre el CÓMO comunicar los temas (por ejemplo, el tono de voz) y CUÁNDO es apropiado. Con paciencia y una instrucción clara, los niños con autismo pueden llegar a ser socialmente competentes.



Referencias


Feldman, B. (Sept. 2020). “Talking to Your Kids About Giving Out Personal Information.” Surfnetkids. Feldman Publishing. Retrieved from https://www.surfnetkids.com/tech/636/talking-to-your-kids-about-giving-out-personal-information/.


Organization for Autism Research (n.d.). Public vs. private. Retrieved from https://researchautism.org/sex-ed-guide-public-private/.


Wrobel, M. J. (2020). Why good hygiene and grooming? In R. Bedard and L. Hecker’s (eds.) A spectrum of solutions for clients with autism: Treatment for adolescents and adults (pp. 244-252). Routledge.


Este artículo se publicó en el número 118 - Reframing Education in the New Normal: https://www.autismparentingmagazine.com/issue-118-reframing-education-in-the-new-normal/


https://www.autismparentingmagazine.com/private-vs-public-behaviors/


Entradas Recientes

Ver todo