La atención al detalle puede ayudar al aprendizaje visual en el autismo