La carrera definitiva que cambió la vida de mi hijo con Asperger




POR CATHERINE BURNS – HORSTMAN

Fuente: Autism Parenting Magazine | 23/06/2020

Fotografía: Pixabay



Las historias ilustran de la mejor manera posible los retos que las personas con Asperger deben afrontar en su vida diaria. La vida Asperger es un reto de constante superación.


Esta es la historia de mi hijo Jacob, al que también llamamos Jake, y los retos que vive cada día. Es la historia de su primer año de instituto y de una carrera de running though. Fue una carrera que todavía puedo ver y sentir cuando cierro los ojos, y mis recuerdos me llevan a ese cálido día de octubre.


Jake nació con el síndrome de Asperger, también conocido como autismo de alto funcionamiento. No se le diagnosticó oficialmente hasta que estaba en la universidad, pero durante años supimos que era "diferente". Jake siempre tuvo que trabajar y esforzarse más que sus compañeros. Tuvo la suerte de que, a pesar de su discapacidad, era muy verbal e inteligente. Su reto era, y probablemente siempre será, las cuestiones sociales. Aunque Jake sigue luchando cada día como adulto, la carrera de running though que corrió hace años le enseñó a seguir corriendo a través de las adversidades de la vida.


Creció lleno de alegría. Una de las ventajas de esta energía era que podía correr mucho tiempo sin cansarse fácilmente. Estas carreras eran perfectas para él, ya que era algo torpe para otros deportes, un síntoma de su síndrome. Sólo implicaba correr, eso es todo. El padre de Jake y yo nos alegramos de que este deporte le proporcionara una respuesta positiva y le mantuviera físicamente en forma. Jake también corría bastante bien y terminaba entre los cinco primeros cuando corría. Se convirtió en un mejor corredor a medida que avanzaba la temporada.


La última carrera de la temporada fue el encuentro regional. Esta carrera determinaba quién se clasificaría para la carrera estatal. Jake estaba clasificado entre los 10 primeros de nuestra zona, pero sólo los cuatro primeros corredores iban a la competición estatal. Jake tuvo que competir contra otro corredor llamado Andy. Al principio de la temporada, Andy le ganó a Jake, por lo que éste fue una competencia amistosa. Con el tiempo, Jake alcanzó a Andy durante la temporada y lo venció en el último encuentro antes de las regionales. La actitud de Andy hacia Jake cambió entonces. Andy ahora veía a Jake como una competencia y comenzó a burlarse de él durante la carrera. Tuvimos que recordarle a Jake que no escuchara a Andy y que se concentrara en la línea de meta. Esta tarea es bastante difícil para una persona neurotípica, pero es casi imposible para alguien con Asperger.


Jake era consciente de que en la carrera regional tenía que quedar entre los cuatro mejores para clasificarse para los estados, así que la presión era grande. Mantener la calma, la concentración y el control de sus emociones era algo que Jake tenía que hacer si quería ganar esta carrera y lo sabía.


Había perdido el control emocional en la última carrera antes de los regionales y empezó a gritar en la línea de meta porque Andy le había dicho que estaba descalificado por salirse del recorrido, lo cual no era cierto, pero Jake le creyó totalmente. Creerlo todo es uno de los problemas de Jake. No sabe distinguir muchas veces lo que es verdad, y se lo toma casi todo al pie de la letra. Jake se enfadó y Andy acabó ganándole en esa carrera, aunque Jake iba en cabeza. Rezamos para que Jake pudiera mantener la compostura y no dejar que Andy se metiera en su cabeza para la carrera regional. No queríamos que se repitiera lo ocurrido con Andy, especialmente en esta última gran carrera. Estaba seguro de que Andy iba a hacer todo lo posible para llegar a Jake porque había funcionado anteriormente.


Su padre y yo le dimos todo el ánimo que pudimos antes de la carrera regional. Ahora dependía de él. El día había llegado. El sonido de la pistola sonó y la carrera comenzó. Los corredores se adentraron en el bosque en un gran grupo apiñado, siguiendo un recorrido desafiante. Ahora todo dependía de él. El juego de la espera fue difícil para nosotros. No saber dónde estaba Jake en el grupo de corredores era aún más difícil. Mis ojos estaban fijos en la zona boscosa donde los corredores aparecerían en cuestión de tiempo.


De repente, el primer corredor apareció solo entre la maleza, después de lo que parecieron horas. Tenía una buena distancia antes de que aparecieran el segundo, y el tercer corredor. Estos tres chicos iban a ir al encuentro estatal, sin duda. Eran los tres primeros corredores en cabeza. ¿Quién era el cuarto y último corredor en clasificarse? La anticipación era dolorosa. Rezaba para que fuera Jake. Y de repente apareció Jake, ¡era el cuarto corredor! Apenas podía creerlo. Estaba muy emocionada, pero enseguida supe que no sería fácil para él llegar a la meta. Jake tenía cinco corredores directamente detrás de él como una manada de lobos pisándole los talones, uno de ellos, por supuesto, era Andy. Jake tenía que aguantar a los cinco para ganar. La pregunta era, ¿podría hacerlo? Pronto lo averiguaríamos.


"¡Vamos, Jake!" Grité mientras corría a su lado. Jake estaba concentrado y podía ver la determinación en su rostro sudoroso. Cuando los corredores doblaron la esquina y corrieron hacia la meta, irónicamente fueron Jake y Andy, cabeza a cabeza y a escasos centímetros de distancia. Después de lo que pareció una eternidad, finalmente llegaron a la línea de meta, y Jake lo dio todo. Venció a Andy por centímetros y con cada gramo de energía que le quedaba. Fue el cuarto corredor y ganó. Lo consiguió. Jake se clasificó para ir a la competición estatal. Estábamos muy orgullosos de él. Corrí y abracé su cuerpo mojado con lágrimas corriendo por mi cara. Él se inclinó y se sujetó las rodillas, recuperando el aliento. La victoria era suya y se la había ganado a pulso.


Hoy tiene 34 años y sigue luchando a diario. Una cosa que puedo decir de Jake es que nunca se rinde. Tiene muchas decepciones en la vida, pero persiste y está decidido a prevalecer en todo lo que hace. Jake se entristece y se siente desanimado a veces porque es lo suficientemente inteligente como para saber que siempre tendrá que trabajar mucho más en cosas que a otros les resultan tan fáciles. Es en esos momentos cuando le recuerdo la carrera, Andy, y sobre todo la línea de meta. Ahora sabe que sus objetivos siempre serán más difíciles de alcanzar, pero nunca imposibles.


Este artículo apareció en el número 76 de la revista Raising A Child with Autism: https://www.autismparentingmagazine.com/issue-76-raising-child-with-autism/



https://www.autismparentingmagazine.com/ultimate-race-changed-my-son/


18 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo